EL VIE­JO Y EL BAR

The Old and the Bar

Excelencias Gourmet - - Sumario - POR: AN­TO­NIO HEN­RÍ­QUEZ FO­TOS: COR­TE­SÍA DEL AU­TOR YARCHIVO EX­CE­LEN­CIAS

Co­jí­mar es un pue­blo de pes­ca­do­res, a 20 mi­nu­tos de La Habana, que ha per­ma­ne­ci­do prác­ti­ca­men­te pe­tri­fi­ca­do en el tiem­po. Sus ve­tus­tas man­sio­nes co­lo­nia­les for­ma­ron par­te de un pa­sa­do de es­plen­dor co­mo bal­nea­rio, pre­fe­ri­do por la so­cie­dad habanera de los años 20 del pa­sa­do si­glo, que aho­ra se mez­clan ar­bi­tra­ria­men­te con las mo­des­tas vi­vien­das de los pes­ca­do­res que le han pro­por­cio­na­do a esa vi­lla un lu­gar en la his­to­ria de la li­te­ra­tu­ra uni­ver­sal.

Se­me­jan­te a la im­per­tur­ba­bi­li­dad de un pes­ca­dor en es­pe­ra de una bue­na pre­sa en su car­na­da, las ho­ras pa­san len­tas y apa­ci­bles en la vi­da de los mo­ra­do­res de es­ta pin­to­res­ca lo­ca­li­dad. Mi­ran­do el atar­de­cer des­de su pe­que­ño ma­le­cón y ver ha­cer­se a la mar las em­bar­ca­cio­nes de los pes­ca­do­res, re­sul­ta inevi­ta­ble evo­car la imagen del pes­ca­dor San­tia­go, pro­ta­go­nis­ta prin­ci­pal de la no­ve­la

del es­cri­tor nor­te­ame­ri­cano Er­nest He­ming­way, por la que ob­tu­vo el pre­mio No­bel de Li­te­ra­tu­ra en 1954.

Ciu­da­dano del mun­do y de Co­jÍ­mar, y atra­ca­de­ro de su en­tra­ña­ble bar­co “Pi­lar”, el fa­mo­so es­cri­tor man­tu­vo una par­ti­cu­lar re­la­ción con los po­bla­do­res del lu­gar du­ran­te su re­si­den­cia en Cu­ba, en especial, con sus pes­ca­do­res y las per­so­na­li­da­des de

Gregorio Fuen­tes y An­sel­mo Her­nán­dez, de los cua­les to­mó pres­ta­das mu­chas de sus ca­rac­te­rís­ti­cas pa­ra cons­truir al pro­ta­go­nis­ta (vie­jo pes­ca­dor) de la his­to­ria del pre­mia­do li­bro.

Pe­ro qui­zá el lu­gar más co­no­ci­do de

Co­jí­mar, tan­to por los cu­ba­nos co­mo por los vi­si­tan­tes fo­rá­neos, es La Ta­rra­za de Co­jí­mar, bar res­tau­ran­te que cons­ti­tu­ye por de­re­cho pro­pio, un si­tio especial en la vi­da y obra del fa­mo­so es­cri­tor. Y es que si no hu­bie­ra exis­ti­do La Te­rra­za, He­ming­way la hu­bie­ra in­ven­ta­do.

El Vie­jo y el Mar,

Is­las en el Gol­fo,

En su li­bro pós­tu­mo la más au­to­bio­grá­fi­ca de sus no­ve­las, des­cri­be la pri­me­ra vi­si­ta al lu­gar de su pro­ta­go­nis­ta Tho­mas Hud­son. Se re­fie­re a La Te­rra­za co­mo “el bar de Co­jí­mar, cons­trui­do al bor­de de las ro­cas que do­mi­nan al puer­to” y na­rra: “ha­bía lle­ga­do al bar una lu­mi­no­sa ma­ña­na de pri­ma­ve­ra. Ha­bía allí unos cuan­tos bo­rra­chos, re­za­ga­dos de la ce­le­bra­ción de la no­che an­te­rior, pe­ro el vien­to fres­co so­pla­ba des­de el es­te a tra­vés del res­tau­ran­te abier­to y el bar, y la luz era tan bri­llan­te y el ai­re se sen­tía tan nue­vo y re­fres­can­te que no era ma­ña­na pa­ra bo­rra­chos… A tra­vés de la te­rra­za abier­ta mi­ró el mar, de un azul pro­fun­do y con cres­tas blan­cas, en­tre­cru­za­dos por las bar­cas pes­que­ras que cu­rri­ca­nea­ban en bus­ca de do­ra­dos”.

En su no­ve­la He­ming­way uti­li­za co­mo es­ce­na­rio en tie­rra el am­bien­te de Co­jí­mar y de sus vie­jos pes­ca­do­res, sien­do

El Vie­jo y el Mar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.