Fe­nó­meno

Bai­la que te bai­la

ELLE (Argentina) - - CARTA EDITORIAL - VA­LE­RIA GARCIA TESTA

¿Qué pa­sa si en vez de ir al gym a co­rrer en una cin­ta o a su­mar se­ries con mú­si­ca de fon­do te ano­tás en una cla­se don­de los acor­des sean pro­ta­go­nis­tas y apos­tás a co­nec­tar­te con el rit­mo y su ca­den­cia? ¿Qué se mue­ve al bai­lar? Ca­da vez son más los que se ani­man a des­cu­brir­lo.

To­das so­mos bai­la­ri­nas só­lo que no lo sa­be­mos, es par­te de nues­tro len­gua­je in­terno. Así lo sos­tie­ne Ve­ró­ni­ca Gre­go­rio, di­rec­to­ra de la es­cue­la Full Dan­ce. No im­por­ta la ex­pe­rien­cia ni la edad sino la ac­ti­tud ex­plo­ra­do­ra y lú­di­ca de que la mú­si­ca se ha­ga car­ne. Por eso, en los úl­ti­mos años, la dan­za de­jó de ser un uni­ver­so re­ser­va­do pa­ra los pro­fe­sio­na­les y ca­da vez más per­so­nas ex­pe­ri­men­tan lo que pue­de ha­cer en ellas. “La dan­za apor­ta in­clu­sión. Soy una con­ven­ci­da de que to­dos so­mos crea­ti­vos y de que es cues­tión de ha­bi­li­tar el uni­ver­so in­terno y es­pi­ri­tual. Los mo­vi­mien­tos ar­tís­ti­cos sur­gen des­de ne­ce­si­da­des pro­fun­das del ser, bai­lan­do te sen­tís más vi­va por­que te mo­vés des­de un lu­gar de jue­go. Li­be­rás en­dor­fi­nas y adre­na­li­na y cam­bia el es­ta­do de áni­mo”, afir­ma Gre­go­rio.

A di­fe­ren­cia de una cla­se en el gim­na­sio, en las

es­cue­las de dan­za –y des­de ha­ce unos años en to­dos ellos–, la mú­si­ca y la co­ne­xión que se ge­ne­ra es ab­so­lu­ta pro­ta­go­nis­ta. Y eso per­mi­te un diá­lo­go con el cuer­po y las emo­cio­nes que es muy po­de­ro­so.

¡Mo­ve­te!

