DE 4 SE­MA­NAS

ELLE (Argentina) - - BELLEZA -

Es­te pro­gra­ma ela­bo­ra­do con Gé­ral­di­ne De­sin­des, ins­truc­to­ra de Mind­ful Ea­ting, fa­ci­li­ta­rá tus pri­me­ros pa­sos de co­men­sal “des­pier­ta”. “La pri­ma­ve­ra es ideal por los nuevos sa­bo­res y co­lo­res, y la ne­ce­si­dad que to­dos sen­ti­mos de una pe­que­ña lim­pie­za”, ase­gu­ra. Lo me­jor es co­men­zar un fin de se­ma­na. Ase­gu­ra­te (des­pués de ha­cer un ejer­ci­cio ca­da día la pri­me­ra se­ma­na) de se­guir po­nien­do en prác­ti­ca los con­se­jos du­ran­te la se­ma­na 2 y los de las se­ma­nas 1 y 2 du­ran­te la ter­ce­ra, y con­ti­nuar así... No te preo­cu­pes, las res­pues­tas a las pre­gun­tas que si­guen no apa­re­cen en­se­gui­da.

SE­MA­NA 1

IDEN­TI­FI­CAR LA EMOCION An­tes de co­mer ¿Te sen­tís can­sa­da, es­tre­sa­da, ner­vio­sa? ¿Cuál es la emo­ción que pre­do­mi­na an­tes de que te ali­men­tes? El he­cho de pre­gun­tar­se “¿Có­mo me sien­to aquí y aho­ra?” es esen­cial; nues­tro “cli­ma in­te­rior” con­di­cio­na no­ta­ble­men­te la for­ma de nu­trir­nos. Por eso es im­por­tan­te plan­tear­se la pre­gun­ta an­tes de co­mer (al ir a la­var­se las ma­nos o al po­ner la me­sa) o cuan­do apa­re­ce el ham­bre de im­pro­vis­to. An­tes de co­men­zar, con­vie­ne ha­cer al­gu­nas res­pi­ra­cio­nes pro­fun­das in­flan­do bien el vien­tre. En la me­sa Es el mo­men­to de con­vo­car to­dos tus sen­ti­dos (al prin­ci­pio, es más fá­cil ha­cer­lo so­la). Ob­ser­vá la com­po­si­ción de tu plato, las for­mas, los co­lo­res, las trans­pa­ren­cias, los bri­llos, los olo­res. Pres­tá aten­ción a la tex­tu­ra y a los sa­bo­res del pri­mer bo­ca­do que evo­lu­cio­nan a me­di­da que mas­ti­cás. Evi­tá dis­trac­cio­nes: ce­lu­lar, compu­tado­ra, te­le, ra­dio. Des­pués de co­mer Fi­ja­te si el mo­men­to ha si­do sa­tis­fac­to­rio o re­con­for­tan­te. ¿No es el ca­so? ¿Qué te fal­ta, de la co­mi­da o de otra co­sa?

SE­MA­NA 2

CREAR NUEVOS RITUALES Ins­ta­lar otros mo­men­tos de con­cien­cia ple­na te ayu­da­rá a co­mer más aler­ta. Ejer­ci­ta­te en dis­mi­nuir el flu­jo de pen­sa­mien­tos du­ran­te la du­cha, ce­pi­llán­do­te los dien­tes o en el sub­te, pa­ra apren­der a vi­vir el pre­sen­te. In­ven­tar­te bre­ves ce­re­mo­nias co­mo abrir la ven­ta­na a la ma­ña­na y dar­le la bien­ve­ni­da a to­do (lo que ve­mos, los rui­dos, los olo­res, el so­plar del vien­to…). Con­se­jos Com­prá un ani­llo o una pul­se­ra que ha­gan rui­do pa­ra pen­sar en en­tre­nar­te en to­do mo­men­to. Un buen ejer­ci­cio es, an­tes de aten­der el te­lé­fono, res­pi­rar pro­fun­da­men­te dos o tres ve­ces, pa­ra apren­der a do­mi­nar los im­pul­sos (que, cuan­do se tra­ta de ali­men­ta­ción, a ve­ces re­sul­tan in­con­tro­la­bles). En la me­sa An­tes de em­pe­zar, to­ma­te tiem­po pa­ra con­tem­plar tu plato y des­pués pres­tá aten­ción có­mo mas­ti­cás los ali­men­tos y có­mo des­cien­den al es­tó­ma­go. ¿Los sen­tís? ¿La di­fi­cul­tad? De­jar­te arras­trar por los pen­sa­mien­tos o que­dar atra­pa­da en el “pi­lo­to au­to­má­ti­co”.

