UNA ES­TRA­TE­GIA IN­CON­SIS­TEN­TE

Forbes (Argentina) - - IDEAS - POR MA­RI­NA DAL POG­GET­TO Eco­no­mis­ta y Di­rec­to­ra Eje­cu­ti­va de Eco Go Con­sul­to­res.

Los fun­da­men­tos ma­cro­eco­nó­mi­cos es­tán me­jor que a fi­nes de 2017, no ne­ce­sa­ria­men­te me­jor que a fi­nes de 2015: la eco­no­mía ajus­tó a los pon­cha­zos. La con­tra­ca­ra es una re­ce­sión muy pro­nun­cia­da y una in­fla­ción que to­da­vía se man­tie­ne en ni­ve­les muy al­tos, aun­que me­no­res a los de sep­tiem­bre/oc­tu­bre, cuan­do es­tá­ba­mos al bor­de de una es­pi­ral dó­lar-pre­cios-sa­la­rios. El cor­te del cré­di­to ace­le­ró eso. Las cuen­tas fis­ca­les (aun­que no van a lle­gar) se acer­can al equi­li­brio an­tes de in­tere­ses. La cuen­ta co­rrien­te en dó­la­res (no en pun­tos del PBI) se­rá una ter­ce­ra par­te del dé­fi­cit de 2017. Y los pre­cios re­la­ti­vos es­tán me­jor, con ta­ri­fas a mi­tad de ca­mino en­tre los ni­ve­les de 2015 y las pro­me­sas del ex­mi­nis­tro de Ener­gía. Ar­gen­ti­na se vol­vió ba­ra­ta en la fo­to, aun­que po­de­mos dis­cu­tir la pe­lí­cu­la por la ace­le­ra­da in­fla­ción.

Los ni­ve­les de en­deu­da­mien­to con el mer­ca­do son ca­si dos ve­ces y me­dia en dó­la­res más al­tos que en 2015, pe­ro se re­du­cen res­pec­to de 2017 co­mo con­tra­ca­ra del cor­te al cré­di­to y la apa­ri­ción del FMI. Ni los ni­ve­les ni los per­fi­les de en­deu­da­mien­to re­quie­ren una re­es­truc­tu­ra­ción de la deu­da, si Ar­gen­ti­na vuel­ve a los mer­ca­dos de cré­di­to. Nin­gu­na es­truc­tu­ra apa­lan­ca­da se sos­tie­ne si se cor­ta in­de­fi­ni­da­men­te el cré­di­to. Es­to y la con­cen­tra­ción de los pa­gos al FMI en 2021-2023 re­que­ri­rá man­te­ner­se den­tro de un acuer­do con el FMI. Ade­más, los pa­si­vos re­mu­ne­ra­dos del BCRA se re­du­je­ron a la mi­tad en pun­tos del PBI con res­pec­to a fi­nes de 2017 co­mo con­tra­ca­ra de la me­ga­li­cua­ción de 2018 y el fi­nan­cia­mien­to con re­ser­vas de la co­rri­da. El pro­ble­ma: la de­man­da de pe­sos se des­plo­mó y re­quie­re ta­sas de in­te­rés que, de sos­te­ner­se en el tiem­po, agu­di­zan otros pro­ble­mas co­mo el de­ven­ga­mien­to pro­pio de es­tos pa­si­vos y, fun­da­men­tal­men­te, agu­di­zan la re­ce­sión.

Ale­jar­se del pre­ci­pi­cio y la me­jora de los fun­da­men­tos no es pal­pa­ble por la so­cie­dad. El Go­bierno es­tá en­tran­do en una con­tien­da elec­to­ral con al­guien que el mer­ca­do vi­sua­li­za co­mo “el abis­mo”. Y un es­que­ma de po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria,

cam­bia­ria y fis­cal que, a mi jui­cio, ase­gu­ra que la eco­no­mía no va a le­van­tar con un dó­lar que en­tre ban­das flo­ta con es­ta es­tra­te­gia elec­to­ral. De he­cho, el in­ten­to de ba­jar la ta­sa de in­te­rés en fe­bre­ro (en un mo­men­to en que el mun­do ayu­da­ba) fra­ca­só: si ha­bía al­gún bro­te ver­de en la eco­no­mía, se­gu­ra­men­te se es­té mar­chi­tan­do.

Lo plan­tea­do erró­nea­men­te es el ar­ma­do elec­to­ral su­po­nien­do que la eco­no­mía pue­de me­jo­rar así. Y don­de la úni­ca ca­pa­ci­dad de lle­gar a oc­tu­bre con la eco­no­mía me­jor es que el dó­lar se mue­va po­co, tras un acuer­do con el FMI de flo­ta­ción con un mar­gen del 30% en­tre ban­das. El dó­lar se mo­vió un 4% en un día y pa­re­cía trá­gi­co.

Ar­gen­ti­na tu­vo una in­fla­ción anual arri­ba del 20% des­de 2007, con pi­cos del 40% en 2014 (cuan­do se in­ten­tó co­rre­gir dó­lar y ta­ri­fas) y otro pi­co en 2016 (ídem). En 2018, la in­fla­ción fue del 48% y la dis­cu­sión es dón­de des­ace­le­ra es­te año. Y ven­drá más len­ta de lo que quie­re el Go­bierno aun con un plan mo­ne­ta­rio que –re­cién se anun­cia– se­rá to­da­vía más res­tric­ti­vo.

Si le sa­cás esa can­ti­dad de di­ne­ro a la eco­no­mía, vas a con­tro­lar la in­fla­ción. Pe­ro, si los pre­cios si­guen, la can­ti­dad de di­ne­ro que sa­cás es mu­cho ma­yor. Más re­ce­sión. Las em­pre­sas, pa­ra fi­jar sus pre­cios, mi­ran sus cos­tos (sa­la­ria­les, ta­ri­fa­rios, fi­nan­cie­ros, im­po­si­ti­vos) y no mi­ran al BCRA, lo cual agu­di­za la caí­da en sus ven­tas es­pe­ran­do que las pa­ri­ta­rias las com­pen­sen. El anun­cio de la pa­ri­ta­ria do­cen­te en la Pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res es una se­ñal que va a con­tra­mano del in­ten­to de des­in­flar del BCRA.

La co­se­cha y al­gún otro sec­tor fa­vo­re­ci­do por el sal­to cam­bia­rio pue­den ayu­dar, pe­ro el mer­ca­do in­terno no. ¿Cuál es el úni­co dri­ver de cre­ci­mien­to del Go­bierno? Que los sa­la­rios, las ju­bi­la­cio­nes y los pla­nes so­cia­les le ga­nen a la in­fla­ción. Pe­ro, cuan­do tra­tás de ba­jar la in­fla­ción con po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria y, al mis­mo tiem­po, im­pul­sás el cre­ci­mien­to con po­lí­ti­ca de in­gre­sos, es in­con­sis­ten­te. Tu ob­je­ti­vo de lar­go pla­zo (ba­jar la in­fla­ción) no se con­si­gue. Y el de cor­to (lle­gar a oc­tu­bre), pro­ba­ble­men­te, tam­po­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.