Ve­ci­nos de los asen­ta­mien­tos afec­ta­dos cri­ti­can el aban­dono de Ri­va­da­via

Lo que ocu­rrió el do­min­go pa‑ sa­do en los asen­ta­mien­tos de Ri­va­da­via des­ta­pó la pe­no­sa si­tua­ción en la que vi­ven esas fa­mi­lias y don­de, ase­gu­ran los pro­pios ve­ci­nos, el mu­ni­ci­pio no es­tá pre­sen­te.

El Huarpe - - MUNICIPALES -

Lo su­ce­di­do en la ma­dru­ga­da del do­min­go en los asen­ta­mien­tos que se en­cuen­tran en la zo­na oes­te de ca­lle Pe­lle­gri­ni (an­tes de Ca­lle 5), fue la go­ta que re­bal­só el va­so y des­de las mis­mas co­mu­ni­da­des afec‑ ta­das (Pe­lle­gri­ni, La Paz y Evi­ta) co­mo tam­bién des­de la Fe­de­ra­ción de Unio­nes Ve­ci­na­les de Ri­va­da­via sa­lie­ron a cri­ti­car al mu­ni­ci­pio por su au­sen­cia y de­nun­cian una preocu‑ pan­te fal­ta: un pro­to­co­lo de emer‑ gen­cia.

“A no­so­tros nos tie­nen ol­vi­da­dos”, le di­jo a DIA­RIO HUARPE un ha­bi­tan­te del asen­ta­mien­to Evi­ta, “el ca­mión re­co­lec­tor de ba­su­ra no pa­sa, no te­ne­mos ac­ce­so a la elec­tri­ci­dad y ni ha­blar del agua po­ta­ble”.

CON­VI­VIR CON LA BA­SU­RA En­tre ma­los olo­res y de­más

Las cien­to y al­go de fa­mi­lias que vi­ven en el asen­ta­mien­to Evi­ta (co­mo el ca­mión de la ba­su­ra no pa­sa), tie‑ nen co­mo cos­tum­bre de­po­si­tar los re­si­duos en un te­rreno bal­dío de­trás de los ran­chos; y ca­da dos días los pren­den fue­go.

“Pa­ra no que­mar, les he­mos pe­di­do a los del mu­ni­ci­pio que nos pon­gan un con­te­ne­dor y que ca­da cua­tro días lo ven­gan a va­ciar y no nos traen na­da”, di­jo una de las mu­je­res de la zo­na “Lo mis­mo pa­sa con el agua y la elec­tri­ci­dad. Nos dis­cri­mi­nan”.

CON PO­CO Y NA­DA Si­tua­ción lí­mi­te

En el Pe­lle­gri­ni y en la Paz tie­nen se­rios problemas con el agua, pe­ro en el Evi­ta la si­tua­ción es mu­cho más crí­ti­ca, ya que las fa­mi­lias tie­nen que ha­cer co­la pa­ra lle­nar los bo­te­llo­nes, por­que en la zo­na só­lo hay sur­ti­do‑ res co­mu­ni­ta­rios.

En cuan­to al ser­vi­cio eléc­tri­co, el asen­ta­mien­to Evi­ta es el más poster‑ ga­do, no obs­tan­te, en el Pe­lle­gri­ni y en el de La Paz tam­bién hay co­ne‑ xio­nes pre­ca­rias y pe­li­gro­sas.

DES­DE LA FE­DE­RA­CIÓN Ra­ti­fi­can­do sus di­chos

En con­tac­to con Au­gus­to Pé­rez, pre‑ si­den­te de la Fe­de­ra­ción de Unio­nes Ve­ci­na­les, Aso­cia­cio­nes Ci­vi­les y Clu­bes del de­par­ta­men­to de Ri­va­da­via, al re­fe­rir­se so­bre la si­tua‑ ción, sin ta­pu­jo, arre­me­tió con­tra las po­lí­ti­cas so­cia­les que no se es­tán eje‑ cu­tan­do en Ri­va­da­via.

Pé­rez con­tó que cuan­do el pro­ble­ma se pre­sen­tó el do­min­go en la ma­dru‑ ga­da, los ve­ci­nos del asen­ta­mien­to afec­ta­do por la llu­via le lla­ma­ron de‑ ses­pe­ra­dos, por­que des­de el mu­ni­ci‑ pio de Ri­va­da­via na­die res­pon­día. El di­ri­gen­te con­tó que an­te el pe­di‑ do de au­xi­lio, in­me­dia­ta­men­te se pu­sie­ron a dis­po­si­ción de los afec­ta‑ dos y en­tre las otras unio­nes ve­ci‑ na­les que es­tán den­tro de la fe­de­ra‑ ción coor­di­na­ron la ayu­da y se fue‑ ron al lu­gar, don­de ya es­ta­ban di­ver‑ sas ins­ti­tu­cio­nes y or­ga­nis­mos, con ex­cep­ción del mu­ni­ci­pio de Ri­va­da­via, que re­cién apa­re­ció al otro día.

Ca­da fa­mi­lia atra­vie­sa mo­men­tos du­ros en el asen­ta­mien­to a raíz de la fal­ta de ser­vi­cios bá­si­cos.

Los ve­ci­nos tie­nen que vi­vir con un ba­su­ral al la­do de sus ca­sas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.