ALIÑAO PA­RA CE­LE­BRAR LA VI­DA Y EL AR­TE

Aliñao to Ce­le­bra­te Li­fe and Art

Excelencias Gourmet - - Sumario - POR: MSC. DO­MIN­GO CUZA PE­DRE­RA

Cu­ba es un país de ce­le­bra­cio­nes, cual­quier oca­sión pue­de ser bue­na pa­ra ar­mar una fies­ta. Los cu­ba­nos fes­te­ja­mos los cum­plea­ños por to­do lo al­to, las fe­chas his­tó­ri­cas, las re­li­gio­sas…. Des­pe­di­mos el Año Vie­jo y es­pe­ra­mos en jol­go­rio el Año Nue­vo. Y so­bre to­do, ce­le­bra­mos la vi­da. Si la muer­te nos trae lá­gri­mas y do­lor, los na­ci­mien­tos son mo­ti­vo de una fe­li­ci­dad que que­re­mos com­par­tir. El he­cho es que así so­mos, apa­sio­na­dos y ex­tre­mos.

Ce­le­brar la vi­da no es un in­ven­to cu­bano: se hace en to­das par­tes del mun­do y des­de los pri­me­ros tiem­pos, ya sea por una bue­na siem­bra o la con­clu­sión de la ven­di­mia, las ba­ca­na­les y las fies­tas pri­ma­ve­ra­les. Lo sin­gu­lar de nues­tra ce­le­bra­ción en el orien­te del país lo apor­ta una be­bi­da muy tra­di­cio­nal: el aliñao, que se rea­li­za a par­tir de fru­tas en al­mí­bar y aguar­dien­te de ca­ña, y se brin­da a los vi­si­tan­tes pa­ra dar la bien­ve­ni­da a una nue­va vi­da. Y sí, es “aliñao” no ali­ña­do; pro­nun­ciar­lo de la se­gun­da ma­ne­ra sue­na de­ma­sia­do so­fis­ti­ca­do pa­ra una be­bi­da tra­di­cio­nal.

Es­pe­cial­men­te po­pu­lar en las ciu­da­des de Ba­ya­mo, Holguín y Las Tu­nas, se ha arrai­ga­do tan­to la tradición, que en­tre los pre­pa­ra­ti­vos que rea­li­za la fa­mi­lia pue­de fal­tar cual­quier co­sa pa­ra re­ci­bir a un re­cién na­ci­do, pe­ro la cu­na y el aliñao son im­pres­cin­di­bles.

El pro­ce­so de pre­pa­ra­ción co­mien­za cuando la mujer des­cu­bre que es­tá em­ba­ra­za­da y se lo co­mu­ni­ca a su pa­re­ja. El hom­bre de in­me­dia­to se po­ne a la ta­rea de bus­car las fru­tas y el aguar­dien­te ne­ce­sa­rios; otros miem­bros de la fa­mi­lia y ami­gos tam­bién con­tri­bu­yen. Se de­be dis­po­ner de una da­ma­jua­na (una gran bo­te­lla de vi­drio de diez li­tros) o bo­te­llón de gran ca­pa­ci­dad, que mu­chas familias tie­nen; si no, se les so­li­ci­ta a los ve­ci­nos o al­gún pa­rien­te que es­ta­rá fe­liz de con­tri­buir.

Pa­ra ha­cer un aliñao se co­mien­za con un ja­ra­be de azú­car blan­co o ma­rrón, al que se le agre­gan los hi­gos y las ho­jas de hi­go, y lue­go se co­ci­na du­ran­te unos mi­nu­tos. Las fru­tas se co­ci­nan de for­ma in­de­pen­dien­te, por­que ca­da una re­quie­re un tiem­po de coc­ción dis­tin­to. Una vez co­ci­das, se vier­ten en la da­ma­jua­na y se agre­ga el al­cohol de acuer­do a las can­ti­da­des desea­das.

Es­ta be­bi­da por tradición la ha­cen las mu­je­res, ca­si siem­pre la de mayor edad en

la fa­mi­lia; las abue­las tie­nen la ex­pe­rien­cia su­fi­cien­te pa­ra lo­grar el equi­li­brio exac­to en­tre el dul­ce y el al­cohol. Al pa­dre se le ale­ja de tal res­pon­sa­bi­li­dad o se co­rre el riesgo de que cuando naz­ca el ni­ño ya no ha­ya aliñao que brin­dar­le a las vi­si­tas.

Su ela­bo­ra­ción re­quie­re fru­tas co­mo las gro­se­llas, ce­re­zas, ci­rue­las chi­nas, pi­ña, pa­pa­ya y uvas pa­sas (de­be evi­tar­se em­plear fru­tas pul­po­sas co­mo el man­go o la gua­ya­ba, por­que pue­den en­tur­biar y fer­men­tar la be­bi­da). No es un aliñao real sin pe­que­ños tro­zos de ca­ña de azú­car que agre­gan tex­tu­ra y sa­bor. En Ba­ya­mo, es­ta be­bi­da siem­pre de­be con­te­ner ci­rue­las; de he­cho el ori­gen del aliñao vie­ne del lla­ma­do ci­rue­lón o ci­rue­las bo­rra­chas.

Pa­ra ras­trear sus ini­cios, ha­bría que re­mon­tar­nos a tiem­pos pre­té­ri­tos. Se co­no­ce del uso de la miel y el azú­car co­mo con­ser­van­te de fru­tas e incluso car­nes. Los cuer­pos de Ale­jan­dro el Gran­de y el Rey Pi­rro fue­ron tras­la­da­dos a sus si­tios de des­can­so fi­nal, su­mer­gi­dos en miel pa­ra evi­tar que se des­com­pu­sie­ran. Los ára­bes, que ma­ne­ja­ban bien el al­mí­bar y los dul­ces de fru­tas, lle­va­ron es­tos sa­be­res a sus do­mi­nios en Es­pa­ña. Lue­go los con­quis­ta­do­res es­pa­ño­les, al des­cu­brir las ma­ra­vi­llas de las fru­tas tro­pi­ca­les, las qui­sie­ron con­ser­var en al­mí­bar. Fi­nal­men­te, con la in­tro­duc­ción de la ca­ña de azú­car en el Ca­ri­be y la pro­duc­ción de mie­les y al­coho­les, lle­gar a una be­bi­da con fru­tas ali­ña­das era so­lo cues­tión de tiem­po.

La pri­me­ra re­fe­ren­cia en do­cu­men­to im­pre­so que se tiene de dul­ce de fru­tas y al­cohol la en­con­tra­mos en el Eco de Man­za­ni­llo, el 19 de ju­lio de 1857, cuando Joa­quín del

Ti­ra­dor pi­de “…un güi­ro de ci­rue­las bo­rra­chas, ex­qui­si­tas co­mo las ha­cen allá. Y ex­traí­das por su­pues­to, pues son pa­ra una fi­ne­za que de­bo ha­cer al ca­pi­tán de un fa­lu­cho que sa­le pa­ra Es­pa­ña y quie­ro que allí vean y ad­mi­ren nues­tra in­dus­tria co­mo lo me­re­ce”.

Co­mo se pue­de apre­ciar en la pu­bli­ca­ción, la ci­rue­la bo­rra­cha se ha­bía con­ver­ti­do en una be­bi­da iden­ti­ta­ria de la ciu­dad y fuen­te de or­gu­llo. Las familias de Man­za­ni­llo en­via­ban a sus pa­rien­tes ba­ya­me­ses, po­mos con sie­rra en es­ca­be­che; los ba­ya­me­ses, co­rres­pon­dien­do en cor­te­sía, de­vol­vían el en­va­se lleno de ci­rue­las bo­rra­chas.

El ca­rác­ter prác­ti­co de es­ta be­bi­da que to­dos po­dían dis­fru­tar, hi­zo que se fue­se en­ri­que­cien­do con otras fru­tas y que se brin­da­se a las per­so­nas que iban a vi­si­tar a la par­tu­rien­ta y su re­cién na­ci­do. Po­co a po­co se fue con­vir­tien­do en fuer­te tradición en to­da la re­gión oriental del país.

LA FIES­TA DEL ALIÑAO

Hoy es­ta be­bi­da se sir­ve a la lle­ga­da del re­cién na­ci­do y la ma­dre a la ca­sa, nun­ca an­tes. El aliñao se ofre­ce a los vi­si­tan­tes so­la­men­te en su pri­me­ra vi­si­ta. A las per­so­nas que son muy res­pe­ta­das, co­mo el mé­di­co que si­guió el em­ba­ra­zo du­ran­te los nue­ve meses, se les pue­de ofre­cer la be­bi­da más de una vez, pe­ro esa es la úni­ca ex­cep­ción: ¡el bo­te­llón de­be al­can­zar pa­ra to­das las vi­si­tas y ge­ne­ral­men­te hay mu­chas!

