Sín­dro­me de do­min­go

Al pro­me­diar la tar­de apa­re­ce una sen­ti­da mo­les­tia: pue­de ir de la an­gus­tia a la an­sie­dad y ter­mi­nar en irri­ta­bi­li­dad. De so­lo pen­sar que ma­ña­na es lu­nes, el des­can­so se des­va­ne­ce y la men­te em­pie­za con sus ro­deos. Có­mo dar­le va­lor po­si­ti­vo y em­pe­zar la s

ELLE (Argentina) - - SUMARIO - DANIELA CECCATO

Do­min­go. ¡Pa­so! Has­ta el sá­ba­do ve­ni­mos bien, pe­ro fe­liz do­min­go pa­ra to­dos ter­mi­nó ha­ce ra­to y la sen­sa­ción de que el lu­nes lle­ga tras­to­ca men­te y cuer­po. Es­tá com­pro­ba­do: pro­me­dian­do el do­min­go pa­ra mu­chos em­pie­za un malestar y una in­co­mo­di­dad di­fí­cil de con­tro­lar. “Po­de­mos sen­tir an­sie­dad, tris­te­za e ines­ta­bi­li­dad emo­cio­nal”, ex­pli­ca Clau­dia Pes­sagno, psi­có­lo­ga con orien­ta­ción cog­ni­ti­va con­duc­tual. Cal­ma. No es una en­fer­me­dad. Se le lla­ma “sín­dro­me de do­min­go”: un es­ta­do que se ca­rac­te­ri­za por “sen­sa­ción de va­cío, malestar, an­gus­tia, irri­ta­bi­li­dad”, ex­pli­ca Ho­ra­cio Vom­ma­ro, di­rec­tor de Psi­quia­tría y Sa­lud Men­tal de INEBA. Tam­po­co es una pa­to­lo­gía. Es un con­jun­to de sín­to­mas que coin­ci­den con la fi­na­li­za­ción del fin de se­ma­na y el ini­cio de ru­ti­na a par­tir del día si­guien­te.

¿Qué lo pro­vo­ca? Des­de la mi­ra­da mé­di­ca y psi­quiá­tri­ca pue­den ser va­rias las cau­sas. Se re­la­cio­na con los víncu­los, las ins­ti­tu­cio­nes o los ám­bi­tos so­cia­les en los que nos desa­rro­lla­mos. Nun­ca es al­go ais­la­do. Es decir, pue­de te­ner que ver con quié­nes, có­mo y dón­de te­ne­mos que es­tar el lu­nes y el res­to de la se­ma­na.

Aun­que no hay es­ta­dís­ti­cas ofi­cia­les, en ba­se a en­cues­tas se es­ti­ma que en­tre un 50 y 70% de las per­so­nas tie­nen es­ta pro­ble­má­ti­ca cuan­do el do­min­go se acer­ca a su fin. In­clu­so, ase­gu­ra Vom­ma­ro, hay es­tu­dios que de­mues­tran el au­men­to de la afec­ta­ción del sue­ño la no­che an­tes del lu­nes.

Pe­ro ¿quié­nes son más pro­pen­sos a es­te sín­dro­me? “Se da en to­das aque­llas per­so­nas que ten­gan di­fi­cul­tad pa­ra lle­var una vi­da ple­na de sen­ti­do”, afir­ma la psi­có­lo­ga Eleo­no­ra Ko­ning, es­pe­cia­lis­ta en mind­ful­ness. “Los adultos tie­nen la fa­ci­li­dad (no ne­ce­sa­ria­men­te como ca­rac­te­rís­ti­ca po­si­ti­va) de sal­tar de un pen­sa­mien­to a otro y que­dar in­mer­sos en ellos, con­fun­dir­se y fu­sio­nar­se con és­tos y ahí en­ton­ces apa­re­ce el malestar”, agre­ga.

¡UH, SE TER­MI­NA EL DO­MIN­GO!

El día va ter­mi­nan­do y nuestra ex­pre­sión se ase­me­ja a El gri­to, la fa­mo­sa pin­tu­ra de Ed­vard Munch en la que el hombre en cues­tión, des­fi­gu­ra­do, se ve ate­rra­do por un al­re­de­dor que pa­re­ce tra­gar todo. ¿Quién no sin­tió, por mo­men­tos, que­rer sa­lir de cua­dro, de la ru­ti­na que atra­pa? El pro­ble­ma es cuan­do ese sen­tir se re­pi­te y lo­gra ins­tau­rar­se. ¿To­da la se­ma­na la pa­sa­mos mal? ¿O só­lo pen­sar en el lu­nes nos fas­ti­dia y per­tu­ba?

