+ No­ta de ta­pa

Forbes (Argentina) - - SUMARIO -

Ro­ber­to La­vag­na, en la ca­rre­ra pre­si­den­cial. Se­du­ce a em­pre­sa­rios con un plan que evi­ta el ajus­te “con cre­ci­mien­to”, po­ne freno al au­men­to de ta­ri­fas y avan­za en las re­for­mas pen­dien­tes. Si­mi­li­tu­des y di­fe­ren­cias con Ma­cri y Cris­ti­na.

Sin du­das, la apa­ri­ción de Ro­ber­to La­vag­na co­mo el ter­ce­ro en dis­cor­dia del tan­go que bai­lan Ma­cri y Cris­ti­na des­de 2015 es el fe­nó­meno, al me­nos me­diá­ti­co, más in­tere­san­te de la cam­pa­ña elec­to­ral 2019. El pro­ta­go­nis­mo que ha co­bra­do no se con­di­ce aún con los nú­me­ros (de las en­cues­tas), pe­ro tal vez sí con el pe­so de los apo­yos que vie­ne co­se­chan­do: es el pre­fe­ri­do de un am­plio círcu­lo de em­pre­sa­rios, par­ti­cu­lar­men­te en­tre los in­dus­tria­les ja­quea­dos por la ines­ta­bi­li­dad fi­nan­cie­ra, en cu­yos oí­dos La­vag­na ha­ce mú­si­ca: “Hay que ol­vi­dar­se de es­ta ab­sur­da ta­sa de in­te­rés”. Esos em­pre­sa­rios son los gran­des de­cep­cio­na­dos de Ma­cri, a quien le re­cla­ma­ron co­mo un man­tra la re­for­ma la­bo­ral e im­po­si­ti­va. Pe­ro La­vag­na tam­bién se­du­ce a gre­mia­lis­tas co­mo Luis Ba­rrio­nue­vo, Juan Car­los Sch­mid o An­to­nio Ca­ló, que has­ta aho­ra han ce­rra­do fi­la con­tra esas re­for­mas. El mer­ca­do fi­nan­cie­ro, en tan­to, lo mi­ra con des­con­fian­za y ana­li­za con lu­pa sus de­cla­ra­cio­nes que su­gie­ren re­es­truc­tu­ra­ción de deu­da y con­trol de ca­pi­ta­les. Pe­ro no en­tra en pá­ni­co. In­ten­ta pri­me­ro di­lu­ci­dar su plan. Pues bien, la re­ce­ta de La­vag­na pa­ra sa­lir de la cri­sis es, se­gún él mis­mo de­fi­ne, “un plan de mo­vi­li­za­ción de re­cur­sos”, que in­clui­ría una po­lí­ti­ca fis­cal y mo­ne­ta­ria más la­xa –a re­ne­go­ciar con el FMI, lo mis­mo que el re­pa­go de la deu­da–, re­com­po­si­ción de sa­la­rios, freno a la ac­tua­li­za­ción de ta­ri­fas y avan­ce en las re­for­mas pen­dien­tes al es­ti­lo Va­ca Muer­ta –“con com­pro­mi­sos de in­ver­sión”–, tal vez la úni­ca po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca de es­te Go­bierno que no ata­ca. Pre­vi­si­ble­men­te, se re­mon­ta va­rias ve­ces a su ex­pe­rien­cia en 2002 pa­ra ar­gu­men­tar sus ideas, fun­da­men­tal­men­te aque­llas que dis­cu­ten la ne­ce­si­dad de un ajus­te.

¿Qué es lo que es­tá pa­san­do en el mer­ca­do?

Se sue­le de­cir que la des­con­fian­za tie­ne que ver con las elec­cio­nes. Yo no com­par­to to­tal­men­te ese cri­te­rio. Creo que tie­ne que ver con un mo­de­lo eco­nó­mi­co que ha fra­ca­sa­do. No es que las elec­cio­nes sean la cau­sa. Sí pue­den agre­gar al­gún efec­to, pe­ro la cau­sa es una eco­no­mía ab­so­lu­ta­men­te es­tan­ca­da, en los úl­ti­mos me­ses ca­yen­do, y con una ta­sa de in­fla­ción muy ele­va­da.

