DICCIONARI­O DE LOS SUE­ÑOS

En or­den alfabético ire­mos brin­dán­do­te nú­me­ro a nú­me­ro qué sig­ni­fi­ca ca­da una de las co­sas que so­ña­mos y que es­tá a nues­tro al­can­ce re­cor­dar­las.

El magico mundo de los Suenos - - Contents -

Be­sar

Un be­so apa­sio­na­do y agra­da­ble es au­gu­rio de fe­li­ci­dad, ale­gría y bue­na suer­te. Uno des­agra­da­ble, fal­so o po­co efu­si­vo es­ta in­di­can­do la exis­ten­cia de un ami­go o re­la­ción po­co con­fia­ble o bien un amor que ter­mi­na­rá en de­silu­sión. So­ñar con be­sar ni­ños o be­bés pre­di­ce un fu­tu­ro exi­to­so. Evi­tar o ne­gar un be­so pre­di­ce una si­tua­ción fas­ti­dio­sa cu­yo sa­bor amar­go du­ra­rá bas­tan­te tiem­po. Be­sar a una per­so­na fa­lle­ci­da es se­ñal de pe­li­gro, mien­tras que be­sar a nues­tros pa­dres au­gu­ra pros­pe­ri­dad.

Bes­tias

Vis­tos en un sue­ño, to­dos aque­llos ani­ma­les inu­sua­les o mi­to­ló­gi­cos re­pre­sen­tan di­fi­cul­ta­des y pro­ble­mas que nos preo­cu­pa­rán. Sin em­bar­go, si lo­gra­mos com­ba­tir y ale­jar a di­chas bes­tias, se­gu­ra­men­te su­pe­rare­mos los in­con­ve­nien­tes sin mu­cho es­fuer­zo.

Bi­blia

So­ñar con que lee­mos la Bi­blia in­di­ca que se nos pre­sen­ta­rán pro­ble­mas fa­mi­lia­res. Si se tra­ta de una Bi­blia pe­sa­da, que ape­nas po­de­mos car­gar, es se­ñal de que es­ta­mos ago­bia­dos an­te las res­pon­sa­bi­li­da­des. Si, en cam­bio, so­ña­mos que du­da­mos de las en­se­ñan­zas de la Bi­blia, es­to de­no­ta que su­cum­bi­re­mos an­te al­gu­na ten­ta­ción.

Bi­blio­te­ca

Acu­dir o en­con­trar­se en una bi­blio­te­ca es un muy buen au­gu­rio, ya que pre­di­ce una ra­cha de bue­na suer­te y éxi­to, es­pe­cial­men­te pa­ra los ar­tis­tas o los aman­tes del ar­te y las ac­ti­vi­da­des in­te­lec­tua­les.

Bi­ci­cle­ta

Una bi­ci­cle­ta an­dan­do sim­bo­li­za el mo­vi­mien­to rít­mi­co de la vi­da. An­dar en bi­ci­cle­ta es un sue­ño tí­pi­co de la pu­ber­tad y ado­les­cen­cia. Caer­se de la bi­ci­cle­ta pue­de pre­de­cir un ac­ci­den­te, co­mo así tam­bién la pér­di­da tem­po­ral de un tra­ba­jo.

Bi­ga­mia

Si un hom­bre la co­me­te en un sue­ño, su­fri­rá la pér­di­da de la vi­ri­li­dad y un de­bi­li­ta­mien­to de su men­ta­li­dad. A una mu­jer le in­di­ca que sea más dis­cre­ta pa­ra evi­tar su pro­pia des­hon­ra.

Bi­go­te

So­ñar con un bi­go­te, nues­tro o de al­guien más, sig­ni­fi­ca que no de­be­mos de­jar que una le­ve preo­cu­pa­ción o irri­ta­ción se con­vier­ta en una ver­da­de­ra pe­sa­di­lla y un gran do­lor de ca­be­za. So­ñar que nos afei­ta­mos el bi­go­te pre­di­ce una ma­la ex­pe­rien­cia se­xual, pe­ro igual­men­te no de­be­mos de­pri­mir­nos ya que pron­to en­con­tra­re­mos una me­jor pa­re­ja y lo­gra­re­mos el amor.

Bi­lis

Amar­gu­ra, ra­bia, agre­si­vi­dad, odio. Tam­bién, pue­de ser signo de de­pre­sión.

