Iva­na Eli­zon­do, una se­gun­da ma­má pa­ra al­re­de­dor de 300 chi­cos

Des­de el me­ren­de­ro Agru­pa‑ ción Gua­da­lu­pe, ade­más de lle­nar la pan­za de más de 300 per­so­nas ca­da día, Iva­na es‑ cu­cha, con­tie­ne y se preocu‑ pa por ca­da uno de los chi­cos que a dia­rio vi­si­tan el me­ren‑ de­ro.

El Huarpe - - SANJUANINO SOLIDARIO -

Su ca­sa, ubi­ca­da en el Lo­te Ho‑ gar 38, de­par­ta­men­to Chim‑ bas, siem­pre es­tá con las puer­tas abier­tas y re­ple­ta de gen­te que va y vie­ne. Na­die gol­pea pa­ra en­trar, pues to­dos sien­ten que esa es su ca­sa e Iva­na, una se­gun­da ma­má que los cui­da, les co­ci­na co­sas ri‑ cas y los con­tie­ne.

Son más de 300 chi­cos los que, ca­da mar­tes y jue­ves, co­mien­zan a lle­gar des­pués de la es­cue­la a to‑ mar la me­rien­da. Ella, jun­to a un gru­po de 35 vo­lun­ta­rios, les tie­nen la le­che lis­ta con una gran can­ti­dad de co­sas ri­cas que pre­pa­ran con sus ma­nos. Los miér­co­les y vier­nes, por su par­te, la pre­pa­ra­ción de la co­mi­da lle­va más tra­ba­jo aún, pues‑ to que es la ce­na la que se brin­da y la cual es an­sia­da por ca­si 500 per­so­nas que, con ollas en mano, ha­cen fi­la en la puer­ta de su ca­sa pa­ra po­der sa­bo­rear los ali­men­tos. Sus ojos se lle­nan de lá­gri­mas cuan­do co­mien­za a ha­blar so­bre el tra­ba­jo co­ti­diano en el me­ren­de­ro. Y es que a pe­sar de que ayu­dar la ha­ce fe­liz, car­ga en sus es­pal­das do­lo­ro­sas his­to­rias y ve a dia­rio el ham­bre en esas ca­ri­tas que la lla‑ man sin ce­sar des­de la ve­re­da. Agru­pa­ción Gua­da­lu­pe es el nom‑ bre con el que el equi­po de­ci­dió nom­brar, ha­ce tres años, a sus ta­re‑ as so­li­da­rias. Se tra­ta de un ho­me‑ na­je rea­li­za­do a una pe­que­ña lu‑ cha­do­ra, que lo­gró su­pe­rar una gra­ve en­fer­me­dad y hoy co­mien­za a dar sus pri­me­ros pa­sos en la vi­da. A Iva­na no le so­bra na­da, só­lo a‑ mor. Con eso y con mu­cho en­tu‑ sias­mo tra­ba­ja ca­da día pa­ra lle­nar la pan­za de cien­tos de gran­des y ni­ños, ade­más de brin­dar­les con‑ ten­ción y una mano cuan­do ha­ce fal­ta. “Eso es al­go que lle­vo en las ve­nas, lo apren­dí de mi pa­pá. Él te­nía un pe­da­ci­to de pan y lo re­par‑ tía con to­do el mun­do”, cuen­ta la san­jua­ni­na so­li­da­ria.

Su es­pí­ri­tu se con­ta­gia fá­cil­men­te, al igual que su ale­gría. Qui­zás por esa ra­zón un gran nú­me­ro de per‑ so­nas la si­guen en sus pro­yec­tos. “Aquí ca­da una de las ma­más co­la‑ bo­ra con 100 pe­sos, ca­da se­ma­na, pa­ra com­prar lo que ha­ce fal­ta pa­ra la co­mi­da. Tam­bién sa­li­mos a pe­dir co­la­bo­ra­ción de los ve­ci­nos, co­mer­cian­tes y cha­ca­re­ros. Así va­mos jun­tan­do lo que ne­ce­si­ta‑ mos”, ex­pli­ca Iva­na. “Mis do­min­gos son abu­rri­dos, na­die me vi­si­ta”, cuen­ta en­tre ri­sas y ro­dea­da de ni‑ ños que gri­tan su nom­bre sin ce­sar. Iva­na ha sa­bi­do ga­nar­se su ca­ri­ño a lo lar­go del tiem­po

Si lle­ga­se a ga­nar los 75.000 pe‑ sos, com­pra­ría ali­men­tos, me­sas y si­llas pa­ra el co­me­dor, pa­ra que de esa ma­ne­ra los chi­cos pue­dan co‑ mer más có­mo­dos.

Iva­na brin­da amor y con­ten­ción a ca­da uno de los chi­cos que se acer­ca a la agru­pa­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.