Es pa­ra­dó­ji­co en­ton­ces por­que el mis­mo mer­ca­do que no con­fía en el plan es el que pre­fie­re que ga­ne Ma­cri.

Sí, bueno, pe­ro en es­to siem­pre hay que di­fe­ren­ciar los da­tos de con­cep­cio­nes po­lí­ti­cas. Los da­tos son cla­ros. En los tres años de Go­bierno de Ma­cri, hay una sa­li­da de in­ver­sio­nes –no en­tra­da– de US$ 60.000 mi­llo­nes. Ne­tos. Que se agre­gan a US$ 46.000 mi­llo­nes en el Go­bierno an­te­rior. En el tér­mino de diez años, ha sa­ca­do in­ver­sio­nes ne­tas por US$ 107.000 mi­llo­nes.

En al­gún mo­men­to tie­ne que ha­ber en­tra­do mu­cha pla­ta pa­ra que esa pla­ta pu­die­ra ir­se...

Sí, ha­bía a prin­ci­pios del pe­río­do del Go­bierno an­te­rior, de la ex­pre­si­den­te. Que­da­ban sal

Lan­za­do a la ca­rre­ra pre­si­den­cial, Ro­ber­to La­vag­na se­du­ce a em­pre­sa­rios con un plan que evi­ta el ajus­te “con cre­ci­mien­to”, po­ne freno al au­men­to de ta­ri­fas y avan­za en re­for­mas pen­dien­tes. Si­mi­li­tu­des y di­fe­ren­cias con los pla­nes de Ma­cri y Cris­ti­na. POR VIR­GI­NIA POR­CE­LLA

dos im­por­tan­tes que ve­nían de la ad­mi­nis­tra­ción del pe­río­do 2002-2005. Esos sal­dos se ago­ta­ron y des­pués es el re­fle­jo de la deu­da. Ayer sa­lie­ron los da­tos de la deu­da ex­ter­na: US$ 277.000 mi­llo­nes. Y mu­chos de los fon­dos que sa­lie­ron ha­bían in­gre­sa­do co­mo deu­da, no co­mo in­ver­sio­nes.

Se dis­cu­te aho­ra mu­cho so­bre las he­ren­cias: ¿qué eco­no­mía es más di­fí­cil: una al bor­de del co­lap­so co­mo la de 2015 o una ya co­lap­sa­da co­mo la de hoy?

Cuan­do es­te Go­bierno asu­me, se en­cuen­tra con una si­tua­ción com­pli­ca­da, por­que ya la eco­no­mía es­ta­ba es­tan­ca­da, la ta­sa de in­fla­ción muy al­ta. Pa­sa­dos es­tos cua­tro años, la eco­no­mía ya no es­tá es­tan­ca­da sino que es­tá ca­yen­do, la ta­sa de in­fla­ción ya no ron­da el 25% sino que se dis­pa­ró y ade­más aho­ra te­ne­mos US$ 277.000 mi­llo­nes de deu­da que an­tes no te­nía­mos. La po­lí­ti­ca an­te­rior era un fra­ca­so, es­ta es peor que la an­te­rior.

Aun así, ¿cuál eco­no­mía es más fá­cil de re­cu­pe­rar?

En 2015 te­nía un mon­tón de tra­bas, ha­bía in­fla­ción y es­ta­ba es­tan­ca­da, y hoy le di­go que no so­lo es­tá es­tan­ca­da, sino que es­tá ca­yen­do, que la in­fla­ción es más al­ta y que la deu­da ex­ter­na que an­tes no es­ta­ba hoy es­tá. Evi­den­te­men­te es­ta es peor que la an­te­rior.

Se lo es­cu­cha mu­chas ve­ces de­cir: “De es­to so­lo se sa­le cre­cien­do”. En al­gún pun­to, eso sue­na pa­re­ci­do al gra­dua­lis­mo: Ma­cri tam­bién que­ría sa­lir cre­cien­do.

