“El de­ba­te so­bre el abor­to me hi­zo cam­biar de idea”

Nun­ca es­tu­vo a fa­vor. Pe­ro a tra­vés de su hi­ja, de su es­cri­to­ra fa­vo­ri­ta y de to­da la in­for­ma­ción que pro­vo­có la dis­cu­sión en el Con­gre­so, Ma­ri­na re­con­si­de­ró la im­por­tan­cia de le­ga­li­zar la in­te­rrump­ción del em­ba­ra­zo.

ELLE (Argentina) - - SUMARIO -

Ca­si fue como una pa­ra­do­ja. La es­ce­na que pu­so fi­nal a mi de­ba­te in­te­rior, por la que con­cluí se­pa­rar mi creen­cia per­so­nal de la cues­tión po­lí­ti­ca, apa­re­ció como una re­ve­la­ción.

Via­ja­ba en el sub­te A, un frío lu­nes, en mi vuel­ta des­de Pie­dras has­ta Puan. En los asien­tos de­lan­te de mí con­ver­sa­ban dos mu­je­res. A ve­ces es inevi­ta­ble es­cu­char. De pron­to, esa char­la en­tró en el tema del año.

“En la se­ma­na 20 de­tec­ta­ron que el be­bé no te­nía ce­re­bro, que se iba a mo­rir al na­cer. Pe­ro igual, como no es­ta­ba permitida la in­te­rrup­ción del em­ba­ra­zo, te­nía que se­guir con la ges­ta­ción has­ta el fi­nal”, di­jo una. “Tu­ve que bus­car una ma­ne­ra, por mi cuen­ta, de ter­mi­nar­lo –si­guió–. Era abor­tar así o es­ti­rar la ago­nía den­tro de mi cuer­po, en­lo­que­cer los cua­tros me­ses que me fal­ta­ban pa­ra pa­rir. Por suer­te te­nía la pla­ta y la ayu­da. ¿Pe­ro si no te­nés op­ción? Me mo­les­ta que se ha­ble sin pen­sar.” Y no tu­ve que pen­sar más. Lle­va­ba me­ses con du­das. Tra­tan­do de res­pon­der mis pre­gun­tas como ca­tó­li­ca, como in­de­pen­dien­te, como hi­ja, como ma­dre. Pe­ro bas­tó esa es­ce­na pa­ra ce­rrar mi con­clu­sión, pa­ra acep­tar la ne­ce­si­dad so­cial de le­ga­li­zar la in­te­rrup­ción vo­lun­ta­ria del em­ba­ra­zo.

Lle­gué a ca­sa, me ti­ré en el si­llón y lo con­té en el gru­po de What­sApp de la es­cue­la. “En­ten­dí que nun­ca es una si­tua­ción desea­da pe­ro que ne­ce­si­ta le­gis­lar­se pa­ra con­te­ner­se”, es­cri­bí. Ten­go una hi­ja de 16 años. Ella y sus ami­gas tam­bién nos em­pu­ja­ron a dis­cu­tir­lo en­tre los pa­dres, den­tro y fue­ra de ca­sa.

En­tre “las ma­mis” es­tán las que creen que es un ase­si­na­to. Pe­ro a otras les asus­ta que sus hi­jos se cui­den me­nos

“si es­tá todo per­mi­ti­do”. Sin em­bar­go, las chi­cas nos es­tán en­se­ñan­do so­bre li­ber­ta­des, de­re­chos y sa­lud. Nos de­mues­tran que en­tre ellas se cui­dan más que na­die, que la so­ro­ri­dad ya es al­go da­do en su ge­ne­ra­ción.

