+ Life: Tra­vel

Ocho spots di­ver­sos y ori­gi­na­les pa­ra ha­cer de la úl­ti­ma es­ca­pa­da va­ca­cio­nal –o la pri­me­ra del año– una gran aven­tu­ra.

Forbes (Argentina) - - SUMARIO - POR LUIS COR­BA­CHO

Se­ma­na San­ta, en cla­ve es­ca­pa­da.

Sie­te spots ori­gi­na­les pa­ra ha­cer de la úl­ti­ma es­ca­pa­da va­ca­cio­nal –o la pri­me­ra del año– una gran aven­tu­ra.

Es­ca­par­se de la ciu­dad a un lu­gar cer­cano o em­pren­der ese via­je que te­nía­mos pen­dien­te. Más allá del des­tino, Se­ma­na San­ta re­sul­ta el mo­men­to per­fec­to pa­ra ha­cer sto­po­ver y arran­car el año con es­pí­ri­tu re­no­va­do. La cla­ve de es­tas re­co­men­da­cio­nes es­tá en no ce­rrar­se a los lu­ga­res de siem­pre y ani­mar­se a un via­je más lar­go: mien­tras es­te­mos den­tro del con­ti­nen­te, cual­quier ex­cu­sa es bue­na pa­ra ex­plo­rar el mun­do y acu­mu­lar nue­vas ex­pe­rien­cias en el feed de nues­tra vi­da.

CUA­TRO DÍAS EN L.A.

So­lo una no­che de vue­lo di­rec­to nos se­pa­ra aho­ra de la ciu­dad de las ce­le­bri­ties y el en­tre­te­ni­mien­to glo­bal. Pa­re­ce una lo­cu­ra ir­se has­ta allá por cua­tro días, aun­que pue­de re­sul­tar el tiem­po per­fec­to pa­ra sa­car­se las ga­nas y dis­fru­tar de los bá­si­cos más di­ver­ti­dos de la ciu­dad. Un día en­te­ro en los Es­tu­dios Uni­ver­sal (com­prar el fast pass pa­ra evi­tar co­las eter­nas), un día de pla­ya ro­dea­do de sur­fers en el área co­ol trendy de Her­mo­sa Beach, un día de re­co­rri­da por Be­verly Hills, San­ta Mó­ni­ca y West Holly­wood con su agi­ta­da vi­da noc­tur­na, y una jor­na­da de shop­ping fu­rio­so en los outlets que ro­dean el down­town.

Dos da­tos a te­ner en cuen­ta: Airbnb ofre­ce ca­sas o bun­ga­lows con co­che­ra a ex­ce­len­te pre­cio (de­pen­dien­do de la can­ti­dad de pa­sa­je­ros que com­par­tan el via­je, siem­pre es una al­ter­na­ti­va in­tere­san­te), y es vi­tal al­qui­lar un au­to en el ae­ro­puer­to y de­vol­ver­lo ahí mis­mo al mo­men­to de re­gre­sar, pa­ra te­ner la po­si­bi­li­dad de mo­ver­se y re­co­rrer sin de­pen­der de Uber.

COS­TA ES­ME­RAL­DA,

DEL COUNTRY A LA PLA­YA

Ha­ce ya unos años que to­do el mun­do ha­bla de es­te com­ple­jo ubi­ca­do a diez mi­nu­tos de Pi­na­mar. ¿La ra­zón? Tie­ne las ca­sas más lin­das de la zo­na, fun­cio­na con la se­gu­ri­dad de un ba­rrio pri­va­do y ofre­ce las co­mo­di­da­des de un gran contry: des­pen­sa, cir­cui­to de­por­ti­vo pa­ra chi­cos, can­cha de golf y de po­lo, ba­res, he­la­de­rías y has­ta food trucks de es­pí­ri­tu ur­bano. Es­tos ame­ni­ties se com­ple­men­tan con dos pa­ra­do­res de pla­ya en los que no es ne­ce­sa­rio al­qui­lar car­pa o som­bri­lla, pues fun­cio­nan con el sis­te­ma uru­gua­yo de pla­ya li­bre.

Los desa­rro­llos ho­te­le­ros, cla­ro, acom­pa­ñan la ten­den­cia. Uno de los más des­ta­ca­dos es Al­ma­re­na Apart & Ho­tel Bou­ti­que, que inau­gu­ró en 2015 con una al­ta apues­ta foo­die (cuen­ta con tres res­tau­ran­tes y un bar) y ya se po­si­cio­nó co­mo el más po­pu­lar de Ar­gen­ti­na en los Tra­ve­ller’s Choi­ce Awards 2019 de Tri­pad­vi­sor. Y la úl­ti­ma no­ve­dad es el com­ple­jo Al Golf 19, una se­rie de edi­fi­cios con vis­ta al golf que com­bi­nan con­fort ho­te­le­ro con la ca­li­dez de un es­pa­cio pro­pio. Al igual que Al­ma­re­na, cuen­ta con pi­le­ta inout, que per­mi­te na­dar en agua cli­ma­ti­za­da con vis­ta al mar to­do el año.