No, es­to no tie­ne na­da que ver ni con el gra­dua­lis­mo ni con el shock. Eso fue una dis­cu­sión ab­so­lu­ta­men­te inú­til. Yo usé una fi­gu­ra: si us­ted tie­ne que ir a Mi­sio­nes y to­ma la ru­ta ha­cia Bahía Blan­ca, tie­ne muy po­ca im­por­tan­cia si va a 50 o a 120 ki­ló­me­tros por ho­ra; es­tá equi­vo­ca­do. Eso fue lo que pa­só con el Go­bierno des­de el prin­ci­pio. Bueno, se­gu­ra­men­te por ra­zo­nes po­lí­ti­cas, por afi­ni­dad po­lí­ti­ca. Una tre­men­da

“En el día a día, no en­cuen­tro a na­die que ha­ga una cues­tión de las PA­SO. Es­to es­tá en los dia­rios”.

co­ber­tu­ra y una dis­cu­sión de­ri­va­da a es­te te­ma del gra­dua­lis­mo o el shock.

¿Pa­ra us­ted tam­bién el gra­dua­lis­mo fue un error?

No, no, no es eso. La di­rec­ción fue la in­co­rrec­ta.

¿Qué di­rec­ción?

El ajus­te. Es la pa­la­bra más re­pe­ti­da en to­dos los me­dios de pren­sa a lo lar­go de más de dos años. Ese no es el ca­mino. El ca­mino es la mo­vi­li­za­ción de re­cur­sos. Ar­gen­ti­na tie­ne re­cur­sos hu­ma­nos, na­tu­ra­les, ca­pi­ta­les dis­po­ni­bles que hoy es­tán ocio­sos (más del 40% en la in­dus­tria). Hay sie­te mi­llo­nes de per­so­nas, mí­ni­mo, que es­tán en con­di­cio­nes de tra­ba­jar –que es­tán des­em­plea­das o subem­plea­das o ha­cien­do chan­gas– en co­sas que tie­nen un ni­vel de pro­duc­ti­vi­dad mu­cho más al­to que aho­ra. En­ton­ces, si us­ted to­ma el ca­mino del ajus­te, tie­ne que ha­cer cier­tas co­sas. Si us­ted to­ma el ca­mino de la mo­vi­li­za­ción de re­cur­sos, tie­ne que ha­cer otras. La nú­me­ro uno: ol­vi­dar­se de es­ta ab­sur­da ta­sa de in­te­rés que es­tá des­tru­yen­do lo que que­da de la eco­no­mía ar­gen­ti­na.

Pe­ro la pla­ta si­gue sin es­tar. ¿Có­mo se fi­nan­cia ese plan de “mo­vi­li­za­ción de re­cur­sos”?

Se fi­nan­cia por po­ner en mar­cha los re­cur­sos. ¿Có­mo, si no? Cuan­do uno tie­ne to­do pa­ra­do, ¿de dón­de cree que van a sa­lir los re­cur­sos?

Tra­di­cio­nal­men­te, en Ar­gen­ti­na, el cre­ci­mien­to se fi­nan­ció con deu­da o emi­sión mo­ne­ta­ria. No sa­lió del bol­si­llo de na­die…

No es así. En 2002, se sa­lió de una si­tua­ción peor que es­ta, mu­cho más gra­ve, y la di­fe­ren­cia fue, de vuel­ta, en­tre un pro­gra­ma del Fon­do que siem­pre es igual, acá o en Gre­cia, siem­pre ajus­te; y al Fon­do se le di­jo: “No”. Cu­rio­so, en esa épo­ca se cum­plió con la má­xi­ma sa­gra­da del FMI, que era cuen­tas fis­ca­les equi­li­bra­das.

Por cre­ci­mien­to. Las cuen­tas no se equi­li­bra­ron por de­cre­to, se equi­li­bra­ron por el cre­ci­mien­to. Eso me ha­ce acor­dar a Prat Gay; él tam­bién pre­ten­día li­cuar el dé­fi­cit con cre­ci­mien­to. ¿Nos mor­de­mos la co­la? Esa es una opi­nión su­ya, no la mía.

