Pa­re­ja

Se­xo & pla­cer

ELLE (Argentina) - - CARTA EDITORIAL -

Ma­ra y Fe­de­ri­co (de 35 y 38) se ca­sa­ron ha­ce me­nos de un año. Cuan­do es­ta­ban de no­vios se veían con mu­cha frecuencia y so­lían te­ner re­la­cio­nes se­xua­les día por me­dio. Sin em­bar­go, tras el ma­tri­mo­nio, él de­jó de desear­la. Las pri­me­ras se­ña­les ya se ma­ni­fes­ta­ron en la lu­na de miel. Fe­de­ri­co no qui­so te­ner in­ti­mi­dad du­ran­te el mes que es­tu­vie­ron en Eu­ro­pa, ex­cu­sán­do­se en el es­trés por los pre­pa­ra­ti­vos del ca­sa­mien­to y el can­san­cio por el via­je. Ma­ra co­men­zó con los re­cla­mos y él, a sen­tir que ca­da no­che te­nía que dar un exa­men. Con el tiem­po, el te­mor a los re­pro­ches fue au­men­tan­do tan­to que, cuan­do te­nían un acer­ca­mien­to eró­ti­co, él con­ta­ba los días que po­drían pa­sar has­ta un pró­xi­mo en­cuen­tro. Así es­ta­ban cuan­do de­ci­die­ron ve­nir a ver­me y co­men­za­mos a tra­ba­jar so­bre los mie­dos, los ta­búes y las in­se­gu­ri­da­des de am­bos”, cuen­ta la li­cen­cia­da Ma­ria­na Kersz, psi­có­lo­ga y se­xó­lo­ga de Clí­ni­ca de Pa­re­jas, ex­po­nien­do un tí­pi­co ca­so de uno de los tras­tor­nos más fre­cuen­tes en la ac­tua­li­dad, el De­seo Se­xual Hi­poac­ti­vo ( TDSH). Se tra­ta de “la po­bre­za o au­sen­cia de fan­ta­sías y la in­hi­bi­ción pa­ra to­mar la ini­cia­ti­va en el mo­men­to de un en­cuen­tro ín­ti­mo de for­ma per­sis­ten­te o re­cu­rren­te”, de­fi­ne la es­pe­cia­lis­ta, y am­plía: “Co­mo con­se­cuen­cia, la au­to­es­ti­ma de la per­so­na se ve vul­ne­ra­da y el otro, que se sien­te re­cha­za­do, co­mien­za a du­dar: ‘¿Ya no le gus­to más?’, ‘¿se ter­mi­nó el amor?’, ‘¿me es­tá sien­do in­fiel?’. Si bien es un sín­to­ma que sue­le traer uno de los in­te­gran­tes, hay que tra­tar­lo de a dos por­que no se so­lu­cio­na es­pon­tá­nea­men­te y afec­ta a la pa­re­ja en su esen­cia.

UN FENOMENO MULTIFACTO­RIAL

La dis­mi­nu­ción del ape­ti­to se­xual es una de las gran­des epi­de­mias que afec­ta por igual a hom­bres y mu­je­res. Se­gún el es­tu­dio Wis­hes ( Wo­men’s In­ter­na-

tio­nal Se­xua­lity and Health Sur­vey), la dis­mi­nu­ción del de­seo ocu­rre ca­da vez con más asi­dui­dad. El 66% de las mu­je­res me­no­páu­si­cas lo pa­de­cen y el 97% de ellas ve gra­ve­men­te al­te­ra­das sus re­la­cio­nes emo­cio­na­les y su ca­li­dad de vi­da. La So­cie­dad Nor­tea­me­ri­ca­na de Me­no­pau­sia con­cuer­da al definirlo co­mo un tras­torno más ma­ni­fies­to en la pre­me­no­pau­sia y en la me­no­pau­sia. En los hom­bres, en tan­to, se­gún in­di­ca el Ma­nual Diag­nós­ti­co y Es­ta­dís­ti­co de los Tras­tor­nos Men­ta­les ( Aso­cia­ción Es­ta­dou­ni­den­se de Psi­quia­tría) es­tá pre­sen­te en el 41% de los ma­yo­res de 66 años.

La doc­to­ra Bea­triz Li­te­rat, mé­di­ca se­xó­lo­ga clí­ni­ca a car­go del De­par­ta­men­to de Se­xo­lo­gía y Dis­fun­cio­nes Se­xua­les de Ha­li­tus, cuen­ta que “quie­nes pa­de­cen en­fer­me­da­des cró­ni­cas co­mo anemia, dia­be­tes o hi­po­ti­roi­dis­mo, su­fren al­te­ra­cio­nes quí­mi­cas y me­ta­bó­li­cas en su or­ga­nis­mo que pue­den afec­tar el de­seo se­xual. Y mu­chos me­di­ca­men­tos co­mo diu­ré­ti­cos, an­sio­lí­ti­cos, an­ti­hi­per­ten­si­vos, an­ti­de­pre­si­vos, an­ti­tu­mo­ra­les y anal­gé­si­cos po­seen efec­tos se­cun­da­rios que lo dis­mi­nu­yen”.

