LIEN­ZOS EN LA CO­PA: DE VAN GOGH A MONDRIAN

Canvas on the Glass: From Van Gogh to Mondrian

Excelencias Gourmet - - Sumario - POR: FRANK PA­DRÓN FOTOS: AR­CHI­VO EXCELENCIAS

La coc­te­le­ría es, ya se sa­be, un ar­te: mix­tu­rar licores, ju­gos y esen­cias; crear sa­bo­res nue­vos a par­tir de la mez­cla de va­rios in­gre­dien­tes. En­con­trar con ellos un to­que per­so­nal, una iden­ti­dad co­mo au­tor, en­tra de lleno en el mun­do de la es­té­ti­ca. Sin em­bar­go, al­gu­nos bar­ten­ders han lle­ga­do más lejos in­ten­tan­do re­crear obras de ar­te en sus cocteles. Es el ca­so, por ejem­plo, de Ra­jen­dra Rush Lim­bu, del Ar­te­sian Bar en el ho­tel The Lang­ham (Hong Kong), quien ha lle­va­do a sus co­pas lien­zos de fa­mo­sos pin­to­res.

No­che es­tre­lla­da, del cé­le­bre po­sim­pre­sio­nis­ta Vin­cent Van Gogh (1853-1890), es uno de ellos. Se tra­ta de una de las gran­des pie­zas del maes­tro, rea­li­za­da en 1889, cuan­do el ar­tis­ta pa­só sus úl­ti­mos días en el sa­na­to­rio Saint Rémy de Pro­ven­ce. Me­dian­te óleo hu­me­de­ci­do y pinceles fi­nos, el ho­lan­dés re­pro­du­ce una ver­da­de­ra fies­ta celestial; sobre un fon­do azul, los as­tros pa­re­cen for­mar un car­na­val, rei­nan­do sobre un pue­blo ador­me­ci­do y man­so.

Cla­ro que el bartender no po­día re­pre­sen­tar la to­ta­li­dad de la ima­gen, de­ma­sia­do com­ple­ja para re­pro­du­cir­la en una ba­se lí­qui­da, de mo­do que in­cor­po­ra un detalle, pe­ro su­fi­cien­te para evo­car la obra plás­ti­ca: sobre un fon­do blan­co es­tam­pa uno de los re­mo­li­nos van­gog­hia­nos y lo que pa­re­ce ser la lu­na (en cuar­to men­guan­te) den­tro de tan ma­ra­vi­llo­so fir­ma­men­to, que en la lec­tu­ra de Rush Lim­bu re­sul­ta un as­tro sin mu­cha de­fi­ni­ción. De cual­quier ma­ne­ra, es un pre­cio­so seg­men­to que evo­ca y re­ve­ren­cia a Van Gogh y a una de sus obras maes­tras, para lo cual la bartender mez­cló ron Cha­long Bay, fran­gé­li­co, li­cor de hier­bas Stre­ga, amar­go de Xo­co­latl Bit­ters, zu­mo de li­ma y una piz­ca de Blue Ca­raçao azul.

Otro acer­ca­mien­to del hong­ko­nés al mun­do del ar­te pic­tó­ri­co es me­dian­te el cua­dro La persistencia de la me­mo­ria, co­no­ci­do también co­mo Los re­lo­jes blan­dos o Los re­lo­jes de­rre­ti­dos, rea­li­za­do en 1931 con la téc­ni­ca del óleo sobre lien­zo, por el cé­le­bre es­pa­ñol Sal­va­dor Da­lí (19041989), pa­la­dín del su­rrea­lis­mo.

El cua­dro mues­tra un ca­rac­te­rís­ti­co pai­sa­je den­tro de esa tendencia ar­tís­ti­ca: un mar de fon­do y una pe­que­ña aun­que in­só­li­ta for­ma­ción ro­co­sa a la de­re­cha; en pri­mer plano a la iz­quier­da, un blo­que acar­to­na­do que fun­ge de me­sa, sobre el que se dis­po­nen los dos me­di­do­res del tiem­po y un ár­bol, y al cen­tro, una ex­tra­ña fi­gu­ra que pa­re­ce dor­mir sobre la are­na. Re­sul­ta cu­rio­so por­que el pun­to de par­ti­da de es­te cua­dro es también un mo­ti­vo

cu­li­na­rio: Da­lí con­fe­só ha­ber­se ins­pi­ra­do en el que­so ca­mem­bert.