En plan de mo­vi­li­zar los re­cur­sos, hay re­cla­mos re­cu­rren­tes de los in­dus­tria­les y em­pre­sa­rios en ge­ne­ral de re­for­ma la­bo­ral y re­for­ma im­po­si­ti­va.

To­das esas re­for­mas es­truc­tu­ra­les no sir­ven pa­ra na­da en un pro­gra­ma de ajus­te. Eso hay que ha­cer­lo jun­to con un pro­gra­ma de mo­vi­li­za­ción de re­cur­sos. Por ejem­plo: Va­ca Muer­ta. Hu­bo una se­rie de re­for­mas que per­mi­tie­ron que esa in­ver­sión apa­re­cie­ra, la úni­ca im­por­tan­te que ha ha­bi­do en los úl­ti­mos años, pri­va­da, ade­más. Pe­ro, jun­to con es­tas re­for­mas, hu­bo un pro­ce­so de in­cor­po­ra­ción de per­so­nal muy fuer­te. En­ton­ces us­ted tie­ne que po­ner las dos jun­tas. Si us­ted quie­re sim­ple­men­te la re­for­ma, sin com­pro­mi­sos de in­ver­sión, no le va a ir bien. Tie­ne que po­ner las dos co­sas jun­tas.

¿Us­ted en­ton­ces en­ca­ra­ría esas re­for­mas?

Sí, for­man par­te. No di­go que no hay que ha­cer­las. Hay que po­ner­las den­tro de un pro­gra­ma, no de ajus­te, sino de mo­vi­li­za­ción de re­cur­sos.

El otro fac­tor cla­ve, in­elu­di­ble, pa­ra la com­pe­ti­ti­vi­dad si­gue sien­do el ti­po de cam­bio.

Mo­vi­li­zar re­cur­sos sig­ni­fi­ca mo­di­fi­car los pre­cios re­la­ti­vos en Ar­gen­ti­na. Tie­ne que su­bir el sa­la­rio, el ti­po de cam­bio tie­ne que ajus­tar­se a esa nue­va si­tua­ción de pre­cios re­la­ti­vos, tie­ne que ba­jar­se la ta­sa de in­te­rés, tie­nen que es­ta­bi­li­zar­se don­de es­tán hoy las ta­ri­fas.

Con esa pro­pues­ta, ¿en cuán­to tiem­po se sa­le de la cri­sis? Una de las gran­des crí­ti­cas al Go­bierno es pre­ci­sa­men­te ha­ber crea­do ex­pec­ta­ti­vas de que la in­fla­ción se ba­ja­ba rá­pi­do...

Bueno, la úl­ti­ma ex­pe­rien­cia que tu­vo Ar­gen­ti­na fue sa­lir en el tér­mino de 18 me­ses de una fe­no­me­nal cri­sis. A par­tir de ma­yo/ ju­nio de 2002, y so­bre fi­na­les de 2003, us­ted ya te­nía la eco­no­mía cre­cien­do a ra­zón de 9% por año. Cuan­do asu­mí en abril de 2002, te­nía 10,4% men­sual de in­fla­ción. Se hi­cie­ron co­sas que per­mi­tie­ron que, so­bre oc­tu­bre del mis­mo año, ya la in­fla­ción hu­bie­ra con­ver­gi­do a un ni­vel que era del or­den del 0,3%. Por eso, el reor­de­na­mien­to de pre­cios re­la­ti­vos fue po­si­ble. Por­que, si no, sim­ple­men­te es una es­pi­ral en­tre to­dos los pre­cios, y más in­fla­ción.

Lo que es­tá pa­san­do hoy.

Es que ni si­quie­ra se lo pro­po­nen. No es lo que es­tá pa­san­do. Oja­lá se lo hu­bie­ran pro­pues­to. No se lo pro­po­nen. Es­tán con­ven­ci­dos de que el me­ca­nis­mo del ajus­te es lo que va a re­sol­ver la eco­no­mía.