Por otra par­te, el TDSH tam­bién pue­de ser emo­cio­nal y, en es­te ca­so, “te­ne­mos co­mo cau­sas cues­tio­nes vin­cu­la­res co­mo la in­fi­de­li­dad, el ma­les­tar en la pa­re­ja, la es­ca­sa co­mu­ni­ca­ción, las di­fi­cul­ta­des en la crian­za de los hi­jos y la fal­ta de amor. Ade­más, hay que eva­luar los mie­dos, los mi­tos, los ta­búes, el ti­po de edu­ca­ción se­xual re­ci­bi­da, las ma­las ex­pe­rien­cias, las fan­ta­sías res­pec­to al se­xo y la re­li­gión co­mo al­gu­nos fac­to­res que in­flu­yen e in­hi­ben”, agre­ga Kersz.

La sa­la de es­pe­ra del con­sul­to­rio es un her­vi­de­ro. “Ha­ce un tiem­po una pa­cien­te se que­ja­ba de que una vez por se­ma­na su ma­ri­do que­ría te­ner re­la­cio­nes y ella ac­ce­día pa­ra no vol­ver a ha­cer­lo en el cor­to pla­zo. Ba­jo el le­ma ‘lo ha­go más por él que por mí’, al es­ti­lo de la épo­ca de nues­tras abue­las, to­da­vía mu­chas mu­je­res de­jan de la­do su vi­da se­xual has­ta el fi­nal de sus días. Por eso, es im­por­tan­te sa­ber que el de­seo no siem­pre es es­pon­tá­neo, sino que mu­chas ve­ces hay que tra­ba­jar pa­ra que los en­cuen­tros su­ce­dan”, aña­de co­mo ejem­plo la di­rec­to­ra de Clí­ni­ca de Pa­re­jas.

VINCU­LOS DES-CONECTADOS

En una so­cie­dad en la que pri­ma la hi­per­co­nec­ti­vi­dad, la in­me­dia­tez y el cul­to a la ima­gen per­fec­ta no es ex­tra­ño que, por es­tos días, el TDSH no so­la­men­te se es­té dan­do en la se­gun­da mi­tad de la vi­da – co­mo ocu­rría tra­di­cio­nal­men­te–, sino tam­bién en per­so­nas ca­da vez más jó­ve­nes, “en las que se ob­ser­va una fal­ta de in­te­rés por to­mar ini­cia­ti­vas pa­ra te­ner en­cuen­tros

se­xua­les o pa­ra res­pon­der al de­seo de sus pa­re­jas”, ana­li­za el li­cen­cia­do Mau­ri­cio Stru­go, psi­có­lo­go y te­ra­peu­ta ges­talt, es­pe­cia­lis­ta en víncu­los. Pa­ra él, las re­des so­cia­les y el ac­ce­so con tan­ta fa­ci­li­dad, aten­tó cla­ra­men­te con­tra la po­si­bi­li­dad de es­for­zar­se pa­ra te­ner en­cuen­tros reales: “Con una pan­ta­lla se pue­de ac­ce­der a la fan­ta­sía que se quie­ra y cuan­do se desea. Tan­ta tec­no­lo­gía al ser­vi­cio de las co­mu­ni­ca­cio­nes, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, lo­gró to­do lo con­tra­rio, que abun­den las per­so­nas que creen que no ne­ce­si­tan del otro, y entonces ya no bus­can en­con­trar­se con su de­seo”. Li­te­rat coin­ci­de: “En los úl­ti­mos años mu­chos jó­ve­nes que prac­ti­can se­xo por In­ter­net ma­ni­fies­tan que en vi­vo se sien­ten me­nos mo­ti­va­dos. Pro­ba­ble­men­te por­que es­ta ex­pe­rien­cia re­quie­re de un gra­do de com­pro­mi­so que no tie­ne la al­ter­na­ti­va vir­tual. Asi­mis­mo, en­tre per­so­nas que ape­nas se co­no­cen, el tan an­sia­do clí­max pue­de ser una mi­sión im­po­si­ble”.

