¿POR QUÉ TE­NE­MOS PESADILLAS CUAN­DO DOR­MI­MOS?

¿CUÁL ES EL SIG­NI­FI­CA­DO OCUL­TO DE ES­TOS SUE­ÑOS, TE­MI­DOS POR SU IN­TEN­SI­DAD Y POR LA SEN­SA­CIÓN DE AMAR­GU­RA QUE NOS DE­JAN?

El magico mundo de los Suenos - - Contents -

Quien más y quien me­nos se ha­brá he­cho es­ta pre­gun­ta, ¿por qué te­ne­mos pesadillas?, ¿por qué esas aflic­cio­nes no fi­na­li­zan has­ta que por fin nos des­per­ta­mos? Mi­les de pre­gun­tas in­va­den nues­tros pen­sa­mien­tos res­pec­to a es­te te­ma, y aquí ha­re­mos to­do lo po­si­ble pa­ra des­pe­jar es­tas du­das.

■ Pa­ra em­pe­zar, se ha­brán fi­ja­do que cuan­do ve­mos una pe­lí­cu­la de te­rror es­ta

mos más aten­tos a cual­quier rui­do, in­clu­so cree­mos que se­gu­ra­men­te no po­dre­mos dor­mir y nos in­va­de el in­som­nio. Y cuan­do se nos caen los par­pa­dos de sue­ño y dor­mi­mos có­mo­dos… su­ce­de lo que nos es­pe­rá­ba­mos: nos in­va­de una te­rri­ble pe­sa­di­lla.

■ Esa pe­sa­di­lla nos re­sul­ta al­go tan tan­gi­ble, tan ver­da­de­ra, al me­nos du­ran­te un ra­to, que no pa­re­ce un sue­ño, si no una reali­dad. En la pe­sa­di­lla es­ta­mos so­los an­te el pe­li­gro, tra­ta­mos de gri­tar o de co­rrer, pe­ro to­do re­sul­ta en vano, por­que a ve­ces no hay na­die a nues­tro al­re­de­dor, y cuan­do en nues­tra peor pe­sa­di­lla ve­mos a al­guien a lo le­jos y nos pa­re­ce que eso se­rá nues­tra sal­va­ción… re­sul­ta que no. Y a me­di­da que la adre­na­li­na se va in­cre­men­tan­do, au­men­ta nues­tra tensión por que pa­re­ce que se acer­ca el mo­men­to de má­xi­mo pe­li­gro, y en­ton­ces. . . ¡nos des­per­ta­mos! ■ Por fin abri­mos los ojos y nos da­mos cuen­ta de que es­ta­mos sa­nos y

sal­vos, y que só­lo ha si­do un mal sue­ño. Y se­gu­ra­men­te di­re­mos, “¡qué sus­to!”.

PE­RO… ¿QUÉ SON

LAS PESADILLAS Y POR QUÉ LAS TE­NE­MOS?

Al­gu­nos mé­di­cos de­fi­nen la pe­sa­di­lla co­mo un sue­ño dis­fun­cio­nal, es de­cir, una al­te­ra­ción que se sus­ci­ta en nues­tro in­cons­cien­te. La ra­zón de ser de es­tas pesadillas, pa­ra al­gu­nos son la co­rres­pon­den­cia de que hay cier­tos pro­ble­mas a los que nor­mal­men­te no so­le­mos ha­cer fren­te. Pa­ra otros, en cam­bio, no tie­nen nin­gún sig­ni­fi­ca­do. Re­cor­de­mos que aún no se tie­ne cla­ro cuál es el pa­pel de los sue­ños.

■ El psicólogo Ba­rret, de la Uni­ver­si­dad de Har­vard, men­cio­na que las pesadillas son úti­les por­que ha­ce reac­cio­nar a las per­so­nas pa­ra que to­men las rien­das de su vi­da y se em­pie­cen a cues­tio­nar so­bre los asun­tos que tie­nen que abor­dar de in­me­dia­to. ■ En otras pa­la­bras, las pesadillas, al me­nos en adul­tos, no pa­re­cen ser más que sue­ños que re­fle­jan an­gus­tias sus­ci­ta­das por el es­trés o por las preo­cu­pa­cio­nes que to­dos po­de­mos te­ner en nues­tro día a día.

