En el Mun­do

ELLE (Argentina) - - CONTENTS - Por Mar­ga­ret Wap­pler y Va­le­ria Bes­so­lo Llo­piz.

Me­lin­da Ga­tes

Es fi­lán­tro­pa glo­bal y tra­ba­ja pa­ra ayu­dar a las mu­je­res de to­do el mun­do. En es­te mo­men­to las pre­pa­ra en Afri­ca. En el úl­ti­mo in­for­me de la Fun­da­ción Bill y Me­lin­da Ga­tes, se pre­sen­ta un se­gui­mien­to de sa­lud, edu­ca­ción e igual­dad de gé­ne­ro. Có­mo in­flu­ye­ron so­bre ella y por qué el em­po­de­ra­mien­to co­mien­za en ca­sa.

“La edu­ca­ción pri­ma­ria en Viet­nam es una his­to­ria de éxi­to. Los jó­ve­nes de 15 años su­pe­ran a los es­tu­dian­tes de EE.UU. y bri­tá­ni­cos en cien­cia y ma­te­má­ti­ca.”

Cuan­do Me­lin­da Ga­tes te­nía tres hi­jos pe­que­ños (la me­nor hoy tie­ne 16), se dio cuen­ta de que siem­pre era la úl­ti­ma en sen­tar­se y que se que­da­ba lim­pian­do la co­ci­na des­pués de la ce­na. ¿Có­mo su­ce­dió? Su es­po­so, el fun­da­dor de Mi­cro­soft, Bill Ga­tes, era un com­pa­ñe­ro im­par­cial que aca­ba­ba de cau­sar un al­bo­ro­to en el jar­dín de in­fan­tes al que iba su hi­ja Jen­ni­fer, cuan­do co­men­zó a lle­var­la dos ve­ces por se­ma­na, anu­lan­do así las ex­cu­sas co­mo ha­cen cual­quie­ra de los pa­dres.

Ga­tes, una pio­ne­ra pre­coz en la in­dus­tria tec­no­ló­gi­ca do­mi­na­da por los hom­bres (era ge­ren­te de pro­duc­ción en Mi­cro­soft cuan­do co­no­ció a Bill e ini­cial­men­te lo re­cha­zó), ne­ce­si­ta­ba un tru­co pa­ra es­te pro­ble­ma do­més­ti­co. “Fi­nal­men­te, en­con­tré es­ta re­gla: na­die se va de la co­ci­na has­ta que ma­má se va de la co­ci­na”, di­jo. “Y bueno, ¿sa­ben qué pa­só? To­dos se pre­gun­ta­ban ‘¿qué pue­do ha­cer?’ pa­ra po­der sa­lir de la co­ci­na pron­to. Así me iba 15 mi­nu­tos an­tes y es­ta­ba mu­cho más con­ten­ta.”

Si una mu­jer es­ta­dou­ni­den­se hí­per mi­llo­na­ria tie­ne que ne­go­ciar un cuar­to de ho­ra por día, ¿qué le que­da a las mu­je­res en Afri­ca, don­de la Fun­da­ción Bill y Me­lin­da Ga­tes tra­ba­ja pa­ra per­mi­tir la igual­dad des­de el 2000?

Es el mis­mo de­ba­te uni­ver­sal en un con­ti­nen­te dis­tin­to. Los via­jes de Ga­tes al ex­te­rior (vi­si­tó Afri­ca por pri­me­ra vez en 1993) mues­tran su pro­pia igual­dad en las ta­reas del ho­gar por­que los desafíos que en­fren­tan las afri­ca­nas y es­ta­dou­ni­den­ses no son tan di­fe­ren­tes. En un via­je re­cien­te, les pi­dió a va­rias pa­re­jas afri­ca­nas que or­de­na­ran una pi­la de tar­je­tas, ca­da uno re­pre­sen­ta­ba una ta­rea que las mu­je­res y los hom­bres ha­cían. “Cuan­to más tiem­po es­tu­vi­mos sen­ta­dos allí, más fu­rio­sas se po­nían las mu­je­res. Ellas te­nían 45 tar­je­tas y los hom­bres, qui­zás, unas 5… es ver­gon­zo­so. Al co­mien­zo hay mu­chas ri­sas de los hom­bres. No pue­den creer que ha­yan he­cho tan po­cas ta­reas.” Fi­nal­men­te, di­ce Ga­tes, es­tos mo­men­tos incómodos de to­ma de con­cien­cia lle­van a más trans­pa­ren­cia y cam­bio.