En ca­sa, el tema ha­bía lle­ga­do a la mesa en mar­zo. Des­pués de que Ma­cri men­cio­na­ra los em­ba­ra­zos ado­les­cen­tes en la aper­tu­ra anual del Con­gre­so y de que el #8M lle­na­ra los no­ti­cie­ros que ve­mos du­ran­te la ce­na. “Me hu­bie­ra gus­ta­do ir”, co­men­tó mi hi­ja aque­lla no­che. El pa­dre, en­tre alar­ma­do y sor­pren­di­do, pre­gun­tó por qué. “Ten­go ami­gas que fue­ron. Por­que ha­bla­mos so­bre có­mo de­fen­der­nos, cui­dar­nos. Por­que qui­sie­ra, por ejem­plo, que na­die me obli­gue a ser ma­má,” le res­pon­dió aún tí­mi­da, ba­jan­do la ca­be­za.

“¿No que­rés te­ner hi­jos?”, pre­gun­té con mie­do. “No lo sé –me di­jo–. Pe­ro quie­ro ele­gir­lo.”

”Pa­ra eso te­nés mé­to­dos an­ti­con­cep­ti­vos, como ve­ni­mos char­lan­do”, agre­gué. Y ella dio su pri­mer ar­gu­men­to: “Sí, pe­ro qui­sie­ra que eso sea una op­ción pa­ra to­das”.

El abor­to pa­ra mí nun­ca ha­bía si­do al­go de­ba­ti­ble. Por mi re­li­gión, por­que su­pe el do­lor de mi ma­má an­te dos em­ba­ra­zos fa­lli­dos y por­que son­río de emo­ción al re­cor­dar los la­ti­dos de mi hi­ja den­tro de mi pan­za.

Pe­ro de­ci­dí re­cal­cu­lar. Mi ma­ri­do, en cam­bio, ca­da vez que sa­lía el tema, dis­cu­tía: que es­te país no es­tá pre­pa­ra­do, que fal­ta ma­du­rez y edu­ca­ción.

Mi hi­ja, po­co a po­co, se fue sin­tien­do más có­mo­da pa­ra com­par­tir lo que pen­sa­ba. A mí me da­ba mez­cla de pá­ni­co y or­gu­llo ver­la tan se­gu­ra. ¡Lo desafió al pa­dre a que se fi­ja­ra qué opi­na­ba Bea­triz Sar­lo!

Ella me con­tó que mi es­cri­to­ra fe­ti­che, Clau­dia Pi­ñei­ro, es­ta­ba a fa­vor de la le­ga­li­za­ción. Que no só­lo sus ado­ra­das La­li Es­pó­si­to y An­ge­la To­rres usa­ban el pa­ñue­lo ver­de. Que tam­bién lo ha­cían mis ac­tri­ces de ci­ne fa­vo­ri­tas, Mer­ce­des Mo­rán y Car­la Pe­ter­son. “¿Por qué no te abrís un per­fil de Ins­ta­gram y las se­guís?”

Lo hi­ce, pe­ro en una cuen­ta de Twit­ter que te­nía aban­do­na­da. Me sor­pren­dió tan­ta in­for­ma­ción dis­po­ni­ble. En­ton­ces me de­di­qué a leer y a leer. A es­cu­char y a es­cu­char. Me pro­pu­se tra­tar de en­ten­der a los que de­cían que la dis­cu­sión no era en­tre abor­to o vi­da, sino en­tre abor­to clan­des­tino o se­gu­ro.

Apren­dí a se­guir las jor­na­das en el Con­gre­so a tra­vés de strea­ming. Al­go im­pen­sa­do pa­ra mí, que aún re­nie­go con Net­flix. Así su­pe que se­gún la OMS el ries­go de mo­rir en el em­ba­ra­zo au­men­ta du­ran­te la ni­ñez o la ado­les­cen­cia. Que en 2017 hu­bo 3000 em­ba­ra­zos de me­no­res de 15 en es­te país. ¡La edad de mi hi­ja el año pa­sa­do! Me cues­tio­né qué ha­ría si ella es­tu­vie­ra em­ba­ra­za­da. ¿La obli­ga­ría a tran­si­tar­lo pa­ra dar el be­bé en adop­ción? ¿Y si la vio­la­ban?