En 18 me­ses, us­ted di­ce que la in­fla­ción…

Es­toy ha­blan­do de la úl­ti­ma ex­pe­rien­cia que tu­vo Ar­gen­ti­na. Por­que acá se ol­vi­dan mu­chas co­sas.

Cual­quie­ra sea el pró­xi­mo pre­si­den­te, con el FMI se va a te­ner que sen­tar a ne­go­ciar. ¿Qué de­be­ría in­cluir esa re­ne­go­cia­ción: las me­tas fis­ca­les, mo­ne­ta­rias...? To­do. To­do el mar­co de un pro­gra­ma que no sea es­tric­ta­men­te de ajus­te.

Us­ted ya se jun­tó con los téc­ni­cos del or­ga­nis­mo. ¿Qué tan permea­bles es­tán a esa re­ne­go­cia­ción?

Ar­gen­ti­na tie­ne que pa­gar, en 2021 y 2022, en­tre US$ 43.000 y US$ 50.000 mi­llo­nes. Ellos me hi­cie­ron pre­gun­tas pe­ro yo tam­bién les pre­gun­té si ellos creían que Ar­gen­ti­na iba a po­der

pa­gar eso. Con rea­lis­mo, me con­tes­ta­ron que no. En su mo­men­to, ha­brá que re­ne­go­ciar. Y se pue­de re­ne­go­ciar con un en­fo­que de tra­ba­jo o se pue­de re­ne­go­ciar con uno de ajus­te.

LA PO­LÍ­TI­CA

Hay que no­tar que, co­mo can­di­da­to a pre­si­den­te, Ro­ber­to La­vag­na to­da­vía tie­ne ma­ñas de cuan­do era mi­nis­tro de Eco­no­mía. Ra­ro en un po­lí­ti­co en cam­pa­ña, el ex­fun­cio­na­rio se ani­ma a evi­tar de­fi­ni­cio­nes con­tun­den­tes so­bre te­mas cla­ves de la agen­da po­lí­ti­ca na­cio­nal co­mo el ca­so de los cua­der­nos y, cuan­do se in­da­ga en su opi­nión so­bre los pe­di­dos de desafue­ro de Cris­ti­na, has­ta lan­za un: “De es­to noy voy a ha­blar más. Pun­to fi­nal”.

Cuan­do us­ted se fue del Go­bierno, ha­bló de la car­te­li­za­ción de la obra pú­bli­ca. ¿Lo sor­pren­dió la mag­ni­tud de lo que ha­bía de­trás cuan­do sa­lió el ca­so de los cua­der­nos?

So­bre es­tos te­mas la que tie­ne que ha­blar es la Jus­ti­cia. Yo ha­blé de es­to sien­do mi­nis­tro y sa­bía que la con­se­cuen­cia iba a ser pro­ba­ble­men­te lo que su­ce­dió. Des­pués, to­do el res­to de los bo­co­nes y bo­co­nas que an­dan por ahí ha­blan­do to­do el tiem­po. Aho­ra, le to­ca ha­blar a la Jus­ti­cia.

Sin em­bar­go, co­mo pe­rio­dis­ta…

Le en­can­ta el te­ma.

No ne­ce­sa­ria­men­te.

No voy a ha­blar más de es­to. Tie­ne que ha­blar la Jus­ti­cia.

Ha­ble­mos en­ton­ces de la res­pon­sa­bi­li­dad de los em­pre­sa­rios.