En un es­fuer­zo por ex­ten­der esa con­cien­cia a to­do el mun­do, la Fun­da­ción Ga­tes pu­bli­có su se­gun­do Goal­kee­pers Da­ta Re­port, un es­tu­dio pro­fun­do del avan­ce y los desafíos glo­ba­les di­se­ña­dos pa­ra man­te­ner los 17 Ob­je­ti­vos de Desa­rro­llo Sos­te­ni­ble de las Na­cio­nes Uni­das (por sus si­glas en in­glés, SDGs) en cur­so, to­dos los años has­ta el 2030. Es­te año, el in­for­me Goal­kee­pers se en­fo­ca en los jó­ve­nes, par­ti­cu­lar­men­te en Afri­ca, don­de ca­si el 60% de los ha­bi­tan­tes son me­no­res de 25 años (en com­pa­ra­ción con el 27% en Eu­ro­pa). El in­for­me sos­tie­ne que si in­ver­ti­mos en es­te ca­pi­tal hu­mano hoy abri­mos un gran po­ten­cial pa­ra el pro­gre­so: “En Afri­ca sub­saha­ria­na, es­tas in­ver­sio­nes po­drían in­cre­men­tar la eco­no­mía a ca­si 90% pa­ra 2050, au­men­tan­do la pro­ba­bi­li­dad de que los paí­ses más po­bres pue­dan rom­per su es­tan­ca­mien­to y se­guir el ca­mino de In­dia y Chi­na”.

Aun­que el fo­co es­tá pues­to en la ju­ven­tud, la igual­dad de gé­ne­ro, uno de los Ob­je­ti­vos de Desa­rro­llo Sos­te­ni­ble de la ONU, es una cons­tan­te. En su ca­sa, Me­lin­da tra­ba­ja pa­ra ase­gu­rar que los dos pro­ge­ni­to­res ha­gan su apor­te. A Bill “no le en­tu­sias­ma­ba ha­cer cier­tas ta­reas… pe­ro se apren­de. Nos da­mos cuen­ta de que es­ta­mos más con­ten­tos, y más com­pro­me­ti­dos con la fa­mi­lia. Po­de­mos ver có­mo cre­cen nues­tros hi­jos y sa­be­mos que eso se de­be a los dos, no a que ma­má po­ne su tiem­po y pa­pá me­nos”. Co­mo de­fen­so­ra de la pla­ni­fi­ca­ción fa­mi­liar y el ac­ce­so a la an­ti­con­cep­ción, sus pa­sio­nes son evi­den­tes en la ma­ne­ra en que es­tá or­ga­ni­za­do el in­for­me, en sec­cio­nes co­mo Pla­ni­fi­ca­ción Fa­mi­liar, VIH, Edu­ca­ción y Agri­cul­tu­ra. En la sec­ción Pla­ni­fi­ca­ción Fa­mi­liar, la es­cri­to­ra ke­nia­ta Abi­gail Arun­ga de­ta­lla los éxi­tos de Fu­tu­re Fab –un pro­gra­ma en Nai­ro­bi que les en­se­ña a las jó­ve­nes acer­ca de la sa­lud re­pro­duc­ti­va y an­ti­con­cep­ción–. El pro­gra­ma fue po­pu­lar en el mo­men­to en que tu­vo en cuen­ta el va­lor de la aper­tu­ra y la com­pa­sión.

“Nin­gún jui­cio. Eso es lo que se es­pe­ra”, di­jo Ga­tes, re­la­cio­nán­do­lo con su pro­pia reali­dad. “Cuan­do voy al sis­te­ma de aten­ción de la sa­lud en EE.UU. con mis hi­jos, es­pe­ro que no se nos juz­gue co­mo fa­mi­lia, ni a mí co­mo ma­dre ni a ellos, sin im­por­tar de qué te­ma se tra­te.”