Bi­llar

Pre­di­ce un desas­tre in­mi­nen­te. Se­gu­ra­men­te se pro­du­ci­rán plei­tos le­ga­les con re­la­ción a nues­tras pro­pie­da­des. Es pro­ba­ble que el so­ñan­te sea ca­lum­nia­do. Una me­sa de bi­llar con las bo­las quie­tas sig­ni­fi­ca que fal­sas amis­ta­des se es­tán com­plo­tan­do en nues­tra con­tra.

Bi­lle­te

Si en el sue­ño se da im­por­tan­cia a la pre­sen­cia de un bi­lle­te, ello re­pre­sen­ta una ad­ver­ten­cia de re­cor­tar gas­tos y no rea­li­zar transac­cio­nes de di­ne­ro por unos tiem­pos. Una épo­ca de pe­nu­ria se­gu­ra­men­te se ave­ci­na.

Bi­lle­te­ra

So­ñar que se la pier­de in­di­ca que pron­to se le pre­sen­ta­rá una di­fi­cil si­tua­ción, la cual ten­drá que re­sol­ver por su cuen­ta. En­con­trar una bi­lle­te­ra lle­na de di­ne­ro y do­cu­men­tos pre­di­ce una gran pér­di­da, mien­tras que en­con­trar­la va­cía, una ines­pa­ra­da ga­nan­cia.

Bi­no­cu­la­res

Uti­li­zar­los pa­ra es­piar gen­te in­di­ca que nues­tra ima­gen ha em­peo­ra­do fren­te a nues­tros co­le­gas y que de­be­mos co­rre­gir­la de in­me­dia­to. En cam­bio, uti­li­zar­los con un fin más ade­cua­do re­pre­sen­ta un buen au­gu­rio, ya que in­di­ca bue­na suer­te.

Blan­co (co­lor)

Ver Co­lo­res.

Blan­co (de ti­ro)

Un blan­co in­di­ca que ten­dre­mos que con­cen­trar nues­tra aten­ción y de­di­car to­do nues­tro tiem­po y es­fuer­zo a un pro­ble­ma de di­fi­cil so­lu­cion.

Blas­fe­mia

Pre­di­ce un enemi­go que ba­jo la apa­rien­cia de la amis­tad nos cau­sa­rá mo­men­tos de gran ver­güen­za. Si los blas­fe­mos so­mos no­so­tros mis­mos, se ave­ci­na la ma­la for­tu­na. Si en cam­bio, no­so­tros so­mos víc­ti­mas de la blas­fe­mia, un gran ali­vio eco­nó­mi­co se ave­ci­na.

Bo­ca

So­ñar con una bo­ca bien abier­ta es una ad­ver­ten­cia acer­ca de es­tar usan­do de­ma­sia­do la pro­pia. De­be­mos tra­tar de es­cu­char a los de­más. Una pe­que­ña bo­ca anun­cia un ali­vio fi­nan­cie­ro y una gran­de, un nue­vo ami­go o pa­re­ja.

Bo­da

Fe­li­ci­dad en el amor se ave­ci­na si so­ña­mos con ir a nues­tra pro­pia bo­da. Asis­tir a una bo­da de des­co­no­ci­dos pre­di­ce la for­ma­ción de nue­vas amis­ta­des.

Bo­de­ga

So­ñar con una bo­de­ga su­cia y os­cu­ra pre­di­ce mie­do y an­gus­tia. Se­gu­ra­men­te per­de­rá la con­fian­za en sus ami­gos y se­res que­ri­dos. Si la bo­de­ga es­tá lle­na de bo­te­llas de vino o li­cor us­ted se ve­rá en­vuel­to en un asun­to du­do­so. Pa­ra una mu­jer so­ñar con una bo­de­ga de vi­nos au­gu­ra una in­ten­sa aven­tu­ra amo­ro­sa.

Bo­los

Ge­ne­ral­men­te un sue­ño de for­tu­na, es­pe­cial­men­te si el que jue­ga es uno mis­mo.

