+ Life: In­ter­view

Es uno de los re­fe­ren­tes en mo­da mas­cu­li­na co­mo di­se­ña­dor, em­pren­de­dor e in­fluen­cer. Al­ma ma­ter de Bo­li­via, inaugura en Ar­gen­ti­na el exi­gen­te mer­ca­do de ca­mi­sas pre­mium.

Forbes (Argentina) - - SUMARIO - POR LUIS COR­BA­CHO

Gus­ta­vo Sa­mue­lian, re­fe­ren­te de la in­du­men­ta­ria mas­cu­li­na y crea­dor de Bo­li­via, re­pa­sa los úl­ti­mos gri­tos de la mo­da. Su nue­vo lan­za­mien­to: Ar­ti­san, ca­mi­sas pre­mium.

Cuan­do em­pe­zó a ser pro­ta­go­nis­ta de las cam­pa­ñas de su mar­ca Bo­li­via, mu­chos pen­sa­ban que ese hom­bre exó­ti­co y su­per­cool era un mo­de­lo in­ter­na­cio­nal, una es­pe­cie de ga­lán ma­du­ro del cir­cui­to fas­hion in­ter­na­cio­nal de esos que cir­cu­lan por Ins­ta­gram con ines­pe­ra­do éxi­to. Pa­sa­da aque­lla ola de fa­ma, el “Tur­co” (así se lo co­no­ce en el mun­do de la mo­da) em­pe­zó a ani­mar­se a dar en­tre­vis­tas, a ir a even­tos, y to­dos lo co­no­ci­mos co­mo el gran di­se­ña­dor y em­pre­sa­rio que es.

Bo­li­via co­men­zó co­mo al­go pe­que­ño, con un lo­cal­ci­to en Pa­ler­mo, y lle­gó a con­ver­tir­se en un ícono del ca­sual mas­cu­lino con pren­das que rom­pían to­dos los mol­des. Así lle­gó la fa­ma, las ce­le­bri­da­des vis­tien­do su mar­ca en to­dos los ca­na­les y fies­tas, los des­fi­les, los ver­nis­sa­ges y en­cuen­tros or­ga­ni­za­dos por el Tur­co en las di­fe­ren­tes ca­sas de Bo­li­via, jun­to con la aper­tu­ra de más y más lo­ca­les en to­dos los shop­pings por­te­ños y en el in­te­rior del país. Bo­li­via des­tro­nó al res­to de los com­pe­ti­do­res del seg­men­to, lan­zó lí­neas pa­ra mu­je­res y ni­ños y creó los jeans más em­ble­má­ti­cos del mer­ca­do. Con­ten­to con es­tos lo­gros –aun­que siem­pre con ga­nas de más–, Sa­mue­lian afian­zó su

ima­gen en Ins­ta­gram con un per­fil que lo lle­vó a ser pro­ta­go­nis­ta de di­fe­ren­tes edi­to­ria­les de mo­da en to­do el mun­do, y re­cien­te­men­te creó Ar­te­mi­sa, la pri­me­ra mar­ca de ca­mi­sas pre­mium con ma­te­ria­les eu­ro­peos que abrió su pri­mer lo­cal en el shop­ping Al­cor­ta.

¿Có­mo fue el tras­pa­so de una mar­ca pop co­mo Bo­li­via al seg­men­to de ca­mi­sas pre­mium, ca­si inexis­ten­te en el mer­ca­do lo­cal?

Des­de ha­ce tres años mi ami­go y aho­ra so­cio, Gus­ta­vo No­ca, quien fa­bri­ca ca­mi­sas de al­tí­si­ma ca­li­dad jun­to a su pa­dre des­de ha­ce 45 años, me ve­nía di­cien­do que fal­ta­ba en el mer­ca­do una mar­ca de ca­mi­sas pre­mium, de te­las no­bles, que fue­ra más allá de lo que ha­bía en el mer­ca­do. Es­te va­cío abar­ca­ba cues­tio­nes de es­té­ti­ca, mol­de­ría y ca­li­dad, en­tre otras co­sas. Fue así co­mo un día nos jun­ta­mos y de­ci­di­mos crear Ar­ti­san, una mar­ca don­de el fo­co es­tá pues­to en la ca­li­dad, y don­de to­dos nues­tros gé­ne­ros son de Ita­lia, Suiza, In­gla­te­rra o Por­tu­gal.

La ma­te­ria pri­ma es la ba­se de es­te pro­duc­to.

Ob­via­men­te. Las fá­bri­cas don­de com­pra­mos te­las tie­nen en­tre 100 y 150 años en el mer­ca­do y ha­cen fo­co en el di­se­ño, en el de­ta­lle; y, por so­bre to­das las co­sas, la tra­za­bi­li­dad del pro­duc­to. No­so­tros po­de­mos de­cir­te dón­de se co­se­cha el al­go­dón, dón­de se te­je y dón­de se ha­ce la ca­mi­sa has­ta lle­gar al lo­cal. Ha­blan­do en lí­neas ge­ne­ra­les, ¿có­mo de­fi­nís los con­cep­tos de es­ti­lo y de ele­gan­cia?