Cau­sas de las pesadillas

Son va­rias las po­si­bles cau­sas por las que se pue­den te­ner pesadillas pe­ro re­cuer­den una co­sa: ¡los sue­ños, sue­ños son!. Es­tas son al­gu­nas de las ra­zo­nes más co­mu­nes: Ver una pe­lí­cu­la de mie­do, esas no­ches en las que ce­rra­mos los ojos por­que he­mos vis­to al­gu­na pe­lí­cu­la te­rro­rí­fi­ca. Es­te mis­mo te­mor es el que su­fren los aman­tes de los li­bros.

Leer al­gún buen clá­si­co en mi­tad de la no­che co­mo por ejem­plo: Drá­cu­la, de Bram Sto­ker, nos pue­de cau­sar más de un es­pan­to. Y es­to tam­bién su­ce­de cuan­do pa­sa­mos al­gún tiem­po con al­gún vi­deo­jue­go. En nues­tros sue­ños nos cree­mos el o la pro­ta­go­nis­ta de la aven­tu­ra y nos cree­mos Es­ca­lar mu­ros o sal­tar de edi­fi­cio en edi­fi­cio.

Fie­bre. La tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral ele­va­da por al­gu­na en­fer­me­dad (por ejem­plo un res­frío o una gri­pe) pue­de fa­vo­re­cer que nues­tros sue­ños sean más agi­ta­dos o con­fu­sos de lo nor­mal o in­clu­so que se con­vier­tan en pesadillas. Es un fe­nó­meno ha­bi­tual. El es­trés, la an­sie­dad y la de­pre­sión son fac­to­res que nos pue­den ju­gar ma­las pa­sa­das. Es­tar pen­san­do en co­sas co­mo la or­ga­ni­za­ción de al­gún even­to o es­tar pa­san­do por al­gún con­flic­to fa­mi­liar son cau­sas por las que pe­gar un ojo por la no­che y dor­mir bien es un tan­to en­go­rro­so.

TI­POS Y SIG­NI­FI­CA­DOS DE PESADILLAS

Los sue­ños siem­pre han si­do ob­je­to de es­tu­dio des­de tiem­pos muy muy an­ti­guos. Lo que nues­tra men­te ocul­ta es al­go muy com­ple­jo de des­cu­brir; por ello es in­te­re­san­te pa­ra al­gu­nos maes­tros en la ma­te­ria co­mo el psicólogo Sig­mund Freud.

■ ¿Qué su­ce­de en nues­tra par­ti­cu­lar ca­ja de pan­do­ra? Freud ex­pli­có por allá por el si­glo XIX, que “los sue­ños son una ven­ta­na a nues­tro in­cons­cien­te y una ma­ni­fes­ta­ción de nues­tros de­seos y

an­sie­da­des”. Di­cho en otras pa­la­bras, al so­ñar nues­tra men­te es­tá li­bre de pre­jui­cios, nues­tro in­cons­cien­te se mues­tra tal y co­mo so­mos, sin ta­pu­jos. Al des­per­tar de nues­tras pesadillas nos des­per­ta­mos con la men­te bo­rro­sa. No

so­le­mos re­cor­dar to­do lo que nos pa­só, nues­tra men­te so­lo lo­gra re­ca­pi­tu­lar pe­que­ños pa­sa­jes de esa aven­tu­ra que ha te­ni­do nues­tro in­cons­cien­te, ¿pe­ro qué nos in­ten­tan de­cir? Hay al­gu­nas teo­rías al res­pec­to, aun­que hay que re­cor­dar que no son más que in­ter­pre­ta­cio­nes sin va­li­dez “cien­tí­fi­ca”. Hay mu­chas co­sas que des­co­no­ce­mos so­bre los sue­ños: qui­zás no quie­ran de­cir ab­so­lu­ta­men­te na­da.

