+ Fo­cus

El se­cre­ta­rio de Agroin­dus­tria, Luis Mi­guel Et­che­vehe­re, nie­ga di­fi­cul­ta­des con la li­qui­da­ción de di­vi­sas y afir­ma que el cam­po si­gue apo­yan­do a Ma­cri.

Forbes (Argentina) - - SUMARIO - POR TO­MÁS RO­DRÍ­GUEZ ANSORENA

Luis Mi­guel Et­che­vehe­re. “El mer­ca­do in­terno va a me­jo­rar con la eco­no­mía”, di­ce el se­cre­ta­rio de Agroin­dus­tria, que nie­ga di­fi­cul­ta­des con la li­qui­da­ción de di­vi­sas.

Mar­tín Re­dra­do. El eco­no­mis­ta ana­li­za las me­di­das del Go­bierno y di­ce que lo ve “muy en­ce­rra­do”. Vo­la­ti­li­dad, in­fla­ción, re­ce­sión y dó­lar, se­gún su mi­ra­da ex­per­ta.

Si a es­ta al­tu­ra del año en 2018 to­da­vía se bai­la­ba la dan­za de la llu­via, lo me­jor que pue­de su­ce­der aho­ra es que no cai­ga ni una go­ta del cie­lo pa­ra que la co­se­cha no se com­pli­que ni se de­mo­re. Es que en el Go­bierno aho­ra bai­lan la dan­za de los dó­la­res, an­sio­sos por que flu­yan sin es­co­llos en el mer­ca­do cam­bia­rio las di­vi­sas que ha­rán fal­ta pa­ra en­fren­tar un al­ta­men­te pro­ba­ble pro­ce­so de do­la­ri­za­ción. Na­die es­con­de su an­sie­dad pe­ro Luis Mi­guel Et­che­vehe­re, se­cre­ta­rio de Agroin­dus­tria, pi­de tran­qui­li­dad: “El que es­tá co­se­chan­do tie­ne que pa­gar lo que de­be, po­ner al día la ma­qui­na­ria, pa­gar los impuestos y pre­pa­rar­se pa­ra la siem­bra”. Es que, co­mo coin­ci­den los ana­lis­tas –y los fun­cio­na­rios asien­ten–, es cla­ve pa­ra el Go­bierno que el dó­lar no se dis­pa­re en la pre­via de las elec­cio­nes pa­ra te­ner una chan­ce en oc­tu­bre, por lo que el mo­ni­to­reo de los dó­la­res que ha­ce el ex­pre­si­den­te de la So­cie­dad Ru­ral es fun­da­men­tal y mi­nu­to a mi­nu­to. Las pers­pec­ti­vas, al me­nos, le per­mi­ten cier­to ali­vio: se­gún la Bol­sa de Ro­sa­rio, las

ex­por­ta­cio­nes agrí­co­las de la cam­pa­ña 2018/19 se­rán de unos US$ 28.000 mi­llo­nes, US$ 6.000 mi­llo­nes más que el año pa­sa­do.

Hay en el Go­bierno fun­cio­na­rios preo­cu­pa­dos por la re­sis­ten­cia de los pro­duc­to­res a ven­der gra­nos.

Yo creo que se ha­bla tan­to de es­to por des­co­no­ci­mien­to de la ló­gi­ca de la pro­duc­ción. Cuan­do se di­ce que el país per­dió US$ 9.000 mi­llo­nes con la se­quía en 2018, la reali­dad es que los per­die­ron de­ce­nas de mi­les de cha­ca­re­ros de to­da la Ar­gen­ti­na y que, a pe­sar de eso, a los tres me­ses vol­vie­ron a in­ver­tir US$ 12.000 mi­llo­nes pa­ra la cam­pa­ña 18/19. ¿Y de dón­de sa­lió esa pla­ta? De la ca­de­na: los aco­pios, las coope­ra­ti­vas, los ex­por­ta­do­res, de los ven­de­do­res de in­su­mos que, a par­tir de te­ner con­fian­za en el pro­duc­tor, pres­ta­ron to­dos esos in­su­mos a co­se­cha. Y de la mano de los con­tra­tos de fu­tu­ro, con los que el pro­duc­tor se pue­de apa­lan­car pa­ra fi­nan­ciar­se y sem­brar. Con es­to quie­ro de­cir que bue­na par­te de lo que se es­tá co­se­chan­do –cli­ma me­dian­te– hay que de­vol­ver­lo. Por la sen­ci­lla ra­zón de que en ju­lio tie­ne que vol­ver a sem­brar.

