CUAN­DO UNA CO­PA ES (MAS) DEMASIADO

Ca­si to­das, al­gu­na vez des­cu­bri­mos que no siem­pre el al­cohol es divertido. Pe­ro, ¿qué pa­sa cuan­do se con­vier­te en un bas­tón? Se tra­ta de esos pe­que­ños tra­gos que no hay que sub­es­ti­mar. Se­gún un es­tu­dio de la OMS, se tri­pli­có la can­ti­dad de mu­je­res que abu

ELLE (Argentina) - - SALUD -

Vier­nes 7 pm. Un mar­ga­ri­ta con una co­le­ga a la sa­li­da del tra­ba­jo pa­ra brin­dar por la apro­ba­ción de un pro­yec­to. De regreso a ca­sa, una co­pa de vino mien­tras se co­ci­na el po­llo en el horno y otra con la co­mi­da. La úl­ti­ma, mi­ran­do La ca­sa de las flo­res. De un tra­go pa­ra ce­le­brar des­pués del tra­ba­jo a des­per­tar­se a la ma­ña­na si­guien­te con la sen­sa­ción de un tor­ni­que­te en la ca­be­za. ¿Cuán­do la se­gun­da co­pa se con­vir­tió en una ter­ce­ra? ¿Por qué cues­ta tan­to re­cor­dar lo que pa­só? ¿Dón­de es­ta­rán las as­pi­ri­nas? Des­per­tar con re­sa­ca sue­le ser el epí­lo­go de una no­che de co­pas. Pa­ra mu­chas mu­je­res, una con­tin­gen­cia. Pa­ra otras, una rutina.

La Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS), en 2017, re­ve­ló que nues­tro país ocu­pa el ter­cer pues­to del ran­king de con­su­mo de al­cohol en Amé­ri­ca. Be­be­mos un pro­me­dio de 9,1 li­tros per cá­pi­ta. El pro­me­dio de con­su­mo en el res­to del mun­do es de 6,4 li­tros por per­so­na. Al­go así co­mo lle­gar a se­mi­fi­na­les del Cam­peo­na­to Mun­dial de Alcoholism­o.

Pe­ro hay al­go que en­cien­de más las alar­mas. Se­gún un in­for- me de la Or­ga­ni­za­ción Pa­na­me­ri­ca­na de la Sa­lud (OPS), en cin­co años se tri­pli­có el con­su­mo no­ci­vo de al­cohol en las mu­je­res: cre­ció de 4,6% a 13%. Ex­ce­so de tra­ba­jo y pre­sión, las mu­je­res so­mos más fá­ci­les pa­ra caer en las en­fer­me­da­des. ¿Te­ne­mos que em­pe­zar a preo­cu­par­nos por lo que to­ma­mos? Sí.

A VE­CES SI, A VE­CES NO

Las mu­je­res que to­man no son eso que ve­mos. Ni lo que ellas creen ser. El tra­ba­jo, pe­ro tam­bién la car­ga men­tal, son fac­to­res de ries­go, de es­trés y de de­pre­sión.

Una bo­rra­che­ra oca­sio­nal no es adic­ción, cla­ro. No se pa­sa de un día a otro a ser de­pen­dien­te del al­cohol. “Exis­te una ‘carrera’ en el há­bi­to del con­su­mo y de la de­pen­den­cia”, dis­tin­gue el doc­tor Eduar­do Scar­la­to, je­fe de la Di­vi­sión de To­xi­co­lo­gía del Hos­pi­tal de Clí­ni­cas Jo­sé de San Mar­tín.

Es el ca­so de una mu­jer que bebe tra­gos en una fies­ta pa­ra des­in­hi­bir­se. O que se ex­ce­de con el al­cohol los fi­nes de se­ma­na, pe­ro no lo ha­ce los días há­bi­les por­que no quie­re que eso afec­te su ren­di­mien­to la­bo­ral, por ejem­plo. No se pue­de de­cir que esa per­so­na sea adic­ta, aun­que ya se en­cuen­tren pa­tro­nes de abuso en el con­su­mo.

FUE­RA DE CON­TROL

Por su­pues­to, la adic­ción no se da de un día pa­ra el otro. ¿Có­mo sa­ber si nues­tro con­su­mo es nor­mal o se es­tá acer­can­do a la ban­qui­na? Se­gún la OMS, se con­si­de­ra que una mu­jer abu­sa del al­cohol cuan­do bebe más de una be­bi­da al­cohó­li­ca (una la­ta de cer­ve­za o una co­pa de vino, por ejem­plo) por día.

Sin em­bar­go, al­gu­nos ex­per­tos pre­fie­ren otro ti­po de es­pe­ci­fi­ca­cio­nes. No es lo mis­mo be­ber una la­ta de cer­ve­za que un va­so de vod­ka. Ade­más, ca­da or­ga­nis­mo reac­cio­na de ma­ne­ra di­fe­ren­te. La mis­ma can­ti­dad in­ci­de en for­ma dis­tin­ta en ca­da per­so­na. El mé­di­co de­be in­di­car cuál es la do­sis que ca­da uno po­dría ma­ne­jar con cier­ta se­gu­ri­dad, es­pe­ci­fi­ca Scar­la­to.