Como ex­pli­ca Ko­ning, “el do­min­go hay ma­yor so­le­dad, más tiem­po pa­ra pen­sar, re­fle­xio­nar, ana­li­zar, cues­tio­nar­se por­que se ha cor­ta­do la ru­ti­na. En­ton­ces, el des­can­so – di­vino te­so­ro– se di­si­pa. Y se ma­ni­fies­ta es­te sín­dro­me a ni­vel fí­si­co (irri­ta­bi­li­dad, in­quie­tud, fas­ti­dio), a ni­vel men­tal (no po­der pa­rar de pen­sar) y a ni­vel emo­cio­nal (sin­tien­do tris­te­za, an­sie­dad, an­gus­tia, apa­tía). Asi­mis­mo, re­cal­ca Ko­ning, se ob­ser­va pa­si­vi­dad, inac­ción: “Como si de pron­to el día fue­ra per­dien­do la luz”.

Sin em­bar­go, el sín­to­ma más no­to­rio es la an­sie­dad. Se­gún la psi­có­lo­ga Pes­sagno, es­to se de­be a lo que nos de­ci­mos a no­so­tros mis­mos. “Se pro­vo­ca por los pen­sa­mien­tos de an­ti­ci­pa­ción del fu­tu­ro, por fo­ca­li­zar en lo que te­ne­mos que re­sol­ver, en las di­fi­cul­ta­des e ima­gi­nar lo que vie­ne como in­cier­to.”

Cuan­do el do­min­gueo lle­ga a su fin, apa­re­cen pre­gun­tas que in­quie­tan. ¿Que pa­sa­rá el lu­nes? ¿Po­dré re­sol­ver los pro­ble­mas que ten­go en la se­ma­na? ¿Qué su­ce­de­rá en mi tra­ba­jo? ¿Po­dré en­fren­tar mis desafíos eco­nó­mi­cos y fa­mi­lia­res?

Se­gún Pes­sagno, aun­que va­rían de acuer­do a la si­tua­ción de ca­da uno, estas ideas “ge­ne­ran gra­dos in­ten­sos de lo que se de­no­mi­na an­sie­dad por an­ti­ci­pa­ción, por­que nos ade­lan­ta­mos a lo que pa­sa­rá el día de ma­ña­na. Eso nos com­pli­ca vi­vir y dis­fru­tar el pre­sen­te”.

“¡Uy, los do­min­gos! Des­de que ten­go uso de ra­zón siem­pre me re­sul­ta­ron una tor­tu­ra”, di­ce sin ro­deos Mar­cos (44, pro­fe­sor de ma­te­má­ti­cas). “Esa an­gus­tia que apa­re­ce a la tar­de­ci­ta es im­pa­ra­ble. Pro­bé de todo, in­clu­so sin te­ner reales ga­nas: ar­mé reunio­nes fa­mi­lia­res, or­ga­ni­cé sa­li­das con ami­gos, em­pe­cé a ir a la can­cha. Pe­ro no im­por­ta lo que ha­ga an­tes. Lle­ga la no­che y sien­to que lo me­jor ya pa­só, que só­lo res­ta li­dear con el es­fuer­zo de atra­ve­sar ca­da uno los días de la se­ma­na.”

Todo gi­ra al­re­de­dor del ca­len­da­rio se­ma­nal y del re­gre­so a la ru­ti­na. El do­min­go a la tar­de no pasa na­da en especial, pe­ro la men­te via­ja al fu­tu­ro y, so­bre todo, al tra­ba­jo. Es­tá todo pla­nea­do, or­ga­ni­za­do, cierto. “Pe­ro a ni­vel men­tal es al­go te­dio­so y au­to­má­ti­co”, ex­pli­ca Ko­ning.

Mar­cos lo sa­be: su gran pro­ble­ma es cuan­do le cae la fi­cha de la lle­ga­da del lu­nes. Y apa­re­ce una sen­sa­ción que no pue­de ma­ne­jar. “Sé que ten­go que ha­cer al­go, que ne­ce­si­to afron­tar el por qué me pasa es­to. Un ami­go me hi­zo no­tar que no es nor­mal es­tar así ca­da do­min­go, se­ma­na tras se­ma­na. Pe­ro me pasa des­de que ten­go

me­mo­ria. A mi ma­má tam­bién le pa­sa­ba y siem­pre creí que era al­go ha­bi­tual”, re­pa­sa so­bre su his­to­ria.

