Tri­bus Las ar­te­sa­nas de la cer­ve­za

Ca­da vez más mu­je­res se sien­tan a la me­sa de es­te uni­ver­so con ai­re vi­kin­go. Apren­den por YouTu­be, con sus pa­re­jas, ha­cien­do cur­sos. Sus re­ce­tas pa­san la prue­ba de jue­ces im­pla­ca­bles: ¡los ami­gos!

ELLE (Argentina) - - SUMARIO - Por Cla­ra Uran­ga. Fo­tos Ma­ria­ne­la Fei­jóo.

Cu­rio­sas, trans­gre­so­ras y apa­sio­na­das. To­das es­tas eti­que­tas po­drían lle­var las bo­te­llas que lle­nan es­tas mu­je­res. Sí, ellas son par­te de los mi­les de ar­gen­ti­nos ho­me­bre­wers: ha­cen cer­ve­za de for­ma ar­te­sa­nal y ho­ga­re­ña. Y ca­da vez que lo cuen­tan sube la es­pu­ma de las pre­gun­tas.

¿Por qué? “Hay al­go co­mún a to­dos, sean hom­bres o mu­je­res: la de­vo­ción. Quien co­ci­na cer­ve­za, an­tes fue un con­su­mi­dor en bus­ca de sabores y eso se no­ta en su esmero”, ana­li­za Ca­ro­li­na Pé­rez, miem­bro del Cen­tro de Ca­ta de Cer­ve­za. Ahí se dic­tan des­de ta­lle­res in­ten­si­vos de ela­bo­ra­ción (el pró­xi­mo arran­ca el 27 de mar­zo) has­ta cur­sos de som­me­lier, ex­per­to y ana­lis­ta sen­so­rial. Aun- que las mu­je­res aún son el 3 por cien­to de los ins­crip­tos, la ci­fra va en au­men­to.

“El mo­ti­vo es el sa­bor: las cer­ve­zas in­dus­tria­les son acuo­sas, li­via­nas y con me­nos de­ta­lles pa­ra el pa­la­dar”, opi­na Mi­li (32, co­mu­ni­ca­do­ra). Ella apren­dió con su ma­ri­do, Sal­va­dor (41, ad­mi­nis­tra­dor in­mo­bi­lia­rio). Jun­tos, en la te­rra­za de su PH en Ba­rra­cas, ha­cen Maura Cer­ve­za Ca­se­ra. “La ar­te­sa­nal es más ri­ca, tie­ne más cuer­po, más gus­tos –agre­ga ella–. Ade­más no tie­ne con­ser­van­tes ni adi­ti­vos: con sus com­po­nen­tes 100% na­tu­ra­les pue­de es­tar fres­ca du­ran­te 6 me­ses.” ¿Cuál es la ga­ran­tía? “Te­ne­mos el cer­ti­fi­ca­do de ca­li­dad de los me­jo­res jue­ces: nues­tras amis­ta­des”, sen­ten­cia él.

Has­ta ahí las ra­zo­nes ( y las pa­sio­nes). Pe­ro ¿có­mo ha­cen? ¿Se ani­man so­las?

Coin­ci­den: la úni­ca di­fe­ren­cia con un hom­bre es la fuer­za fí­si­ca, pa­ra car­gar bol­sas de mal­ta o ca­jo­nes de en­va­ses. Pe­ro nun­ca fal­ta un alia­do (pa­re­ja, ami­go, her­mano) que co­la­bo­re a cam­bio de fu­tu­ros po­rro­nes. El res­to es a ba­se de pa­cien­cia, de­di­ca­ción e in­ge­nio. Si a eso les su­man los ingredient­es (mal­ta, lú­pu­lo, agua y le­va­du­ra), un par de ollas gran­des, tres bi­do­nes pa­ra fer­men­tar, es­pa­cio en la he­la­de­ra y al­gu­nos ins­tru­men­tos de me­di­ción se pue­de ha­cer cer­ve­za. Y des­pués de un mes in­vi­tar la pri­me­ra ron­da.

❦ Ma­ría Juá­rez (contadora, 33) Sa­bor a vic­to­ria

A su me­di­da: eso la atra­jo a Ma­ría. “Qui­se de­ci­dir la gra­dua­ción al­cohó­li­ca, la cre­mo­si­dad, el co­lor, el amar­gor de mi cer­ve­za.” Aho­ra tam­bién di­se­ña las eti­que­tas. “Con mi pa­re­ja, Ariel, ele­gi­mos Triun­fo co­mo mar­ca, en alu­sión a una can­ción de Al­ma­fuer­te.” PRI­ME­RA RON­DA “Hi­ce una ru­bia, con una con­ser­va­do­ra de cam­ping pa­ra ma­ce­rar y una olla de 20 li­tros pa­ra her­vir. Sa­lie­ron 10 li­tros de una inol­vi­da­ble cer­ve­za, con al­tí­si­ma gra­dua­ción al­cohó­li­ca. ¡Ha­bía cal­cu­la­do el do­ble! La to­ma­mos y que­da­mos im­pre­sio­na­dos: te­nía sa­bor, es­pu­ma, gas ¡y la ha­bía­mos he­cho en ca­sa!”