Pa­ra mí, la ele­gan­cia y el es­ti­lo tie­nen que ver esen­cial­men­te en có­mo lle­vás lo que sea que te pu­sis­te. Más allá de la ca­li­dad y el di­se­ño, es una cues­tión de ac­ti­tud, de ser vos mis­mo, de no es­tar en po­se. Dos per­so­nas pue­den po­ner­se lo mis­mo y una pue­de ser ele­gan­te y la otra no. Tie­ne que ver el “có­mo lo lle­vás” más que el “qué te­nés pues­to”.

¿Por dón­de pa­sa hoy la for­ma­li­dad?

Más que nun­ca por el res­pe­to, en to­dos los sen­ti­dos. Es­té­ti­ca­men­te ha­blan­do, hoy lo for­mal no es si­nó­ni­mo de so­brio. Vol­vien­do a Bo­li­via, ¿cuál fue el gen del cre­ci­mien­to enor­me de una pe­que­ña mar­ca crea­da por vos des­de cero?

Pri­me­ro se acer­có la co­mu­ni­dad gay, vis­te que lle­gan an­tes a to­do. Se ani­man, no tie­nen pre­jui­cios, en­tien­den la on­da. Tam­bién de en­tra­da lle­ga­ron las mu­je­res, com­pra­ban ro­pa pa­ra sus ma­ri­dos an­tes que ellos. Los lle­va­ban al lo­cal y los con­ven­cían de pro­bar­se nues­tra ro­pa, empezaban con las re­me­ras y des­pués ve­nía to­do el res­to: chu­pi­nes de co­lo­res, abri­gos… Las mu­je­res siem­pre

se pren­die­ron, no so­lo com­pran­do pa­ra sus pa­re­jas sino pa­ra ellas, y eso fue lo que nos in­cen­ti­vó a abrir Di­vi­na Bo­li­via, con un pro­duc­to di­fe­ren­cia­do pa­ra ellas. Nun­ca pen­sé que íba­mos a te­ner una mar­ca de mu­jer, pe­ro fue una ex­ten­sión na­tu­ral.

¿Có­mo de­fi­nís el lujo?

Yo en mi Ins­ta­gram te pon­go una su­per­fo­to al la­do de otra usan­do jog­ging en el la­va­de­ro de mi ca­sa. El lujo pa­ra mí es el tiem­po, no una eti­que­ta. La au­ten­ti­ci­dad es la ba­se del cam­bio y va­mos en ca­mino a ser dis­tin­tos por­que cam­bia­ron los re­fe­ren­tes.

¿Cuá­les son las cla­ves pa­ra triun­far en el mun­do del di­se­ño en el con­tex­to ac­tual?

¡De­cir la ver­dad! No ser pre­ten­cio­so. No en­ga­ñar a la gen­te. Si tu pro­duc­to es no­ble, con­tar­le a la gen­te có­mo es­tá he­cho, de dón­de vie­nen los bo­to­nes, de dón­de vie­ne la te­la, el por­qué de la es­tam­pa. Es­cu­char al clien­te, dia­lo­gar con él, sa­ber qué le gus­ta­ría que agre­gues o qui­tes de una co­lec­ción. Y su de­vo­lu­ción de la ex­pe­rien­cia: des­de cuán­do te com­pró has­ta cuán­do usó y la­vó el pro­duc­to.

Hoy, más que nun­ca, tie­ne que exis­tir una co­mu­nión en­tre clien­te y mar­ca. ¿Siem­pre fuis­te un em­pren­de­dor? Siem­pre me gus­tó in­ven­tar co­sas, crear mé­to­dos pa­ra tra­ba­jar, re­sol­ver si­tua­cio­nes, crear en ge­ne­ral. Es­ti­los, pren­das, mar­cas, de to­do. Lo im­por­tan­te era ge­ne­rar.

¿Cuá­les fue­ron las cla­ves de tu éxi­to?

Ser au­tén­ti­co y po­der vi­vir de eso; pe­ro ha­bría que de­fi­nir al éxi­to pri­me­ro. Pa­ra mí, el éxi­to es la sen­sa­ción de sa­tis­fac­ción y bie­nes­tar que ex­pe­ri­men­ta una per­so­na con lo que sea que es­té rea­li­zan­do, sin im­por­tar el ta­ma­ño, el al­can­ce o nin­gu­na otra me­di­da cuan­ti­ta­ti­va. Acla­ra­do es­to, pue­do de­cir que hay días que me sien­to exi­to­so y otros que no, pe­ro de eso se tra­ta la vi­da, ¿ver­dad?

“LA FOR­MA­LI­DAD PA­SA POR EL RES­PE­TO, EN TO­DOS LOS SEN­TI­DOS. LO FOR­MAL NO ES SI­NÓ­NI­MO DE SO­BRIO”.

Bo­li­via tie­ne nue­ve lo­ca­les pro­pios en to­do el país y de­ce­nas de pun­tos de ven­ta en tien­das mul­ti­mar­ca. Con Ar­te­mi­sa, pu­so un pie en Al­cor­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.