Ro­cío, una es­tre­lla enor­me que no pa­ra de bri­llar

El Huarpe - - DEPORTES -

#La dan­za ára­be la ha­ce fe­liz. Ca­da vez que pisa un es­ce­na­rio dis­fru­ta de los aplau­sos co­mo si fue­se la pri­me­ra vez. Es­ta es la his­to­ria de Ro­cío, una jo­ven con Sín­dro­me de Down que de­mues­tra que no hay lí­mi­tes pa­ra su fuer­za y ta­len­to.

DIS­FRU­TAR DE BAI­LAR Ale­gría en to­do el cuer­po

“Cuan­do Ro­cío na­ció, to­dos me de­cían que son ni­ños pu­ro amor y que con ella no me sen­ti­ría nun­ca so­la. Yo lo sien­to co­mo si me es­tu­vie­sen dan­do el pé­sa­me, o co­mo una frase de con­sue­lo. Ella de­mos­tró en su vi­da que pue­de mu­cho más que eso”, co­men­ta Sil­via Chá­vez, ma­má de la bai­la­ri­na de dan­zas ára­bes de 17 años que con­quis­tó a la pro­vin­cia en­te­ra.

Ro­cío na­ció con Sín­dro­me de Down y muy bajo pe­so. Por su con­di­ción, los mé­di­cos le di­je­ron a sus pa­pás que di­fí­cil­men­te so­bre­vi­vi­ría las pri­me­ras 72 ho­ras. Pe­ro co­mo cuen­ta su fa­mi­lia, fue una lu­cha­do­ra des­de esos pri­me­ros mi­nu­tos de vi­da y pron­to se re­cu­pe­ró y pu­do ir a ca­sa. “Des­de ahí to­das fue­ron sor­pre­sas con ella, apren­dió a ca­mi­nar y a ha­blar mu­cho an­tes de lo que se es­pe­ra­ba y siem­pre lu­chó por ir un pa­so ade­lan­te”, ex­pli­ca Sil­via. El bai­le lle­gó a la vi­da de Ro­cío a los nueve años. Co­men­zó sus pri­me­ros pa­sos en el Ins­ti­tu­to He­chi­zo Ca­lé, lue­go de que va­rias es­cue­las de dan­zas le ce­rra­ran las puer­tas por su dis­ca­pa­ci­dad. La pri­me­ra vez que pi­só el tea­tro Sar­mien­to fue con una ova­ción por par­te del pú­bli­co que, co­mo Ro­cío mis­ma re­cuer­da, era in­ter­mi­na­ble al can­to de “Sí, se pue­de”. Des­de ese mo­men­to las pre­sen­ta­cio­nes y com­pe­ten­cias no pa­ra­ron. Hoy, la “es­tre­lla enor­me”, co­mo a ella le gus­ta que la lla­men, su­ma una gran can­ti­dad de tro­feos y me­da­llas, ade­más de fo­tos en las que su ca­ra bri­lla de ale­gría.

La no­ve­dad, aho­ra, es que el ta­len­to de Ro­cío se ga­nó la po­si­bi­li­dad de pi­sar las ta­blas en Bue­nos Ai­res y, de pa­sar esa ins­tan­cia, lle­ga­rá a Uru­guay pa­ra sor­pren­der a to­dos co­mo lo ha­ce ca­da vez que bai­la. La jo­ven bai­la­ri­na es­tá muy en­tu­sias­ma­da y en­tien­de muy bien la im­por­tan­cia de sus lo­gros, es por eso que su fa­mi­lia es­tá ha­cien­do un es­fuer­zo in­men­so pa­ra po­der acom­pa­ñar­la al cer­ta­men y ver­la triun­far.

Al ha­cer un re­pa­so por la vi­da de su hi­ja, Sil­via se sien­te muy satisfecha. “Ella es nues­tro Sol y no­so­tros su sa­té­li­te”, ase­gu­ra. Y es­ta idea, se ve re­pli­ca­da en la for­ma en que la “es­tre­lla enor­me” es la rei­na de la ca­sa y la con­sen­ti­da de la fa­mi­lia.

Co­mo en to­dos los ca­sos, el ca­mino no fue fá­cil y es­tu­vo re­ple­to de mo­men­tos en los que hu­bo que lu­char du­ro. “Es un apren­di­za­je de to­dos los días”, ma­ni­fies­ta la mu­jer y agre­ga que es co­mún oír ha­blar de los chi­cos con dis­ca­pa­ci­dad co­mo si fue­sen to­dos igua­les. “Hay es­tre­lli­tas que bri­llan más que otras y mi hi­ja es una es­tre­lla de to­dos los co­lo­res”, di­jo.

Ro­cío es un ejem­plo más, des­de esas pri­me­ras ho­ras de vi­da en las que lu­chó por so­bre­vi­vir, de que Sí, se pue­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.