ELLA, NINON

She, Ninon

Excelencias Gourmet - - Sumario - POR: EX­CE­LEN­CIAS GOUR­MET FO­TOS: HA­VA­NA CLUB IN­TER­NA­TIO­NAL

“QUE­RÍA DE­MOS­TRAR A LA NUE­VA GE­NE­RA­CIÓN QUE PUE­DE ADAP­TAR­SE, TO­MAR RIES­GOS, HA­CER­LO DIFERENTE Y ABRIR SUS MEN­TES A CU­BA, POR­QUE LA IS­LA TAM­BIÉN ES­TÁ ABIER­TA AL MUN­DO”, ASE­GU­RA LA PRI­ME­RA MUJER EN CO­RO­NAR­SE CO­MO GA­NA­DO­RA DEL GRAN PRIX IN­TER­NA­CIO­NAL DE COC­TE­LE­RÍA HA­VA­NA CLUB 2018

“El ho­nor de re­pre­sen­tar a las mu­je­res que hoy es­tán en la can­ti­na, que ha­cen su de­but, es al­go que me sa­tis­fa­ce mu­cho. Si hu­bie­ra ga­na­do alguna de las otras chi­cas, hu­bie­ra

es­ta­do igual de fe­liz”.

Ninon Fau­var­que no es una chi­ca cual­quie­ra. Uno lo sa­be des­de que cho­ca de bru­ces con su son­ri­sa, con esa tier­na in­ge­nui­dad que ni el pier­cing en su na­riz ni el ra­pa­do en su ca­be­za lo­gran eclip­sar. Cuando ha­bla de lo que le gus­ta, to­da ella brilla y, mien­tras tra­ta de ele­gir pa­la­bras que abra­cen su emo­ción, quien es­té aten­to pue­de en­con­trar cer­te­zas, una de­ci­sión a prue­ba de ga­rro­te y esa en­vi­dia­ble ca­pa­ci­dad de asom­bro que la ha lle­va­do des­de Fran­cia, su país na­tal, has­ta Amé­ri­ca, y que ahora le an­ti­ci­pa el mun­do.

Ninon tiene 23 años (re­cién cum­pli­dos); sin em­bar­go, es la pri­me­ra mujer en co­ro­nar­se co­mo ga­na­do­ra de un Gran Prix In­ter­na­cio­nal de Coc­te­le­ría Ha­va­na Club. Pe­ro eso no es to­do. Lle­va­ba so­lo tre­ce meses en la can­ti­na an­tes de triun­far es­tre­pi­to­sa­men­te. Pri­me­ro ha­bía tan­tea­do otras op­cio­nes, has­ta que un tu­tor muy acer­ta­do, una pa­sión arro­lla­do­ra, per­se­ve­ran­cia y dis­fru­te la­bra­ron su ru­ta ha­cia Cu­ba y aquí ga­nó la gran com­pe­ten­cia mun­dial.

Fue nú­me­ro uno en­tre cua­ren­ta fi­na­lis­tas, y aún no se lo cree. Al me­nos eso nos comentó en ex­clu­si­va justo des­pués de ser de­cla­ra­da Cam­peo­na del HCCGP18, Ga­na­do­ra del First Sip y del Peo­ple’s Choi­ce Award del cer­ta­men.

¿SOR­PREN­DI­DA CON EL RE­SUL­TA­DO?

Sí, to­tal­men­te. Es­ta­ba fe­liz con mi pre­sen­ta­ción, con ha­ber lle­ga­do a la Fi­nal, pe­ro siem­pre pen­sé que ocu­pa­ría, en to­do ca­so, la ter­ce­ra po­si­ción, pues tu­ve com­pa­ñe­ros in­creí­bles que hi­cie­ron una pre­sen­ta­ción y tra­ba­jo mag­ní­fi­cos. Cuando co­mu­ni­ca­ron el ter­cer pues­to pa­ra Ar­me­nia, me di­je: ‘Ah, no soy yo’. Lue­go es­cu­ché que el se­gun­do lugar co­rres­pon­día a Gha­na y creí que ha­bía con­clui­do mi mo­men­to. De pron­to me anun­cia­ron ga­na­do­ra y lo pri­me­ro que vino a mi men­te fue ‘¿¿¿Qué???’. Ima­gi­na, lle­vo so­lo un año en la coc­te­le­ría. Es­ta com­pe­ten­cia es al­go que ja­más pen­sé.

¿CON APE­NAS UN AÑO DE EN­TRE­NA­MIEN­TO BATISTE AL RES­TO DE LOS COM­PE­TI­DO­RES EN TO­DAS LAS ELI­MI­NA­TO­RIAS Y LLEGASTE AQUÍ?

Exac­ta­men­te. ¡Es una lo­cu­ra! La pri­me­ra vez que to­qué una coc­te­le­ra fue en abril del año pa­sa­do. An­tes era ca­ma­re­ra en la Queue do coq, el bar don­de aún tra­ba­jo, no en Pa­rís, sino en mi ciu­dad na­tal, cer­ca de las montañas, en An­necy: el lugar más dul­ce del mun­do. Mi je­fe me es­ta­ba ob­ser­van­do y vio cier­ta ca­pa­ci­dad.

Él tiene una gran co­ne­xión con las per­so­nas. Y tiene, ade­más, mu­cho co­no­ci­mien­to. Me di­jo que siem­pre que yo es­tu­vie­ra dis­pues­ta, él me en­se­ña­ría la téc­ni­ca y to­do lo ne­ce­sa­rio. Cre­yó que po­día ha­cer­lo, con­fió en mí. Lue­go, co­mo apren­día tan rá­pi­do, sur­gió la idea de que par­ti­ci­pa­ra en es­ta com­pe­ten­cia.

HAY QUIE­NES LLEVAN MU­CHO TIEM­PO TRAS LA BA­RRA Y NO CON­SI­GUEN LLE­GAR A UNA PO­SI­CIÓN CO­MO LA QUE HAS CON­QUIS­TA­DO, DE RE­PRE­SEN­TAR A TU PAÍS EN UN CON­CUR­SO DE ES­TA MAG­NI­TUD Y TRIUN­FAR. ¿QUÉ HICISTE DIFERENTE?

No lo sé, creo que es una ma­ne­ra de pen­sar: vi­ne sin ex­pec­ta­ti­vas, sin juz­gar na­da. De­ci­dí dis­fru­tar, ver y apren­der de los otros com­pe­ti­do­res. No le di de­ma­sia­da im­por­tan­cia al re­sul­ta­do posible. Ade­más, es­ta­ba el he­cho de vi­si­tar Cu­ba, un sue­ño con­ver­ti­do en reali­dad. Es­toy ena­mo­ra­da de es­te país y la com­pe­ten­cia no era so­lo acer­ca del ron. Que el te­ma fue­ra Cu­ba Mo­der­na, e in­ter­pre­tar­la aquí, fue de­fi­ni­ti­vo. To­da la in­ves­ti­ga­ción que hi­ce se vol­vió na­da cuando lle­gué y tu­ve los pri­me­ros encuentros. En­mu­de­cí sor­pren­di­da por to­das es­tas per­so­nas, su ener­gía, su vi­bra. Los cu­ba­nos es­tán ha­cien­do sus co­sas en ca­da lugar… y les es­tá yen­do es­tu­pen­da­men­te. Pen­sé que de­bía ac­tuar del mis­mo mo­do. De he­cho tu­ve que ha­cer­lo, mi coc­tel va­rió de un día pa­ra otro. Tu­ve que mo­di­fi­car mi ma­ne­ra de pen­sar y ha­cer­lo fun­cio­nar.

