¡Mam­ma MIA... gra­cias!

La leo­na

ELLE (Argentina) - - TESTIMONIO­S - Por An­ge­lo Mut­ti Spi­net­ta

Me freno un se­gun­do, le pon­go una pau­sa par­cial al tiem­po y me sien­to agra­de­ci­do de la vi­da que me to­có. Agra­dez­co que nun­ca me ha­ya fal­ta­do na­da, que siem­pre in­ten­ta­ron com­pla­cer­me en to­dos los sen­ti­dos, que siem­pre ha­yan pro­te­gi­do mi inocen­cia de ni­ño sin men­tir­me so­bre lo que me ro­dea y sin ta­búes so­bre la vi­da. To­do con amor y de­li­ca­de­za. To­do eso es gra­cias a mi pa­pá, a mis abue­los, a la fa­mi­lia en ge­ne­ral pe­ro, so­bre to­do, gra­cias a mi ma­má. Ella es pa­ra mí la prue­ba irre­fu­ta­ble del amor en es­ta­do pu­ro. Me cui­dó y en­se­ñó in­fi­ni­tas co­sas. A ve­ces me pa­re­ce in­creí­ble to­do lo que hi­zo por mí. Es­pe­ro, si al­gu­na vez ten­go hi­jos, si­quie­ra ro­zar­le los ta­lo­nes. La ad­mi­ro en to­dos los sen­ti­dos. Por su in­te­li­gen­cia. Por su her­mo­su­ra. Por­que su­peró to­das las tor­men­tas con to­tal se­gu­ri­dad. Por­que nos in­cul­có el ar­te des­de que es­tá­ba­mos en la pan­za, po­nién- do­nos los au­ri­cu­la­res des­de el mun­do ex­te­rior con mú­si­ca de Prin­ce y Ste­vie Won­der.

Al ser la úni­ca mu­jer de la ca­sa (el ho­gar se com­ple­ta con 4 va­ro­nes) siem­pre fue co­mo una rei­na pa­ra no­so­tros. Aun­que, pen­sán­do­lo bien, en reali­dad ella era co­mo una leo­na con sus ca­cho­rros: amo­ro­sa pe­ro siem­pre yen­do al fren­te, sin con­di­cio­nes, en nom­bre de la ma­na­da.

Si pu­die­ra ele­gir un mo­men­to de mi vi­da y que­dar­me ahí pa­ra siem­pre se­ría cuan­do te­nía 4 años y nos que­dá­ba­mos vien­do pe­lí­cu­las, di­bu­jan­do y ju­gan­do cuan­do vi­vía­mos en Mar­tí­nez. No lo du­da­ría ni un se­gun­do, por­que to­da­vía ten­go frag­men- tos de esa fe­li­ci­dad en mi in­cons­cien­te y ca­da vez que los pien­so me dan ga­nas de vol­ver a sus abra­zos y com­ple­tar el “te amo has­ta... el in­fi­ni­to y más allá”. Es­toy or­gu­llo­so de mi ma­má. Gra­cias por las co­mi­das ca­se­ras. Gra­cias por­que nun­ca me ca­re­teás na­da. Gra­cias por acom­pa­ñar­me sin­ce­ra­men­te en to­do lo que eli­jo, por te­ner­me pa­cien­cia, por ha­ber­nos da­do una in­fan­cia feliz, por se­guir preo­cu­pán­do­te por mí aun­que ha­ya cre­ci­do. Gra­cias por no ser hi­pó­cri­ta. Gra­cias por dar­me alas y en­se­ñar­me có­mo usar­las. Ma­má, te agra­dez­co por re­ga­lar­me la vi­da y en­se­ñar­me có­mo vi­vir­la.

Ac­tor y mú­si­co. En el so­ni­do, con su her­mano Be­ni­cio, ha­cen rap y trap. En las pan­ta­llas, es­tá por es­tre­nar pro­ta­gó­ni­co en la TV Pú­bli­ca y la pe­lí­cu­la El bos­que de los pe­rros en el ci­ne.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.