Se­xo Sin es­trés

“¡Ten­go que ser una leo­na! ¿Se ve­rá la ce­lu­li­tis? ¿Su ex lo haría me­jor que yo? Las va­ca­cio­nes me de­ja­ron unos ki­li­tos de más: ¿se no­ta­rán?” Las in­se­gu­ri­da­des y el dis­fru­te del otro co­mo úni­ca prioridad boi­co­tean el pla­cer. Los es­pe­cia­lis­tas opi­nan y acon

ELLE (Argentina) - - SUMARIO - DA­NA PAS­CAL - MA­LE­NA LAY

Se sa­be des­de ha­ce ra­to: el com­po­nen­te más im­por­tan­te del ero­tis­mo es la men­te. Un pen­sa­mien­to in­có­mo­do, un re­ca­to ines­pe­ra­do o al­gu­na in­se­gu­ri­dad con res­pec­to al fí­si­co o la per­for­man­ce pro­pia pue­de pro­vo­car la caí­da en pi­ca­da del de­seo. Un es­tu­dio rea­li­za­do por el De­par­ta­men­to de Sa­lud Pú­bli­ca de la Universida­d Johns Hop­kins, en los Es­ta­dos Uni­dos, lle­gó a la con­clu­sión de que la au­to­no­mía, la au­to­es­ti­ma y la em­pa­tía son los tres atri­bu­tos de la per­so­na­li­dad más vin­cu­la­dos a la sa­tis­fac­ción se­xual.

Cla­ro que no siem­pre po­de­mos evi­tar que se me­tan en­tre las sá­ba­nas, en­tre vos y él. “Es muy di­fí­cil que una per­so­na se sien­ta ab­so­lu­ta­men­te con­for­me con su fí­si­co. El mo­de­lo de be­lle­za im­pues­to por la pu­bli­ci­dad y la mo­da tie­ne cier­tas ca­rac­te­rís­ti­cas que re­sul­tan inal­can­za­bles pa­ra el 95% de la po­bla­ción. Acep­tar­nos y sen­tir­nos có­mo­das con nues­tros cuer­pos es fun­da­men­tal pa­ra el ero­tis­mo. En un en­cuen­tro ín­ti­mo, la men­te de­be­ría es­tar en­fo­ca­da en ese ‘acá y aho­ra’, en el ero­tis­mo y la sen­sua­li­dad de la si­tua­ción y no en los su­pues­tos de­fec­tos cor­po­ra­les”, ase­gu­ra la psi­có­lo­ga clí­ni­ca y se­xó­lo­ga Lau­ra Car­de­lli­ni, del Cen­tro de Aten­ción In­te­gral en Sa­lud Se­xual (CAISS). Los es­pe­cia­lis­tas coin­ci­den: lo que su­ce­de en una ca­ma tam­bién es­tá re­la­cio­na­do con cier­to rol que asu­mi­mos. “La­men­ta­ble­men­te, mu­chas mu­je­res se en­fo­can más en el hom­bre –ase­gu­ra la se­xó­lo­ga Ma­ría Lau­ra Gon­zá­lez– , en lo que pien­sa, en có­mo gus­tar­le, en que le gus­ta que en ellas mis­mas.”

Lle­gó el mo­men­to de em­po­de­rar­nos.

AHU­YEN­TAR LOS FAN­TAS­MAS

Lo­las chi­cas o de­ma­sia­do gran­des, es­trías, una co­la XS o es­ti­lo Kar­das­hian, un re­per­to­rio se­xual li­mi­ta­do: la ma­yo­ría de las mu­je­res te­ne­mos un “mam­bo”, al­go que nos ha­ce sen­tir in­se­gu­ras (tam­bien o só­lo ahí) jus­to en ese mo­men­to en el que de­be­ría­mos sen­tir­nos ple­nas y ab­so­lu­ta­men­te

Los se­xó­lo­gos di­cen que me­nos es me­nos. Es de­cir que cuan­do me­nos ha­cés el amor me­nos ga­nas te­nés. ¡Hay que creer­les!

