LA GRAN CER­VE­ZA DE CU­BA

Excelencias Gourmet - - D´ Copas -

La cer­ve­za se co­men­zó a con­su­mir por pri­me­ra vez a la ori­lla del río Ni­lo, en Egip­to, hace más de 4000 años. Unos atri­buían su in­ven­ción al dios Osiris; otros, a Ce­res, dio­sa de la agri­cul­tu­ra. Hoy, es una de las be­bi­das más co­ti­dia­nas en el mun­do. Ele­gi­da por mi­llo­nes de per­so­nas de di­fe­ren­tes paí­ses, su re­ce­ta mi­le­na­ria es res­pe­ta­da, no im­por­ta el lugar ni las ma­nos que es­tén de­trás de ca­da ja­rra.

La pri­me­ra cer­ve­za que en­tró a Cu­ba lle­gó por con­tra­ban­do a la re­gión oriental, pro­ce­den­te de Ja­mai­ca. Des­de en­ton­ces, los orien­ta­les, y es­pe­cial­men­te los san­tia­gue­ros, han he­cho de la cer­ve­za su be­bi­da so­cial por ex­ce­len­cia, al­go que no obe­de­ce úni­ca­men­te al abra­zo de un clima ca­lien­te co­mo po­cos en la re­gión del Ca­ri­be, sino tam­bién a la suer­te de con­tar con una de las fá­bri­cas de cer­ve­zas más an­ti­guas de Cu­ba: la Cer­ve­ce­ría Ha­tuey.

ME­MO­RIAS

La Com­pa­ñía Ron Ba­car­dí emer­gió de los acon­te­ci­mien­tos de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial con sus fi­nan­zas for­ta­le­ci­das y un cre­cien­te ímpetu in­ver­sio­nis­ta. En­tre 1918 y 1919 acu­mu­ló su­fi­cien­te ca­pi­tal pa­ra de­ci­dir la adquisición de la Cer­ve­ce­ría Ha­tuey, cu­yo an­te­ce­den­te da­ta de 1912, año des­de el que ya se pro­du­cía la cer­ve­za San­tia­go Bre­wery en la plan­ta ubi­ca­da en los te­rre­nos co­lin­dan­tes al Pa­seo Mar­tí. A la com­pra, le su­ce­dió un lar­go pe­rio­do en el que se reali­zó la más im­por­tan­te, com­ple­ja y cos­to­sa in­ver­sión, has­ta que el 13 de enero de 1927 co­mien­za a em­bo­te­llar­se por pri­me­ra vez la fa­mo­sa cer­ve­za Ha­tuey.

De la mano de Joa­quín Ba­car­dí Fer­nán­dez co­mo Brew­mas­ter (Maes­tro Cer­ve­ce­ro) y el ge­nio pa­ra los ne­go­cios de Don En­ri­que Schueg Chas­sin, cre­ció la fá­bri­ca en sus ini­cios: tec­no­lo­gía que se re­no­va­ba a la par del desa­rro­llo de la in­dus­tria en el mun­do, ase­so­ría de maes­tros in­ter­na­cio­na­les, y la ca­li­dad del agua, traí­da di­rec­ta­men­te a la fá­bri­ca por tu­be­rías des­de los ma­nan­tia­les del po­bla­do de San­ta Ma­ría en los al­tos de Quin­te­ro, fue­ron los de­to­nan­tes pa­ra el éxi­to. Diez años des­pués, la cer­ve­za Ha­tuey se apo­de­ró del mercado na­cio­nal.

CER­VE­ZA CARIBEAN ICE Y LA MAL­TA DE LOS CAM­PEO­NES

La Cer­ve­ce­ría Ha­tuey de San­tia­go de Cu­ba di­ver­si­fi­ca su ac­tual pro­duc­ción de mal­tas y cer­ve­zas con dos nue­vas lí­neas: la cer­ve­za Ca­rib­bean ICE y la que ya se cons­ti­tu­ye co­mo su pro­duc­to lí­der: la Mal­ta Ha­tuey.

Si us­ted vi­si­ta la ciu­dad ca­pi­tal del Ca­ri­be y se brin­da la opor­tu­ni­dad de mi­ti­gar el in­ten­so ca­lor be­bien­do Ca­rib­bean Ice, re­co­no­ce­rá el sa­bor de an­ta­ño, el de la an­ti­gua Ha­tuey 12 gra­dos, or­gu­llo de la in­dus­tria cu­ba­na; ahora con mayor con­te­ni­do de MAL­TA PILSEN que nos hace sen­tir un sa­bor más ba­lan­cea­do en­tre su con­te­ni­do al­cohó­li­co y amar­gor.

La Mal­ta Ha­tuey cuen­ta ya con los ín­di­ces más al­tos de acep­ta­ción en la car­pe­ta de pro­duc­tos de la fá­bri­ca. La for­mu­la­ción pa­ra pro­du­cir­la no ha va­ria­do en ca­si un si­glo de fun­da­da la in­dus­tria, y en­tre sus bon­da­des ex­hi­be un al­to con­te­ni­do de vi­ta­mi­nas del com­ple­jo B, y su sa­bor, úni­co en Cu­ba, que se lo­gra con una mal­ta tos­ta­da o mal­ta ca­ra­me­lo, de­lei­te pa­ra el pa­la­dar más exi­gen­te.

De­ci­dir por cual­quie­ra de es­tos pro­duc­tos pa­ra pro­veer sus ne­go­cios se­rá una elec­ción res­pal­da­da por un se­llo de ca­li­dad cen­te­na­rio. Con­ta­rá con la se­rie­dad de las en­tre­gas, con pro­duc­cio­nes se­gu­ras y fiables; así co­mo con la po­si­bi­li­dad de es­co­ger en­tre tres va­rie­da­des de em­ba­la­je: de seis, do­ce y vein­ti­cua­tro uni­da­des, fa­ci­li­dad en la que son los pri­me­ros en el país.

La Cer­ve­ce­ría Ha­tuey dis­po­ne de la ca­pa­ci­dad pro­duc­ti­va pa­ra asu­mir sus com­pro­mi­sos con el mercado na­cio­nal e in­tro­du­cir­se, de igual ma­ne­ra y con la ca­li­dad que lo exi­ge, en el sec­tor del Tu­ris­mo. La ex­pe­rien­cia de sus tra­ba­ja­do­res, el se­cre­to de una re­ce­ta guar­da­da en la me­mo­ria y en el corazón de quie­nes ya no es­tán y de los que aún deam­bu­lan por sus ca­lles con aro­ma a lú­pu­lo y ce­ba­da, ha­cen la di­fe­ren­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.