Zum­ba sin ba­rre­ras: de­ce­nas bai­la­ron por el Día de la Dis­ca­pa­ci­dad en el Cí­vi­co

La pa­sión es­tu­vo pre­sen­te en ca­da uno de los par­ti­ci­pan­tes de la ac­ti­vi­dad, to­dos se ani­ma­ron a mo­ver el cuer­po y pa­sa­ron un día inol­vi­da­ble de la mano de las ins­truc­to­ras en si­llas de rue­das que mo­ti­va­ron a to­dos.

El Huarpe - - LOCALES -

Pa­sión y ale­gría es sin du­das lo que des­cri­be a los ins­truc­to­res de zum­ba que par­ti­ci­pa­ron es­te lu­nes de una cla­se en la Pla­za Se­ca del Cen‑ tro Cí­vi­co, sen­ti­mien­tos que con­ta­gia‑ ban a ca­da uno de los pre­sen­tes y a quie­nes cir­cu­la­ban por allí que se de‑ te­nían pa­ra bai­lar un ra­to y ol­vi­dar­se de sus pro­ble­mas. En es­ta oca­sión, el bai­le fue por el Día In­ter­na­cio­nal de las Per­so­nas con Dis­ca­pa­ci­dad, por lo que in­te­gran­tes de aso­cia­cio­nes que tra­tan el te­ma, es­cue­las y cu­rio­sos que pa­sa­ban por el lu­gar, se acer­ca­ron pa‑ ra po­ner el cuer­po en mo­vi­mien­to. Los par­ti­ci­pan­tes de la ac­ti­vi­dad de­ja‑ ron en cla­ro que pa­ra di­ver­tir­se bai‑ lan­do no hay ba­rre­ras y que to­dos pue­den ha­cer­lo. “Aní­men­se, na­da es im­po­si­ble, las ba­rre­ras las po­ne uno y son men­ta­les, es­to es al­go her­mo­so”, de­cía Ni­ves Mar­tín, una de las pro­fes en si­lla de rue­das que alen­ta­ba a to­dos pa­ra que se su­ma­ran al bai­le. Es que ella en­ten­día ca­da uno de los sen­ti­mien­tos que pa­sa­ban por la ca­be‑ za de los que no se ani­ma­ban por­que los vi­vió en car­ne pro­pia, sin em­bar­go, en el mo­men­to en el que des­cu­brió la zum­ba, cam­bió su vi­da. “Por ahí las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad no se ani‑ man a bai­lar, yo mis­ma lo vi­ví, pen­sa‑ ba que no po­día bai­lar y aquí es­toy”, ex­pre­só con or­gu­llo por sus avan­ces. A es­te bai­le in­clu­si­vo se su­ma­ron va­rias per­so­nas y, tam­bién pro­fe­so‑ ras de ins­ti­tu­cio­nes jun­to a sus alum‑ nos que, en al­gu­nos ca­sos, es­tos se en­con­tra­ban en si­llas de rue­das pe­ro al ver a las ins­truc­to­ras, mo­vían los bra­zos al rit­mo de la mú­si­ca y col­ma‑ dos de fe­li­ci­dad. Y así se pu­do vi­vir una jor­na­da de pu­ra ale­gría, bai­le y fe­li­ci­dad.

La pro­fe guió a to­dos, quie­nes se di­vir­tie­ron bai­lan­do zum­ba.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.