ELLE (Argentina)

¿Qué ti­po de pa­re­ja es la tu­ya?

Py­ME, pa­pá-ma­má, ami­ga-ami­go… ¿qué víncu­lo tie­ne tu his­to­ria? Los fa­mo­sos nos dan el ejem­plo.

- Relationships · Celebrities · Relationships & Sex · George Clooney · Amal Clooney · Hollywood · Gavin Rossdale · Gwen Stefani · The Voice · Blake Shelton · Jay-Z · Beyoncé · Ferrari S.p.A. · Zlatan Ibrahimović · Orlando Bloom · Miranda Kerr · Evan Spiegel · Picaboo

Los li­bros y las pe­lí­cu­las ado­ran di­sec­cio­nar las an­gus­tias de la pa­sión y los tor­men­tos del desamor. Pe­ro... ¿qué pa­sa en ese mo­men­to pre­ci­so, que sue­le du­rar un ins­tan­te, en el que in­ter­na­men­te de­ci­di­mos dar­le una chan­ce a la otra per­so­na? ¿Cuán­do y có­mo se pro­du­ce el clic? ¿Por qué ele­gi­mos a tal can­di­da­to y no a otro? Los fa­mo­sos dan ejem­plos per­fec­tos de las di­fe­ren­tes for­mas de “ha­cer coin­ci­dir mi bur­bu­ja con la tu­ya”. ¿Sa­brás re­co­no­cer tu his­to­ria en nues­tra ti­po­lo­gía? La psi­coa­na­lis­ta Flo­ren­ce Lau­tre­dou, au­to­ra de El amor,

el ver­da­de­ro (Odi­le Ja­cob), des­ci­fra es­tas lo­ve story de pa­re­jas fa­mo­sas que, en al­gún pun­to, se pa­re­cen a las nues­tras. Com­pro­ba­lo.

1 ES­TI­LO “TE AMO, YO TAM­PO­CO” AMAL Y GEOR­GE CLOONEY

La his­to­ria: una no­che, Geor­ge Clooney co­no­ce a Amal Ala­mud­din en una ce­na lon­di­nen­se. Al ter­mi­nar la co­mi­da, le pi­de el ce­lu­lar. Pe­ro ella se nie­ga a dár­se­lo. No tie­ne in­te­rés. ¿Qué? ¿El, el Don Juan de Hollywood, el se­duc­tor de mu­je­res co­mo ella, ig­no­ra­do, re­cha­za­do? Pe­ro allí es­ta­ba, ar­po­nea­do. Iba a te­ner que re­mar pa­ra con­quis­tar a la be­lla da­ma. In­clu­so hoy la re­la­ción de am­bos se ubi­ca ba­jo el signo de aquel pri­mer aban­dono. A Clooney le fas­ci­na su mu­jer por­que ella si­gue sien­do sal­va­je­men­te in­de­pen­dien­te, con­sa­gra­dí­si­ma a su bri­llan­te ca­rre­ra de abo­ga­da es­pe­cia­li­za­da en de­re­chos hu­ma­nos. A él le en­can­ta re­pe­tir, ade­más, que ella es más in­te­li­gen­te que él y que a su la­do se sien­te un po­co idio­ta. Co­men­ta­rio psi: “Las personas co­mo Clooney, que han si­do mi­ma­das en la in­fan­cia, que han te­ni­do un éxi­to pro­fe­sio­nal ex­tra­or­di­na­rio, ne­ce­si­tan des­pe­gar­se de su cor­te de ad­mi­ra­do­res. Só­lo pue­den se­du­cir­las al­guien que se les re­sis­te, que pa­re­ce amar­las por lo que son y no por su ima­gen. En su ca­so es un signo de ma­du­rez acep­tar a Amal con su li­ber­tad, sin que­rer po­seer­la a cual­quier pre­cio”.

2 ON­DA: “PAÑUELITOS DE PA­PEL TISSUE” GWEN STEFANI Y BLA­KE SHELTON

La his­to­ria: En 2015, cuan­do ve­nía de se­pa­rar­se de Ga­vin Ross­da­le, su ma­ri­do roc­ke­ro, Gwen Stefani ob­tie­ne la con­fir­ma­ción de que Ross­da­le la en­ga­ña­ba con la ni­ñe­ra. Pe­ro la es­tre­lla pop sa­be vol­ver a em­pe­zar. Ele­gi­da ju­ra­do de The Voi­ce, co­no­ce al can­tan­te Bla­ke Shelton, tam­bién staff del reality. Bla­ke la ha­ce reír, le levanta la mo­ral. El tam­bién sa­le de una re­la­ción in­ten­sa. ¡Se es­tán por ca­sar! Pa­sa­ron de las ca­ri­li­nas a los ani­llos. Co­men­ta­rio psi: ”Un en­cuen­tro así co­rres­pon­de a una ne­ce­si­dad de se­gu­ri­dad, de re-con­so­li­da­ción nar­ci­sís­ti­ca. Es agra­da­ble, un po­qui­tín re­gre­si­va. Se vuel­ve a la épo­ca de la pri­me­ra in­fan­cia en la que es­tá­ba­mos pro­te­gi­dos. Te­ner una his­to­ria con el con­fi­den­te es co­mo sa­lir con un vie­jo ami­go. El ries­go es el abu­rri­mien­to”.