Has­ta to­mé al­gu­nas no­tas en un cua­der­ni­to. Una vez las lle­vé a te­ra­pia.

Me ho­rro­ri­cé con la dipu­tada que equi­pa­ró el tema con una pe­rra y sus ca­cho­rros a los que se les bus­ca un ho­gar. Y me es­tre­me­ció el re­la­to de la le­gis­la­do­ra san­ta­fe­si­na, ex jue­za, so­bre la po­li­cía que­rien­do alla­nar la ca­sa de una ne­na que ago­ni­za­ba tras un abor­to in­se­gu­ro.

Du­ran­te días me que­dó re­so­nan­do la pa­la­bra “au­to­no­mía” que tan­to re­mar­có Aí­da Ke­mel­ma­jer de Car­luc­ci, la ex miem­bro de la Cor­te Su­pre­ma. Sen­tí in­co­mo­di­dad con la com­pa­ra­ción de la le­ga­li­za­ción del abor­to con el ge­no­ci­dio. No­té que nun­ca ha­bía pen­sa­do si las mu­je­res te­ne­mos li­mi­ta­cio­nes pa­ra dis­fru­tar del se­xo has­ta que es­cu­ché por ra­dio a la so­ció­lo­ga Do­ra Ba­rran­cos.

Leí que en Ro­sa­rio la in­ter­pre­ta­ción del pro­to­co­lo pa­ra abor­tos no pu­ni­bles ya con­tem­pla­ba el bie­nes­tar psí­qui­co y so­cial de ca­da mu­jer; que por eso des­de 2012 no se re­gis­tran muer­tes por in­te­rrup­cio­nes de em­ba­ra­zos en esa ciu­dad.

Lo asu­mo: me enojé con la Igle­sia. ¿Por qué tan­to rui­do por es­to y tan­to si­len­cio so­bre los sa­cer­do­tes abu­sa­do­res?

Me iden­ti­fi­qué con Ma­ria­na Fab­bia­ni, con el sen­ti­mien­to de con­tra­dic­ción y el cam­bio. Hi­ce pro­pias sus palabras: “No es una op­ción pa­ra mí, pe­ro exis­te, al­go hay que ha­cer”.

Só­lo una de las chi­cas del sub­te lle­va­ba el pa­ñue­lo ver­de a la vis­ta. La que ha­bía abor­ta­do acla­ró: “Lo ten­go en el bol­so, pa­ra evi­tar que al­guien me gri­te en la calle”.

En las char­las en la ce­na le ha­bía­mos pe­di­do a mi hi­ja que no usa­ra el pa­ñue­lo, por mie­do.

Esa tar­de, ella lle­gó de su cla­se de dan­za y me en­con­tró en el si­llón. Le con­té la anéc­do­ta del via­je. Y que des­pués de ana­li­zar­lo ha­bía de­ci­di­do que si es­ta­ba a fa­vor de la vi­da, igual te­nía que pen­sar en las mu­je­res que, por alguna ra­zón, tu­vie­ran que abor­tar. Que tam­bién que­ría que ellas pu­die­ran ha­cer­lo de for­ma se­gu­ra.

“Quie­ro que seas ma­má si lo que­rés, lo pla­ni­fi­cás con amor, como te so­ñé a vos”, le di­je.

Aga­rré mi cua­der­ni­to y re­sal­té, como sín­te­sis de mi cam­bio, una fra­se que ha­bía ano­ta­do de la psi­coa­na­lis­ta Mart­ha Ro­sen­berg: “Trans­for­mar el do­lor en de­re­chos”.

“Les con­té a las ma­más del co­le­gio que en­ten­dí que nun­ca es una si­tua­ción desea­da pe­ro que ne­ce­si­ta le­gis­lar­se pa­ra “con­te­ner­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.