■ Al­gu­nas de las pesadillas que más so­le­mos te­ner son: Per­der a al­gún fa­mi­liar que­ri­do o a nues­tra pa­re­ja. El sig­ni­fi­ca­do de es­ta pe­sa­di­lla evi­den­cia nues­tra fal­ta de se­gu­ri­dad y de creer en no­so­tros mis­mos. Qui­zás sea ho­ra de abrir nues­tros ojos, lan­zar­nos a la aven­tu­ra y aban­do­nar los sen­ti­mien­tos de in­fe­rio­ri­dad que po­da­mos te­ner.

No te­ner es­ca­pa­to­ria y es­tar in­mo

vi­li­za­dos en un si­tio. ¡Quién no lo ha so­ña­do al­gu­na vez! Nos da pá­ni­co so­lo de pen­sar­lo: es­tar en­ce­rra­dos, per­der­se en un la­be­rin­to y no sa­ber sa­lir… hay quien in­ter­pre­ta que es un sue­ño que su­fren las per­so­nas que se sien­ten en­ce­rra­das en el día a día, que es­tán has­tia­das de la ru­ti­na.

Caer al va­cío. De­fi­ni­ti­va­men­te es uno de los es­ce­na­rios en los que no nos gus­ta­ría es­tar ni por to­do el oro del mun­do, pe­ro que sin em­bar­go, nues­tro ce­re­bro nos en­ca­mi­na a esa si­tua­ción de pe­li­gro y má­xi­ma adre­na­li­na. ¿Por qué nos su­ce­de? Muy sen­ci­llo, en el día a día hay mo­men­tos pun­tua­les en los que nos ve­mos des­bor­da­dos por nues­tros com­pro­mi­sos, ac­ti­vi­da­des y res­pon­sa­bi­li­da­des. Pre­ten­de­mos cum­plir con ca­da una de nues­tras obli­ga­cio­nes pe­ro nos ve­mos des­bor­da­dos por la si­tua­ción. Los cien­tí­fi­cos tie­nen una ex­pli­ca­ción más fí­si­ca, re­la­cio­na­da con el ci­clo del sue­ño, pa­ra cuan­do pa­re­ce que nos cae­mos y nos des­per­ta­mos en una sa­cu­di­da.

Ser per­se­gui­do. So­ñar que es­ta­mos en una per­se­cu­ción, que hui­mos de un ani­mal o una per­so­na que des­co­no­ce­mos y que sin más he­mos pa­sa­do a ser unos fu­gi­ti­vos que an­sia­mos pre­ser­var nues­tras vi­das. Es uno de los sue­ños más con­cu­rri­dos por una gran par­te de la po­bla­ción. Y lo cier­to es que es­te ti­po de sue­ño trans­mi­te el te­mor

que po­da­mos es­tar pa­san­do por al­gún en­fren­ta­mien­to, al­gu­na re­la­ción, ya sea la­bo­ral o per­so­nal en el que pe­li­gre la es­ta­bi­li­dad. En otras pa­la­bras, so­ñar que nos per­si­guen apun­ta a nues­tros mie­dos a una rup­tu­ra.

LA FA­SE REM PA­RA LAS PESADILLAS

Las pesadillas tie­nen lu­gar du­ran­te la lla­ma­da “fa­se de mo­vi­mien­to ocu­lar rá­pi­do”, o fa­se REM, que se ori­gi­na ha­cia el fi­nal del ci­clo del sue­ño.

■ La eta­pa de nues­tra vi­da en la que son más fre­cuen­tes es en la in­fan­cia y la ado­les­cen­cia, aun­que ca­si to­do el mun­do pue­de te­ner­las en al­gún mo­men­to de sus vi­das.

■ En la ma­yo­ría de las oca­sio­nes no se tra­ta de pro­ble­mas gra­ves, y sue­len ser con­se­cuen­cia de pen­sa­mien­tos in­quie­tan­tes a lo lar­go del día.

■ Las pesadillas pue­den con­ver­tir­se en un pro­ble­ma si im­pi­den dor­mir co­rrec­ta­men­te a la per­so­na y pue­den lle­gar a ori­gi­nar au­tén­ti­ca an­gus­tia.

¿QUÉ OCU­RRE CUAN­DO TE­NE­MOS PESADILLAS?