3 TI­PO PY­ME BEYONCE Y JAY Z

La his­to­ria: Cuan­do Jay Z co­no­ce a Beyonce, ella es la star de Des­tiny’s Child. Y a él no le va mal. Jay le pro­po­ne can­tar jun­tos y el fle­cha­zo ocu­rre al ins­tan­te. Tra­ba­ja­do­res in­fa­ti­ga­bles, com­par­ten la mis­ma pa­sión, la mis­ma am­bi­ción de­vo­ra­do­ra. Jun­tos van a crear la Py­ME Beyonce/Jay Z, que al­can­za­rá el éxi­to que sa­be­mos. Co­men­ta­rio psi: ”En es­ta si­tua­ción, el de­seo de una cons­truc­ción com­par­ti­da por los dos se im­po­ne al res­to. El éxi­to se con­vier­te en el ver­da­de­ro be­bé de la pa­re­ja. Es una es­pe­cie de ter­ce­ro, un ído­lo que se co­lo­ca por en­ci­ma de la re­la­ción. En­con­tra­mos es­te es­que­ma en la po­lí­ti­ca, co­mo es el ca­so de los Clin­ton. Es­ta cla­se de due­to pue­de ser muy só­li­da y du­rar to­da una vi­da. Aten­ción con no caer en la fu­sión: que­rer que el otro ten­ga una ima­gen per­fec­ta en fun­ción de una vi­drie­ra sin fi­su­ras. ¿Qué ocu­rre cuan­do la ca­rre­ra de uno le ha­ce som­bra al otro? Las mu­je­res han pa­de­ci­do a me­nu­do es­ta si­tua­ción. Pe­ro no Be­yon­cé”.

4 LOOK POR CON­VE­NIEN­CIA HE­LE­NA SEGER Y ZLATAN IBRAHI­MO­VIC

La his­to­ria: “El es­ta­cio­nó su Fe­rra­ri fren­te a mi Mer­ce­des. Su na­riz gran­de y su re­loj de oro me pu­sie­ron de mal hu­mor, así que le pe­dí que se mo­vie­ra. ”Así na­ció el he­chi­zo. El crack de fút­bol que­dó he­chi­za­do por es­ta ru­bia, me­nu­da, gua­rra. Si bien Zlatan ha he­cho la ca­rre­ra que co­no­ce­mos, su es­po­sa no tie­ne na­da de bo­ti­ne­ra dó­cil, es más: le en­can­ta re­pe­tir que no le de­be na­da a su ma­ri­do, y no du­da en to­mar­le el pe­lo. Co­men­ta­rio de la psi: “Exis­te una ver­da­de­ra igual­dad mu­jer-hom­bre en­tre ellos. Se chi­ca­nean co­mo ado­les­cen­tes, se car­gan. Es­tán unidos por una mis­ma com­pli­ci­dad en la que se im­pre­sio­nan el uno al otro. Hay una par­te de jue­go en eso. Vis­ta des­de afue­ra, la unión pa­re­ce no muy se­xua­da, ba­sa­da en la con­ni­ven­cia. Es­tas his­to­rias al­can­zan una lon­ge­vi­dad for­mi­da­ble”.

5 ES­TI­LO PAZ (DI­NE­RO) Y AMOR MI­RAN­DA KERR Y EVAN SPIE­GEL

La his­to­ria: Des­pués de ha­ber vi­vi­do una re­la­ción pa­sio­nal con Or­lan­do Bloom, la her­mo­sa Mi­ran­da Kerr en­con­tró a al­guien más cal­mo en Evan Spie­gel, due­ño de Snap­chat y mi­llo­na­rio jo­ven y lin­do. ¿De­ma­sia­do tran­qui? “Es ama­ble, sin­ce­ro y au­tén­ti­co.” Qué declaració­n… Se sos­pe­cha que la mo­de­lo bus­có más se­gu­ri­dad ma­te­rial y me­nos es­trés. Co­men­ta­rio psi : ”Al­gu­nas personas sien­ten una ne­ce­si­dad enor­me de ase­gu­rar su tran­qui­li­dad –es­pe­cial­men­te la ma­te­rial– in­clu­so cuan­do no tie­nen por qué preo­cu­par­se por eso. Pue­de que les ha­ya fal­ta­do el di­ne­ro en la ni­ñez o ha­yan si­do edu­ca­das en un me­dio que va­lo­ra en ex­ce­so el éxi­to. En es­te ti­po de re­la­ción –¡tan co­mún!–, la in­ten­si­dad de los sen­ti­mien­tos cuen­ta me­nos que la se­gu­ri­dad tran­qui­li­za­do­ra que en­con­tra­mos, por lo ge­ne­ral, en pa­re­jas uni­das de lar­ga da­ta”.

 ??  ??
 ??  ??
 ??  ??
 ??  ??
 ??  ??
 ??  ??
 ??  ??
 ??  ??
 ??  ??
 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina