PO­BRE­ZA: LA DEU­DA SO­CIAL AR­GEN­TI­NA

Forbes (Argentina) - - IDEAS -

La so­cie­dad ar­gen­ti­na es­tá atra­ve­sa­da por una po­bre­za es­truc­tu­ral que tien­de a su­mar ca­ren­cias cró­ni­cas en ma­te­ria de re­cur­sos y ca­pa­ci­da­des de desa­rro­llo hu­mano. Se tra­ta de una deu­da so­cial que se vie­ne acu­mu­lan­do tras dé­ca­das de de­ca­den­cia, que se agra­va en con­tex­tos de cri­sis co­mo el ac­tual y que, du­ran­te mo­men­tos de cre­ci­mien­to, tien­de a dis­mi­nuir, pe­ro siem­pre que­da por arri­ba del pi­so pre­ce­den­te.

Se tra­ta de una po­bre­za que se re­pro­du­ce in­ter­ge­ne­ra­cio­nal­men­te y que se acre­cien­ta por acu­mu­la­ción de ca­ren­cias de to­do ti­po. El pro­ble­ma no es­tá aso­cia­do con la pér­di­da de em­pleos en los sec­to­res for­ma­les, tal co­mo ocu­rre en los paí­ses desa­rro­lla­dos, sino con la au­sen­cia es­truc­tu­ral de ta­les em­pleos y las ma­las re­mu­ne­ra­cio­nes de los tra­ba­jos in­for­ma­les. Los po­bres ac­ce­den a pro­gra­mas so­cia­les que brin­dan una ayu­da eco­nó­mi­ca pe­ro no a em­pleos con se­gu­ri­dad so­cial. La pla­ta no al­can­za y se de­te­rio­ra la ali­men­ta­ción, la sa­lud, la edu­ca­ción, la vi­vien­da y el res­to de las con­di­cio­nes de vi­da. Lue­go ca­da cri­sis no so­lo au­men­ta el nú­me­ro de po­bres, sino que los po­bres son aho­ra más po­bres.

La ecua­ción es sim­ple: la po­bre­za mo­ne­ta­ria es una fun­ción di­rec­ta de lo que ocu­rre con los in­gre­sos de ca­da tra­ba­ja­dor o be­ne­fi­cia­rio de un pro­gra­ma so­cial y al mis­mo tiem­po con la can­ti­dad de per­cep­to­res de in­gre­so que lo­gra te­ner un ho­gar. Si au­men­ta el in­gre­so real de los per­cep­to­res cae la po­bre­za da­do que el ho­gar tie­ne más in­gre­sos pa­ra afron­tar sus ne­ce­si­da­des. Y si, al mis­mo tiem­po, los ho­ga­res au­men­tan el nú­me­ro de per­cep­to­res, la mag­ni­tud de la caí­da es aún ma­yor. El pro­ble­ma es que, si ocu­rre lo con­tra­rio (los in­gre­sos por per­cep­tor pier­den ca­pa­ci­dad de com­pra fren­te a la in­fla­ción o se re­du­cen los tra­ba­jos que sos­tie­nen al ho­gar), la po­bre­za au­men­ta.

La cla­ve pa­ra sa­lir de es­ta si­tua­ción es con­ju­gar en un mo­de­lo eco­nó­mi­co que in­clu­ya am­bas con­di­cio­nes: ge­ne­rar más y me­jo­res em­pleos con re­mu­ne­ra­cio­nes que tien­dan a au­men­tar por so­bre el res­to de los pre­cios.

Pa­ra ello, di­cha po­lí­ti­ca no so­lo de­be pro­du­cir y ex­por­tar más al mer­ca­do mun­dial, sino tam­bién cre­cer ha­cia el mer­ca­do in­terno a tra­vés del desa­rro­llo de más pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas pro­duc­ti­vas, así co­mo a tra­vés de la in­ver­sión pú­bli­ca que atien­da las ne­ce­si­da­des de in­fra­es­truc­tu­ra so­cial.

Ni la po­bre­za en la Ar­gen­ti­na era me­nor que la de Ale­ma­nia, ni la po­bre­za cero era una pro­me­sa po­si­ble de al­can­zar ni si­quie­ra en el me­diano pla­zo, al me­nos a tra­vés de las po­lí­ti­cas im­ple­men­ta­das por el ac­tual go­bierno. Es por ello que fren­te a los po­bres he­re­da­dos la ma­la pra­xis su­mó a es­ta con­di­ción a sec­to­res de cla­se me­dia ba­ja, a la vez que pro­fun­di­zó la ex­clu­sión de los seg­men­tos po­pu­la­res in­for­ma­les.

La so­cie­dad ar­gen­ti­na ac­tual no so­lo es más po­bre sino tam­bién más de­sigual. Pe­ro, si bien no es co­rrec­to impu­tar­le a es­te go­bierno una in­ten­ción de­li­be­ra­da en es­te sen­ti­do, no de­jó de es­tar pre­sen­te un al­to gra­do de so­ber­bia ideo­ló­gi­ca, un ex­ce­so de op­ti­mis­mo y la ne­ce­si­dad de ha­cer mar­ke­ting po­lí­ti­co an­tes que cons­truir puen­tes ha­cia so­lu­cio­nes de lar­go alien­to.

Es por ello que se­gu­ra­men­te se de­jó de la­do el desafío de mon­tar un go­bierno de tran­si­ción ca­paz de ofre­cer diag­nós­ti­cos más ob­je­ti­vos, crear con­sen­sos am­plios, con­vo­car a los ex­per­tos pa­ra la ela­bo­ra­ción de so­lu­cio­nes rea­lis­tas y, a par­tir de es­to, de­jar­le a la so­cie­dad un pro­yec­to via­ble de país, que sea ca­paz de sal­dar deu­das in­ter­nas. No es el go­bierno, sino la so­cie­dad la que una vez más ha per­di­do una opor­tu­ni­dad his­tó­ri­ca.

"NI LA PO­BRE­ZA ERA ME­NOR QUE LA DE ALE­MA­NIA, NI LA PO­BRE­ZA CERO ERA UNA PRO­ME­SA ALCANZABLE A ME­DIANO PLA­ZO".

POR AGUS­TÍN SAL­VIA Di­rec­tor de In­ves­ti­ga­ción del Ob­ser­va­to­rio de la Deu­da So­cial Ar­gen­ti­na de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca Ar­gen­ti­na (UCA).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.