VASOS VACIOS

Sa­be­mos que los tiem­pos co­rren. Vue­lan. Que las 24 ho­ras del día se nos di­lu­yen en un pes­ta­ñeo. En tiem­pos lí­qui­dos, na­da per­ma­ne­ce y la in­cer­ti­dum­bre se vuel­ve el gran mons­truo de la co­ti­dia­ni­dad. Pe­ro afe­rrar­se a lo ru­ti­na­rio y actuar como au­tó­ma­ta tam­bién pue­de re­sul­tar da­ñino.

Se­gún ex­pli­ca Ho­ra­cio Vom­ma­ro, “la an­sie­dad y el malestar psi­co­fí­si­co es­tán re­la­cio­na­dos con la sen­sa­ción de que las ho­ras lan­gui­de­cen y en ca­da uno apa­re­cen re­cuer­dos de su pro­pia his­to­ria per­so­nal y fa­mi­liar”. La ru­ti­na no exis­te por pa­tro­nes de con­duc­ta re­pe­ti­dos, sino por có­mo no­so­tros de­ci­di­mos ha­cer las co­sas, afir­ma Ko­ning.

“Por­que en lugar de vi­vir en pi­lo­to au­to­má­ti­co, va­cian­do de sen­ti­do ca­da ac­to, po­de­mos em­pe­zar a ver la su­ti­le­za de ca­da co­sa y em­pe­zar a lle­nar de va­lo­res la vi­da.” Va­le des­ta­car, se­gún la es­pe­cia­lis­ta, que la vi­da no es lo que ocu­rre los fi­nes de se­ma­na, en los pa­seos o du­ran­te las va­ca­cio­nes, es tam­bién el tra­ba­jo, el via­je a la ofi­ci­na, la­var los pla­tos, pre­pa­rar la mo­chi­la de la es­cue­la. “El pro­ble­ma es la fal­ta de con­cien­cia de que eso tam­bién tie­ne que pa­sar y vi­vir­se.” Como di­jo Se­rrat, son “aque­llas pe­que­ñas co­sas” las que en ver­dad dan sen­ti­do a la exis­ten­cia.

Igual, los ex­per­tos coin­ci­den: el fac­tor del sín­dro­me de do­min­go son las con­di­cio­nes la­bo­ra­les.

Como ex­pli­ca Vom­ma­ro, “to­da per­so­na pue­de si­tuar­se en re­la­ción a un do­ble eje: el de la in­te­gra­ción a tra­vés del tra­ba­jo y el de la in­ser­ción so­cial. En mu­chos ca­sos, el es­ta­do emo­cio­nal del do­min­go es­tá aso­cia­do a la des­mo­ti­va­ción o frus­tra­ción en el ám­bi­to la­bo­ral”.

Otro mo­ti­vo, se vin­cu­la a có­mo se vi­ven las ho­ras sin obli­ga­cio­nes. La li­ber­tad del do­min­go sin com-

“Em­pe­cé a sen­tir­me me­jor cuan­do re­for­mu­lé mi es­que­ma de tra­ba­jo y le en­con­tré un sen­ti­do en mi ta­rea dia­ria. Cam­biar de ám­bi­to y sen­tir que ayu­da­ba a otros hi­zo todo más fá­cil.” (Ca­mi­la, 55, per­so­nal trai­ner).

pro­mi­sos ni agen­da fi­ja tam­bién obli­ga a en­con­trar­se con uno mis­mo, al­go que pue­de ge­ne­rar sen­ti­mien­tos an­gus­tian­tes. “Eso se ma­ni­fies­ta con tras­tor­nos del hu­mor o del sue­ño. Las con­di­cio­nes de ais­la­mien­to so­cial con­tri­bu­yen a au­men­tar el sen­ti­mien­to de va­cío y va­cui­dad – sos­tie­ne el psi­quia­tra–. Tam­bién pue­den ma­ni­fes­tar­se las di­fi­cul­ta­des de dis­fru­tar de las ho­ras de ocio que se aso­cian con an­gus­tia y sen­sa­ción de va­cío in­te­rior.”

LU­NES, SI ¡OTRA VEZ!

El tiem­po no pa­ra. No es po­si­ble eli­mi­nar los lu­nes de la agen­da ni ten­drá efec­to can­tar “vér­ti­go, que el mun­do pa­re”. Es ne­ce­sa­rio ver el pro­ble­ma. Ha­cer­se car­go y to­mar de­ci­sio­nes. Re­co­no­cer que ca­da mo­men­to es cons­trui­do por no­so­tros mis­mos, que no es por ar­te de ma­gia que es­ta­lla en nuestra ca­be­za.