BO­GO­TÁ, LA CA­PI­TAL IBE­ROA­ME­RI­CA­NA DE LA CUL­TU­RA

Seis ho­ras de vue­lo se­pa­ran a la me­tró­po­lis co­lom­bia­na de su par en Bue­nos Ai­res. Di­cen los que sa­ben que el tu­ris­mo no es so­lo pla­ya, des­ti­nos exó­ti­cos o las tí­pi­cas ca­pi­ta­les eu­ro­peas. Por­que hay un ti­po de va­ca­ción que re­quie­re, sim­ple­men­te, co­no­cer una ciu­dad y vi­vir­la.

Bo­go­tá tie­ne una his­to­ria de vio­len­cia que que­dó en el pa­sa­do, aun­que en sus ca­lles aún hoy se res­pi­ra un ai­re ca­si ci­ne­ma­to­grá­fi­co que la ha­ce in­ten­sa y muy in­tere­san­te. La par­si­mo­nia y ex­tre­ma edu­ca­ción de sus ha­bi­tan­tes en el tra­to ha­cen que uno se sien­ta a gus­to en ca­da lu­gar que vi­si­ta. Fue­ra de los si­tios his­tó­ri­cos co­mo la zo­na de La Can­de­la­ria y los mu­seos pre­co­lom­bi­nos, exis­te una mo­vi­da de ba­res, res­tau­ran­tes y tien­das de di­se­ño que mez­clan el sa­bor la­tino con un re­fi­na­mien­to eu­ro­peo úni­co.

Pa­sear por el mag­ní­fi­co Mu­seo Bo­te­ro, to­mar­se un ca­fé (de los más ri­cos del mun­do, hay que de­cir­lo) en el bar La Pe­lu­que­ría, bai­lar mú­si­ca co­lom­bia­na con or­ques­ta en vi­vo en el Gai­ra Ca­fé, co­mer are­pas re­lle­nas de lo que sea por don­de sea, ir de shop­ping por la Zo­na Ro­sa y be­ber aguar­dien­te en los cien­tos de ba­res que ro­dean esas ca­lles son al­gu­nas de las aven­tu­ras que pro­po­ne Bo­go­tá.

Un da­to a te­ner en cuen­ta es la in­dus­tria cul­tu­ral que mar­ca el pulso de es­ta ciu­dad: mues­tras de ar­te, una vas­ta ofer­ta edi­to­rial de libros y re­vis­tas y el cui­da­do pues­to en las pren­das de di­se­ña­dor dan la pau­ta del ti­po de ac­ti­vi­da­des que po­de­mos dis­fru­tar du­ran­te cua­tro días ur­ba­nos en es­ta ca­pi­tal.

UNA ES­CA­PA­DA A PI­LAR (¡ACÁ NO­MÁS!)

La ca­de­na hotelera Ca­sa Sur se des­ta­ca por el di­se­ño en cla­ve ur­ba­na, co­ol y pa­ler­mi­ta­na. Am­bien­tes am­plios, des­po­ja­dos y con la de­co­ra­ción jus­ta pa­ra sen­tir­se en la ca­li­dez de un edi­fi­cio ac­tual for­man par­te de la pro­pues­ta de sus se­des de Pa­ler­mo, Bo­tá­ni­co y Re­co­le­ta.

Es­ta fi­lo­so­fía se tras­la­da aho­ra a Pi­lar, don­de el con­cep­to de pe­que­ño loft con co­ci­na y ame­ni­ties fun­cio­na en el mar­co ho­te­le­ro per­fec­to pa­ra una es­ca­pa­da de fin de se­ma­na: spa con di­fe­ren­tes áreas de hi­dro­ma­sa­je y zo­nas de re­lax, te­rra­za con gran pis­ci­na y un roof­top bar ca­si tan gla­mo­ro­so co­mo el de su se­de en Pa­ler­mo Holly­wood.

Otra ca­rac­te­rís­ti­ca que com­par­te con las ver­sio­nes del cen­tro es el res­tau­ran­te hin­dú Ben­gal, con el curry co­mo pro­ta­go­nis­ta en un am­bien­te so­fis­ti­ca­do que se fu­sio­na con la vi­bra cam­pes­tre de Pi­lar. Un cam­bio de ai­re cer­cano a pre­cios ama­bles.

TAFÍ DEL VA­LLE: TU­RIS­MO RU­RAL DE LUJO

Los Dia­gui­tas lo lla­ma­ron “el pue­blo de en­tra­da es­plén­di­da” y no se equi­vo­ca­ron: ubi­ca­do a 110 ki­ló­me­tros de San Mi­guel de Tu­cu­mán, Tafí del Va­lle es la puer­ta a los Va­lles Cal­cha­quíes y de esos des­ti­nos en los que la paz y la his­to­ria van de la mano.

Con ca­si 230 años, Las Ca­rre­ras es uno de los cas­cos de es­tan­cia más an­ti­guos y el fa­vo­ri­to de quie­nes bus­can una pro­pues­ta pa­ra es­tar en con­tac­to con la na­tu­ra­le­za. Cuen­ta con una dis­po­si­ción tí­pi­ca de la ar­qui­tec­tu­ra de la pri­me­ra épo­ca je­sui­ta, en la que to­das las ha­bi­ta­cio­nes desem­bo­can en pa­tios cen­tra­les. En­tre sus ac­ti­vi­da­des, ofre­ce re­co­rri­das li­bres por el cam­po, moun­tain bi­ke, ca­bal­ga­tas y ac­ti­vi­da­des agro­pe­cua­rias.