En la pri­me­ra fa­se de nues­tros sue­ños pue­den te­ner­se pesadillas, si bien son más li­ge­ras y no las re­cor­da­mos con fa­ci­li­dad.

■ Sin em­bar­go, en la se­gun­da fa­se, en la an­tes men­cio­na­da fa­se REM, los sue­ños son más in­ten­sos y más ela­bo­ra­dos. Y por ello son más fá­cil­men­te re­cor­da­bles.

■ Nues­tra ac­ti­vi­dad ce­re­bral du­ran­te es­ta fa­se es si­mi­lar a la que te­ne­mos en es­ta­dos de vi­gi­lia, es de­cir, ac­ti­va. La mus­cu­la­tu­ra es­tá pa­ra­li­za­da y la fre­cuen­cia y la res­pi­ra­ción pue­den es­tar al­te­ra­das. ■ Aun­que no so­mos cons­cien­tes de ello, nues­tros ojos se mue­ven sin pa­rar. ■ La per­cep­ción que po­de­mos sen­tir

du­ran­te es­tos sue­ños nos pro­du­ce una agi­ta­ción que pue­de ter­mi­nar en un des­per­tar so­bre­sal­ta­do y brus­co.

LAS RA­ZO­NES FÍ­SI­CAS QUE PRO­DU­CEN LAS PESADILLAS

En­tre las cau­sas de las pesadillas es­tán las fí­si­cas (una de las cau­sas más co­no­ci­das es la fie­bre al­ta) o fi­sio­ló­gi­cas. En­tre es­tas úl­ti­mas, la an­sie­dad, el es­trés y la in­ges­tión de dro­gas pue­den ser de­ter­mi­nan­tes.

■ Co­mer in­me­dia­ta­men­te an­tes de dor­mir in­cre­men­ta el me­ta­bo­lis­mo del cuer­po y la ac­ti­vi­dad ce­re­bral, y es una cau­sa im­por­tan­te de las pesadillas.

■ Los ex­per­tos psi­coa­na­lis­tas ase­gu­ran que las pesadillas son una ma­ni­fes­ta­ción del in­cons­cien­te con imá­ge­nes que nos ge­ne­ran an­gus­tia. ■ Nor­mal­men­te se tra­ta de con­flic­tos men­ta­les no re­suel­tos de la per­so­na. Al­gu­nos es­pe­cia­lis­tas in­clu­so ase­gu­ran que la pe­sa­di­lla tie­ne la fun­ción de que el su­je­to pue­da su­pe­rar sus mie­dos an­ces­tra­les.

■ Otras cau­sas de las pesadillas pue­den ser la in­ges­ta de al­cohol u otro ti­po de be­bi­das es­ti­mu­lan­tes, co­mo el ca­fé o las be­bi­das co­la.

■ Tam­bién in­flu­ye ha­ber es­ta­do va­rias no­ches sin dor­mir, rup­tu­ras sen­ti­men­ta­les, el fa­lle­ci­mien­to de se­res que­ri­dos e in­clu­so pa­de­cer tras­tor­nos res­pi­ra­to­rios du­ran­te el sue­ño. Es­to úl­ti­mo se co­no­ce co­mo ap­nea.

LAS PESADILLAS IN­FAN­TI­LES

En el ca­so de los ni­ños, te­ner una pe­sa­di­lla pue­de ser con­se­cuen­cia de su in­se­gu­ri­dad, sus mie­dos y una an­sie­dad acu­mu­la­da.

■ Pe­ro tam­bién sur­gen por en­fer­me­da­des, pro­gra­mas vio­len­tos de te­le­vi­sión e in­clu­so ame­na­zas fuer­tes de los pa­dres.

EL TRA­TA­MIEN­TO PA­RA LAS PESADILLAS

Si las pesadillas se pro­du­cen de una for­ma reite­ra­da y an­gus­tio­sa lo me­jor es con­sul­tar con un es­pe­cia­lis­ta.

■ Lo pri­me­ro en el tra­ta­mien­to es des­car­tar que hay al­gu­na pa­to­lo­gía im­por­tan­te, co­mo es el ca­so de ap­neas, o la in­ges­ta de fár­ma­cos.

