3 PRE­GUN­TAS

No siem­pre es sen­ci­llo es­cu­char­se. Pe­ro na­da de pá­ni­co: la per­fec­ción no for­ma par­te de es­te pro­gra­ma.

ELLE (Argentina) - - BELLEZA -

¿DE QUE TEN­GO HAM­BRE? Fue­ra de las co­mi­das, an­te sín­to­mas que pa­re­cen ham­bre, pen­sá si real­men­te es el cuer­po que ne­ce­si­ta ener­gía pa­ra se­guir con sus ac­ti­vi­da­des (“ham­bre” de las cé­lu­las). ¿O son ga­nas de pi­car al­go pa­ra re­con­for­tar­se (“ham­bre” del co­ra­zón)? ¿Ne­ce­si­tás co­mer por­que es la ho­ra (“ham­bre” del es­tó­ma­go)? Ha­ce­te las pre­gun­tas ade­cua­das. “Al mo­men­to de co­mer, cal­cu­lá la can­ti­dad de ali­men­tos que ne­ce­si­tás pa­ra que­dar sa­tis­fe­cha y po­ne­los en un plato. Al ter­mi­nar, to­ma­te unos mi­nu­tos pa­ra com­pro­bar si ne­ce­si­tás vol­ver a ser­vir­te”, di­ce Gé­ral­di­ne De­sin­des.

¿HA­GO BIEN O MAL LOS EJER­CI­CIOS? Es nor­mal ha­cer­se es­ta pre­gun­ta, y me­jor aún, no tra­tar de res­pon­der­la. “Tra­tá de man­te­ner­te cu­rio­sa y dis­pues­ta a es­ta ex­pe­rien­cia nue­va”, di­ce De­sin­des.

¿ES­TOY SA­TIS­FE­CHA? No siem­pre es fá­cil sa­ber­lo. Por suer­te, la res­pues­ta se da pro­gre­si­va­men­te cuan­do es­ta­mos aten­tas a nues­tras sen­sa­cio­nes. Al co­mien­zo del plan, pres­tá aten­ción a tu res­pi­ra­ción ven­tral, vas a co­mer me­nos rá­pi­do y es­to te da­rá tiem­po pa­ra eva­luar si real­men­te te­nés ne­ce­si­dad del bo­ca­do si­guien­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.