con­fia­das. ¿Qué se pue­de ha­cer cuan­do, en vez de dis­fru­tar una ca­ri­cia, es­ta­mos preo­cu­pa­das por di­si­mu­lar un ro­lli­to (¡o va­rios!)? “Ca­da vez que sur­ja un pen­sa­mien­to ne­ga­ti­vo, hay que des­es­ti­mar­lo y re­em­pla­zar­lo por una afir­ma­ción po­si­ti­va. Es co­mo un en­tre­na­mien­to, se lo­gra con la prác­ti­ca. El hu­mor y la ca­pa­ci­dad de reír­se de una mis­ma tam­bién son re­cur­sos vá­li­dos. Exis­ten téc­ni­cas co­mo yo­ga, mind­ful­ness o me­di­ta­ción que ayu­dan a cal­mar la men­te y a con­tro­lar los pen­sa­mien­tos. Pe­ro si la des­va­lo­ri­za­ción es re­cu­rren­te e im­pi­de dis­fru­tar el mo­men­to, con­ven­dría con­sul­tar con un te­ra­peu­ta sin pér­di­da de tiem­po”, re­co­mien­da Car­de­lli­ni.

“No soy yo, so­mos mu­chas” di­ce Ber­nar­da, una ve­te­ri­na­ria de 34 años. “Nun­ca fue una char­la re­cu­rren­te en­tre nues­tro gru­po de ami­gas has­ta que una ti­ró la pri­me­ra pie­dra.” No so­mos no­so­tras, es un te­ma cul­tu­ral que arras­tra­mos du­ran­te dé­ca­das y dé­ca­das. Eso de es­tar pen­dien­tes de la mi­ra­da aje­na y (mu­cho) de la del hom­bre. Y cu­rio­sa­men­te son jus­to ellos los que di­cen que ni se dan cuen­ta ni les mo­les­ta la ce­lu­li­tis, por ejem­plo. Es de­cir las “ob­se” e in­se­gu­ras so­mos no­so­tras. “En el mun­do fe­me­nino, la ma­yo­ría de los es­fuer­zos se in­vier­ten en agra­dar­les a los otros. El mandato an­ces­tral de ser lin­das, com­pla­cer, no asus­tar mos­tran­do la ver­da­de­ra per­so­na­li­dad, no ser agre­si­vas, nos va mol­dean­do, for­ma­tean­do, tan­to en lo co­ti­diano ge­ne­ral co­mo en la in­ti­mi­dad y el se­xo”, ex­pli­ca la so­ció­lo­ga Ana Le­cum­be.

Al ha­cer un lis­ta­do de las cua­li­da­des, ha­bi­li­da­des, ac­ti­tu­des que una mu­jer as­pi­ra te­ner pa­ra sen­tir­se “lin­da” y/o “desea­ble” apa­re­cen mu­chos pre­cep­tos es­con­di­dos en el dis­fraz de los de­seos. Te­ner un lo­ma­zo, pe­sar ocho ki­los me­nos, ba­jar la pan­za, que la edad o la inex­pe­rien­cia no se no­te, que to­do es­té en su lu­gar. Tam­bién, que el hom­bre que nos “eli­ja” sea co­pa­do, tan­to den­tro co­mo fue­ra de la ca­ma.

¿Real­men­te que­re­mos eso o nos lo hi­cie­ron creer? “Son man­da­tos ca­si im­po­si­bles de cum­plir. En­ton­ces, siem­pre hay una frus­tra­ción la­ten­te y, so­bre to­do, una cul­pa por no lo­grar­los por­que mu­chas mu­je­res creen (real­men­te) que ésos son sus de­seos”, di­ce Lorena Martínez, es­pe­cia­li­za­da en te­ra­pia de pa­re­jas.