En las cla­ses de ba­llet pa­ra prin­ci­pian­tes, por ejem­plo, hay dos gran­des gru­pos de alum­nas: las que prac­ti­ca­ron cuan­do eran chi­cas y no se ani­man a ir a un es­tu­dio por­que sien­ten que es­tán fue­ra de rit­mo, y aque­llas a las que les hu­bie­ra en­can­tan­do po­ner­se el tu­tú du­ran­te la in­fan­cia pe­ro no tu­vie­ron la opor­tu­ni­dad. Las pri­me­ras tie­nen que atra­ve­sar el pre­jui­cio de vol­ver des­pués de años. Las se­gun­das, sa­car­se de la ca­be­za que se les pa­só el tren. Ta­tia­na Igle­sias (24) es pro­duc­to­ra de mo­da y des­de ha­ce dos años to­ma cla­ses de ba­llet. “Un día vi la pu­bli­ci­dad de We Ba­llet Fit­ness en Ins­ta­gram y me dio cu­rio­si­dad. Es­tu­ve dán­do­le vuel­tas a la idea un par de me­ses, por­que me da­ba mie­do ha­cer el ri­dícu­lo, ima­gí­na­te que mi­do 1,78 m, soy gran­do­ta, nun­ca en la vi­da ha­bía he­cho una cla­se de clá­si­co. Has­ta que un día di­je: hoy voy. Por­que si uno no prue­ba, no sa­be qué pa­sa. Y me en­con­tré con un es­pa­cio en el que lo­gro tan­ta con­cen­tra­ción que mi men­te es­tá ahí en­fo­ca­da y eso por sí mis­mo ya me re­la­ja”, cuen­ta. “Tra­ba­ja­mos con los pa­sos bá­si­cos del ba­llet y usa­mos la ba­rra. La mus­cu­la­tu­ra se to­ni­fi­ca y se alar­ga por­que se tra­ba­ja la fuer­za y la elon­ga­ción”, ex­pli­ca Na­ta­lí Aun San­tia­go, ex bai­la­ri­na y crea­do­ra de We Ba­llet Fit­ness jun­to a su so­cia Maua­ra Ma­rius­si. Pa­ra Ta­tia­na, es in­creí­ble có­mo con el pa­so de las cla­ses se van vien­do lo­gros. “Con el em­pei­ne, por ejem­plo, es muy lo­co: cuan­do em­pe­cé ape­nas lo po­día des­pe­gar del sue­lo. Sien­to mu­chos cam­bios a ni­vel cor­po­ral por­que se tra­ba­ja en for­ma in­te­gral. Cuan­do te po­nés en pun­ta, por ejem­plo, to­do el cuer­po es­tá ejer­ci­tán­do­se. Ba­jé de pe­so y lo man­tu­ve, ten­go otra con­tex­tu­ra, me cam­bia­ron las pier­nas”, fes­te­ja. Aun San­tia­go ex­pli­ca que el ba­llet me­jo­ra la ali­nea­ción pos­tu­ral y el manejo del pe­so del cuer­po y que eso se no­ta lue­go en el an­dar o al sen­tar­se. Hay otros fac­to­res que en­tran en ac­ción: la cons­tan­cia, la fuer­za de vo­lun­tad y la au­to­su­pera­ción, cues­tio­nes cla­ve con las que te vas a to­par en el au­la ( y en la vi­da). “El ba­llet te ha­ce ir co­rrien­do la pro­pia va­ra, va­mos tra­ba­jan­do pa­ra que ca­da una al­can­ce su má­xi­mo, la idea es ir siem­pre un po­co más allá, ca­da quien a su pro­pio rit­mo y res­pe­tan­do el cuer­po”, di­ce la pro­fe­so­ra.

Den­tro de las dis­tin­tas va­rian­tes que ofre­ce el jazz, es­tá el broad­way jazz (o thea­tre jazz), un rit­mo crea­do por los men­to­res de Holly­wood y Broad­way y adap­ta­do al au­la, que tie­ne co­mo ob­je­ti­vo ha­cer un nú­me­ro mu­si­cal. Wan­da Grif­fe­ro (20) ha­bía bai­la­do tan­go y sal­sa bas­tan­te an­tes de en­trar por pri­me­ra vez a es­ta cla­se. “Em­pe­cé cre­yen­do que el jazz no era de mis rit­mos pre­fe­ri­dos pe­ro me abrió la ca­be­za: cuan­do in­ter­pre­to un per­so­na­je, pue­do ser yo. En la rutina uno fin­ge, vi­ve es­tre­sa­do y en la cla­se se da cuen­ta lo que quie­re ser”, di­ce. Ve­ró­ni­ca Gre­go­rio coor­di­na el área de jazz en Full Dan­ce y cuen­ta que se ha­ce una en­tra­da en ca­lor pa­ra ac­cio­nar ener­gé­ti­ca­men­te el cuer­po; des­pués se pa­sa a una se­cuen­cia don­de se ve la téc­ni­ca de los pa­sos y lue­go vie­ne la co­reo­gra­fía. En ca­da en­cuen­tro, se su­man pa­sos pa­ra lo­grar un nú­me­ro mu­si­cal que se ex­hi­be en una mues­tra de mi­tad de año y otra al ter­mi­nar el ci­clo. Cla­ro que al es­ce­na­rio sube quien quie­re, no es obli­ga­ción, pe­ro la in­men­sa ma­yo­ría se tien­ta. Wan­da se en­gan­chó tan­to que de­ci­dió ha­cer la carrera de bai­la­ri­na pro­fe­sio­nal. “Yo soy hí­per ver­gon­zo­sa e in­hi­bi­da y la dan­za me ayu­dó a ma­du­rar mu­cho co­mo per­so­na en es­tos años. Cuan­do in­ter­pre­tás ar­tís­ti­ca­men­te, de al­gún mo­do, te va­ciás pa­ra re­ci­bir al per­so­na­je y, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, sos vos más que nun­ca.” Wan­da postea fo­tos y vi­deos de sus co­reo­gra­fías y ha­ce unas se­ma­nas una de sus pro­fe­so­ras del se­cun­da­rio la con­tac­tó por las re­des pa­ra de­cir­le que le gus­ta­ba tan­to lo que veía que que­ría ha­cer las cla­ses. “Me pa­re­ció alu­ci­nan­te que ella me pi­die­ra con­se­jos a mí, de­mues­tra que real­men­te la dan­za con­ta­gia.”