Pa­ra la Eli­mi­na­to­ria uti­li­cé Ha­va­na Club 3 años, un pro­duc­to muy fres­co, con la ca­ña ex­pre­sa­da de un mo­do muy par­ti­cu­lar; sin em­bar­go, en la Fi­nal la con­di­ción era em­plear Ha­va­na Club 7 años, que es muy diferente. De­bí re­plan­tear­me to­do. Tra­cé una idea ini­cial y cuando lle­gué no en­con­tré uno de mis in­gre­dien­tes: ma­ra­cu­yá y, otra vez, tu­ve que cam­biar de plan. Así es Cu­ba. Tu­ve que adap­tar­me, bus­car una al­ter­na­ti­va y es­toy muy fe­liz del re­sul­ta­do.

TU PRO­PUES­TA FUE UNA EVO­LU­CIÓN DEL CLÁSICO CU­BANO CANCHÁNCHARA...

Que­ría de­mos­trar a la nue­va ge­ne­ra­ción que pue­de adap­tar­se, to­mar ries­gos, ha­cer­lo diferente y abrir sus men­tes a Cu­ba, por­que la Is­la tam­bién es­tá abier­ta al mun­do. La nue­va ge­ne­ra­ción cu­ba­na es­tá tan ins­pi­ra­da acer­ca del ar­te, que for­ma parte de su vi­da dia­ria, co­mo la mú­si­ca, o el ron... Es in­creí­ble. Es la ver­da­de­ra evo­lu­ción. Con mi coc­tel

“Cu­ba no se es­tu­dia, se vi­ve. El ron es parte de su cul­tu­ra, es co­mo sen­tir la mú­si­ca, bai­lar: es la fe­li­ci­dad”.

Cur­vas in­ten­té to­mar un clásico y ha­cer lo me­jor que pu­die­ra, ofre­cer una nue­va vi­sión.

¿CREES EN­TON­CES QUE EL TRIUN­FO VINO DE SA­BER TRANS­FOR­MAR EL PA­SA­DO?

La ver­dad es que nun­ca tu­ve la pre­ten­sión de adap­tar na­da más que a mí misma. To­dos los com­pe­ti­do­res es­tu­vi­mos en la misma si­tua­ción, ha­cien­do coc­te­les, tra­ba­jan­do, pen­dien­tes de ello, pen­sán­do­lo. No sé lo que me hi­zo ga­nar. Qui­zás fue so­lo el tra­go, qui­zás al­go más. Fue muy di­fí­cil tra­ba­jar aquí, con­si­de­ran­do a lo que es­ta­mos acos­tum­bra­dos, por­que el hie­lo se de­rri­te rá­pi­do, el clima es muy diferente, el li­món tam­bién, y el azú­car... Por con­si­guien­te, to­dos tu­vi­mos que adap­tar­nos pa­ra se­guir ade­lan­te. No ten­go una respuesta pa­ra afir­mar, ‘ga­né por es­ta ra­zón’. So­lo pue­do decir: ¡fun­cio­nó!

No obs­tan­te, hay otra co­sa: el ho­nor de re­pre­sen­tar a las mu­je­res que hoy es­tán en la can­ti­na, que ha­cen su de­but; es al­go que me sa­tis­fa­ce mu­cho. Si hu­bie­ra ga­na­do alguna de las otras chi­cas (de Ita­lia, Ale­ma­nia, Cu­ba), hu­bie­ra es­ta­do igual de fe­liz. Es ge­nial ver el em­po­de­ra­mien­to fe­me­nino.

Y es­tá el ron... Creo que es eso lo que me hace diferente: Ha­va­na Club es pa­ra mí un pro­duc­to muy es­pe­cial, siento que me ha­bla, me acer­ca a Cu­ba, un país que siem­pre qui­se co­no­cer, que amo. Cu­ba no se es­tu­dia, se vi­ve. El ron es parte de su cul­tu­ra, es co­mo ser fe­liz,

sen­tir la mú­si­ca, bai­lar: es la fe­li­ci­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.