En pri­me­ra per­so­na

ELLE (Argentina) - - PAREJA -

“De­ci­dí ir a te­ra­pia por­que es­ta­ba se­gu­ra de que mi fal­ta de ini­cia­ti­va y ga­nas de ir a la ca­ma ale­ja­ran a los hom­bres de mi vi­da. Du­ran­te la pe­ne­tra­ción no sen­tía na­da, pe­ro ha­bía apren­di­do a fin­gir que la es­ta­ba pa­san­do bár­ba­ro y ac­tua­ba pa­ra que ellos cre­ye­ran que te­nía un sú­per or­gas­mo. Lo cier­to es que des­pués de ca­da en­cuen­tro que­da­ba emo­cio­nal­men­te va­cía y me sen­tía muy mal, an­gus­tia­da. Con mi se­xó­lo­ga bus­ca­mos he­rra­mien­tas pa­ra me­jo­rar la con­cen­tra­ción en el pla­cer. Apren­dí a co­no­cer mis tiem­pos, mis fan­ta­sías, a to­car­me sin pu­dor y a re­co­rrer mi cuer­po pa­ra en­ten­der qué me gus­ta y qué no, y po­der de­cír­se­lo a mi pa­re­ja. Hoy es­toy en una re­la­ción to­tal­men­te ple­na y feliz, que me per­mi­te ex­pre­sar­se se­xual­men­te sin mie­dos ni men­ti­ras. Hay que ani­mar­se y pe­dir ayu­da, mi­mar­se y mi­rar­se con otros ojos.” (Sa­bri­na, 45 años) “A par­tir del na­ci­mien­to de nues­tro hi­jo de­ja­mos de te­ner re­la­cio­nes se­xua­les. En te­ra­pia con­té que es­ta­ba muy enoja­da con Juan, mi ma­ri­do, por­que en va­rias oca­sio­nes in­ten­té acer­car­me y an­te mis pe­di­dos y lue­go re­cla­mos, so­la­men­te con­se­guía re­cha­zos y ne­ga­ti­vas. Des­pués de va­rias con­sul­tas en las que ha­bla­mos so­bre qué sen­tía­mos el uno por el otro, Juan pu­do sin­ce­rar­se y de­cir que, a pe­sar del amor que sen­tía por mí y lo feliz que es­tá­ba­mos por nues­tro hi­jo,

no me po­día ver co­mo una mu­jer ex­ci­tan­te. Aún es­ta­mos tra­ba­jan­do pa­ra que él pue­da vol­ver a en­con­trar su de­seo y no lle­gar a des­ar­mar el víncu­lo que nos une.” (Lu­na, 40 años)

“Des­pués de va­rias se­sio­nes, y lue­go de 18 años con mi mu­jer, es­tá­ba­mos en un pe­río­do de cri­sis ma­tri­mo­nial y no po­día ver­me se­pa­ra­do de ella. Al en­trar en con­fian­za con mi ana­lis­ta, le con­té que ha­bía te­ni­do un en­cuen­tro ca­sual con una mu­jer unos años ma­yor y que, sor­pre­si­va­men­te, des­cu­brí que to­da­vía te­nía de­seo. A par­tir de allí, em­pe­za­mos un tra­ba­jo de co­ne­xión con mi po­ten­cia pa­ra que pu­die­ra co­men­zar a de­ci­dir y no se­guir vi­vien­do en pi­lo­to au­to­má­ti­co. Con tiem­po y tra­ba­jo, pu­de en­con­trar mis ga­nas, sen­tir­me atrac­ti­vo y go­zar de mi se­xua­li­dad co­mo nun­ca an­tes me ha­bía pa­sa­do. La cla­ve es li­be­rar­se y lo­grar sen­tir­se pleno.” (Gus­ta­vo, 50 años)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.