Sen­sua­li­dad fe­me­ni­na

Ha­ce quin­ce años que Eva Holc abrió la es­cue­la Bue­nos Ai­res Dan­ce Club y ha vis­to có­mo fue cre­cien­do la ten­den­cia de rit­mos di­ver­sos. “An­tes pa­re­cía que el mun­do de la dan­za se li­mi­ta­ba al fol­clo­re, es­pa­ñol, clá­si­co o tap. Aho­ra se abrió el aba­ni­co y ca­da una bus­ca su me­jor op­ción”, di­ce. Ade­más se rom­pió el mi­to de la edad: efec­ti­va­men­te no es un im­pe­di­men­to no ha­ber em­pe­za­do de ni­ña o ha­ber­lo he­cho sin con­ti­nui­dad. “Sa­be­mos de la im­por­tan­cia que tie­ne bai­lar, por la sa­lud fí­si­ca y tam­bién por la sa­lud men­tal. La dan­za con­tie­ne to­do: ac­ti­vi­dad ex­pre­si­va, fí­si­ca, una fuer­te fun­ción so­cial, so­bre to­do en los bai­les en pa­re­ja”, ase­gu­ra Holc, y cuen­ta que en su es­cue­la re­ci­be mu­chos extranjeros o di­vor­cia­dos que en­cuen­tran en el baile un len­gua­je co­mún.

El fem­me style es una mez­cla de tres es­ti­los: hip hop, jazz y vo­gue. Es

otra cla­se ca­da vez más con­cu­rri­da por­que, ade­más de te­ner una mú­si­ca atrac­ti­va y con­ta­gio­sa, exis­te un boom en las re­des de chi­cas que se fil­man en las cla­ses o fue­ra de ellas, se pro­du­cen y ter­mi­nan su­bien­do ca­si un vi­deo­clip. El rit­mo se hi­zo co­no­ci­do por gru­pos de bai­la­ri­nes va­ro­nes que se mue­ven de un mo­do im­pre­sio­nan­te y muy sexy con sti­let­tos de 20 cen­tí­me­tros. “Des­ple­gás to­da la sen­sua­li­dad, son mo­vi­mien­tos muy es­pe­cí­fi­cos que vie­nen con la im­pron­ta de las ne­gras del Bronx, que tie­nen mu­cha ac­ti­tud y po­ten­cia”, ex­pli­ca Eva Holc. Gui­ller­mo Gu­tié­rrez, pro­fe­sor de fem­me style en Bue­nos Ai­res Dan­ce Club, ex­pli­ca que des­pués de una in­ten­sa en­tra­da en ca­lor, se elon­ga y se ha­cen tra­ba­jos de fuer­za en bra­zos, pier­nas y ab­do­mi­na­les, por­que eso es lo que te va a dar re­sis­ten­cia fí­si­ca y te va a pro­te­ger de le­sio­nes al mo­men­to de la co­reo­gra­fía. “En ca­da cla­se, su­ma­mos pa­sos. Y es in­creí­ble có­mo, cuan­do ya no es­tán pen­dien­tes de si les sa­le, em­pie­zan a dis­fru­tar de ver­dad y a bai­lar”, ase­gu­ra. Di­ce que el pri­mer re­to que tie­ne por de­lan­te una alum­na nue­va es rom­per con la in­hi­bi­ción y el pre­jui­cio. “Acá ju­ga­mos a co­mer­nos el mun­do bai­lan­do. La mi­ra­da tie­ne que es­tar en al­to, co­mo si bai­la­ras pa­ra al­guien mi­rán­do­lo a los ojos. El desafío de la se­duc­ción va más allá de la coor­di­na­ción o de se­guir la co­reo­gra­fía – ex­pli­ca Gu­tié­rrez–. Te­nés que creer­te lin­da y pa­ra eso la cla­ve es la ac­ti­tud. Es­ta dan­za te obli­ga a mi­rar­te al es­pe­jo, a acep­tar­te y que­rer­te. Te ves con una im­pron­ta dis­tin­ta y eso se tras­la­da mu­chas ve­ces fue­ra del au­la”, ase­gu­ra y re­cuer­da el ca­so de una alum­na que lle­gó con obe­si­dad mór­bi­da y una re­la­ción amo­ro­sa con­flic­ti­va y se fue trans­for­man­do: se so­me­tió a un by pass gás­tri­co y a la ope­ra­ción re­cons­truc­ti­va, se se­pa­ró, se ani­mó a co­no­cer gen­te y aho­ra es­tá feliz, con nue­va pa­re­ja y un hi­jo.