No hay de qué preo­cu­par­se, en­ton­ces...

No que­dan gra­nos de un año pa­ra el otro. Si al­guien ven­de an­tes o des­pués, es un te­ma cir­cuns­tan­cial, pe­ro le que­ma más ven­der pa­ra com­prar una má­qui­na, al­qui­lar cam­po, po­ner más fer­ti­li­zan­te que es­tar pen­san­do en si el dó­lar subió o ba­jó.

¿A qué ni­vel de su po­ten­cial es­tá el com­ple­jo agroex­por­ta­dor?

Yo creo que tran­qui­la­men­te po­dría­mos es­tar en un par de años en 160 mi­llo­nes de to­ne­la­das.

¿Y eso de qué de­pen­de?

De la es­ta­bi­li­dad mo­ne­ta­ria, de la com­pe­ti­ti­vi­dad, me­no­res cos­tos en to­do lo que sea puer­tos, que se abran más mer­ca­dos, que se ges­tio­nen pro­to­co­los sa­ni­ta­rios. Me­jo­ras en in­fra­es­truc­tu­ra y lo­gís­ti­ca.

¿Y de las re­ten­cio­nes?

Se pu­sie­ron por dos años. No es­ta­mos có­mo­dos con las re­ten­cio­nes, se­gui­mos sos­te­nien­do que es un mal im­pues­to, dis­tor­si­vo. Pe­ro no hu­bo al­ter­na­ti­vas con la se­quía y el cor­te del fi­nan­cia­mien­to a la Ar­gen­ti­na. De cual­quier ma­ne­ra, tie­nen un ate­nuan­te. No se dis­cri­mi­nó al cam­po sino que se pu­so a to­dos los sec­to­res de la eco­no­mía que ex­por­tan y es­tán apor­tan­do en­tre $ 3 y $ 4, un mon­to fi­jo con el que ca­da vez que se mue­ve el dó­lar ese por­cen­ta­je es me­nor.

¿Ese mon­to fi­jo no co­la­bo­ra con la ex­pec­ta­ti­va de de­va­lua­ción?

No. Por la mis­ma evo­lu­ción del ne­go­cio, el que es­tá co­se­chan­do tie­ne que pa­gar lo que de­be y pre­pa­rar­se pa­ra la siem­bra.

¿Por qué el pre­cio de los ali­men­tos sube más que la in­fla­ción ge­ne­ral?

Pre­sión im­po­si­ti­va, fle­te y la pro­pia in­fla­ción: mu­chas ve­ces no sa­bés cuán­to va­len las co­sas. Y si al­guien te con­va­li­da el pre­cio, si­gue la rue­da. Por eso es­ta­mos tra­ba­jan­do tan du­ro pa­ra es­ta­bi­li­zar la mo­ne­da y ba­jar la in­fla­ción que, en de­fi­ni­ti­va, es la ma­dre de to­das las ba­ta­llas. Tam­bién es­tán las ex­por­ta­cio­nes. Con la le­che, por ejem­plo. ¿No im­pac­tan?