LA FA­BRI­CA “Co­cino 45 li­tros dos ve­ces al mes. A me­di­da que cre­ció mi pa­sión me equi­pé me­jor. Ar­mé una olla con fal­so fon­do pa­ra ma­ce­rar y com­pré una he­la­de­ra usa­da a la que adap­té pa­ra con­tro­lar la tem­pe­ra­tu­ra de fer­men­ta­ción. Ha­ce unos me­ses su­mé 3 ollas de 80 li­tros que ocu­pan só­lo 2 me­tros x 1. Quie­ro azu­le­jar el am­bien­te pa­ra fa­ci­li­tar y man­te­ner la lim­pie­za.” CON­SE­JOS “Co­ci­nar pa­ra apren­der y te­ner un com­pa­ñe­ro pa­ra re­par­tir ta­reas. Tam­bién re­co­mien­do dos li­bros: De­sig­ning Great Beers, de Ray Da­niels, y How to Brew, de John J. Pal­mer). INOL­VI­DA­BLE “Hi­ci­mos 40 li­tros de ne­gra y ro­ja e in­vi­ta­mos a ami­gos a co­mer ham­bur­gue­sas en la te­rra­za de ca­sa. Re­cién em­pe­zá­ba­mos y pa­ra mu­chos era la pri­me­ra vez que pro­ba­ban cer­ve­za ar­te­sa­nal: an­te esa com­bi­na­ción la gra­dua­ción al­cohó­li­ca hi­zo efec­to. Ter­mi­na­mos en­tre bal­da­zos de agua y car­ca­ja­das.”

❦ Me­gan Tho­mas (li­cen­cia­da en tu­ris­mo, 28) El to­que jus­to

Pro­bar. Y des­cu­brir que el sa­bor cí­tri­co que ado­ra po­día es­tar en una cer­ve­za fue el fle­cha­zo. A pe­sar de que su pa­pá es ga­lés, Me­gan no sa­bía na­da de es­ta be­bi­da has­ta que to­mó esa pin­ta en un cum­plea­ños de su novio. “Qui­se sa­ber más, có­mo se ha­cía, con qué ingredient­es.” Fiel a su era, YouTu­be fue su pri­mer maes­tro. Ya tie­ne una cer­ti­fi­ca­ción de “ex­per­ta” y eli­ge las re­ce­tas a pe­di­do de sus ami­gos. Así se ase­gu­ra que le de­vuel­van los en­va­ses y si­gue ex­pe­ri­men­tan­do. “Se pue­den va­riar las mal­tas (que dan co­lor, aro­ma, cuer­po), los lú­pu­los (que dan el amar­gor) y agre­gar ex­tras co­mo miel.” PRI­ME­RA RON­DA “No aguan­té y em­pe­cé a pro­bar­la an­tes de tiem­po. La des­ta­pé ro­dea­da de fa­mi­lia. ¡To­dos que­rían sa­ber qué es­ta­ba ha­cien­do!” EL RI­TUAL “Co­cino una vez por se­ma­na, 20 li­tros. Lle­va to­do el día, in­clu­yen­do la lim­pie­za que es muy im­por­tan­te. Me en­can­ta el ma­ce­ra­do por el aro­ma de la mal­ta.” MI FA­BRI­CA “Mi her­mano me ayu­dó con los gas­tos. Ten­go tres gran­des ollas (una con fal­so fon­do, con agu­je­ros, que

se usa pa­ra ma­ce­rar), un en­fria­dor con­tra co­rrien­te, más unos ta­chos pa­ra fer­men­tar y madurar. Tam­bién me re­ga­la­ron dos he­la­de­ras que las pro­gra­mé en la tem­pe­ra­tu­ra de fer­men­ta­ción. To­do es­tá ins­ta­la­do en el pa­tio de la ca­sa de mi ma­má: me lo pres­ta por­que le gus­ta to­mar cer­ve­za.”

❦ Ca­ri­na Acos­ta (Ana­lis­ta de sis­te­mas, 38) La al­qui­mis­ta

Em­pe­zó a cam­biar el pa­la­dar comparando cer­ve­zas ar­te­sa­na­les con “las de su­per­mer­ca­do”. Pe­ro fue­ron las tar­des en el bar Cos­sab de Cogh­lan las que la mo­ti­va­ron: “Ahí, con mi ami­go Juan, de­ci­di­mos ha­cer nues­tra cer­ve­za”, re­cuer­da. Aho­ra crean re­ce­tas: co­mo una va­rie­dad con el za­pa­llo que usa­ba su abue­la pa­ra el lo­cro y otra con to­ques de al­ga­rro­bo, en homenaje al NOA. PRI­ME­RA RON­DA “No cal­cu­la­mos el tiem­po: ¡em­pe­za­mos a las 9 de la no­che y ter­mi­na­mos al ama­ne­cer! Las mal­tas es­pe­cia­les no es­ta­ban mo­li­das y nos fa­lló la le­va­du­ra. Ha­bía mu­cho pa­ra pu­lir.” LA FA­BRI­CA “La ins­ta­la­mos en la ca­sa de Juan. Al prin­ci­pio fer­men­tá­ba­mos en bi­do­nes de agua y una he­la­de­ra co­mún. Par­ti­ci­pa­mos en al­gu­nas fe­rias pri­va­das pa­ra re­cau­dar pla­ta y agran­dar los equi­pos. La pri­me­ra vez me sen­tí ra­ra lle­gan­do con bo­te­lli­tas a un lu­gar don­de ofre­cían ti­ra­da. ¡Pe­ro nos fe­li­ci­ta­ron! Aho­ra co­ci­na­mos una vez por se­ma-