Más allá de es­tas dis­tin­cio­nes, con­vie­ne que que­de cla­ro: si al­guien se pre­gun­ta por el con­su­mo de al­cohol es por­que es­tá en pro­ble­mas.

Al­cohó­li­cos Anó­ni­mos es un gru­po de au­to­ayu­da in­te­gra­dos por per­so­nas en re­cu­pe­ra­ción que, ca­da jor­na­da, se pro­po­ne no be­ber du­ran­te las si­guien­tes 24 ho­ras. Su le­ma: “Só­lo por hoy”.

“El alcoholism­o es una en­fer­me­dad de au­to­diag­nós­ti­co. Al­gu­nas pre­gun­tas (ver re­cua­dro) ayu­dan a en­ten­der y acep­tar la si­tua­ción. De­jar de to­mar no ga­ran­ti­za la so­brie­dad. Por­que cuan­do ‘ta­pa­mos la bo­te­lla’ apa­re­cen los de­fec­tos del ca­rác­ter (co­mo la so­ber­bia, la ira y la en­vi­dia) y, si no va­mos al gru­po, ha­ce­mos las mis­mas ma­ca­nas de an­tes, aun­que no es­te­mos al­coho­li­za­dos”, ad­vier­te Dan­te. El es­ta­tu­to de AA ase­gu­ra que la fun­ción de un gru­po es com­par­tir ex­pe­rien­cia, for­ta­le­za y es­pe­ran­za.

Se­gún Scar­la­to, “en las adic­cio­nes en ge­ne­ral y en el alcoholism­o en par­ti­cu­lar, es fun­da­men­tal que la per­so­na asu­ma su en­fer­me­dad. Lo pri­me­ro que de­be ha­cer es eva­luar en qué me­di­da afec­ta su sa­lud y sus re­la­cio­nes. Hay que ana­li­zar si la can­ti­dad y la mo­da­li­dad de con­su­mo res­pon­den a al­gún es­tí­mu­lo pro­ble­má­ti­co. Por­que una co­sa es to­mar una co­pa por día y otra, be­ber 30 jun­tas una vez al mes”.

Las mu­je­res tie­nen más pro­por­ción de gra­sa en el cuer­po (me­nos agua) y los hom­bres más múscu­lo (más agua). Esa es la ra­zón de que lo ab­sor­ban de for­ma di­fe­ren­te y la cau­sa de que las mu­je­res ten­gan con­cen­tra­cio­nes más al­tas en el cuer­po que los hom­bres que con­su­men la mis­ma can­ti­dad.

El abuso es­tá aso­cia­do a más de 60 en­fer­me­da­des. En­tre ellas, la dia­be­tes, la hi­per­ten­sión, las pa­to­lo­gías car­dio­vas­cu­la­res, el ACV he­mo­rrá­gi­co, la obe­si­dad, los pro­ble­mas óseos, la he­pa­ti­tis y la de­pre­sión.

AL­COHOL Y AMBICION ¿VAN DE LA MANO?

Un tra­go pa­ra so­por­tar la so­le­dad, pa­ra apla­car el es­trés, pa­ra dar­se áni­mo pa­ra ha­blar en pú­bli­co. El al­cohol co­mo an­sio­lí­ti­co siem­pre es ma­lo.

Las mu­je­res que tie­nen mu­cha res­pon­sa­bi­li­dad en su tra­ba­jo son po­de­ro­sas y de­ben pa­re­cer­lo, to­man pa­ra

apa­ren­tar al­go o pa­ra bus­car esa per­fec­ción (que ob­vio na­die tie­ne ni na­da lo da). “To­do se sa­lió de cau­ce cuan­do me se­pa­ré. Vi­ví va­rios ro­man­ces muy frus­tran­tes. Em­pe­cé a to­mar vino y vod­ka to­das las no­ches. No po­día pa­rar. Era una ma­ne­ra de sa­lir de mí, des­com­pri­mir mi vi­da. To­mar pa­ra aban­do­nar la in­so­por­ta­ble idea de te­ner que ser per­fec­ta”, cuen­ta Ma­ría Emi­lia (31), ar­qui­tec­ta.

Las mu­je­res que to­man no son eso que ve­mos. Ni lo que ellas creen ser. El tra­ba­jo pe­ro tam­bién la car­ga men­tal son fac­to­res de ries­go, de es­trés, de de­pre­sión. Y las he­roí­nas de las se­ries, Hou­se of Cars, Scan­dall y la inolvidabl­e Sex and the City, las mu­je­res con po­der siem­pre es­tán con el va­so (y no de agua) en la mano.

