GRAN BRE­TA­ÑA SI­GUE SIEN­DO PO­CO

Forbes (Argentina) - - IDEAS - POR STE­VE FOR­BES Edi­tor de FOR­BES en Es­ta­dos Uni­dos y nie­to del fun­da­dor de la revis­ta, B.C. For­bes.

Si hu­bie­ra un pre­mio por la in­com­pe­ten­cia có­mi­ca en el ar­te de go­ber­nar, Gran Bre­ta­ña ga­na­ría, sin du­da. El reino ha fa­lla­do por com­ple­to el Bre­xit des­de que se ce­le­bró el re­fe­rén­dum en ju­nio de 2016.

La eco­no­mía ac­tual de Gran Bre­ta­ña se en­cuen­tra prác­ti­ca­men­te pa­ra­li­za­da, y có­mo se desa­rro­lla­rá el di­vor­cio con la Unión Eu­ro­pea si­gue sien­do un mis­te­rio. El go­bierno con­ser­va­dor en el po­der ha si­do tan inep­to que lo in­con­ce­bi­ble po­dría su­ce­der: el an­ti­ame­ri­cano, an­ti­se­mi­ta, ma­ligno lí­der mar­xis­ta del Par­ti­do La­bo­ris­ta, Je­remy Corbyn, po­dría con­ver­tir­se en el pró­xi­mo pri­mer mi­nis­tro. Ca­be des­ta­car que sie­te miem­bros la­bo­ris­tas del Par­la­men­to re­nun­cia­ron re­cien­te­men­te al par­ti­do de­bi­do a sus opi­nio­nes ve­ne­no­sas.

Gran Bre­ta­ña tu­vo la opor­tu­ni­dad de con­fi­gu­rar­se co­mo una po­ten­cia eco­nó­mi­ca glo­bal, com­bi­nan­do lo me­jor de otros paí­ses co­mo Suiza, Hong Kong y Sin­ga­pur. El gran éxi­to que es­to ha­bría en­gen­dra­do ha­bría he­cho que los paí­ses de la Unión Eu­ro­pea qui­sie­ran ser par­te del Reino Uni­do.

En cam­bio, el ré­gi­men con­ser­va­dor op­tó por la de­ri­va, la con­fu­sión y la po­lí­ti­ca agre­si­va de un gas­to más "com­pa­si­vo" y más re­gu­la­ción. Ba­rack Oba­ma se hu­bie­ra sen­ti­do co­mo en su ca­sa.

• In­sur­gen­tes in­efi­ca­ces. Des­pués del re­fe­rén­dum y la re­nun­cia del pri­mer mi­nis­tro re­elec­to, Da­vid Ca­me­ron, quien ha­bía di­se­ña­do la vo­ta­ción con la creen­cia de que Bre­xit nun­ca se apro­ba­ría, los con­ser­va­do­res eli­gie­ron co­mo nue­vo lí­der del país a al­guien que se opo­nía a Bre­xit.

Los prin­ci­pa­les cons­pi­ra­do­res pro-bre­xit ha­bían caí­do en dispu­tas en­tre ellos y no pu­die­ron unir­se de­trás de un can­di­da­to. Fue un desas­tre in­de­co­ro­so des­de en­ton­ces. Pa­ra agra­var la in­com­pe­ten­cia, The­re­sa May con­vo­có

una elec­ción rá­pi­da, pen­san­do que su par­ti­do arra­sa­ría fá­cil­men­te. En cam­bio, no pu­do y per­dió su ma­yo­ría ab­so­lu­ta.

• Un go­bierno de ti­mo­ra­tos im­pro­vi­sa­dos. ¿Re­du­cir drás­ti­ca­men­te los impuestos so­bre la ren­ta o in­clu­so pro­mul­gar un im­pues­to fi­jo, co­mo lo hi­cie­ron va­rias na­cio­nes de Eu­ro­pa cen­tral y orien­tal? ¿Con­ti­nuar po­dan­do la bu­ro­cra­cia hin­cha­da, co­mo Ca­me­ron lo es­ta­ba ha­cien­do con éxi­to des­de que asu­mió el car­go en 2010? ¿O tal vez re­du­cir las car­gas en los ne­go­cios, es­pe­cial­men­te las nue­vas em­pre­sas?

¡Que no se di­ga! Ta­les me­di­das sen­sa­tas en­gen­dra­rían crí­ti­cas de ayu­dar a los ri­cos, de ser pro­ne­go­cios y an­ti­me­dioam­bien­te. Crí­ti­cas de to­do ti­po. The­re­sa May y su equi­po de co­bar­do­nes no te­nían es­tó­ma­go pa­ra nin­gu­na de las au­da­cias pro­cre­ci­mien­to de Mar­ga­ret That­cher, quien, des­de que fue ex­pul­sa­da de 10 Dow­ning Street ha­ce ca­si tres dé­ca­das, se con­vir­tió en una vir­tual in­nom­bra­ble en su par­ti­do.

No ha­ce fal­ta de­cir que Gran Bre­ta­ña ni si­quie­ra po­día lle­gar a ser un dí­na­mo eco­nó­mi­co me­dian­te la abo­li­ción uni­la­te­ral de prác­ti­ca­men­te to­dos los aran­ce­les y ba­rre­ras co­mer­cia­les, co­mo lo hi­zo Hong Kong des­pués de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. Esa es­tra­te­gia fue fun­da­men­tal pa­ra su cam­bio de una mo­ta de bie­nes raí­ces po­bre y su­per­po­bla­da a con­ver­tir­se en una de las eco­no­mías más ri­cas del mun­do.

Sin men­cio­nar que se con­vir­tió en la ca­pi­tal fi­nan­cie­ra in­dis­cu­ti­ble de Eu­ro­pa. Y has­ta in­clu­so del mun­do en­te­ro, al ha­cer que la li­bra sea tan bue­na co­mo el oro. Tal y co­mo hi­zo Isaac New­ton en 1717, cuan­do di­ri­gió la Ca­sa de la Mo­ne­da Real. La li­bra de oro sen­tó las ba­ses pa­ra que Gran Bre­ta­ña in­cu­ba­ra la Re­vo­lu­ción In­dus­trial y ama­sa­ra el ma­yor im­pe­rio de la his­to­ria.

"LA ECO­NO­MÍA SE EN­CUEN­TRA PRÁC­TI­CA­MEN­TE PA­RA­LI­ZA­DA, Y CÓ­MO SE DESA­RRO­LLA­RÁ EL DI­VOR­CIO SI­GUE SIEN­DO UN MIS­TE­RIO".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.