“LA CRI­SIS AHO­RA ES DI­FE­REN­TE”

El ex­pre­si­den­te del Ban­co Cen­tral, Mar­tín Re­dra­do, ase­gu­ra que la vo­la­ti­li­dad del dó­lar es ma­ne­ja­ble y pro­po­ne una “ley de con­ver­gen­cia eco­nó­mi­ca” pa­ra an­clar sa­la­rios, pre­cios, gas­to pú­bli­co y ex­pan­sión mo­ne­ta­ria.

Forbes (Argentina) - - FOCUS - POR PE­DRO YLARRI

El avión no se cae, pe­ro va a atra­ve­sar po­zos de ai­re im­por­tan­tes. Hay que po­ner­se el cin­tu­rón de se­gu­ri­dad y eso se lla­ma te­ner co­ber­tu­ra cam­bia­ria”. La ana­lo­gía es de Mar­tín Re­dra­do, pa­ra ex­pli­car la vo­la­ti­li­dad que ase­gu­ra ten­drá el dó­lar ca­mino a oc­tu­bre. En una en­tre­vis­ta con For­bes Ar­gen­ti­na en Pa­na­má, don­de ex­pu­so en la Con­fe­ren­cia Re­gio­nal 2019 de Wynd­ham Ho­tel & Re­sorts, el eco­no­mis­ta pro­nos­ti­ca un ti­bio re­pun­te en la eco­no­mía des­de el ter­cer tri­mes­tre del año y res­pon­sa­bi­li­za al Go­bierno por ge­ne­rar in­cer­ti­dum­bre al acu­dir al Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI). Tam­bién da sus re­co­men­da­cio­nes de in­ver­sión y re­cla­ma con­sen­so po­lí­ti­co pa­ra en­ca­rar re­for­mas en el ré­gi­men pre­vi­sio­nal, tri­bu­ta­rio y la­bo­ral.

In­fla­ción, re­ce­sión, dó­lar en al­za: ¿es la mis­ma his­to­ria de siem­pre?

Mu­chos me di­cen: “Es­ta his­to­ria ya la vi­ví”, pe­ro mi re­fle­xión es que es­ta cri­sis aho­ra es di­fe­ren­te. Los de­pó­si­tos en dó­la­res cre­cen y no hay des­cal­ce de mo­ne­das, en­tre ac­ti­vos y pa­si­vos, co­mo en 2001. El sis­te­ma ban­ca­rio es chi­co pe­ro muy só­li­do en tér­mi­nos de li­qui­dez y sol­ven­cia. Y los pre­cios de las ma­te­rias pri­mas son dos ve­ces y me­dia con res­pec­to al 2001. Por eso, no mi­re­mos por el es­pe­jo re­tro­vi­sor, sino por el pa­ra­bri­sas.

¿Pe­ro los pro­ble­mas no son si­mi­la­res?

Los pro­ble­mas son los mis­mos, pe­ro no se so­lu­cio­nan de la mis­ma ma­ne­ra. Por ejem­plo, no los arre­gla­mos fi­jan­do el ti­po de cam­bio. Hay que bus­car res­pues­tas “out of the box”, so­lu­cio­nes in­no­va­do­ras, y no las de ha­ce 30 años.

¿Es po­si­ble te­ner a la vez un plan an­ti­in­fla­ción y un plan an­ti­rre­ce­sión?

Se pue­de. Ne­ce­si­ta­mos un plan de es­ta­bi­li­za­ción. ¿Có­mo se ha­ce? Pri­me­ro, que to­das las va­ria­bles se apun­ten ha­cia un mis­mo nú­me­ro, en tér­mi­nos no­mi­na­les. Si vos que­rés una in­fla­ción del 20% en 2020, en­ton­ces el gas­to pú­bli­co, la re­cau­da­ción, las po­lí­ti­cas de in­gre­sos, lo que pa­ga el sec­tor pú­bli­co y la in­ver­sión pú­bli­ca tie­nen que ir ha­cia 20% en 2020 y al 15% en 2021. Pe­ro hoy la Asig­na­ción Uni­ver­sal por Hi­jo as­cien­de al 48%; el gas­to pú­bli­co, al 33%; la emi­sión mo­ne­ta­ria, al 4%; los sa­la­rios… Dios sa­be. Así es muy di­fí­cil te­ner una con­ver­gen­cia.

¿El Go­bierno pue­de ha­cer­lo?