En­con­trar el pro­pio rit­mo

Eva Holc di­ce que quie­nes bai­lan re­gu­lar­men­te ven cam­bios cor­po­ra­les a los cin­co o seis me­ses, así op­ten por rit­mos más intensos – co­mo zum­ba, por ejem­plo– u otros más tran­qui­los co­mo el tan­go. “Al bai­lar, to­ni­fi­cás mu­cho sin dar­te cuen­ta, por­que el cuer­po tra­ba­ja en for­ma in­te­gral y siem­pre me­jo­ra la pos­tu­ra. Ade­más, al es­tar en­gan­cha­da con la mú­si­ca y la co­reo­gra­fía, de­jás de mi­rar el re­loj.” En de­fi­ni­ti­va, do­mi­nar el cuer­po pa­ra sa­car una co­reo­gra­fía ha­ce que te pa­res me­jor y te veas más es­ti­li­za­da. Por otro la­do, quie­nes es­tán al fren­te de cla­ses de dan­za sue­len ha­ber­se for­ma­do con una gran con­cien­cia cor­po­ral, por lo que pres­tan es­pe­cial aten­ción a la eje­cu­ción de los mo­vi­mien­tos y pos­tu­ras, te co­rri­gen y re­sul­tan ins­pi­ra­do­res co­mo modelo a co­piar.

Pao­la An­to­ni­ni di­ri­ge Ba­ra­kah Es­cue­la de Dan­za Afri­ca­na. Quien par­ti­ci­pa de una de es­tas cla­ses se en­cuen­tra con su cuer­po, con la gru­pa­li­dad, con la ale­gría del mo­vi­mien­to y tam­bién con sus pro­pios lí­mi­tes. La per­cu­sión en vi­vo que acom­pa­ña es­tos en­cuen­tros su­ma un plus de ener­gía y po­ten­cia: es al­go muy tri­bal que te ha­ce des­car­gar y, a su vez, lle­nar­te. “Si la dan­za en sí es ge­ne­ra­do­ra de en­dor­fi­nas, la afri­ca­na es re­ener­gi­zan­te, te em­po­de­ra, te ha­ce tras­cen­der ”, ase­gu­ra. Co­mo to­da ma­ni­fes­ta­ción ar­tís­ti­ca y ex­pre­si­va, la dan­za tie­ne un po­ten­cial te­ra­péu­ti­co in­men­so.

Entonces, pa­ra em­pe­zar a bai­lar el rit­mo que sea, hay que ol­vi­dar­se de las fra­ses he­chas –al es­ti­lo de “yo soy un desas­tre”, “me cues­ta coor­di­nar” o “nun­ca hi­ce es­to”– y en­tre­gar­se a los acor­des pa­ra sa­cu­dir to­dos los pre­jui­cios.

Es­tá de mo­da to­mar cla­ses de ba­llet. Pa­ra es­ti­li­zar la fi­gu­ra y prac­ti­car dan­za clá­si­ca no es ne­ce­sa­rio ser bai­la­ri­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.