SE­MA­NA 3

INICIARSE EN LA MEDITACION Pa­ra dis­mi­nuir el es­trés que nos im­pul­sa a co­mer demasiado, con de­ma­sia­da azú­car, de­ma­sia­da gra­sa, demasiado rá­pi­do, hay que meditar con ple­na con­cien­cia al­gu­nos mi­nu­tos por día, fue­ra de las co­mi­das y, pre­fe­ren­te­men­te, siem­pre en el mis­mo mo­men­to (a la ma­ña­na o an­tes de ce­nar o de ir a acos­tar­se). Cuan­to más se­pas fo­ca­li­zar tu aten­ción en tu res­pi­ra­ción, el con­tac­to de tus pies con el sue­lo o una ten­sión fí­si­ca, más aten­ta vas a es­tar en la me­sa. Se pue­de, a elec­ción: • Se­guir una me­di­ta­ción guia­da de la apli­ca­ción Pe­tit Bam­bou que tie­ne ocho ejer­ci­cios re­la­cio­na­dos con la ali­men­ta­ción u otra que con­si­de­re­mos vá­li­da. • Sen­tar­se con las pier­nas cru­za­das o man­te­ner­se er­gui­da en una si­lla y ob­ser­var qué pa­sa en tu in­te­rior (pen­sa­mien­tos, emo­cio­nes, ten­sio­nes) y al­re­de­dor tu­yo (rui­dos del en­torno…). Sin jui­cio de va­lor, aquí y aho­ra. • Ha­cer un ejer­ci­cio de res­pi­ra­ción (de cohe­ren­cia car­día­ca), jar­di­ne­ría, mar­cha me­di­ta­ti­va, tram­po­lín, si la me­di­ta­ción no te tien­ta. To­da ac­ti­vi­dad que exi­ge cier­ta con­cen­tra­ción pue­de vol­ver­se me­di­ta­ti­va. En la me­sa Co­mé usan­do tu mano no do­mi­nan­te. “Es­to re­di­ri­ge lo men­tal y lle­va in­for­ma­cio­nes ca­pi­ta­les al or­ga­nis­mo, co­mo la tem­pe­ra­tu­ra, el olor y el pe­so del ali­men­to —ex­pli­ca Aria­ne Ro­ques—. Así, ini­cia­mos la di­ges­tión se­gre­gan­do en­zi­mas pro­vo­ca­das por la vis­ta, el ol­fa­to y el tac­to pre­via­men­te a to­da in­ges­tión.”

SE­MA­NA 4

SONREI: ¡SOS ZEN! Apli­cá es­tos há­bi­tos to­dos los días y con na­tu­ra­li­dad. En la me­sa Man­te­ne­te muy aten­ta du­ran­te los tres pri­me­ros bo­ca­dos de ca­da plato, mas­ti­cán­do­los quin­ce ve­ces y apo­yan­do tus cu­bier­tos en­tre ca­da bo­ca­do. • De­já de co­mer ape­nas te sien­tas sa­cia­da y des­ha­ce­te de tu plato pa­ra no ten­tar­te de ser­vir­te otra vez. • To­má al­gu­na be­bi­da ca­lien­te y des­pués sen­tí tu cuer­po ali­men­ta­do. Si co­mer “des­pier­ta” te abu­rre, o que­rés co­mer co­mo an­tes, ave­ri­guá qué di­ce tu cuer­po (la idea no es co­mer “siem­pre” con ple­na con­cien­cia sino al­gu­nos mi­nu­tos por co­mi­da). ¡Tus sen­sa­cio­nes se han agu­di­za­do, y vos tam­bién! Aho­ra te da pla­cer una ba­rri­ta de cho­co­la­te (an­tes co­mien­do com­pul­si­va­men­te no hu­bie­ras apre­cia­do ni la ta­ble­ta en­te­ra).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.