RES­TAU­RAN­TES IN­TE­LI­GEN­TES: DI­GI­TA­LI­ZAR LA EX­PE­RIEN­CIA

Smart Res­tau­rants: Di­gi­ta­li­zing Experience

Excelencias Gourmet - - News - POR: PA­TRI­CIA CÁ­CE­RES FOTOS: AR­CHI­VO EX­CE­LEN­CIAS

Ima­gi­ne lle­gar a un res­tau­ran­te y que la car­ta no sea de pa­pel sino una pro­yec­ción di­gi­tal e in­ter­ac­ti­va so­bre la me­sa. Que la co­mi­da se so­li­ci­te pre­sio­nan­do los bo­to­nes vir­tua­les y que, mien­tras se es­pe­ra, se pue­da dis­fru­tar de un vi­deo en tiem­po real del per­so­nal de co­ci­na pre­pa­ran­do el pla­to. Al ter­mi­nar, bas­ta con apre­tar otro de los bo­to­nes vir­tua­les pa­ra que lle­gue la cuen­ta.

El res­tau­ra­dor pro­me­dio pen­sa­rá que es­te ejem­plo es pu­ra fic­ción. Pa­ra otros, co­mo el res­tau­ran­te lon­di­nen­se Imano, es ya una reali­dad. Y es que los co­men­sa­les mo­der­nos, ca­da vez más fa­mi­lia­ri­za­dos con la tec­no­lo­gía, de­man­dan una ex­pe­rien­cia rá­pi­da, fá­cil y gra­ti­fi­can­te en el res­tau­ran­te, más allá de una bue­na co­mi­da. Pla­ta­for­mas de re­ser­va y sis­te­mas que sim­pli­fi­can el pro­ce­so de pa­go, el big da­ta o la ro­bó­ti­ca, la fuer­te pe­ne­tra­ción de smartp­ho­nes y apps… es­tán em­pu­jan­do al sec­tor de la res­tau­ra­ción ha­cia el mun­do di­gi­tal de for­ma ace­le­ra­da. Pa­ra los res­tau­ra­do­res, evo­lu­cio­nar ya no es una op­ción sino un im­pe­ra­ti­vo.

Fue con es­ta pre­mi­sa que Rei­ma­gi­ne

Food, en co­la­bo­ra­ción con Ma­kro, sis­te­ma­ti­zó las prin­ci­pa­les lí­neas por las que avan­za el sec­tor, las cua­les re­su­mió en el in­for­me “Hac­king the res­tau­rant experience”.

Rei­ma­gi­ne Food, es el pri­mer cen­tro dis­rup­ti­vo de­di­ca­do a la ali­men­ta­ción del fu­tu­ro que co­nec­ta star­tups, em­pren­de­do­res, foo­dies, chefs y mar­cas in­ter­na­cio­na­les, con el ob­je­ti­vo de im­pul­sar la in­no­va­ción, la in­ves­ti­ga­ción y el desa­rro­llo de so­lu­cio­nes crea­ti­vas que ten­gan un im­pac­to po­si­ti­vo en el mun­do.

Es­tas fue­ron al­gu­nas de las ten­den­cias que iden­ti­fi­ca­ron:

PRI­ME­RO LO PRI­ME­RO: ATRAER

Pa­ra na­die es un se­cre­to que los co­men­sa­les mo­der­nos bus­can in­for­ma­ción an­tes de de­ci­dir dón­de ce­nar. Lo que an­tes se co­no­cía co­mo el “bo­ca a bo­ca”, hoy se en­cuen­tra fá­cil­men­te en la web con si­tios de re­se­ñas de con­su­mo, co­mo Tri­pAd­vi­sor, ours­qua­re o Yelp, que se han vuel­to enor­me­men­te po­pu­la­res en la úl­ti­ma dé­ca­da.

Pe­ro al­gu­nas apli­ca­cio­nes o apps tam­bién es­tán fa­ci­li­tan­do las re­ser­vas en lí­nea.

Ade­más de los co­no­ci­dos Ope­nTa­ble o El Te­ne­dor, nue­vos ac­to­res co­mo Resy o Re­ser­ve in­cor­po­ran ser­vi­cios adi­cio­na­les co­mo ges­to­res de re­ser­vas, o so­lu­cio­nes pa­ra el pa­go y fac­tu­ra­ción.

In­clu­so las gran­des ca­de­nas de res­tau­ra­ción han em­pe­za­do a uti­li­zar chat­bots (pro­gra­mas in­for­má­ti­cos di­se­ña­dos pa­ra si­mu­lar una con­ver­sa­ción in­te­li­gen­te) que per­mi­ten a los clien­tes sol­ven­tar du­das y rea­li­zar pe­di­dos a tra­vés de una apli­ca­ción de men­sa­je­ría, igual que lo ha­rían con un camarero.