“Las neu­ro­nas son co­mo com­po­nen­tes de una compu­tado­ra que re­ci­ben y en­vían in­for­ma­ción, fun­cio­nan nor­mal­men­te ba­jo cier­tas pau­tas. Exis­ten me­di­ca­men­tos, sus­tan­cias o si­tua­cio­nes que pue­den es­ti­mu­lar las neu­ro­nas o de­pri­mir­las. El al­cohol es un neu­ro­de­pre­sor por ex­ce­len­cia”, en­fa­ti­za el mé­di­co. “Se tra­ta de una sus­tan­cia que des­in­hi­be y uno pue­de pen­sar que la per­so­na es­tá ex­ci­ta­da por­que bai­la arri­ba de los par­lan­tes, por ejem­plo, pe­ro pa­ra­dó­ji­ca­men­te esa es la ma­ni­fes­ta­ción de una de­pre­sión neu­ro­nal. Cuan­do eso su­ce­de, se pier­de el con­trol”, di­ce Scar­la­to.

En la me­di­da en que el con­su­mo au­men­ta, el al­cohol va de­pri­mien­do los es­tra­tos más pro­fun­dos del ce­re­bro y to­dos los ór­ga­nos em­pie­zan a fa­llar, in­clui­dos los cen­tros de con­trol au­to­má­ti­co del or­ga­nis­mo.

Cuan­do el con­su­mo es cró­ni­co, las neu­ro­nas van mu­rien­do gra­dual­men­te. Apa­re­cen los ba­ches en la memoria y las per­tur­ba­cio­nes psi­quiá­tri­cas.

En las mu­je­res, el alcoholism­o pro­vo­ca tras­tor­nos hor­mo­na­les. “En ca­so de es­tar em­ba­ra­za­da, su en­fer­me­dad afec­ta fe­to, que pue­de na­cer con ‘sín­dro­me al­cohó­li­co fe­tal’. Son be­bés con tras­tor­nos fí­si­cos ( ba­jo pe­so, ca­rac­te­rís­ti­cas fa­cia­les es­pe­cí­fi­cas, una cur­va de cre­ci­mien­to al­te­ra­da y des­nu­tri­ción) y psi­có­lo­gi­cos (re­tar­do en el apren­di­za­je y coe­fi­cien­te in­te­lec­tual ba­jo). La mu­jer que ama­man­ta y to­ma, a tra­vés de la le­che ma­ter­na pue­de afec­tar al be­bé”, ad­vier­te Scar­la­to.

En 2017, la So­cie­dad de On­co­lo­gía de los Es­ta­dos Uni­dos pu­bli­có una in­ves­ti­ga­ción en la que ad­vier­te que el con­su­mo mo­de­ra­do (has­ta 30 mi­li­li­tros pa­ra hom­bres y 15 pa­ra mu­je­res) pue­de au­men­tar el ries­go de su­frir cán­cer de ca­be­za y cue­llo, esó­fa­go, hí­ga­do y ma­ma.

Un es­tu­dio de la OMS rea­li­za­do en la Ar­gen­ti­na re­ve­la que ca­si el 20% de las muer­tes es­tá re­la­cio­na­do con el al­cohol, ya sea por ac­ci­den­tes de trán­si­to o en­fer­me­da­des cau­sa­das por la be­bi­da. Mien­tras que la Se­cre­ta­ría de Po­lí­ti­cas In­te­gra­les de la Na­ción re­fle­ja que el 16,6% de las muer­tes por con­su­mo de drogas son pro­vo­ca­das por el alcoholism­o. Es una en­fer­me­dad que no se cu­ra. Si se de­ja de be­ber se recupera, pe­ro vuel­ve a agra­var­se ape­nas to­ma un tra­go.

La bue­na no­ti­cia es que hay un an­ti­de­pre­si­vo na­tu­ral y lo po­de­mos ge­ne­rar no­so­tras mis­mas. “Seis mi­nu­tos de ca­mi­na­ta rá­pi­da au­men­ta el 30% nues­tro ni­vel de buen hu­mor”, afir­ma el pro­fe­sor Le­jo­yeux en ELLE Fran­cia. ¿Una larga no­che de fies­ta y tra­gos? A la ma­ña­na si­guien­te cuan­do apa­re­ce la an­gus­tia hay que sa­lir, ca­mi­nar y to­mar una li­mo­na­da. Y an­te la du­da si el al­cohol ya te do­mi­na, lo me­jor es con­sul­tar. Atre­ve­te a pre­gun­tar pa­ra que las fies­tas si­gan sien­do siem­pre una fies­ta.

Las mu­je­res tie­nen más pro­por­ción de gra­sa en el cuer­po y los hom­bres más múscu­lo. Esa es la cau­sa de que ten­gan con­cen­tra­cio­nes más al­tas de al­cohol en el cuer­po que los hom­bres.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.