Ana Le­cum­be ase­gu­ra que exis­te un sis­te­ma que nos pro­po­ne ser lo que no so­mos y nos im­po­ne nun­ca ser me­nos que eso. “Nos trans­mi­te un men­sa­je de mo­de­ra­ción, de asu­mir de­ter­mi­na­do rol que siem­pre es pa­si­vo. La re­sis­ten­cia con­tra eso no siem­pre se con­vier­te en una lu­cha ex­ter­na. En­ton­ces, mu­chas mu­je­res se sien­ten en fal­ta por­que no lo acep­tan del to­do, aun­que crean que sí”, es­pe­ci­fi­ca la so­ció­lo­ga.

“Una mu­jer tie­ne que ser dos co­sas: quien ella quie­ra y lo que ella quie­ra.” (Co­co Cha­nel)

SOY LO QUE SOY (¡Y ES­TA BIEN!)

Que­rer y va­lo­rar (¡mu­cho!) quié­nes so­mos, tal co­mo so­mos. Se lla­ma au­to­es­ti­ma y es la cla­ve de to­do. “Es el mo­do en el que nos per­ci­bi­mos, con nues­tras ha­bi­li­da­des y ca­pa­ci­da­des. Tam­bién có­mo afron­ta­mos nues­tras li­mi­ta­cio­nes, qué per­ci­bi­mos co­mo ta­les y el mo­do en que di­ge­ri­mos las crí­ti­cas o el lu­gar que da­mos a que su­ce­dan”, de­ta­lla la li­cen­cia­da Martínez. La au­to­es­ti­ma se cons­tru­ye du­ran­te los pri­me­ros años de vi­da. En el ca­so de las chi­cas, al­gu­nos man­da­tos aten­tan con­tra el or­gu­llo por no­so­tras mis­mas y el res­pe­to por nues­tros gus­tos y elec­cio­nes. “Las ne­nas lin­das se por­tan bien”, “los que pro­tes­tan y pe­lean son los va­ro­nes”, “las chi­cas tie­nen que ser ama­bles y son­reír aun­que el re­ga­lo no les gus­te”, “ju­gar a la pe­lo­ta o tre­par­se a los ár­bo­les es po­co fe­me­nino”. El men­sa­je es cla­ro: los ne­nes pue­den ser ellos mis­mos, no­so­tras te­ne­mos que cum­plir un ideal, nos gus­te o no.

¡VA­MOS QUE PO­DE­MOS!

La bue­na no­ti­cia es que es po­si­ble (no fá­cil) ha­cer que nues­tra au­to­es­ti­ma se for­ta­lez­ca. Los ex­per­tos re­co­mien­dan em­pe­zar por lo bá­si­co: no bus­car más la apro­ba­ción de los de­más. De­be­mos de­jar a un la­do los pa­ra­dig­mas im­pues­tos y pre­gun­tar­nos: ¿qué es lo que real­men­te que­re­mos? Y ha­cia allí em­pe­zar a ca­mi­nar.

“Los pe­que­ños lo­gros y avan­ces, co­mo ani­mar­nos a re­em­pla­zar al­go que no nos agra­da tan­to o ha­cer una movida di­fe­ren­te, au­men­tan la au­to­es­ti­ma se­xual. To­mar la ini­cia­ti­va pue­de re­sul­tar muy pla­cen­te­ro y nos per­mi­te aban­do­nar el rol pa­si­vo pa­ra ha­cer­nos car­go del de­seo pro­pio. Ten­ga­mos en cuen­ta que la cu­rio­si­dad es una gran alia­da del ero­tis­mo. Si sen­ti­mos que nos fal­ta in­for­ma­ción o no es­ta­mos del to­do con­fia­das en nues­tra ex­pe­rien­cia, se pue­de re­cu­rrir a li­bros, tu­to­ria­les, vi­deos, cur­sos y ta­lle­res. Con­vie­ne em­pe­zar ‘de ce­ro’ con ca­da pa­re­ja: des­cu­brir des­de las sen­sa­cio­nes (no, des­de los ‘de­be­ría’) qué es lo que más nos da pla­cer”, es­pe­ci­fi­ca la li­cen­cia­da Car­de­lli­ni. La cla­ve se­rá atre­ver­se al jue­go del ero­tis­mo y el de­seo.

