Es­pe­cial cuer­po

Ce­lu­li­tis, hi­dra­ta­ción, mo­de­lar­te

ELLE (Argentina) - - CARTA EDITORIAL -

PA­RA EM­PE­ZAR

Ce­lu­li­tis sig­ni­fi­ca “in­fla­ma­ción de las cé­lu­las”. Y si bien en la ma­yo­ría de los ca­sos se ma­ni­fies­ta co­mo un pro­ble­ma es­té­ti­co (el de la “piel de na­ran­ja”), su ori­gen es más pro­fun­do. Es­tá re­la­cio­na­do con la ma­la cir­cu­la­ción, la re­ten­ción de lí­qui­dos, pro­ble­mas hor­mo­na­les y el rit­mo de vi­da se­den­ta­rio. Por eso, an­tes que na­da, es vi­tal acla­rar que los me­jo­res re­sul­ta­dos se lo­gran com­ple­men­tan­do una bue­na ali­men­ta­ción con ejer­ci­cio fí­si­co, tra­ta­mien­tos, cre­mas y, so­bre to­do, mu­cha cons­tan­cia. Lo más im­por­tan­te es adop­tar un plan que se adap­te a tu cuer­po y es­ti­lo de vi­da y rea­li­zar­lo a lar­go pla­zo. Son po­cas las mu­je­res que no ha­yan pa­de­ci­do en al­gún mo­men­to es­ta pa­to­lo­gía (ge­ne­ral­men­te lo­ca­li­za­da en glú­teos, mus­los, pier­nas, ab­do­men, bra­zos y en la par­te su­pe­rior de las ro­di­llas). Y aun­que el pe­so no es el enemi­go nú­me­ro uno, in­flu­ye; así que lo pri­me­ro es co­men­zar por cui­dar la die­ta. Una de las ma­ne­ras más sen­ci­llas ‒y que pue­de trans­for­mar­se en un há­bi­to sa­lu­da­ble de por vi­da‒ es be­ber abun­dan­te agua ( y evi­tar el con­su­mo de ga­seo­sas aun­que sean diet). Ade­más, dis­mi­nuir el con­su­mo de azú­car y car­bohi­dra­tos sim­ples (ha­ri­na blan­ca, arroz, pa­nes), sal y ali­men­tos gra­sos. Ayu­da (y mu­cho).

NO TE ALARMES

Hoy la cien­cia avan­zó tan­to que si tra­tás a tiem­po el pro­ble­ma, po­dés di­si­mu­lar tan­to “po­ci­tos” co­mo “crá­te­res”. Con tra­ta­mien­tos de ga­bi­ne­te y es­tos cin­co tips bá­si­cos, se­gu­ro ga­nás la ba­ta­lla. Ali­men­ta­ción sa­na In­cor­po­rar pro­duc­tos fres­cos y cru­dos co­mo fru­tas y ver­du­ras. No só­lo ayu­dan a eli­mi­nar to­xi­nas sino que son al­ca­li­ni­zan­tes (ri­cos en po­ta­sio, mag­ne­sio y cal­cio), idea­les pa­ra con­tra­rres­tar el “cuer­po áci­do”. Ha­cer ac­ti­vi­dad fí­si­ca Por­que ac­ti­va la cir­cu­la­ción san­guí­nea y el me­ta­bo­lis­mo de las cé­lu­las gra­sas y fa­vo­re­ce el dre­na­je lin­fá­ti­co. Ade­más, ¡ge­ne­ra en­dor­fi­nas! No a la ro­pa muy ajus­ta­da Cal­zas, chu­pi­nes, pan­ta­lo­nes elas­ti­za­dos, botas al­tas “pe­ga­das” a las pier­nas y sti­let­tos XL... Así pa­sás to­do el día di­fi­cul­tan­do la cir­cu­la­ción (lo cual em­peo­ra el es­ta­do del te­ji­do sub­cu­tá­neo). Hi­dra­tar­se Mu­cho y en for­ma cons­tan­te (mí­ni­mo, 2 li­tros dia­rios). El agua ayu­da a la diu­re­sis y al dre­na­je lin­fá­ti­co. Ni al­cohol ni ta­ba­co Oxi­dan las cé­lu­las y des­tru­yen las fi­bras de co­lá­geno (de­jan­do la piel con me­nos fuer­za y fa­ci­li­tan­do la apa­ri­ción de nó­du­los de ce­lu­lí­ti­cos).

LA CIEN­CIA S.O.S.

Hay tra­ta­mien­tos que apun­tan di­rec­ta­men­te a ter­mi­nar con los ho­yi­tos. No son in­va­si­vos, los rea­li­zan pro­fe­sio­na­les en ga­bi­ne­te y ase­gu­ran ex­ce­len­tes re­sul­ta­dos.

MESOTERAPI­A Si bien exis­te des­de los '50, si­gue sien­do un éxito. Con­sis­te en la apli­ca­ción de mi­cro­in­yec­cio­nes su­per­fi­cia­les de me­di­ca­men­tos, vi­ta­mi­nas, ami­noá­ci­dos o mi­ne­ra­les. Los ac­ti­vos ac­túan di­rec­ta­men­te so­bre el área afec­ta­da y pue­den apli­car­se en pier­nas, glú­teos, mus­los, ab­do­men, pe­cho, bra­zos. El tra­ta­mien­to no es do­lo­ro­so y se re­co­mien­dan 10 se­sio­nes. Es ideal pa­ra pre­ve­nir y de­te­ner los pri­me­ros sín­to­mas. Mu­chos es­pe­cia­lis­tas acon­se­jan com­bi­nar mesoterapi­a con otros tra­ta­mien­tos, pa­ra ten­sar to­da­vía más la piel. (Io­be­lla y Con­cep­to Es­té­ti­co)

CARBOXITER­APIA Es un mé­to­do mí­ni­ma­men­te in­va­si­vo que con­sis­te en la apli­ca­ción del gas dió­xi­do de

Aun­que el pe­so no es el enemi­go nú­me­ro uno, in­flu­ye; así que lo pri­me­ro es co­men­zar por cui­dar la die­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.