VIEN­TOS DE CAM­BIO

Pa­ra mu­chos, Afri­ca y sus pro­ble­mas pa­re­cen im­po­si­bles de re­sol­ver y muy lejanos. Aun­que Ga­tes di­ce que si uno ha­bla con pa­dres en Afri­ca, des­de la na­ción más po­bre

has­ta la ciu­dad más ri­ca, los sue­ños que tie­nen pa­ra sus hi­jos son los mis­mos que los de cual­quier otra per­so­na. Quie­ren edu­ca­ción de ca­li­dad, opor­tu­ni­da­des eco­nó­mi­cas, y los re­cur­sos es­tán allí pa­ra cum­plir es­tos ob­je­ti­vos. En Afri­ca, hoy exis­te la mis­ma can­ti­dad de chi­cas que chi­cos en las es­cue­las, lo que les da el po­ten­cial pa­ra trans­for­mar el con­ti­nen­te en el fu­tu­ro. Y si su sa­lud y edu­ca­ción son con­si­de­ra­das prio­ri­da­des, se re­du­ci­rá la po­bre­za en el país, al igual que el cam­bio cli­má­ti­co, la ines­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca, la vio­len­cia y la de­sigual­dad de gé­ne­ro. Es­te es el va­lor de in­ver­tir en ca­pi­tal hu­mano, ade­más de en in­fra­es­truc­tu­ra, un mo­do usual de in­ver­sión pa­ra el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co. Los da­tos mues­tran que hay una re­la­ción di­rec­ta en­tre los ni­ve­les de sa­lud y edu­ca­ción y el PBI per cá­pi­ta, por ejem­plo. “Por lo tan­to, mu­cha gen­te tie­ne es­ta vi­sión an­ti­gua de Afri­ca”, sos­tie­ne Ga­tes. “Cuan­do es­tás en el te­rreno, la ener­gía y el in­ge­nio son ape­nas pal­pa­bles. Es un lu­gar sor­pren­den­te y con las in­ver­sio­nes co­rrec­tas van a le­van­tar­se por com­ple­to.”

No exis­te país o re­gión que no se pue­da cam­biar, afir­ma Ga­tes. “Mi­re­mos a Co­rea del Sur. Se hi­cie­ron nu­me­ro­sas in­ver­sio­nes y aho­ra se con­vir­tió en un ob­je­ti­vo su­pe­rior ayu­dar al res­to del mun­do.”

El sis­te­ma de edu­ca­ción pri­ma­rio en Viet­nam es otra his­to­ria de éxi­to. A pe­sar de te­ner un PBI 27 ve­ces más ba­jo que EE.UU., los jó­ve­nes de 15 años su­pe­ran a los es­tu­dian­tes es­ta­dou­ni­den­ses y bri­tá­ni­cos en cien­cia, ma­te­má­ti­ca y al­fa­be­ti­za­ción. Se­gún un es­cri­tor y fi­lán­tro­po na­ti­vo, el in­for­me de Cat Thao Ngu­yen en el in­for­me Goal­kee­pers, la asis­ten­cia en la es­cue­la pri­ma­ria es “del 100%”.

In­dia tam­bién cam­bió el pai­sa­je edu­ca­ti­vo pa­ra los ni­ños y jó­ve­nes de 6 a 14 años. Hoy, la ma­trí­cu­la es­tá en el 97%, una di­fe­ren­cia cla­ra res­pec­to del año 2000.

TIEM­POS DE SO­RO­RI­DAD

Cuan­do le pre­gun­ta­mos qué sig­ni­fi­ca ser fe­mi­nis­ta en 2018, Ga­tes res­pon­de: “Dar­les voz a to­das las mu­je­res del pla­ne­ta”. An­tes, cual­quier mu­jer que as­cen­die­ra en la po­lí­ti­ca o los ne­go­cios no siem­pre po­día man­te­ner esa puer­ta abier­ta pa­ra que las si­guie­ran otras. Pe­ro hoy “las fe­mi­nis­tas jó­ve­nes que co­noz­co se in­tere­san en em­po­de­rar a to­dos, no so­la­men­te a ellas mis­mas”. No es su­fi­cien­te te­ner a una mu­jer en el di­rec­to­rio de una em­pre­sa, “pe­ro si se lo­gra nom­brar a tres mu­je­res en un di­rec­to­rio de 10 per­so­nas, las co­sas em­pie­zan a cam­biar”. Lo que es bueno pa­ra las mu­je­res en el Reino Uni­do o Fran­cia, tam­bién lo es pa­ra las de las zo­nas ru­ra­les de Afri­ca y los pue­blos en la In­dia, y vi­ce­ver­sa. “Cuan­do ellas tra­ba­jan co­do a co­do, pue­den ir y re­cla­mar por sus de­re­chos. Pue­den pe­dir que un vio­la­dor sea lle­va­do a jui­cio y que los ser­vi­cios de sa­lud in­gre­sen a sus pue­blos.”