■ En si­guien­tes pa­sos hay que rea­li­zar un diag­nós­ti­co eva­luan­do las ca­rac­te­rís­ti­cas de la pe­sa­di­lla, en qué mo­men­to de la no­che sur­ge, los há­bi­tos de sue­ño, etc. Tam­bién se sue­le re­cu­rrir a rea­li­zar una po­li­som­no­gra­fía, pa­ra eva­luar los pa­rá­me­tros de los es­ta­dos de sue­ño y vi­gi­la con la ayu­da de ví­deos.

¿CÓ­MO SE PUE­DEN CON­TRO­LAR Y CU­RAR LAS PESADILLAS RE­CU­RREN­TES?

Hay va­rias me­di­das que uno pue­de adop­tar pa­ra evi­tar te­ner pesadillas. Aquí de­ta­lla­mos las que acon­se­jan al­gu­nos ex­per­tos: Evi­tar el con­su­mo de al­cohol an­tes de dor­mir. Aun­que al­gu­nas per­so­nas creen que el con­su­mo de al­cohol les ayu­da­rá dor­mir me­jor, no es así. Tal se duer­man an­tes, pe­ro a las po­cas ho­ras en cuan­to su cuer­po ha con­se­gui­do eli­mi­nar el al­cohol de su san­gre, el efec­to se­dan­te del al­cohol des­apa­re­ce lo que pue­de pro­vo­car que se des­pier­ta o bien que su­fra una al­te­ra­ción en el sue­ño y una pe­sa­di­lla.

Evi­tar el con­su­mo de es­ti­mu­lan­tes an­tes de dor­mir.

El ca­fé, té, un re­fres­co ener­gé­ti­co... pue­den ac­tuar so­bre su me­ta­bo­lis­mo e in­cre­men­tar su ner­vio­sis­mo y an­sie­dad, ha­cien­do­le más vul­ne­ra­ble an­te la po­si­bi­li­dad de su­frir una pe­sa­di­lla

■ Si duer­me en una ca­sa don­de se es­cu­chan rui­dos, bien por el sis­te­ma eléc­tri­co de la ca­sa, bien por rui­dos del ex­te­rior, pón­ga­se unos ta­po­nes en los oí­dos pa­ra com­pro­bar si es­tos rui­dos pro­vo­can un cam­bio brus­co en el es­ta­do de sue­ño que le lle­va a su­frir pesadillas

Es­cri­bir lo que ha so­ña­do

In­ten­tar es­cri­bir to­do su pe­sa­di­lla so­bre

pa­pel, lue­go leer­lo en voz al­ta a otra per­so­na y lue­go rom­per el pa­pel en pe­da­ci­tos y tí­ra­lo. Tal vez ten­ga un efec­to te­ra­péu­ti­co que lle­gue a su sub­cons­cien­te.

Téc­ni­ca sue­ños lú­ci­dos

Pro­bar la téc­ni­ca “Lu­cid Drea­ming” (sue­ños lú­ci­dos), pro­mo­vi­do so­bre to­do por el ex­per­to en sue­ños Dr. Keath Hear­ne. Es­te ex­per­to di­ce que hay que en­se­ñar a las víc­ti­mas de pesadillas có­mo lo­grar con­ver­tir a su pe­sa­di­lla en un sue­ño lu­ci­do, es de­cir un sue­ño en el que la per­so­na se da cuen­ta de que su sue­ño es pre­ci­sa­men­te es­to, al­go irreal y por tan­to no de­be asus­tar­se. El si­guien­te pa­so es con­tro­lar los acon­te­ci­mien­tos des­de el pro­pio sue­ño, co­mo si fue­se el director de una pe­lí­cu­la.