Es­tos lu­ga­res sue­len dis­po­ner tam­bién de sus pro­pias apli­ca­cio­nes mó­vi­les, que ofre­cen in­for­ma­ción so­bre los res­tau­ran­tes (me­nú, ubi­ca­ción, ho­ra­rio, re­ser­vas…), des­cuen­tos a tra­vés de push no­ti­fi­ca­tion o he­rra­mien­tas de fi­de­li­za­ción.

EL RE­CI­BI­MIEN­TO, OTRO FAC­TOR DE­CI­SI­VO

La ges­tión de lis­tas de es­pe­ra pa­ra aque­llos res­tau­ran­tes que no ad­mi­ten re­ser­va es hoy más ágil e in­te­li­gen­te. Pe­dir turno an­tes de lle­gar al res­tau­ran­te, com­pro­bar nues­tro lu­gar en la lis­ta de es­pe­ra en tiem­po real o re­ci­bir un men­sa­je de tex­to cuan­do la me­sa es­tá lis­ta es hoy una prác­ti­ca ha­bi­tual en mu­chos si­tios. Apli­ca­cio­nes co­mo NoWait, QLess o Waitlist per­mi­ten a los clien­tes ha­cer co­la de ma­ne­ra vir­tual a tra­vés de sus smartp­ho­nes. De es­ta ma­ne­ra, el tiem­po de es­pe­ra en la puer­ta del res­tau­ran­te se re­du­ce drás­ti­ca­men­te.

Con los da­tos re­co­gi­dos a tra­vés de pro­gra­mas de fi­de­li­za­ción, pla­ta­for­mas de re­ser­va, sis­te­mas de pa­go e in­clu­so bea­cons, el res­tau­ra­dor aho­ra es ca­paz de sa­ber con qué fre­cuen­cia un clien­te vi­si­ta su res­tau­ran­te o cuá­les son los pla­tos que sue­le pe­dir,

per­mi­tien­do un al­tí­si­mo gra­do de per­so­na­li­za­ción. La app de Star­bucks, por ejem­plo, ofre­ce al con­su­mi­dor sus fa­vo­ri­tos en cuan­to en­tra en una de sus ca­fe­te­rías.

A me­di­da que cam­bian los há­bi­tos de los clien­tes, tam­bién ve­re­mos po­pu­la­ri­zar­se las pan­ta­llas in­ter­ac­ti­vas e in­clu­so los ro­bots, en lu­gar de ca­ma­re­ros o de­pen­dien­tes. Los co­men­sa­les dis­pues­tos a con­su­mir una co­mi­da rá­pi­da tien­den a va­lo­rar la efi­cien­cia y la ve­lo­ci­dad por en­ci­ma de la in­ter­ac­ción hu­ma­na.

PE­DI­DOS IN­TE­LI­GEN­TES

El uso de dis­po­si­ti­vos co­mo ta­blets pa­ra to­mar los pe­di­dos, pue­de re­du­cir sus­tan­cial­men­te el mar­gen de error y me­jo­rar la ex­pe­rien­cia del clien­te: co­nec­ta­dos di­rec­ta­men­te a los pun­tos de ven­ta, pue­den en­viar ór­de­nes en tiem­po real a la co­ci­na, in­di­car la mo­di­fi­ca­ción de al­gu­na re­ce­ta y pre­pa­rar di­rec­ta­men­te la cuen­ta, ade­más de re­du­cir el tiem­po de es­pe­ra.

Un pa­so más allá va la idea de au­to­pe­di­do, tan­to a tra­vés de dis­po­si­ti­vos pro­por­cio­na­dos por el res­tau­ran­te co­mo me­dian­te el pro­pio smartp­ho­ne de la per­so­na. Es­to per­mi­te que el comensal pi­da su or­den in­clu­so an­tes de en­trar al res­tau­ran­te, de ma­ne­ra que los pla­tos es­tén lis­tos tan pron­to co­mo lle­guen al lo­cal. Cho­wNow, pro­vee­dor lí­der de so­lu­cio­nes de au­to­pe­di­do per­mi­te a los clien­tes rea­li­zar pe­di­dos an­ti­ci­pa­dos a tra­vés de la pá­gi­na web del res­tau­ran­te, de la apli­ca­ción, de Yelp e in­clu­so de las pá­gi­nas de Fa­ce­book y Goo­gle.

Asi­mis­mo, las so­lu­cio­nes pa­ra me­jo­rar la vi­sua­li­za­ción del me­nú ya van más allá de las pan­ta­llas de los dis­po­si­ti­vos. To­do pa­re­ce in­di­car que en un me­diano pla­zo se po­drán con­sul­tar car­tas en pro­yec­cio­nes de 3D o, in­clu­so, en el fu­tu­ro, en ho­lo­gra­mas o reali­dad aumentada.