Pro­pon­go ha­cer­lo por ley, una ley de es­ta­bi­li­dad ma­cro­eco­nó­mi­ca. Se ne­ce­si­tan gran­des con­sen­sos y hay mu­chas co­sas por cam­biar.

¿Pe­ro se pue­de evi­tar el ajus­te?

Sí, yo creo que sí. Mi vi­sión es que fui­mos de­ma­sia­do rá­pi­do al FMI. El Go­bierno con­fun­dió un fe­nó­meno tran­si­to­rio, que fue el cie­rre de mer­ca­dos emer­gen­tes, con al­go per­ma­nen­te. El Go­bierno co­no­cía muy bien Wall Street y po­co la Ave­ni­da Pen­sil­va­nia. Ha­bría que ha­ber to­ca­do otras puer­tas an­tes de ir al FMI, co­mo el Ban­co Mun­dial, el BID, los ban­cos asiá­ti­cos…

“HAY QUE BUS­CAR SO­LU­CIO­NES IN­NO­VA­DO­RAS, NO LAS DE HA­CE 30 AÑOS”.

¿Qué se pue­de ha­cer aho­ra, cuan­do aso­ma otra cri­sis cam­bia­ria?

Hay que tra­ba­jar de cer­ca con los ex­por­ta­do­res agro­pe­cua­rios pa­ra dar cer­ti­dum­bre, per­sua­dir pa­ra ge­ne­rar un cro­no­gra­ma que dé cer­ti­dum­bre. Hoy, el Ban­co Cen­tral tie­ne po­co mar­gen pa­ra in­ter­ve­nir (en el mer­ca­do cam­bia­rio dia­rio) pe­ro pue­de tra­ba­jar so­bre los fu­tu­ros.

¿Qué pa­sa­rá con el dó­lar?

De acá a fin de año, sin du­das, va­mos a te­ner vo­la­ti­li­dad. Es una si­tua­ción ma­ne­ja­ble, pe­ro hay que sa­ber ma­ne­jar­la.

¿Creés que ha­brá cre­ci­mien­to an­tes de las elec­cio­nes?

En agos­to, el sa­la­rio se va a em­par­dar con la in­fla­ción. En el ter­cer tri­mes­tre, va a ha­ber un re­bo­te ti­bio. Pe­ro va a ser más co­mo el re­bo­te de una pe­lo­ta des­in­fla­da. Pa­ra el acu­mu­la­do

de es­te año, es­pe­ra­mos un cre­ci­mien­to ne­ga­ti­vo del 1,4%, pe­ro con se­lec­ti­vi­dad. Hay sec­to­res que van a cre­cer un 8% y otros que es­ta­rán en -15%. En 2019, es­pe­ra­mos un cre­ci­mien­to del 1,5%.

Ha­blan­do de in­ver­sio­nes fi­nan­cie­ras, ¿el ries­go país real­men­te re­fle­ja lo que su­ce­de o es­tá exa­ge­ra­do?

El ries­go es­tá sien­do re­co­no­ci­do in­clu­so por el FMI en su úl­ti­mo in­for­me, que gi­ró al Di­rec­to­rio y es­tá vin­cu­la­do en par­te a que la re­cau­da­ción im­po­si­ti­va es­tá ca­yen­do en tér­mi­nos reales un 7% por mes des­de que es­tá el Plan Fon­do Mo­ne­ta­rio II. Se re­cau­da me­nos IVA, me­nos Im­pues­to a las Ga­nan­cias. Hoy, el FMI y el mun­do se es­tán pre­gun­tan­do có­mo la Ar­gen­ti­na va a vol­ver a cre­cer. Más allá de las ob­vias du­das po­lí­ti­cas, no hay cer­ti­dum­bre res­pec­to de qué va a ha­cer quien ga­ne las elec­cio­nes. Por eso, hay que for­zar un de­ba­te so­bre có­mo ha­rán los can­di­da­tos pa­ra ba­jar la in­fla­ción y vol­ver a cre­cer. Mien­tras esas pre­gun­tas no ten­gan res­pues­tas, el ries­go país va a se­guir sien­do al­to. El Go­bierno de­be­ría ex­pli­car qué es lo que pien­sa ha­cer si vuel­ve a ga­nar.

Ga­ne quien ga­ne, ¿hay mar­gen pa­ra un cam­bio de rum­bo?