EL OL­VI­DO DE LOS SUE­ÑOS

Se sa­be que una per­so­na adul­ta tie­ne, por lo me­nos, unos mil sue­ños al año. De ellos, una ín­fi­ma par­te son pesadillas e in­clu­so un gran nú­me­ro de su­je­tos ja­más tie­ne si­quie­ra una. La pre­gun­ta es: ¿por qué la ma­yo­ría de los sue­ños pa­re­cen des­ti­na­dos al ol­vi­do? El fi­sió­lo­go es­ta­dou­ni­den­se Nat­ha­niel Kleit­man, pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de Chica­go, au­tor del tér­mino R.E.M (Ra­pid Eye Mo­ve­ment, es de­cir, rá­pi­do mo­vi­mien­to del ojo), que de­sig­na el des­pla­za­mien­to del glo­bo ocu­lar y la mo­di­fi­ca­ción de la on­da del re­gis­tro ce­re­bral, sos­tu­vo que siem­pre es po­si­ble re­cor­dar los sue­ños con la con­di­ción de des­per­tar­se en el mo­men­to ade­cua­do. Tam­bién re­cal­ca que nos des­per­ta­mos seis o sie­te ve­ces por no­che des­pués de un sue­ño y no nos acor­da­mos. Al mar­gen de al­gu­nas ex­pli­ca­cio­nes co­la­te­ra­les, la te­sis freu­dia­na sos­tie­ne que el soñador as­fi­xia el sue­ño, lo so­fo­ca, no lo de­ja lle­gar has­ta la me­mo­ria, mo­ti­va­do por la cen­su­ra or­de­na­da por su psi­quis. Por esa ra­zón es que, en oca­sio­nes, se re­quie­re de técnicas es­pe­cia­les pa­ra traer a la su­per­fi­cie esos sue­ños o pesadillas que de­jan una la­ce­ran­te in­quie­tud al le­van­tar­nos pe­ro que no se re­cuer­dan. Es­to tam­bién es­tá vin­cu­la­do con lo di­cho an­te­rior­men­te, ya que el cen­sor que vi­ve en nues­tro in­te­rior no acep­ta fá­cil­men­te lle­gar a con­clu­sio­nes que pue­dan po­ner en pe­li­gro el su­pues­to equi­li­brio de nues­tra psi­quis.

UN TEA­TRO CON VA­RIAS FUN­CIO­NES

Así co­mo el te­rreno del sue­ño, com­bi­na­do con el escenario en el que se

duer­me, se­me­ja un tea­tro con va­rias fun­cio­nes y los co­rre­la­ti­vos in­ter­va­los, las ac­ti­tu­des del soñador pue­den ser mu­chas al lle­gar la ho­ra de la vi­gi­lia. Se di­ce, asi­mis­mo, que el sue­ño es más im­por­tan­te que el dor­mir, ya que a tra­vés de sus me­ca­nis­mos, una per­so­na ex­pul­sa las co­sas que su cuer­po y su psi­quis re­cha­zan o acep­tan. Fun­cio­na, pa­ra de­cir­lo de otra for­ma, co­mo el más gran­de re­gu­la­dor de nues­tra personalid­ad. De allí la im­por­tan­cia de co­no­cer sus en­tre­te­lo­nes y sa­ber có­mo pro­ce­der an­te la apa­ri­ción de pesadillas o sue­ños an­gus­tian­tes. Co­mo las pesadillas no siem­pre son re­cor­da­das du­ran­te la vi­gi­lia, lo me­jor es te­ner a mano al­gu­nos con­se­jos que pue­den ser de uti­li­dad a la ho­ra de evo­car los de­ta­lles. Son los si­guien­tes:

1 Aun­que los sue­ños y las pesadillas re­sul­ten in­cohe­ren­tes, es pre­ci­so acep­tar ca­da uno de los de­ta­lles y, de ser po­si­ble, re­gis­trar­los mi­nu­cio­sa­men­te.

2 Du­ran­te el trans­cur­so del día, de­be­mos con­cen­trar­nos en la idea de re­cor­dar el sue­ño a la ma­ña­na si­guien­te. En es­te pun­to es im­por­tan­tí­si­mo con­fiar en la ca­pa­ci­dad pro­pia de re­te­ner las imá­ge­nes del men­sa­je del in­cons­cien­te.