Par­te del rol de la fun­da­ción, se­gún Ga­tes, es pro­mo­ver las re­des en­tre gru­pos in­ter­na­cio­na­les que ya han cam­bia­do la di­ná­mi­ca cul­tu­ral en el te­ma. Nin­gu­na in­no­va­ción de una fun­da­ción dis­tan­te (in­clu­so una con una do­ta­ción de 50,7 mil mi­llo­nes de dó­la­res) se con­ver­ti­rá en una po­lí­ti­ca, a me­nos que sea im­ple­men­ta­da y con­tex­tua­li­za­da por so­cios lo­ca­les. Des­ta­ca de qué ma­ne­ra, en In­dia, hay mu­je­res en gru­pos de au­to­ayu­da tan po­de­ro­sos que se han man­te­ni­do du­ran­te más de 30 años y son es­truc­tu­ras de po­der fe­de­ra­das.

Las lec­cio­nes en el cam­po siem­pre es­tán cer­ca pa­ra Ga­tes. “Via­ja­ba de re­gre­so des­de Afri­ca y pen­sa­ba por qué es­ta mu­jer no tie­ne es­to o por qué no es­tá em­po­de­ra­da de es­ta ma­ne­ra, pe­ro te­nía que con­tex­tua­li­zar las pre­gun­tas

“Las fe­mi­nis­tas jó­ve­nes se in­tere­san por em­po­de­rar a to­das, no só­lo a ellas mis­mas. Y cuan­do tra­ba­jan co­do a co­do pue­den re­cla­mar sus de­re­chos.”

en mi país y de­cir: ¿a qué dis­tan­cia es­ta­mos real­men­te en EE.UU.?” En el cen­tro de Mi­cro­soft, Seattle, Ga­tes es­tá fi­nan­cian­do em­pre­sas di­ri­gi­das por mu­je­res con Pi­vo­tal Ventures, su com­pa­ñía de in­ver­sio­nes e in­cu­ba­ción que se ini­ció en 2015. De acuer­do con Ga­tes, “el 40% de los fon­dos de ca­pi­ta­les de ries­go va a los hom­bres que se gra­dua­ron en Har­vard y Stan­ford, mien­tras me­nos del 0,05% lle­ga a las mu­je­res afro­ame­ri­ca­nas”.

“Si las mu­je­res no tie­nen un lu­gar en la me­sa, fo­men­tás un gran ses­go en el sis­te­ma, y si no te­nés mi­no­rías en la me­sa, agre­gás un ses­go al sis­te­ma.” Ese ses­go ya es­tá ar­ma­do en mu­chos sec­to­res tec­no­ló­gi­cos, co­mo Si­ri de Ap­ple y Ale­xa de Ama­zon, dos asis­ten­tes que son la voz fe­me­ni­na, que pa­re­cen di­se­ña­das pa­ra apa­ci­guar y ha­cer re­ve­ren­cias mien­tras eje­cu­tan nues­tras ór­de­nes.

¿Es de­ma­sia­do tar­de pa­ra rec­ti­fi­car la dis­pa­ri­dad? La cla­ve es más re­des cen­tra­das en mu­je­res, di­ce Ga­tes. “Los hom­bres tie­nen re­des na­tu­ra­les”, se­gún el lu­gar en don­de se ha­yan gra­dua­do o te­ni­do su pri­mer em­pleo, pe­ro las mu­je­res de­ben crear­las. “Ro­déa­te de gen­te que cree en ti y te ayu­da­rá a lle­gar a don­de quie­ras ir. Cons­tru­ye una red de bue­na gen­te que es­ta­rá con­ti­go du­ran­te mu­cho tiem­po.”