Una de las tradiciones más arrai­ga­das vin­cu­la­das al aliñao es la de en­te­rrar una bo­te­lla, la cual se con­ser­va por quin­ce años, pa­ra ce­le­brar la ma­yo­ría de edad de la ni­ña. Se di­ce que el ri­tual se rea­li­za con el ex­pre­so mo­ti­vo de que la chi­ca lle­gue vir­gen a sus quin­ce. Hay quien en­tie­rra dos, re­ser­van­do la se­gun­da bo­te­lla pa­ra cuando la jo­ven con­trai­ga nup­cias. Mar­ca­do ca­rác­ter ma­chis­ta tiene es­te ri­tual, pues­to que a los va­ro­nes muy po­cas ve­ces se les guar­da la bo­te­lla.

Te­nien­do en cuen­ta el arrai­go de es­ta be­bi­da, la Em­pre­sa de Be­bi­das y Re­fres­cos de Gran­ma ha co­men­za­do, con éxi­to, a pro­du­cir­la in­dus­trial­men­te ba­jo la mar­ca de “La Ci­güe­ña”, en fran­ca alu­sión al mo­men­to de la ve­ni­da al mun­do. Los orien­ta­les que se han mu­da­do a oc­ci­den­te pi­den a sus ami­gos y fa­mi­lia­res que les en­víen las fru­tas pa­ra ha­cer la be­bi­da, y tam­bién se sa­be de mu­chas familias ha­ba­ne­ras de pu­ra ce­pa que ya tie­nen es­ta­ble­ci­da la tradición de ce­le­brar los na­ci­mien­tos con el aliñao.

Ade­más de pro­pa­gar­se geo­grá­fi­ca­men­te, el aliñao tras­cien­de al ar­te, la mú­si­ca y la cul­tu­ra en general. El des­ta­ca­do can­tau­tor Raúl To­rres, na­ci­do en unos de los ba­rrios pe­ri­fé­ri­cos de la ciu­dad de Ba­ya­mo, de­bió te­ner es­ta be­bi­da en su na­ci­mien­to y lue­go dis­fru­tar­la en el ad­ve­ni­mien­to de ca­da nue­vo pri­mo o ve­ci­ni­to an­tes de par­tir a ha­cer vi­da ar­tís­ti­ca a La

Ha­ba­na. Esas nos­tal­gias, qui­zás, fue­ron las que lo im­pul­sa­ron a pro­po­ner y or­ga­ni­zar la Fies­ta del Aliñao en la ciu­dad de Ba­ya­mo, que ha te­ni­do co­mo ob­je­ti­vo ser fuen­te de bue­na mú­si­ca y ac­cio­nes a fa­vor del res­ca­te y man­te­ni­mien­to de las tradiciones en to­da Cu­ba.

Den­tro de las ac­ti­vi­da­des que se rea­li­zan, es­tán la Com­pe­ten­cia de Ca­tas pa­ra ele­gir la fa­mi­lia que hace el me­jor aliñao, el en­te­rra­mien­to de la bo­te­lla, y la pre­sen­ta­ción de pla­tos y re­pos­te­ría a ba­se del aliñao. Muy de­man­da­dos han si­do el flan y el pu­dín de aliñao, y pa­ne­te­las em­bo­rra­cha­das con es­ta be­bi­da.

Con aliñao da­mos la bien­ve­ni­da al nue­vo miem­bro de la fa­mi­lia, su arri­bo a la exis­ten­cia; mostramos nues­tro ca­ri­ño a los ami­gos que nos vi­si­tan, y tam­bién es mo­ti­vo pa­ra dis­fru­tar de la bue­na mú­si­ca, la co­ci­na y pre­ser­var las tradiciones que nos ca­rac­te­ri­zan y de­fi­nen. Brin­de­mos con aliñao y en­te­rre­mos una bo­te­lla, así ase­gu­ra­mos que en el fu­tu­ro ten­ga­mos una añe­ja be­bi­da pa­ra ce­le­brar el re­en­cuen­tro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.