10 TIPS PA­RA REN­TA­BI­LI­ZAR UN PIN­CHO

10 Tips to Ma­ke the Most of Pin­chos

Excelencias Gourmet - - Sumario -

Lin­kers, con­sul­to­ra de hos­te­le­ría y tu­ris­mo, a tra­vés de su Di­rec­tor Ge­ne­ral y es­pe­cia­lis­ta en ges­tión de ne­go­cios hos­te­le­ros, Da­vid Ba­si­lio, ha ela­bo­ra­do un lis­ta­do de di­rec­tri­ces di­se­ña­das pa­ra que el em­pre­sa­rio sa­que el ma­yor mar­gen de be­ne­fi­cio a los pin­chos o ta­pas. Un pro­duc­to pa­ra to­mar a cual­quier ho­ra del día y tem­po­ra­da del año cu­ya de­man­da in­ter­na­cio­nal no pa­ra de cre­cer.

1. Pro­duc­tos de tem­po­ra­da.

Apro­ve­char los in­gre­dien­tes es­ta­cio­na­les que ofre­ce la gas­tro­no­mía per­mi­te al em­pre­sa­rio ac­ce­der y ofre­cer pre­cios com­pe­ti­ti­vos de tem­po­ra­da. Es­tas ma­te­rias pri­mas son di­fe­ren­cia­do­ras de ca­da es­ta­ción, sien­do la crian­za na­tu­ral una de sus cua­li­da­des. Los clien­tes en­con­tra­rán en el re­sul­ta­do fi­nal un equi­li­brio en pre­cio y ca­li­dad.

Son re­co­men­da­bles pa­ra se­guir una do­ble es­tra­te­gia: los clien­tes in­ter­na­cio­na­les ve­rán una opor­tu­ni­dad ex­ce­len­te pa­ra acer­car­se a la gas­tro­no­mía re­gio­nal, al tiem­po que el ne­go­cio re­cor­ta­rá gas­tos de­bi­do a que los pro­duc­to­res lo­ca­les son siem­pre más eco­nó­mi­cos (que aque­llos que nos tie­nen que traer el pro­duc­to des­de zo­nas re­mo­tas).

Los pin­chos de­ben ir en con­so­nan­cia con el cli­ma en que es­tá in­mer­so el es­ta­ble­ci­mien­to y con el am­bien­te so­cial de la zo­na en que se en­cuen­tra ubi­ca­do. Por tan­to, las ta­pas de­ben es­tar adap­ta­das a am­bos fac­to­res pa­ra que su ven­ta sea óp­ti­ma, evi­tan­do des­per­di­cios y ca­du­ci­da­des.

De na­da sir­ve crear in­ter­mi­na­bles car­tas de ta­pas, lle­gan­do a in­cluir in­gre­dien­tes que o bien no son fres­cos, ó in­clu­so son pres­cin­di­bles pa­ra sa­tis­fa­cer la de­man­da del clien­te. Por ello es con­ve­nien­te te­ner una car­ta con me­nor va­rie­dad de pin­chos, pe­ro des­ta­can­do la ca­li­dad y fres­cu­ra de sus in­gre­dien­tes que,

2. Pro­duc­tos de pro­xi­mi­dad.

3. Cli­ma y en­torno.

4. Fres­cu­ra.

ade­más, siem­pre se­rán más ren­ta­bles si son tra­ta­dos y ma­nu­fac­tu­ra­dos en la co­ci­na del ne­go­cio, en vez de com­prar­los ya ter­mi­na­dos.

La prin­ci­pal ca­rac­te­rís­ti­ca de la ta­pa co­mo op­ción gastronómica es su di­na­mis­mo, por lo que se de­be per­der el mie­do a ju­gar. De­bi­do a su re­du­ci­do ta­ma­ño, la mez­cla de sa­bo­res y tex­tu­ras, son de más fá­cil rea­li­za­ción y de me­nor mer­ma que en la car­ta de pla­tos. Se re­co­mien­da ex­pe­ri­men­tar.

Un in­gre­dien­te se­cun­da­rio pue­de re­lle­nar y com­ple­men­tar el pla­to, no so­lo dán­do­le el to­que que le fal­ta de sa­bor o tex­tu­ra, sino ho­mo­ge­nei­zan­do su es­té­ti­ca con los otros pin­chos de la car­ta, man­te­nien­do el cos­te o ra­tio de mer­ca­de­ría de ca­da uni­dad.

Las ta­pas son un pla­to prin­ci­pal en mi­nia­tu­ra, pe­ro sin me­di­da

5. Fu­sión.

6. In­gre­dien­tes se­cun­da­rios.

7. El ta­ma­ño.

de­fi­ni­da. A dia­rio se ven pro­pues­tas que van des­de un bo­que­rón con una gil­da has­ta una ca­zue­li­ta de len­te­jas. Es re­co­men­da­ble te­ner la men­te abier­ta, no ce­rrar­se puer­tas pen­san­do en un ta­ma­ño o for­ma­to con­cre­to, ya que es el cos­te el que de­be mar­car si la idea pue­de o no in­cluir­se en la car­ta.

8. In­no­var en ta­pas de me­nor éxi­to.

In­ten­tar re­di­se­ñar la ta­pa es­tre­lla de la ca­sa, bien por can­san­cio de ver­la cons­tan­te­men­te en la ofer­ta de pin­chos o por en­con­trar­se en un mo­men­to de es­ca­sa crea­ti­vi­dad, es un gran error. Es pre­fe­ri­ble in­ver­tir el tiem­po en re­di­se­ñar aque­lla que no se ven­de pa­ra me­jo­rar su ren­ta­bi­li­dad con al­gún cam­bio adi­cio­nal.

9. Con­ver­tir el pla­to en mi­nia­tu­ra.

Si el em­pre­sa­rio dis­po­ne en su es­ta­ble­ci­mien­to de un pla­to de gran re­cla­mo en­tre los clien­tes, una bue­na es­tra­te­gia se­ría lle­var­lo a for­ma­to de ta­pa. De es­ta for­ma, se in­cre­men­ta­rán las ven­tas con un pro­duc­to en el que el ne­go­cio ya tie­ne ex­pe­rien­cia, del cual se tie­ne cla­ro su es­can­da­llo y cos­te uni­ta­rio.

Se tra­ta de un re­cur­so fan­tás­ti­co pa­ra otor­gar una ma­yor pre­sen­cia o dis­tin­ción al pin­cho, o in­clu­so re­du­cir su cos­te de ma­te­ria pri­ma sin des­lu­cir el con­cep­to de ta­pa. Si ade­más de pro­duc­to de ca­li­dad el ne­go­cio ofre­ce un so­por­te de ca­li­dad o di­fe­ren­cia­dor el éxi­to es­ta­rá ase­gu­ra­do, y sin que se dis­pa­ren los cos­tes.

10. La va­ji­lla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.