UNA DIS­TIN­CIÓN

EN LOS ÚL­TI­MOS AÑOS SE HA TRA­BA­JA­DO EN LA RE­CU­PE­RA­CIÓN DE LOS COCTELES CUBANOS MÁS AN­TI­GUOS, AL TIEM­PO QUE SE PRO­MUE­VE LA CUL­TU­RA DEL BUEN BE­BER, VINCULANDO EL RON CU­BANO Y LA COC­TE­LE­RÍA NA­CIO­NAL A LA CUL­TU­RA CU­BA­NA ME­RE­CI­DA

Excelencias Gourmet - - Valoración - FOTOS: RAÚL ABREU

Es para no­so­tros, co­mo pro­fe­sio­na­les del bar y miem­bros de la Aso­cia­ción de Cantineros de Cu­ba (ACC), un orgullo y un com­pro­mi­so el que nues­tra ca­pi­tal, La Habana, ha­ya si­do no­mi­na­da por la Aca­de­mia Ibe­roa­me­ri­ca­na de Gas­tro­no­mía, con la dis­tin­ción Ca­pi­ta­li­dad de la Coc­te­le­ría en es­te año 2018.

El bar en nues­tro país da­ta del si­glo XIX, pe­río­do del que no so­lo po­de­mos ha­blar acer­ca de los que prac­ti­ca­ron es­ta pro­fe­sión, sino también del desa­rro­llo de la gas­tro­no­mía en ge­ne­ral, uni­do a una his­to­ria an­te­rior que ve­nía de los in­gle­ses ra­di­ca­dos en nues­tra is­la. To­do ello se com­ple­men­ta cuan­do en los años 20 del si­glo XX, pro­duc­to de la Ley Se­ca im­plan­ta­da en los Es­ta­dos Uni­dos, las per­so­nas de­di­ca­das a es­te ofi­cio y los be­be­do­res, co­mien­zan a ra­di­car­se en Cu­ba, da­da la cer­ca­nía en­tre am­bos paí­ses, unos bus­can­do el pla­cer de be­ber, al­gu­nos con­ti­nuan­do su ofi­cio y otros ex­plo­tan­do las po­si­bi­li­da­des de ven­ta de sus pro­duc­tos.

Co­mo co­lo­fón de es­ta ex­plo­sión en La Habana, el sur­gi­mien­to en 1924 del Club de Cantineros de la Re­pú­bli­ca de Cu­ba desem­pe­ñó un pa­pel muy im­por­tan­te, pues fue el pri­me­ro en el mun­do en el que se agru­pa­ron un gru­po de ca­ma­re­ros —en su gran ma­yo­ría es­pa­ño­les y nor­te­ame­ri­ca­nos ra­di­ca­dos en nues­tro país— que prac­ti­ca­ban es­te ofi­cio.

Fue en­ton­ces que el Club de­vino en una es­cue­la para to­dos los cantineros cubanos, al to­mar los co­no­ci­mien­tos y las ex­pe­rien­cias de la coc­te­le­ría es­pa­ño­la, la in­gle­sa, la ame­ri­ca­na y la crio­lla. Ello pro­pi­ció la crea­ción de nue­vas re­ce­tas que se hi­cie­ron fa­mo­sas en el mun­do y que con­vir­tie­ron en esa épo­ca a La Habana en la Ca­pi­tal de la Coc­te­le­ría del Ca­ri­be.

Con el de­cur­sar del tiem­po, es­tas ex­pe­rien­cias y crea­cio­nes au­men­ta­ron, sobre to­do tras la re­or­ga­ni­za­ción a par­tir de 1998 de la ac­tual Aso­cia­ción de Cantineros de Cu­ba, en la que mu­chos de sus miem­bros han ob­te­ni­do im­por­tan­tes pre­mios in­ter­na­cio­na­les, en­tre los cua­les fi­gu­ra un úni­co Cam­peón Mun­dial de Coc­te­le­ría en nues­tro país y en Amé­ri­ca La­ti­na.

De con­jun­to con la ACC, la em­pre­sa Ha­va­na Club Internacional ha ve­ni­do desa­rro­llan­do un gran tra­ba­jo de re­cu­pe­ra­ción de los cocteles cubanos más an­ti­guos, al tiem­po que ha pro­mo­vi­do la cul­tu­ra del buen be­ber y el be­ber con res­pon­sa­bi­li­dad, vinculando el ron cu­bano y la coc­te­le­ría na­cio­nal a la cul­tu­ra cu­ba­na en ge­ne­ral.

Pe­ro es im­por­tan­te des­ta­car que es­te lo­gro, a tra­vés de los años, no es so­lo de los miem­bros de la ACC, sino de to­dos los cantineros en ge­ne­ral, sean miem­bros o no; de los som­me­liers; de los A&B de los res­tau­ran­tes y los ho­te­les; de los maes­tros co­ci­ne­ros, pues to­dos ellos han apor­ta­do su ex­pe­rien­cia y su ar­te. Es un tra­ba­jo con­jun­to que La Habana tie­ne muy bien me­re­ci­do. El re­co­no­ci­mien­to es para los cantineros cubanos, y también para la gas­tro­no­mía cu­ba­na.

Es im­por­tan­te des­ta­car que es­te lo­gro, a tra­vés de los años, no es so­lo de los miem­bros de la ACC, sino de to­dos los cantineros en ge­ne­ral, sean miem­bros o no; de los som­me­liers; de los A&B de los res­tau­ran­tes y los ho­te­les; de los maes­tros co­ci­ne­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.