Ra­jen­dra ape­nas in­cor­po­ra a su tra­go la fi­gu­ra sos­te­ni­da en la me­sa, o sea, el ma­yor de los re­lo­jes, que aho­ra, por su­pues­to, no des­can­sa en una su­per­fi­cie só­li­da sino… lí­qui­da: la es­pu­ma blan­ca (a par­tir de hue­vo) de su coc­tel, ama­ri­llo en esen­cia co­mo el co­lor del ob­je­to da­li­niano, y que con­sis­te en una mix­tu­ra de mez­cal, Grand Mar­nier, Do­mai­ne de Can­ton, Fee Brot­hers, bit­ter de na­ran­ja y zu­mo de ese cí­tri­co.

El ter­ce­ro de los “cocteles ar­tís­ti­cos” de Ra­jen­dra Rush Lim­bu par­te de la pie­za Ta­bleau no. 1, del neer­lan­dés Piet Mondrian (1872-1944), rea­li­za­da en 1921. Ese pin­tor abs­trac­to fue uno de los prin­ci­pa­les ex­po­nen­tes de las van­guar­dias de prin­ci­pios del si­glo, en es­pe­cial del es­ti­lo De Stijl, que fun­dó jun­to a su co­le­ga Theo Van Does­burg. Va­le des­ta­car que también se vio in­fluen­cia­do por mo­vi­mien­tos co­mo el fo­vis­mo, el pun­ti­llis­mo y por su­pues­to, el cu­bis­mo pi­cas­siano. Ade­más, Mondrian se vol­có en su obra a lo ali­men­ti­cio, co­mo evi­den­cian las dos ver­sio­nes de la pie­za Sti­lle­ven met gem­ber­pot (Na­tu­ra­le­za muer­ta con una olla de jen­gi­bre).

Lo geo­mé­tri­co sig­na gran par­te de su crea­ción, y jus­ta­men­te la pie­za adap­ta­da por el bartender con­sis­te en va­rios rom­bos que en la tras­po­si­ción coc­te­le­ra re­ve­lan un ape­ri­ti­vo a ba­se de Saf­fron Gin, li­cor de flor de saú­co, Char­treu­se, amar­go de The Bit­ter Truth Le­mon Bit­ters, zu­mo de li­ma y gra­na­di­na: lí­qui­dos que por ser de di­fe­ren­tes co­lo­res con­tri­bu­yen a imi­tar la va­rie­dad cro­má­ti­ca del ori­gi­nal.

Ig­no­ra­mos el al­can­ce, au­ten­ti­ci­dad y sa­bor de es­tas cria­tu­ras con­fec­cio­na­das por el ar­tis­ta de la ba­rra hong­ko­ne­sa, pe­ro lo que sí no deja lu­gar a du­das es que son ré­pli­cas ori­gi­na­les y muy crea­ti­vas. Si no fue­ren apro­ba­dos en su prin­ci­pal fun­ción (la gus­ta­ti­va), al me­nos en el pri­mer con­tac­to con los clien­tes ha­brán ga­na­do una ba­ta­lla: la de la ima­gen, y co­mo si es­to fue­ra po­co, ha­brán cum­pli­do la no me­nos aplau­di­ble mi­sión de re­mi­tir al ar­te pic­tó­ri­co, mien­tras a su mo­do muy sui ge­ne­ris (sos­pe­cho que también ex­qui­si­to) pro­mue­ven gran­des mo­men­tos y au­to­res de la pin­tu­ra uni­ver­sal.

La pe­cu­liar geo­me­tría del

Ta­bleau I, de Mo­drian, de­co­ra es­te coc­tel ape­ri­ti­vo.

La persistencia de la me­mo­ria, de Da­lí, apa­re­ce en es­ta co­pa a par­tir del in­con­fun­di­ble di­bu­jo de un re­loj de­rre­ti­do. Es­ta re­pre­sen­ta­ción de la obra

No­che es­tre­lla­da, de Van Gogh, de­mues­tra que es po­si­ble ser un au­tén­ti­co ar­tis­ta des­de la ba­rra del bar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.