Y EL BAR

Excelencias Gourmet - - Tradiciones -

San­tia­go, qui­zá, el más frus­tra­do, su­fri­do y sin fa­mi­lia, so­lo au­xi­lia­do por el hi­jo del due­ño de La Te­rra­za. El lu­gar apa­re­ce re­fe­ren­cia­do va­rias ve­ces en el li­bro co­mo pun­to de reunión de pes­ca­do­res pa­ra to­mar, co­mer y con­tar sus ex­pe­rien­cias o las aven­tu­ras de sus úl­ti­mas fae­nas pes­que­ras. Le da ca­te­go­ría de lu­gar especial a La Ta­rra­za cuan­do el vie­jo re­me­mo­ra las vi­si­tas a ese lu­gar de lu­mi­na­rias del ba­se­ball nor­te­ame­ri­cano, ta­les co­mo el gran jon­ro­ne­ro del equi­po del Brooklyn, Dick Sis­ler , lo que si­túa la ac­ción del re­la­to en los años 40 del pa­sa­do si­glo.

En uno de sus más poé­ti­cos pa­sa­jes de

lee­mos: “Di­jo el mu­cha­cho —¿Me per­mi­te in­vi­tar­le a una cer­ve­za en la Te­rra­za? –

—¿Por qué no?—di­jo el vie­jo—En­tre pes­ca­do­res.

Se sen­ta­ron en La Te­rra­za. Mu­chos de los pes­ca­do­res se reían del vie­jo, pe­ro él no se mo­les­ta­ba. Otros, en­tre los más vie­jos, lo mi­ra­ban y se po­nían tristes… El vien­to ha­bía

Vie­jo y el Mar

El

vuel­to al Nor­te y lue­go ha­bía de­ja­do de so­plar. Era agra­da­ble es­tar allí, al sol, en la Te­rra­za”.

IN­VI­TA­CIÓN A LA TE­RRA­ZA

El lo­cal que ocu­pa La Te­rra­za se abrió ori­gi­nal­men­te el 20 de ma­yo de 1925 co­mo bo­de­ga mix­ta, lla­ma­da Las Are­cas por las plan­tas de ese gé­ne­ro que de­co­ra­ban el lu­gar. En 1940 fue ad­qui­ri­do, por el co­ci­ne­ro Sal­va­dor Blan­co, que lo con­vir­tió en res­tau­ran­te con un bar bien abas­te­ci­do, adop­tan­do el nue­vo nom­bre de La Te­rra­za de Co­jí­mar.

Pron­to se hi­zo fa­mo­so en­tre los vi­si­tan­tes in­ter­na­cio­na­les, in­clui­dos es­tre­llas de ci­ne de la épo­ca, co­mo Im­pe­rio Ar­gen­ti­na, Li­ber­tad La­mar­que, Jor­ge Ne­gre­te, Hu­go del Ca­rril y

Lo­la Flo­res. La Te­rra­za se con­vir­tió en una vi­si­ta obli­ga­da, pe­ro na­die apor­tó más a su fa­ma que Er­nest He­ming­way, que ven­dría aquí re­gu­lar­men­te des­pués de sus pes­que­rías de al­tu­ra con su leal y fiel ami­go, Gregorio Fuen­tes, pri­me­ro y úni­co ofi­cial del “Pi­lar”, el mí­ti­co bar­co del es­cri­tor.

He­ming­way re­si­dió por 20 años en

Cu­ba. Du­ran­te ese tiem­po no se re­la­cio­nó asi­dua­men­te con ar­tis­tas ni in­te­lec­tua­les cu­ba­nos, apar­te de su ami­go y me­di­co Jo­sé Luis He­rre­ra So­to­lon­go y el pe­rio­dis­ta Fer­nan­do G. Cam­poa­mor. Sus ami­gos cu­ba­nos fue­ron los ve­ci­nos de San Mi­guel del Pa­drón, lo­ca­li­dad don­de es­ta­ba en­cla­va­do su ho­gar cu­bano Fin­ca Vi­gía y los pes­ca­do­res de Co­jí­mar.

Cuan­do el “vie­jo pa­pa” no se en­con­tra­ba en­fras­ca­do en al­gu­na de sus obras o ar­tícu­los, re­par­tía su “tiem­po li­bre” pes­can­do en el Pi­lar, de­par­tien­do con sus ami­gos vi­si­tan­tes en El Flo­ri­di­ta, u or­ga­ni­zan­do ter­tu­lias pa­sa­das por al­cohol con sus co­le­gas de ofi­cio: los vie­jos y sa­bios pes­ca­do­res de Co­jí­mar. Los in­vi­ta­ba a la Te­rra­za pa­ra, a ma­ne­ra de un fó­rum de es­pe­cia­lis­tas, com­par­tir anéc­do­tas y ex­pe­rien­cias vi­vi­das en sus in­tré­pi­das pes­que­rías

ER­NEST HE­MING­WAY MAN­TU­VO UNA PAR­TI­CU­LAR RE­LA­CIÓN CON LOS PO­BLA­DO­RES DE CO­JÍ­MAR DU­RAN­TE SU RE­SI­DEN­CIA EN CU­BA, Y EN ESPECIAL CON LA TE­RRA­ZA, BAR RES­TAU­RAN­TE QUE CONS­TI­TU­YE POR DE­RE­CHO PRO­PIO, UN SI­TIO PERDURABLE EN LA VI­DA Y OBRA DEL FA­MO­SO ES­CRI­TOR

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.