“"No es­tás so­lo, abue­lo" abue­lo”

Unos 40 vo­lun­ta­rios asis­ten a 29 adul­tos ma­yo­res.

El Huarpe - - PORTADA - POR ELIA­NA RUIZ ERUIZ@DIARIOHUAR­PE.COM

▲ De­ce­nas de vo­lun­ta­rios acom­pa­ñan a los adul­tos ma­yo­res en tiem­pos de cua­ren­te­na to­tal.

Cuan­do el presidente Al­ber­to Fer­nán­dez de­cre­tó la cua­ren­te­na obli­ga­to­ria el jueves en la no­che, Mir­ta Bri­zue­la pen­sa­ba en los abue­los que es­tán so­los. “¿Cómo van a ha­cer pa­ra pa­sar el tiem­po? ¿Se van a de­pri­mir? ¿Cómo pue­do ayu­dar­los des­de mi ca­sa?”, se pre­gun­tó la mu­jer que es tra­ba­ja­do­ra so­cial y que sue­le asis­tir a los abue­los en un programa del PA­MI.

Pen­só du­ran­te gran parte de la no­che y el vier­nes tu­vo una idea: for­mar un gru­po de acom­pa­ña­mien­to te­le­fó­ni­co pa­ra an­cia­nos. Co­men­zó a es­cri­bir las pri­me­ras ideas y lue­go se las co­men­tó a una co­le­ga, Éri­ca Ló­pez, pa­ra ver si que­ría su­mar­se. No lo du­dó.

Ese vier­nes le die­ron for­ma al pro­yec­to ini­cial a tra­vés de lla­ma­das te­le­fó­ni­cas y el What­sapp. Así lle­ga­ron a es­ta­ble­cer el nom­bre “No es­tás so­lo” y dos áreas de trabajo: la de los vo­lun­ta­rios y la de los abue­los.

“Lo pri­me­ro fue bus­car per­so­nas que se su­men”, cuen­ta. Que­rían llegar al me­nos a 10 co­la­bo­ra­do­res y en 2 días su­ma­ron casi 40, en­tre los que hay psi­có­lo­gos, do­cen­tes, tra­ba­ja­do­res so­cia­les, ki­ne­sió­lo­gos, pro­fe­so­res de Edu­ca­ción Fí­si­ca y demás. Las pu­bli­ca­cio­nes, es­ta­dos e his­to­rias en re­des so­cia­les y de men­sa­je­ría fue­ron fun­da­men­ta­les pa­ra la di­fu­sión.

La primera parte de los ob­je­ti­vos pro­pues­tos es­ta­ba cum­pli­da. Aho­ra fal­ta­ba la que Mir­ta y Éri­ca con­si­de­ra­ban la “más di­fí­cil”: bus­car a abue­los que ten­gan ga­nas de ser ayu­da­dos.

Creían que es­to iba a re­sul­tar­les com­ple­jo por el po­co ac­ce­so que sue­len te­ner a las re­des, pe­ro sus con­tac­tos em­pe­za­ron a re­co­men­dar a per­so­nas a las que es­te acom­pa­ña­mien­to te­le­fó­ni­co po­dría ha­cer­les bien. Ade­más, Mir­ta les hi­zo la pro­pues­ta a algunos que co­no­cía por el programa en el que tra­ba­ja. Así lle­ga­ron a un lis­ta­do de 29 an­cia­nos pa­ra ayu­dar, en su ma­yo­ría mu­je­res que vi­ven so­las. An­tes de co­men­zar con los lla­ma­dos hu­bo una ca­pa­ci­ta­ción. Fue por What­sapp de­bi­do a la cua­ren­te­na. En ella les ex­pli­ca­ron a los que se su­ma­ron cómo de­bía es­ta­ble­cer­se el pri­mer con­tac­to y les die­ron di­ver­sas ac­ti­vi­da­des pa­ra que les brin­den a los abue­los.

CON­TEN­CIÓN EN TIEM­POS DE CUA­REN­TE­NA

El lu­nes Mir­ta empezó con los pri­me­ros lla­ma­dos te­le­fó­ni­cos. “En el pri­mer con­tac­to se pre­sen­tan y generan un cli­ma de con­fian­za. Ha­blan de gus­tos, mú­si­ca, co­mi­das y quedan de acuer­do pa­ra una nue­va lla­ma­da, au­dio o mensaje en el que les pro­po­nen ac­ti­vi­da­des se­gún los gus­tos”, di­ce Mir­ta.

To­das las abue­las que­da­ron en­can­ta­das.

Una de las per­so­nas que se su­mó pa­ra re­ci­bir la con­ten­ción vir­tual es Isa­bel. Tie­ne 63 años, le gusta ha­cer yo­ga e ir a mi­sa. Lo pri­me­ro que pidió fue ac­ti­vi­da­des que le per­mi­tan ejer­ci­tar la me­mo­ria.

Pa­ra ese objetivo una de las co­sas pro­pues­tas es que la persona escuche una canción y lue­go le cuen­ten a su com­pa­ñe­ro te­le­fó­ni­co dón­de la es­cu­chó por primera vez, quién la can­ta, qué re­cuer­dos le trae y demás.

An­ge­li­ca es otra de las que se anotó. Tie­ne 77 años y se de­fi­nió co­mo “muy ac­ti­va”, por eso un pro­fe­sor de Edu­ca­ción Fí­si­ca ya le dio algunos ejer­ci­cios de es­ti­ra­mien­to y otros que la man­ten­gan en mo­vi­mien­to du­ran­te la cua­ren­te­na.

“El What­sapp nos sir­ve mu­cho por­que a tra­vés de ahí se pueden man­dar vi­deos o juegos que apun­ten a la es­ti­mu­la­ción de la me­mo­ria”, cuen­ta Mir­ta.

LA AYU­DA SE EX­TIEN­DE

Cuan­do com­par­tie­ron el pro­yec­to en re­des, muchos usua­rios co­men­za­ron a com­par­tir­lo. Así la pu­bli­ca­ción lle­gó a per­so­nas de Cór­do­ba y de Bue­nos Aires que su­gi­rie­ron abue­las pa­ra que les brin­den con­ten­ción.

En el pri­mer lla­ma­do que­da­ron en­can­ta­das. Una de ellas no uti­li­za ce­lu­lar así que con el vo­lun­ta­rio coor­di­nan un ho­ra­rio al día pa­ra ha­blar por te­lé­fono fi­jo y que na­da los in­te­rrum­pa en la char­la. La otra usa mu­cho la po­pu­lar red de men­sa­je­ría así que cons­tan­te­men­te in­ter­cam­bian fo­tos, vi­deos y men­sa­jes de alien­to.

“Me sien­to feliz de ayu­dar en medio de es­ta pan­de­mia”, cie­rra Mir­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.