Pa­ra com­ple­tar el tour, des­de la es­tan­cia se pue­de ini­ciar “la vuel­ta al Va­lle”, un cir­cui­to de unos 45 ki­ló­me­tros que ro­dea el Di­que La An­gos­tu­ra. El Mo­llar, pe­que­ña vi­lla al pie del ce­rro Ñu­ñor­co, es una vi­si­ta obli­ga­da pa­ra to­do vi­si­tan­te.

JO­SÉ IG­NA­CIO, CO­OL TO­DO EL AÑO

Aun­que so­lo los se­pa­ran 30 ki­ló­me­tros, el pue­blo de Jo­sé Ig­na­cio es un des­tino que lo­gró te­ner pe­so pro­pio más allá de Pun­ta del Es­te. In­clu­so, con el pa­so de los años, es­te lu­gar “se­mi­se­cre­to” que os­ci­la en­tre lo bohe­mio y lo ex­clu­si­vo se con­vir­tió en la op­ción de la cos­ta uru­gua­ya que se im­po­ne aun ter­mi­na­do el ve­rano.

En es­ta épo­ca del año, Vik Re­treats –la co­lec­ción de pro­pie­da­des del em­pre­sa­rio no­rue­go Ale­xan­der Vik– es una de las op­cio­nes que se des­ta­can por su di­ver­sa ofer­ta tu­rís­ti­ca, tan­to en pla­ya co­mo en el cam­po. Pa­ra Se­ma­na San­ta, lan­zó un pro­gra­ma an­cla­do en Bahía Vik, su alo­ja­mien­to en con­tac­to di­rec­to con la pla­ya man­sa. La pro­pues­ta in­clu­ye pa­seos a ca­ba­llo por va­lles on­du­la­dos y cla­ses de po­lo, así co­mo ac­ti­vi­da­des acuá­ti­cas que van des­de wind­surf has­ta ka­yak por la la­gu­na o na­ve­ga­ción por el río en ca­noas.

La tri­lo­gía de pro­pie­da­des de Vik Re­treats se com­ple­ta con una es­tan­cia de es­ti­lo co­lo­nial y Pla­ya Vik, la op­ción con di­se­ño avant-gar­de pa­ra quie­nes bus­can tran­qui­li­dad en­tre el rui­do de las olas.

BA­RI­LO­CHE

EN CLA­VE FOO­DIE & ARTY

Aun­que las im­pre­sio­nan­tes pis­tas del ce­rro Ca­te­dral la vuel­ven un des­tino ideal pa­ra el in­vierno, na­da im­pi­de ha­cer­se una es­ca­pa­da an­tes de la tem­po­ra­da de es­quí pa­ra dis­fru­tar de Ba­ri­lo­che en la épo­ca en que las co­pas de los ár­bo­les se pin­tan de to­dos los co­lo­res de la tie­rra (ro­jo, na­ran­ja, ama­ri­llo, ma­rrón) y el la­go se vuel­ve más cal­mo y es­pe­ja­do ba­jo el sol de oto­ño. Un alo­ja­mien­to de lujo que se po­ne ca­da año más lin­do es El Cas­co Ar Ho­tel. Por­que no so­lo si­gue pro­me­tien­do una ex­pe­rien­cia ar­tís­ti­ca úni­ca (cuen­ta con más de 400 obras de pin­to­res y es­cul­to­res ar­gen­ti­nos per­te­ne­cien­tes a la Co­lec­ción Zur­ba­rán) sino que, ade­más, aho­ra tam­bién se ha ga­na­do su lu­gar en el ma­pa gas­tro­nó­mi­co lo­cal. ¿La ra­zón? Una chef tan jo­ven co­mo fres­ca e in­no­va­do­ra: Ana Lu­cía Arias, que se for­mó en pas­te­le­ría con la gran Pa­me­la Vi­llar y has­ta tu­vo un pa­so por uno de los me­jo­res res­tau­ran­tes del mun­do, el Ce­ller de Can Ro­ca, en Gi­ro­na, Es­pa­ña. Aho­ra, a ori­llas del la­go Nahuel Hua­pi, ha­ce una co­ci­na co­mo “con­tem­po­rá­nea, con pro­duc­tos re­gio­na­les es­ta­cio­na­les” que con­vi­ve ex­qui­si­ta­men­te con el pai­sa­je y el ar­te.

Exis­te una mo­vi­da de ba­res, res­tau­ran­tes y tien­das de di­se­ño que mez­clan el sa­bor la­tino con un re­fi­na­mien­to eu­ro­peo úni­co.

Ar­te in­te­rior y ex­te­rior: en El Cas­co Art Ho­tel, los hués­pe­des dis­fru­tan de más de 400 obras de la Co­lec­ción Zur­ba­rán.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.