ME­GAN “UNA VEZ ME QUE­DE SIN GARRAFA EN LA MI­TAD DE LA COCCION; OTRA SE ME PIN­CHO EL FERMENTADO­R. HAY QUE TE­NER CONS­TAN­CIA. NO REN­DIR­SE. DE TO­DO SE APREN­DE Y ES TERAPEUTIC­O.” (LI­CEN­CIA­DA EN TU­RIS­MO, 28)

na, te­ne­mos una cá­ma­ra de frío cons­trui­da por no­so­tros y ba­rri­les de 50 li­tros. Nues­tra cer­ve­za se lla­ma GBeer.” CON­SE­JOS “Usar una co­fia cuan­do se ma­ni­pu­la el mos­to (el lí­qui­do que que­da des­pués de ma­ce­rar la mal­ta). Es muy dul­ce y atrae bac­te­rias. La lim­pie­za de­be ser sa­gra­da: si son va­gos pa­ra eso se les va a com­pli­car. To­do tie­ne que es­tar im­pe­ca­ble: an­tes y des­pués. Lo me­jor es usar guan­tes, an­ti­pa­rras, bo­tas de go­ma.” EL RI­TUAL “Los sá­ba­dos me le­van­to a las 5 pa­ra co­ci­nar des­de las 7. Pe­ro es la me­jor te­ra­pia. Aun­que sur­jan pro­ble­mas, aun­que sea un te­dio reciclar bo­te­llas, cuan­do la to­más, y es­tá bue­na, te ol­vi­dás de to­do. ¡Y es un clá­si­co el per­nil de cer­do que pre­pa­ra mi vie­jo pa­ra ca­da de­gus­ta­ción!”

❦ Ca­ro­li­na Iso­la­be­lla (ce­ra­mis­ta, 42) En­va­se fa­mi­liar

Co­mo a otras ma­dres de tres hi­jos, a Ca­ro­li­na tam­bién le gus­ta to­mar­se una cer­ve­ci­ta a la no­che, pa­ra re­la­jar. Pe­ro ella la sir­ve de su pro­pio ba­rril. Vi­vió en Ita­lia, en Inglaterra y en Ir­lan­da. Allá co­no­ció a Ja­mes, su ma­ri­do in­glés, un es­pe­cia­lis­ta del ho­me­bre­wing. Ha­ce 8 años se ins­ta­la­ron en Ar­gen­ti­na y su­ma­ron su la­do cer­ve­ce­ro al cos­ta­do ar­te­sano y do­cen­te. Em­pe­za­ron a co­ci­nar en su ca­sa y a dic­tar “se­mi­na­rios de ela­bo­ra­ción”. LA FA­BRI­CA “Es más ma­ña que in­ver­sión. Se pue­de ha­cer en cual­quier co­ci­na. No­so­tros arran­ca­mos en un de­par­ta­men­to de dos am­bien­tes, en Nú­ñez, cuan­do mis hi­jos aún eran muy chi­cos. Era un lío, pe­ro lo ha­cía­mos. Te­nía­mos dos ca­ce­ro­las de 70 li­tros, un co­la­dor y los me­di­do­res de den­si­dad y tem­pe­ra­tu­ra. Lo­grá­ba­mos 40 li­tros: can­ti­dad ideal pa­ra ju­gar con los sabores. Aho­ra vi­vi­mos en una ca­sa con un gal­pon­ci­to en el fon­do. Ahí po­co a po­co, ar­ma­mos nues­tra pe­que­ña fá­bri­ca, con cá­ma­ra de frío in­clui­da.” MER­CA­DO “Nues­tra cer­ve­za se lla­ma Bau­dic­ca y, des­pués de re­ga­lar mu­chas, aho­ra la ven­de­mos en Sa­be La Tie­rra de Vi­cen­te Ló­pez. En­va­sa­mos en tan­das de 60 li­tros, pe­ro la de­man­da nos su­pera. Po­dría­mos ven­der eso por se­ma­na, pe­ro no lle­ga­mos: ca­da bo­te­lla de­be re­po­sar al me­nos 10 días pa­ra ga­si­fi­car­se.” HE­RE­DE­ROS “Mis hi­jos (tie­nen en­tre 8 y 14 años) a ve­ces me ayu­dan a mo­ler o a mez­clar con el agua, lo más di­ver­ti­do. Y les gus­ta to­mar mos­to, el lí­qui­do que que­da des­pués de la ma­ce­ra­ción de la mal­ta. Es muy dul­ce, muy nu­tri­ti­vo, sin al­cohol aún: les en­can­ta.”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.