De­tec­tan ma­yor can­ti­dad de tra­ba­jo in­fan­til en San Juan

La si­tua­ción eco­nó­mi­ca lle­gó a in­cluir a los me­no­res de edad a un mun­do al que no per­te­ne­cen y si bien no hay ci­fras ofi­cia­les, des­de Co­pre­ti y De­sa­rro­llo Hu­mano re­gis­tra­ron más chi­cos tra­ba­jan­do co­mo es­tra­te­gia de su­per­vi­ven­cia.

El Huarpe - - PORTADA - POR EMI­LIA JUNCO EJUNCO@DIARIOHUARPE.COM

Un pa­no­ra­ma que due­le es ver a los ni­ños ha­cien­do ac­ti­vi­da­des que no les co­rres­pon­de, co­mo es tra­ba­jar, y en los tiem­pos que co­rren, con vai­ve­nes eco­nó­mi­cos, mu­chos de ellos es­tán pa­san­do su ni­ñez en un mun­do de adul­tos.

A pe­sar de que no hay ci­fras ofi­cia­les de es­tos ca­sos, en San Juan re­co­no­cie­ron que hay más me­no­res tra­ba­jan­do.

Pa­ra co­no­cer más de­ta­lles de es­te fla­ge­lo, DIARIO HUARPE dia­lo­gó con Ro­ber­to Co­rrea Esbry, pre­si­den­te de Co­pre­ti (Co­mi­sión Pro­vin­cial pa­ra la Pre­ven­ción y Erra­di­ca­ción del Tra­ba­jo In­fan­til), quien ma­ni­fes­tó que “he­mos no­ta­do ma­yo­res si­tua­cio­nes en lo que de­fi­ni­mos co­mo es­tra­te­gias de su­per­vi­ven­cia. Es de­cir, cuan­do hay un chi­co ven­dien­do, pi­dien­do en la ca­lle, lim­pian­do pa­ra­bri­sas, es­to es tra­ba­jo in­fan­til. Es­tos ca­sos los he­mos per­ci­bi­do en el mi­cro­cen­tro, en con­fi­te­rías y en las ca­lles”.

“Lo ideal es que has­ta los 16 años, el ni­ño jue­gue y es­tu­die”, acla­ró Co­rrea Esbry. “De los 16 a los 18, el tra­ba­jo es­tá per­mi­ti­do pe­ro ba­jo la mo­da­li­dad de tra­ba­jo pro­te­gi­do. Es­to im­pli­ca me­nos ho­ras de jor­na­da de tra­ba­jo, prohi­bi­ción de em­pleo noc­turno y no rea­li­zar ta­reas pe­li­gro­sas”, pro­si­guió el fun­cio­na­rio. Es im­por­tan­te des­ta­car que a es­tas si­tua­cio­nes se las pue­den de­nun­ciar al 911 o al 102 pa­ra que in­ter­ven­ga el Es­ta­do y se ana­li­cen las cau­sas que ha­cen que un me­nor de edad es­té in­ser­to en el mun­do la­bo­ral. “Se rea­li­za un abor­da­je in­te­gral pa­ra co­no­cer la si­tua­ción en pro­fun­di­dad, ver si el pa­dre es­tá sin tra­ba­jo y ver có­mo se pue­de acer­car un pues­to la­bo­ral des­de la Ofi­ci­na de Em­pleo de los mu­ni­ci­pios o de la Sub­se­cre­ta­ría. Si hay pro­ble­mas de sa­lud o edu­ca­ción tam­bién se pue­de apor­tar al­go des­de es­tas óp­ti­cas. Pe­ro en un prin­ci­pio al pa­dre o res­pon­sa­ble del me­nor no le ca­be nin­gu­na san­ción”, ex­pli­có el pre­si­den­te del Co­pre­ti so­bre có­mo in­ter­vie­nen los en­tes es­ta­ta­les.

Por su par­te, Ar­man­do Sán­chez, mi­nis­tro de De­sa­rro­llo Hu­mano, co­men­tó có­mo se per­ci­ben es­tas si­tua­cio­nes des­de la car­te­ra so­cial: “Per­ma­nen­te­men­te se es­tán re­ci­bien­do de­nun­cias. Las 24 ho­ras del día se acu­de a la pro­tec­ción de los me­no­res y eso es lo que apor­ta­mos des­de la Di­rec­ción de Ni­ñez, Ado­les­cen­cia y Fa­mi­lia”.

“Se pro­te­ge al chi­co, ve­mos su en­torno fa­mi­liar, in­da­ga­mos so­bre có­mo vi­ve, cuál es la con­ten­ción por par­te de sus pa­pás o tu­to­res. Y en ca­so de que el me­nor no es­té pro­te­gi­do co­mo co­rres­pon­de, ya pa­sa a ám­bi­tos de la Jus­ti­cia”, con­clu­yó Sán­chez.

Des­de Co­pre­ti re­co­no­cen que son ac­cio­nes de su­per­vi­ven­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.