EM­PE­ZAR POR CA­SA

A los hi­jos de los Ga­tes les en­se­ña­ron la im­por­tan­cia de mi­rar por fue­ra de su en­cla­ve en Seattle. Des­de pe­que­ños, los Ga­tes los lle­va­ron a Afri­ca pa­ra que abrie­ran su mun­do; has­ta aho­ra han via­ja­do mu­cho so­los. Phoe­be, de 16, es­tu­vo en Afri­ca tres ve­ces sin sus pa­dres. Y tra­ba­jó ha­ce po­co en una clí­ni­ca ke­nia­ta don­de du­ran­te una ci­ru­gía se cor­tó la luz y tu­vie­ron que con­ti­nuar, usan­do la luz de las lin­ter­nas. Rory, de 19, pa­só dos se­ma­nas en Ruan­da en un pro­gra­ma de li­de­raz­go y re­gre­só a ca­sa con ideas que com­par­tió en la me­sa fa­mi­liar. (A pro­pó­si­to, no só­lo tie­nen char­las hu­ma­ni­ta­rias en la ca­sa de los Ga­tes, tam­bién jue­gan a Settlers of Ca­tan por­que Phoe­be vie­ne ga­nan­do ha­ce me­ses y al­gu­nos tie­nen sed de ven­gan­za.)

“Real­men­te se co­nec­tan con los jó­ve­nes que co­no­cen”, di­ce Ga­tes. Re­tri­buir­les a esos ado­les­cen­tes con los que ellos se cru­zan du­ran­te una se­ma­na o dos en un mo­men­to es par­te del com­pro­mi­so pa­ra la fa­mi­lia Ga­tes. “De­seo que ellos usen sus ta­len­tos en nom­bre del mun­do por­que no­so­tros te­ne­mos to­do pa­ra re­tri­buir: tiem­po, ener­gía, pen­sa­mien­tos, y si te­nés di­ne­ro, di­ne­ro. El mun­do va a es­tar me­jor si to­dos da­mos al­go.”

Re­tri­buir no es una pro­me­sa va­cía pa­ra los Ga­tes. Gi­ving Pled­ge, la cam­pa­ña fi­lan­tró­pi­ca que co­men­zó con la ad­mi­nis­tra­ción Wa­rren Buf­fett, en 2010, in­vi­ta a do­nar el 50% de la for­tu­na de los más ri­cos, de­jan­do so­lo una pe­que­ña par­te de su ri­que­za a los hi­jos.

Por to­dos los es­fuer­zos de la Fun­da­ción y su dedicación a la so­cie­dad, Ga­tes in­sis­te que no es su in­ten­ción u ob­je­ti­vo re­em­pla­zar el rol de los go­bier­nos. “Lo que ha­ce una fun­da­ción –di­ce– es un ca­ta­li­za­dor. Po­de­mos en­con­trar in­no­va­cio­nes, to­mar ries­gos que un go­bierno no pue­de y lue­go des­cu­brir qué fun­cio­na e ir al es­ta­do pa­ra am­pliar­lo.” ”Elo­gia a Fran­cia, No­rue­ga, In­gla­te­rra y Ale­ma­nia co­mo lí­de­res en el ca­mino ha­cia la mo­vi­li­dad as­cen­den­te en Afri­ca. “El li­de­raz­go im­por­ta”, di­ce Ga­tes. “Te­ne­mos que se­guir ba­tien­do el par­che pa­ra que es­cu­chen nues­tro men­sa­je.”

Un li­de­raz­go fuer­te no sig­ni­fi­ca na­da sin re­des de co­no­ci­mien­to y po­der com­par­tir­las en­tre mu­je­res. Ga­tes re­cuer­da que es­ta­ba en una ce­na de ne­go­cios y que des­pués se que­dó pen­san­do, “no hay na­da que no pue­dan ha­cer. Ni una so­la co­sa. Sa­ben que tra­ba­jar jun­tas es lo que ha­rá que to­das as­cien­dan. Nin­gu­na de no­so­tras pue­de ha­cer­lo so­la. Jun­tas so­mos más fuer­tes”.

En la In­dia, una ma­dre con su hi­jo que tu­vo po­lio. Un maes­tro en Viet­nam da cla­ses de ve­rano en su ca­sa.

Me­lin­da re­ci­be re­ga­los du­ran­te su vi­si­ta a una es­cue­la en la In­dia. Es­cue­la Ma­na­caud, en In­dia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.