3 Si no nos oca­sio­na tras­tor­nos, lo ideal es dor­mir con un gra­ba­dor a mano, en don­de –in­clu­so- sean gra­ba­das, si que­da en­cen­di­do, las vo­ces que emi­ti­mos du­ran­te la no­che. A ve­ces es­to es de gran ayu­da pa­ra re­cor­dar los de­ta­lles de un sue­ño con­fu­so. Hay quie­nes lle­van un dia­rio de sus sue­ños, co­mo Her­vey de Saint-De­nis, con lo cual se pue­de se­guir la cronología de los sue­ños co­ti­dia­nos. En oca­sio­nes, el men­sa­je no lle­ga con el aná­li­sis de un so­lo sue­ño sino en el mi­nu­cio­so exa­men de va­rios con­se­cu­ti­vos.

4 En el mo­men­to de acos­tar­se, cuan­do ya he­mos apa­ga­do la luz, de­be­mos re­pe­tir­nos: “Ma­ña­na cuan­do me des­pier­te re­cor­da­ré to­dos los sue­ños que tu­ve y no ten­dré pro­ble­mas en re­co­no­cer­los”. Es­te ejer­ci­cio ayu­da a pre­ve­nir la cen­su­ra im­pues­ta por la con­cien­cia de la que ha­bla­ba Freud.

5 Al día si­guien­te, hay que tra­tar por to­dos los me­dios de re­gis­trar el sue­ño (o el con­jun­to de ellos, si sus técnicas le per­mi­ten re­cor­dar va­rios) por me­dio de imá­ge­nes cro­no­ló­gi­cas. Si en el sue­ño hay co­sas que no al­can­za­mos a en­ten­der, no se­rá ne­ce­sa­rio que nos de­ten­ga­mos a ana­li­zar­las en ese mo­men­to.

Us­ted anote y des­pués tó­me­se to­do el tiem­po ne­ce­sa­rio pa­ra que el men­sa­je del in­cons­cien­te lle­gue a us­ted de la me­jor ma­ne­ra po­si­ble. De­je es­pa­cio pa­ra ano­tar lue­go frag­men­tos u otros re­cuer­dos so­bre la pe­sa­di­lla que va­yan apa­re­cien­do. Ade­más, si le vie­nen a la men­te aso­cia­cio­nes con su­ce­sos de su vi­da, abra un pa­rén­te­sis y anóte­las tam­bién.

6 A pe­sar de que es­cri­bir los sue­ños re­sul­ta muy útil –y por ello no de­be des­car­tar­se el mé­to­do tra­di­cio­nal- el gra­ba­dor se re­co­mien­da por­que fa­ci­li­ta el dic­ta­do sin te­ner que abrir los ojos una vez des­pier­to. Si no cuen­ta con un mag­ne­tó­fono, tra­te de es­cri­bir con los ojos ce­rra­dos, evo­can­do las imá­ge­nes que tu­vo en el trans­cur­so del sue­ño. Si se tra­ta de una pe­sa­di­lla, pro­cu­re –en la me­di­da de lo po­si­ble- no ir al ba­ño a la­var­se la ca­ra y no to­me nin­gún tran­qui­li­zan­te an­tes de re­gis­trar los de­ta­lles del sue­ño.

7 Una vez que ha­ya­mos rea­li­za­do to­dos es­tos pa­sos, lle­ga la eta­pa de la re­fle­xión y el aná­li­sis. Tra­te us­ted mis­mo de bus­car las claves uti­li­zan­do los sim­bo­lis­mos que da­mos en es­te nú­me­ro del Ex­tra es­pe­cial de Sue­ños o en cual­quier diccionari­o de sue­ños. Siem­pre ten­ga en cuen­ta que el diá­lo­go con pro­fe­sio­na­les sue­le alum­brar los pun­tos os­cu­ros.

8 Fi­nal­men­te, abó­que­se a la ta­rea de so­lu­cio­nar aque­llos pro­ble­mas que sa­len a la luz me­dian­te el aná­li­sis de los men­sa­jes del in­cons­cien­te. En el ca­so que los sue­ños nos en­víen men­sa­jes de ale­gría, fe­li­ci­dad y pros­pe­ri­dad, lo me­jor se­rá se­guir vi­vien­do la vi­da co­mo has­ta el mo­men­to, a la vez que se­gui­mos con­sig­nan­do las construcci­ones noc­tur­nas de nues­tra pro­pia psi­quis.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.