DES­CON­GE­LAR LA LI­BI­DO

Pa­ra sa­car los pin­güi­nos de la ca­ma, te­ner ga­nas y pa­sar­la bien de­be­mos em­pe­zar por ero­ti­zar­nos a no­so­tras mis­mas. “Es fun­da­men­tal apren­der a mi­rar­nos con me­nos exi­gen­cias y bus­car el pla­cer des­de ese lu­gar. No re­sul­ta tan sen­ci­llo, por­que exis­te al­go muy arrai­ga­do que se opo­ne, pe­ro lo bueno es que la lla­ve pa­ra des­tra­bar eso es­tá en ca­da una, hay que bus­car­la”, en­fa­ti­za la doc­to­ra Gon­zá­lez.

Pen­sá en esas mu­je­res a las que con­si­de­rás se­duc­to­ras. Es pro­ba­ble que la ma­yo­ría res­pon­da a cier­tos pa­rá­me­tros de be­lle­za ac­tua­les. Pe­ro lo que ha­ce a las per­so­nas más atrac­ti­vas, en reali­dad, es la ac­ti­tud. “La seguridad en sí mis­ma, una pos­tu­ra re­la­ja­da fren­te a lo que pa­sa a su al­re­de­dor, sen­ti­do del hu­mor, ale­gría, aban­do­nar la que­ja sis­te­má­ti­ca, reír­se más. Es­tas son al­gu­nas de las co­sas que ha­ce que las mu­je­res nos vea­mos más lin­das y se­duc­to­ras”, afir­ma la li­cen­cia­da Martínez.

“Quie­ro ser una per­so­na que se sien­te bien con su cuer­po, que pue­de de­cir que lo ama y que no quie­re cam­biar­le na­da.” (Em­ma Wat­son) “Soy una mu­jer con pen­sa­mien­tos, pre­gun­tas y co­sas que de­cir. Yo di­go si soy her­mo­sa. Yo di­go si soy fuer­te. Na­die va a de­ter­mi­nar mi his­to­ria, yo lo ha­ré.” (Amy Schu­mer, ac­triz)

Al­gu­nas mo­vi­das y po­ses alla­nan el ca­mino al em­po­de­ra­mien­to se­xual. “Sin du­da, asu­mir el con­trol ge­ne­ra una sen­sa­ción de po­der. ¿Te­nés ap­ti­tu­des pa­ra la ac­tua­ción? El jue­go de ro­les per­mi­te asu­mir dis­tin­tas per­so­na­li­da­des, co­mo la de una fem­me fa­ta­le pro­vo­ca­do­ra y al­go do­mi­nan­te”, de­ta­lla Car­de­lli­ni.

¿A vos te gus­ta de­ba­jo de la du­cha y a él no? Bueno que al­gu­na vez ha­ga el es­fuer­zo. ¿Los chi­cos son chi­qui­tos y el co­le­cho im­pi­de to­do? Pon­gan el des­per­ta­dor a las 3 de la ma­ña­na y va­yan a amar­se al li­ving. Em­pe­zá a de­jar­le men­sa­ji­tos du­ran­te el día (sí, co­mo lo ha­cían cuan­do eran no­vios) ha­cién­do­le pro­pues­tas pa­ra la no­che e in­sis­tí que te con­tes­te. Es un jue­gui­to (fun­cio­na pa­ra ir ca­len­tan­do el am­bien­te y es an­ti-es­trés). Pon­gan un día obli­ga­to­rio en la se­ma­na, sí o sí. Los se­xó­lo­gos di­cen que me­nos es me­nos. Es de­cir que cuan­do me­nos ha­ces el amor me­nos ga­nas te­nés. ¡ Hay que creer­les!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.