Ca­mi­la (55, per­so­nal trai­ner) ase­gu­ra que des­pués de ha­ber pa­sa­do mu­chos do­min­gos “con su­ma an­gus­tia y una an­sie­dad en­lo­que­ce­do­ra” se en­car­gó de bus­car el por qué. Y en­ten­der­lo. Des­cu­brió que el rit­mo de tra­ba­jo ru­ti­na­rio la es­ta­ba ago­tan­do.

“Da­ba cla­ses en un gim­na­sio, en­ce­rra­da y ra­ra vez veía la luz del sol. De­ci­dí de­jar al­gu­nas ho­ras y em­pe­zar a dar­las al ai­re li­bre. Ade­más, fue un cam­bio de pers­pec­ti­va. Bus­qué en­con­trar­le sen­ti­do a mi tra­ba­jo. Mi ob­je­ti­vo, de al­gún mo­do, era ayu­dar a la gen­te a es­tar me­jor con­si­go mis­ma. Con ese ho­ri­zon­te, lo­gré sen­tir­me mucho me­jor. Fue una trans­for­ma­ción len­ta, pe­ro se­gu­ra. Hoy los do­min­gos los dis­fru­to en fa­mi­lia y des-can-so.”

Así como pu­do cam­biar de pers­pec­ti­va Ca­mi­la, otros po­de­mos ex­pe­ri­men­tar la sen­sa­ción de bie­nes­tar de lu­nes a do­min­go. Pa­ra eso, se­gún Ko­ning, es im­por­tan­te “ser más cons­cien­tes de nues­tro en­torno, de nues­tras ex­pe­rien­cias personales, pen­sa­mien­tos, sen­sa­cio­nes cor­po­ra­les, emo­cio­nes.”

Apren­der a res­pon­der, en lugar de reac­cio­nar. Apren­der a vi­vir mien­tras es­ta­mos vi­vien­do. O, como re­co­mien­da Pes­sagno, de­tec­tar los pen­sa­mien­tos y ano­tar­los. De esa ma­ne­ra po­de­mos dar­nos cuen­ta de que pen­sar mucho en el ma­ña­na nos des­gas­ta­rá y nos ha­rá sen­tir an­sio­sos.

Va­le pre­gun­tar­se: ¿de qué sir­ve pen­sar en todo es­to aho­ra si re­cién lo voy a re­sol­ver ma­ña­na? Si en la res­pues­ta no hay mo­ti­vos pa­ra an­ti­ci­par­se, es un gran pa­so.

La se­gun­da cla­ve es la agen­da del do­min­go. Hay que ele­gir ac­ti­vi­da­des pla­cen­te­ras que nos dis­trai­gan de los pen­sa­mien­tos pe­si­mis­tas. Ha­cer ac­ti­vi­dad fí­si­ca y re­crea­ti­va, ir al ci­ne, al tea­tro, vi­si­tar mu­seos o bien es­tar con per­so­nas con las que es­te­mos có­mo­dos.

Y can­tar como Die­go To­rres: “Hoy es do­min­go, no hay com­pro­mi­so con el re­loj”.

Los es­pe­cia­lis­tas coin­ci­den en que es im­por­tan­te sa­ber que se pue­de dis­fru­tar del ocio y de es­tar con uno mis­mo. Tam­bién hay que lo­grar es­ta­bi­li­dad emo­cio­nal en nues­tras obli­ga­cio­nes. “Si amás tu tra­ba­jo y le das un sen­ti­do, sea el que sea, no se­rá de­ses­pe­ran­te lle­gar al lu­nes – sos­tie­ne Ko­ning–. Pe­ro, por su­pues­to, el pa­de­ci­mien­to sí apa­re­ce­rá con ma­yor fa­ci­li­dad si sa­bés que al otro día te en­con­trás con un je­fe vio­len­to o una com­pa­ñe­ra que te com­pli­ca las ta­reas con su in­efi­cien­cia.”

Juan Ma­nuel ( 50, in­ge­nie­ro) es un ca­so tes­ti­go: “Pa­sa­ba los do­min­gos ti­ra­do en la ca­ma has­ta que em­pe­za­mos a na­ve­gar en fa­mi­lia. Mi ru­ti­na cam­bió por com­ple­to”.

Como en el pro­gra­ma, la lla­ve pa­ra el co­fre de la fe­li­ci­dad la te­ne­mos to­dos. Y sí se pue­de en­con­trar la co­rrec­ta pa­ra te­ner un fe­liz do­min­go pa­ra to­dos.

“Lo na­tu­ra­li­cé. Es al­go que vi­ví des­de la in­fan­cia por­que a mi ma­má tam­bién le pa­sa­ba. En­ton­ces, pa­ra mí el ba­jón del do­min­go era al­go que su­frían to­dos.” (Mar­cos, 44, do­cen­te).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.