LA IN­TER­AC­TI­VI­DAD CUEN­TA

Exis­ten múl­ti­ples for­mas en que la tec­no­lo­gía po­dría au­men­tar la in­ter­ac­ti­vi­dad de las co­mi­das. La pio­ne­ra star­tup en so­lu­cio­nes tec­no­ló­gi­cas en la me­sa, Ziosk, no so­lo per­mi­te a los clien­tes el au­to­pe­di­do sino que tam­bién ofre­ce una am­plia ga­ma de con­te­ni­dos: no­ti­cias, ac­ce­so a In­ter­net, jue­gos y apli­ca­cio­nes de re­des so­cia­les.

Los clien­tes ca­da vez más em­plean sus dis­po­si­ti­vos mó­vi­les pa­ra cha­tear, con­sul­tar las re­des so­cia­les y los li­kes mien­tras es­tán sen­ta­dos en el res­tau­ran­te. Al­gu­nas apli­ca­cio­nes fo­men­tan la co­ne­xión con el lu­gar a tra­vés de los dis­po­si­ti­vos per­so­na­les. Va­rias ca­de­nas de res­tau­ran­tes, en su ma­yo­ría es­ta­dou­ni­den­ses, han desa­rro­lla­do jue­gos que al mis­mo tiem­po fun­cio­nan co­mo apli­ca­cio­nes de fi­de­li­za­ción, don­de los clien­tes com­pi­ten por ven­ta­jas y re­com­pen­sas.

PA­GOS EX­PE­DI­TOS

Las nue­vas so­lu­cio­nes de pa­go en la me­sa per­mi­ten so­li­ci­tar y pa­gar la cuen­ta di­rec­ta­men­te a tra­vés del smartp­ho­ne.

Esas apli­ca­cio­nes ge­ne­ral­men­te fun­cio­nan con un có­di­go de cua­tro dí­gi­tos ge­ne­ra­do por la apli­ca­ción, por el nú­me­ro de me­sa pro­por­cio­na­do por el res­tau­ran­te o me­dian­te un có­di­go QR.

Al­gu­nos res­tau­ran­tes uti­li­zan bea­cons, pe­ro to­da­vía son una mi­no­ría. Los pa­gos se rea­li­zan me­dian­te un en­la­ce pre­car­ga­do a tra­vés de Pay­Pal, una car­te­ra di­gi­tal co­mo Ap­ple Pay o tar­je­ta de cré­di­to o dé­bi­to tra­di­cio­nal. Los clien­tes pue­den di­vi­dir la cuen­ta con otros

co­men­sa­les de su me­sa o in­clu­so aña­dir una pro­pi­na.

Sin em­bar­go, la in­no­va­ción tec­no­ló­gi­ca no im­pli­ca­rá la des­apa­ri­ción de los res­tau­ran­tes tra­di­cio­na­les. En opi­nión de Ma­rius Ro­bles, CEO de Rei­ma­gi­ne Food, en el fu­tu­ro con­vi­vi­rán tres gran­des gru­pos que cu­bri­rán di­fe­ren­tes ne­ce­si­da­des de con­su­mo:

Res­tau­ran­tes in­te­li­gen­tes (o de co­no­ci­mien­to), don­de se ex­plo­ra­rán emo­cio­nes des­de una pers­pec­ti­va mul­ti­di­men­sio­nal, con un al­to com­po­nen­te tec­no­ló­gi­co, y don­de in­clu­so las co­ci­nas es­ta­rán co­nec­ta­das con sus pro­vee­do­res ha­bi­tua­les.

Res­tau­ran­tes de ren­di­mien­to, muy fun­cio­na­les y con un cla­ro fo­co en la per­so­na­li­za­ción, en los que rei­na­rán con­cep­tos co­mo sa­lud y bie­nes­tar. Ten­drán un es­pí­ri­tu más prag­má­ti­co y con el fo­co pues­to en cier­tos ni­chos de clien­tes, co­mo los ve­ga­nos o los aman­tes de la co­mi­da healthy.

Res­tau­ran­tes de placer, don­de el ob­je­ti­vo se­rá sim­ple­men­te dis­fru­tar. La ba­se de to­do se­rán las bue­nas ma­te­rias pri­mas uti­li­za­das en la co­ci­na, acom­pa­ña­das de una bue­na am­bien­ta­ción.

Pe­ro, in­de­pen­dien­te­men­te de gru­pos o clasificaciones, los res­tau­ran­tes del fu­tu­ro com­par­ti­rán el he­cho de ser más di­gi­ta­les e in­te­li­gen­tes. No bas­ta con ofre­cer pro­duc­tos de ca­li­dad, pla­tos atrac­ti­vos o una de­co­ra­ción im­pac­tan­te. El nue­vo per­fil de con­su­mi­dor quie­re vi­vir ex­pe­rien­cias gas­tro­nó­mi­cas to­tal­men­te per­so­na­li­za­das, úni­cas y de van­guar­dia en las que se es­ti­mu­len to­dos los sen­ti­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.