Hay mar­gen pa­ra que ex­pli­quen si en­ca­ra­rán una re­for­ma tri­bu­ta­ria, si ha­rán una re­for­ma de las nor­mas la­bo­ra­les, si ha­rán una rein­ge­nie­ría del Es­ta­do. Por ejem­plo hoy, sin te­ner un acuer­do po­lí­ti­co, el Go­bierno po­dría con­ge­lar, en coor­di­na­ción con las pro­vin­cias y los mu­ni­ci­pios, las va­can­tes pú­bli­cas. Es de­cir que, por diez años, per­so­na que se ju­bi­le no se­rá re­em­pla­za­da. Eso ha­ría caer la nó­mi­na en un 3% por año.

¿Esa es la agen­da más ur­gen­te?

La Ar­gen­ti­na ne­ce­si­ta una re­for­ma tri­bu­ta­ria con dos ob­je­ti­vos fun­da­men­ta­les: ter­mi­nar con la in­for­ma­li­dad, ba­jar la car­ga de tri­bu­ta­ción y am­pliar la car­ga. Es de­cir, que más ar­gen­ti­nos pa­guen me­nos impuestos. Hay que uti­li­zar in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial pa­ra co­nec­tar los sis­te­mas im­po­si­ti­vos o de re­cau­da­ción mu­ni­ci­pa­les, pro­vin­cia­les y de la Na­ción. En ma­te­ria la­bo­ral, se ne­ce­si­ta tam­bién una mo­der­ni­za­ción. Ha­bla­mos del im­pac­to de la tec­no­lo­gía con nor­mas de ha­ce 50 años.

¿Hay po­si­bi­li­da­des de de­fault?

No veo al de­fault co­mo una al­ter­na­ti­va inexo­ra­ble. Al­gu­nos dra­ma­ti­zan el to­tal de deu­da pú­bli­ca so­bre el PBI, por ser de 90 pun­tos, pe­ro, cuan­do se lo mi­ra con de­ta­lle, es di­fe­ren­te. Unos 30 pun­tos es deu­da in­tra-sec­tor pú­bli­co. Ni el Ban­co Cen­tral ni la An­ses le van a pe­dir el de­fault al Te­so­ro. Otro 12% es la deu­da con el FMI. Es­to no es nue­va deu­da sino que es­ta­mos des­pla­zan­do acree­do­res y, cuan­do ter­mi­ne es­te pro­gra­ma en 2021, se­rá deu­da que ha­brá que re­ne­go­ciar. Por eso, que al­guien me di­ga que con una deu­da de 48 pun­tos del pro­duc­to no lo pue­de ma­ne­jar se­ría co­mo cho­car un kar­ting: por­que no lo sa­ben ma­ne­jar. Al­guien me ha­bla­rá del ries­go

“EN AGOS­TO, EL SA­LA­RIO SE VA A EM­PAR­DAR CON LA IN­FLA­CIÓN. VA A HA­BER UN RE­BO­TE TI­BIO”.

po­pu­lis­ta que pue­de de­ci­dir po­lí­ti­ca­men­te una ce­sa­ción de pa­gos, pe­ro no lo veo po­si­ble.

¿Cuál ana­li­zás en­ton­ces que es el ries­go pa­ra el in­ver­sor?

En el cor­to pla­zo, el ma­yor ries­go que tie­ne la Ar­gen­ti­na hoy es el ries­go cam­bia­rio. Por eso, mi con­se­jo a los in­ver­so­res es la di­ver­si­fi­ca­ción de la car­te­ra, don­de de­be­ría ha­ber un 50% de ins­tru­men­tos ar­gen­ti­nos que es­tén do­la­ri­za­dos. La par­te de la cur­va más com­pli­ca­da es la in­ter­me­dia, de en­tre 2021 y 2025, don­de apa­re­ce el ma­yor ries­go de re­es­truc­tu­ra­ción. Por eso, ape­la­ría a lo más cor­to de la cur­va. A lar­go pla­zo, tam­bién hay opor­tu­ni­da­des, don­de ya han si­do muy cas­ti­ga­dos. Tam­bién bus­ca­ría bo­nos cor­po­ra­ti­vos de em­pre­sas que no ten­gan an­te­ce­den­tes ni pros­pec­ti­va de fal­ta de li­qui­dez, y un buen por­cen­ta­je, con bo­nos en pe­sos apro­ve­chan­do las al­tas ta­sas, pe­ro con co­ber­tu­ra cam­bia­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.