Nues­tra po­lí­ti­ca des­de ha­ce un año fue orien­tar la le­che­ría ha­cia la ex­por­ta­ción. Por­que to­dos los pro­duc­tos que tu­vo la le­che­ría en el pa­sa­do se de­bie­ron a que se ha­bla­ba de sal­dos ex­por­ta­bles y so­la­men­te se ex­por­ta­ba cuan­do ya era de­ma­sia­do tar­de. Ese ex­ce­so de le­che inun­da­ba el mer­ca­do in­terno, ba­ja­ba el pre­cio al tam­be­ro, se fun­día, y era to­do un círcu­lo vi­cio­so. El año pa­sa­do subimos 36% las ex­por­ta­cio­nes, trans­pa­ren­ta­mos el mer­ca­do pa­ra sa­ber, de 8.300 tam­bos y de 300 in­dus­trias lác­teas, cuán­to se es­tá pa­gan­do. Con eso, nin­gún pro­duc­tor se pue­de sor­pren­der hoy por el pre­cio por­que to­do el mun­do es­tá al tan­to de cuán­to va­le el li­tro de le­che al pro­duc­tor y cuán­to va­len los só­li­dos.

¿Por qué hu­bo fal­tan­te?

Fue un ba­che es­ta­cio­nal. Con el buen año cli­má­ti­co que tu­vi­mos ha­brá mu­cha ofer­ta. Cuan­do la to­ne­la­da de le­che es­ta­ba US$ 5.000 y el pro­duc­tor re­ci­bía por li­tro el equi­va­len­te a US$ 1.800, así nos fue. Aho­ra, si el pre­cio sube o ba­ja, lo re­ci­be el pro­duc­tor. Y hoy es prác­ti­ca­men­te un ter­cio del pre­cio al con­su­mi­dor, cuan­do an­tes es­ta­ba cer­ca del 20%.

A par­tir de la de­ci­sión de Bra­sil de im­por­tar tri­go sin aran­ce­les des­de Es­ta­dos Uni­dos, ¿cam­bia­rá al­go en el Mer­co­sur?

So­mos so­cios co­mer­cia­les y te­ne­mos mu­chas he­rra­mien­tas pa­ra que nues­tras eco­no­mías crez­can. Bol­so­na­ro aca­ba de asu­mir, se es­tá aco­mo­dan­do la re­la­ción, y el tiem­po di­rá. Se­gui­mos abrien­do mer­ca­dos y pro­du­ci­mos 10 ve­ces más ali­men­to de lo que consumimos. Ar­gen­ti­na va ca­mino a con­ver­tir­se en un pro­vee­dor con­fia­ble de pro­teí­nas, ener­gías re­no­va­bles y fi­bra. Co­mo di­jo Ma­cri: ser el su­per­mer­ca­do del mun­do.

¿Cuán­to in­flu­ye la caí­da del mer­ca­do in­terno en la agroin­dus­tria?

El mer­ca­do in­terno es el prin­ci­pal clien­te de la agroin­dus­tria. Y va a me­jo­rar con la eco­no­mía. El com­ple­jo agroin­dus­trial fue fun­da­men­tal pa­ra que Ma­cri ga­na­ra en 2015. ¿Có­mo es­tá ese ter­mó­me­tro mi­ran­do a oc­tu­bre?

Vi­mos en Ex­poa­gro el apo­yo que re­ci­bió el Pre­si­den­te. Bue­na par­te de la po­bla­ción sa­be que las co­sas no se dan por­que sí, son cons­cien­tes de que vi­vi­mos años de fa­rra, era inau­di­to que se pa­ga­ra $ 2 la luz en Bue­nos Ai­res. El gran es­fuer­zo de es­te Go­bierno es sin ata­jos, sin men­tir­nos, sin atra­sar ta­ri­fas ni ti­po de cam­bio, con el dó­lar que tie­ne que ser.

“NO ES­TA­MOS CÓ­MO­DOS CON LAS RE­TEN­CIO­NES PE­RO SON UN MON­TO FI­JO; EL POR­CEN­TA­JE CAE CA­DA VEZ QUE SE MUE­VE EL DÓ­LAR”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.