Acom­pa­ñar con amor y tiem­po, eso es so­li­da­ri­dad pa­ra Claudia Chi­rino

Ella creó una ONG des­ti­na­da a brin­dar con­ten­ción y acom­pa­ña­mien­to a aque­llas per­so­nas más vul­ne­ra­bles de la so­cie­dad: an­cia­nos, gen­te en si­tua­ción de ca­lle o con en­fer­me­da­des ter­mi­na­les. Su vo­lun­ta­ria­do es mues­tra de que do­nar tiem­po es com­par­tir vi­da con

El Huarpe - - SAN JUANINO SOLIDARIO -

Ha­ce bas­tan­tes años co­men­zó su vo­lun­ta­ria­do de acom­pa­ña­mien­to con quie­nes ella con­si­de­ra los más vul­ne­ra­bles: an­cia­nos, per­so­nas con en­fer­me­da­des ter­mi­na­les y gen­te en si­tua­ción de ca­lle. Claudia Chi­rino es psi­có­lo­ga de pro­fe­sión y vo­ca­ción, y su amor por el pró­ji­mo la lle­vó a fun­dar Sí Acom­pa­ño, una ONG des­ti­na­da a brin­dar ca­ri­ño y con­ten­ción a aque­llos que me­nos lo re­ci­ben. Las ac­ti­vi­da­des de es­ta or­ga­ni­za­ción pre­si­di­da por una de las can­di­da­tas a con­ver­tir­se en la San­jua­ni­na So­li­da­ria del año, tie­nen que ver con “es­tar con el otro, brin­dar­se a los de­más”, se­gún ella mis­ma ex­pli­ca. Lar­gas ron­das noc­tur­nas en don­de se com­par­ten char­las y ali­men­tos con las per­so­nas en si­tua­ción de ca­lle, vi­si­tas dia­rias a dis­tin­tos ho­ga­res de an­cia­nos, ro­pe­ros co­mu­ni­ta­rios en va­rios pun­tos de la pro­vin­cia, na­vi­da­des de acom­pa­ña­mien­to y nu­me­ro­sas cam­pa­ñas pa­ra ayu­dar a los que me­nos tie­nen, son mues­tra del gran co­ra­zón con el que Claudia, y los vo­lun­ta­rios que la si­guen, tie­nen.

“La so­li­da­ri­dad de la que Claudia nos ha­bla es aque­lla que es­tá ba­sa­da en el amor, es mi­rar al otro co­mo si nos mi­rá­se­mos a no­so­tros mis­mos”, lo ma­te­rial pa­sa a un se­gun­do plano, ex­pli­ca Mó­ni­ca Gros­so, quien des­de ha­ce po­co la acom­pa­ña. “Es un apren­di­za­je con­ti­nuo, uno va al ho­gar y se en­gan­cha, te­nés la ne­ce­si­dad de vol­ver por­que te en­tre­gan tan bue­na ener­gía que no sa­bés si vas a dar o a re­ci­bir”, cuen­ta emo­cio­na­da An­drea Qui­ro­ga.

Acom­pa­ñar a aquel que es­tá tran­si­tan­do los úl­ti­mos años de su vi­da, no es una ta­rea fá­cil. “Lo dis­tin­to de es­te vo­lun­ta­ria­do es que ge­ne­ra una con­cien­cia de so­li­da­ri­dad hu­ma­na, un cre­ci­mien­to per­so­nal a tra­vés del víncu­lo que se va cons­tru­yen­do”, ex­pli­ca Claudia. Lo que to­do vo­lun­ta­rio com­pren­de en Sí Acom­pa­ño es que lo más va­lio­so que pue­de brin­dar­se al otro es el tiem­po. “El tiem­po es vi­da, es es­cu­char al otro, es apren­der de él”, re­fle­xio­na la psi­có­lo­ga al res­pec­to. “En el ca­so de ga­nar es­te ma­ra­vi­llo­so pre­mio, des­de la or­ga­ni­za­ción so­ña­mos con po­der ha­cer­le un ba­ño a una de las per­so­nas en si­tua­ción de ca­lle a la que es­te año con­se­gui­mos un ho­gar. Ese ba­ño po­dría ser­vir a quie­nes aún vi­ven a la in­tem­pe­rie. Por otro la­do, tam­bién te­ne­mos en men­te cons­truir un te­cho a un me­ren­de­ro en Chim­bas, con el que fre­cuen­te­men­te co­la­bo­ra­mos”, cuen­ta ilu­sio­na­da Claudia.

Claudia lle­va su pro­fe­sión con vo­ca­ción acom­pa­ñan­do a las per­so­nas ol­vi­da­das de la so­cie­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.