Por otro la­do, al vi­vir es­tre­sa­dos, des­cen­tra­dos, co­rrien­do e in­ten­tan­do “apa­gar in­cen­dios” per­ma­nen­te­men­te no que­da tiem­po ni es­pa­cio pa­ra fo­men­tar mo­men­tos de in­ti­mi­dad y dis­fru­te con la pa­re­ja. “¿Có­mo ha­cer­le lu­gar al de­seo se­xual si se ne­ce­si­ta tiem­po y co­ne­xión pa­ra ser re­gis­tra­do?, ¿y de qué ma­ne­ra ge­ne­rar un en­cuen­tro ge­nuino, pla­cen­te­ro y pro­ve­cho­so con el otro?”, se pre­gun­ta Stru­go, y con­ti­núa: “La al­te­ra­ción de la ima­gen cor­po­ral, el mie­do a ser re­cha­za­do y a no cum­plir con las ex­pec­ta­ti­vas pro­pias y aje­nas – cues­tio­nes que hoy se exa­cer­ban des­de las re­des– tam­bién in­flu­yen en el des­en­cuen­tro. Así, la se­xua­li­dad se trans­for­ma en to­do lo con­tra­rio a lo que de­be ser más allá del fin re­pro­duc­ti­vo, al­can­zar la sen­sa­ción de en­tre­ga ab­so­lu­ta”.

UN CA­MINO DE CO­NO­CI­MIEN­TO

“Gui­ller­mo y Ro­mi­na (am­bos de 40) vi­nie­ron a ver­me por­que te­nían re­la­cio­nes ca­da cin­co me­ses y nin­guno la es­ta­ba pa­san­do bien. Ella sen­tía mu­cho do­lor, se po­nía ten­sa, y él, an­te es­ta si­tua­ción, per­día la erec­ción y cuan­do lo­gra­ba re­cu­pe­rar­la, eya­cu­la­ba rá­pi­do por­que no re­sis­tía la an­sie­dad del en­cuen­tro. Lo que co­men­zó co­mo una con­sul­ta por una baja en el de­seo se­xual se trans­for­mó en un gran ca­mino re­co­rri­do en el que, con pa­cien­cia y mu­chas estrategia­s, re­cu­pe­ra­ron las ga­nas de te­ner re­la­cio­nes pe­ro, fun­da­men­tal­men­te, apren­die­ron a co­no­cer­se y a en­ten­der los tiem­pos de ca­da uno”, ase­gu­ra Kersz. Se­gún ella, siem­pre es po­si­ble in­cre-

“El 20% de las ar­gen­ti­nas no tie­nen or­gas­mos y 7 de ca­da 10 lo fin­gie­ron al­gu­na vez. El 63% de las mu­je­res con­sul­ta­das di­jo te­ner mo­de­ra­do o ba­jo in­te­rés por el se­xo.” (So­cie­dad Ar­gen­ti­na Se­xua­li­dad Hu­ma­na)

men­tar el de­seo y la unión de la pa­re­ja. El pri­mer pa­so es iden­ti­fi­car cuá­les son las cau­sas – or­gá­ni­cas, fi­sio­ló­gi­cas, emo­cio­na­les y/o re­la­cio­na­les– y, en mu­chos ca­sos, se de­be tra­ba­jar en con­jun­to con el mé­di­co de ca­be­ce­ra pa­ra que pue­da pro­veer las in­di­ca­cio­nes clí­ni­cas ne­ce­sa­rias. “En esa mi­ra­da in­te­gral hay que te­ner en cuen­ta que no es lo mis­mo acom­pa­ñar a una pa­re­ja don­de el hom­bre de 60 años no lo­gra bue­nas erec­cio­nes que a una mu­jer de 30 que co­no­ce a un chi­co pe­ro no tie­ne el me­nor in­te­rés se­xual en él ni en na­die”, ex­pli­ca la ex­per­ta.

Al mo­men­to de en­ca­rar una te­ra­pia, tam­bién es im­por­tan­te co­no­cer otros as­pec­tos de la per­so­na que pue­den es­tar afec­tan­do ne­ga­ti­va­men­te su de­seo, por ejem­plo, si lo que le ocu­rre es ha­bi­tual o só­lo se da con la pa­re­ja ac­tual, có­mo es su es­ti­lo de vi­da – es­tre­sa­do o tran­qui­lo–, su his­to­ria – si tu­vo due­los o de­sen­ga­ños sig­ni­fi­ca­ti­vos– e in­clu­so la re­la­ción con su fa­mi­lia de ori­gen. “Re­cuer­do una pa­cien­te que me con­sul­tó por­que cuan­do la aca­ri­cia­ban no sen­tía pla­cer y, ana­li­zan­do su pa­sa­do, re­cor­dó los cas­ti­gos cor­po­ra­les que ha­bía su­fri­do des­de ni­ña por par­te de sus pa­dres. Es­to le ha­bía oca­sio­na­do fo­bia al con­tac­to fí­si­co y la sen­sa­ción de te­ner la piel anes­te­sia­da”, re­la­ta Li­te­rat y alien­ta a la con­sul­ta en to­dos los ca­sos: “El ma­les­tar y el des­gas­te que se su­fre con es­te pro­ble­ma se di­lu­ye cuan­do en­tran en es­ce­na re­cur­sos y he­rra­mien­tas que le dan a los miem­bros de la pa­re­ja ali­vio, es­pe­ran­za y ga­nas de re­en­con­trar­se”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.