Bol­so

Una bol­sa o bol­so es al­go que con­tie­ne emo­cio­nes, se­cre­tos, re­pre­sio­nes, es­pe­ran­zas, sue­ños, de­seos, etc. En ge­ne­ral un bol­so de­no­ta se­cre­tos, no im­por­ta cuál sea su con­te­ni­do. Abrir­lo y li­be­rar su con­te­ni­do pue­de te­ner se­rias con­se­cuen­cias, co­mo abrir la ca­ja de Pan­do­ra. Em­pa­car un bol­so pue­de sig­ni­fi­car po­ner en or­den nues­tra vi­da emo­cio­nal. Guar­dar al­go en un bol­so, im­pli­ca la re­sis­ten­cia a en­fren­tar un pro­ble­ma o si­tua­ción.

Bom­bas

Ha­brá in­for­tu­nio y de­cep­ción. El ma­tri­mo­nio se­rá des­di­cha­do. De­be­re­mos cui­dar­nos de ata­ques de enemi­gos co­no­ci­dos y ex­tra­ños.

Bom­be­ro

Pa­ra un hom­bre, so­ñar con ser bom­be­ro pre­di­ce un gran su­ce­so so­cial en que for­ma­rá nue­vas e im­por­tan­tes re­la­cio­nes. Si sue­ña con sal­var a al­guien de un in­cen­dio, ello pre­di­ce una aven­tu­ra amo­ro­sa, muy ar­dien­te si la per­so­na res­ca­ta­da era una jo­ven mu­jer.

Boo­me­rang

Si so­ña­mos con arro­jar un boo­me­rang y és­te re­gre­sa y nos gol­pea, es una cla­ra ad­ver­ten­cia acer­ca de ha­cer de­cla­ra­cio­nes irre­fle­xi­vas e irres­pon­sa­bles.

Bo­rra­cho

Si la in­to­xi­ca­ción la pre­sen­ta­mos no­so­tros mis­mos, ello re­pre­sen­ta una ad­ver­ten­cia en con­tra del rum­bo que es­ta­mos dan­do a nues­tra vi­da, el cual nos pue­de lle­var a la pro­pia des­truc­ción. Si los bo­rra­chos eran otros, el sue­ño no tie­ne un gran sig­ni­fi­ca­do; tal vez nos ad­vier­te acer­ca de una pe­que­ña deu­da que, aun­que na­die nos lo pi­da, ya es ho­ra de pa­gar.

Bos­que

Ver un bos­que re­pre­sen­ta en­fren­tar­se a si­tua­cio­nes in­cier­tas. Tam­bién es in­di­cio de que ha­brá un cam­bio na­tu­ral en nues­tros asun­tos. Per­der­se en un bos­que sig­ni­fi­ca suer­te se­gu­ra.

Bo­tas

Si ve­mos a otro con un par de bo­tas, nues­tro lu­gar en los afec­tos de un ser que­ri­do se­rá usur­pa­do. Si so­mos no­so­tros los que lu­ci­mos un par de bo­tas nue­vas y re­lu­cien­tes, ten­dre­mos for­tu­na en los ne­go­cios. Si, en cam­bio, las bo­tas es­tán gas­ta­das, se ave­ci­nan pro­ble­mas de sa­lud.

Bo­te

Es­tar en un bo­te con amis­ta­des y se­res que­ri­dos se­ña­la el gran apo­yo e ins­pi­ra­ción que le brin­da­rán sus ami­gos en un pró­xi­mo con­flic­to de amor. Ver se­ña­les de ayu­da o lu­ces de ben­ga­la des­de un bo­te en el mar pre­di­ce la lle­ga­da de muy bue­nas no­ti­cias que cambiarán su vi­da. Es­tar en un bo­te en me­dio de una tor­men­ta sig­ni­fi­ca su vi­da se ve­rá pla­ga­da de pro­ble­mas y con­flic­tos por unos cuan­tos dias. So­ñar con caer­se de un bo­te al agua pre­di­ce una ines­pe­ra­da si­tua­ción de emer­gen­cia en su vi­da.

Bo­te­lla

Es una bue­na se­ñal so­ñar con una bo­te­lla lle­na de lí­qui­do trans­pa­ren­te. Ten­dre­mos éxi­to en el amor y pros­pe­ri­dad en los ne­go­cios. Si la bo­te­lla es­tá va­cía en­fren­ta­re­mos un desas­tre.

Con­ti­núa en el pró­xi­mo fas­cícu­lo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.