¿Sa­be cuán­tos jue­ces y fis­ca­les in­ter­vie­nen en es­to? Pri­me­ra ins­tan­cia, cá­ma­ra de ape­la­ción, ca­sa­ción, Cor­te Su­pre­ma, ca­da una con mí­ni­mo un fis­cal y, en al­gu­nas, con dos. Hay no me­nos de 20 per­so­nas de ni­vel ju­di­cial im­por­tan­te le­yen­do las mi­les de pá­gi­nas que se han acu­mu­la­do. ¿Us­ted cree que al­gún par­ti­cu­lar pue­de de­cir al­go cuan­do es­tá es­ta gen­te tra­ba­jan­do? La reali­dad es que las em­pre­sas in­vo­lu­cra­das ope­ran nor­mal­men­te, se pre­sen­tan a li­ci­ta­cio­nes o son, co­mo Tec­pe­trol, de Te­chint, el prin­ci­pal pro­duc­tor de gas de Va­ca Muer­ta. ¿Qué ac­ti­tud po­lí­ti­ca de­be­ría te­ner el Es­ta­do en es­tos ca­sos? Hay an­te­ce­den­tes de es­to en el mun­do. En Ita­lia, en Es­pa­ña, ob­via­men­te el ca­so de Bra­sil, los hay en Pe­rú y Ecua­dor... Es­te ti­po de co­sas tie­nen un im­pac­to so­bre la re­la­ción de las em­pre­sas y el Es­ta­do que, de al­gu­na ma­ne­ra, tie­ne que re­de­fi­nir la re­la­ción. El Es­ta­do des­de sus con­tro­les in­ter­nos y las em­pre­sas des­de sus con­tro­les in­ter­nos. Eso es lo que pa­sa. Se de­fi­ne una nue­va for­ma de ope­rar.

Us­ted ha­bla siem­pre de un gran acuer­do, y fue cla­ve su fo­to con el se­na­dor Pi­chet­to. ¿Qué tan có­mo­do se sien­te con que el Se­na­do no per­mi­ta el desafue­ro de Cris­ti­na?

Pi­chet­to ha he­cho un gran tra­ba­jo. Por­que ha he­cho un es­fuer­zo pa­ra ayu­dar a la go­ber­na­bi­li­dad, a pe­sar de un go­bierno que, en ge­ne­ral, no quie­re ser ayu­da­do. Sim­ple­men­te quie­re man­dar. De ma­ne­ra tal que hay que va­lo­rar la for­ma en que Pi­chet­to se ha mo­vi­do y ha con­du­ci­do el te­ma. ¿Cuál es la con­clu­sión de él? Es la mis­ma que la mía. Es­pe­rar a que se ex­pi­da la Jus­ti­cia.

Us­ted di­ce que la ac­ti­tud de los se­na­do­res ayu­da a la go­ber­na­bi­li­dad…

Que se ex­pi­da la Jus­ti­cia. Lis­to, no voy a con­tes­tar más. Pun­to fi­nal.

¿Por qué no quie­re ir a una PA­SO?

No me ocu­po de eso. Si yo es­toy ha­blan­do de un Go­bierno de unión na­cio­nal, no se les pue­de im­po­ner a los so­cios po­ten­cia­les –ra­di­ca­les, so­cia­lis­tas, desa­rro­llis­tas, el GEN de Mar­ga­ri­ta Stol­bi­zer– una elec­ción he­cha den­tro del Jus­ti­cia­lis­mo. Si hay un acuer­do, ire­mos. Si no hay un acuer­do, no. Eso no es un acuer­do.

Si los nú­me­ros le die­ran bien, ¿des­car­ta­ría igual las PA­SO que le es­tán pi­dien­do los pe­ro­nis­tas?

Eso es­tá en los dia­rios. En el día a día, no en­cuen­tro a na­die que ha­ga de es­to una cues­tión.

“Pre­gun­té al FMI si creían que se iba a po­der pa­gar y me con­tes­ta­ron que no. Ha­brá que re­ne­go­ciar”.

¿Es men­ti­ra, por ejem­plo, que Schia­ret­ti se lo ha­ya pe­di­do?

Por su­pues­to.

A Mas­sa tam­bién se lo ve…

Los de­más pue­den pen­sar lo que quie­ran. Mi de­fi­ni­ción es cla­ra. En el mar­co de un acuer­do, es la úni­ca ra­zón pa­ra ser can­di­da­to. Si no hay acuer­do, no me in­tere­sa.

¿Có­mo in­ter­pre­ta la reac­ción del Go­bierno de en­fren­tar­lo di­rec­ta­men­te?

Ha­brán he­cho un fo­cus group. Los fo­cus group son to­do­po­de­ro­sos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.