LA IN­CLU­SIÓN PEN­DIEN­TE

Dar em­pleo de ca­li­dad a per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad no es fá­cil ni sen­ci­llo, pe­ro sí ne­ce­sa­rio, po­ten­cia­dor e, in­clu­so, una opor­tu­ni­dad de ne­go­cio. En Ar­gen­ti­na, al­gu­nas gran­des em­pre­sas ya es­tán dan­do el ejem­plo.

Forbes (Argentina) - - ESPECIAL SOSTENIBIL­IDAD - POR SO­FÍA SMOLAR

El 21 de mar­zo pa­sa­do, se con­me­mo­ró el Día In­ter­na­cio­nal del Sín­dro­me de Down y, en es­te mar­co, la Aso­cia­ción Sín­dro­me de Down de la Re­pú­bli­ca Ar­gen­ti­na (ASDRA) se alió con Lin­ke­din pa­ra lan­zar la cam­pa­ña “Per­fi­les de In­clu­sión”, un vi­deo con­mo­ve­dor y efec­ti­vo que vi­si­bi­li­zó, de ma­ne­ra op­ti­mis­ta, la pro­ble­má­ti­ca del ac­ce­so al tra­ba­jo pa­ra per­so­nas con es­te ti­po de dis­ca­pa­ci­dad. “De los seis mi­llo­nes de ar­gen­ti­nos que tie­nen Lin­ke­din, nin­guno tie­ne sín­dro­me de Down”, acla­ra­ba el vi­deo. Ac­to se­gui­do, la ma­yor red so­cial pro­fe­sio­nal del mun­do (que Mi­cro­soft com­pró por US$ 26.200 mi­llo­nes en 2013) se com­pro­me­tió a una ini­cia­ti­va pa­ra crear los pri­me­ros per­fi­les de usua­rios con sín­dro­me de Down.

In­cluir a per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad –tan­to fí­si­cas co­mo in­te­lec­tua­les– es

una gran cuen­ta pen­dien­te en la Ar­gen­ti­na. Las es­ta­dís­ti­cas ofi­cia­les ha­blan de más de cin­co mi­llo­nes de per­so­nas con al­gún ti­po de dis­ca­pa­ci­dad en el país, del cual so­lo el 25% tie­ne em­pleo, aun­que la pro­ble­má­ti­ca co­mien­za des­de más tem­prano: so­lo el 7% al­can­za el ni­vel ter­cia­rio o uni­ver­si­ta­rio. Y to­da­vía son po­cas las em­pre­sas que atien­den al lla­ma­do de la so­cie­dad. El ter­cer sec­tor es, por le­jos, el más com­pro­me­ti­do a ge­ne­rar un cam­bio.

Una de las ONG más re­co­no­ci­das que im­pul­sa el te­ma es La Usi­na, que a tra­vés de su pro­pia em­pre­sa so­cial REDACTIVOS ge­ne­ra em­pleo pa­ra 17 de los 189 ta­lle­res pro­te­gi­dos don­de tra­ba­jan per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad en la Ciu­dad de Bue­nos Ai­res. Y tam­bién a tra­vés de su pro­pio es­tu­dio de di­se­ño, Go­ta, don­de tra­ba­jan per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad in­te­lec­tual. La Usi­na ar­ti­cu­la con em­pre­sas pa­ra que es­tas com­pren pro­duc­tos y/o ser­vi­cios he­chos por per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad.

Di­recttv Ar­gen­ti­na es una de las alia­das his­tó­ri­cas pa­ra La Usi­na; un víncu­lo co­mer­cial que na­ció con el ar­ma­do de bol­sas pa­ra su kit pre­pa­go y que lue­go su­po trans­for­mar­se en una res­pon­sa­bi­li­dad a lar­go pla­zo: con ellos, di­se­ña­ron la ca­ja de Na­vi­dad de la com­pa­ñía y el re­por­te de sus­ten­ta­bi­li­dad 2015. “Do­nar di­ne­ro no es lo mis­mo que ge­ne­rar una opor­tu­ni­dad de tra­ba­jo; por eso, es­ta­mos ar­man­do un anexo es­pe­cial pa­ra el Ma­nual de Com­pras Re­gio­nal con cier­tos ob­je­ti­vos anua­les en com­pras in­clu­si­vas”, cuen­ta An­drés Bar­be­ro, di­rec­tor de RSE y Sus­ten­ta­bi­li­dad de Di­re­ctv La­tin Ame­ri­ca. “Lo ha­ce­mos por­que so­mos una com­pa­ñía gran­de y te­ne­mos los re­cur­sos pa­ra ha­cer las co­sas bien y dar el ejem­plo”.

Es un he­cho: en La­ti­noa­mé­ri­ca, la in­clu­sión la­bo­ral ne­ce­si­ta de las em­pre­sas, y tam­bién hay una cuo­ta im­por­tan­te de in­no­va­ción cuan­do se en­ca­ra un ob­je­ti­vo co­mo es­te. Ac­cen­tu­re, una com­pa­ñía re­fe­ren­te en con­tra­ta­ción, lan­zó en 2006 “Sin Ba­rre­ras”, pa­ra fa­ci­li­tar las opor­tu­ni­da­des de em­pleo de las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad, brin­dán­do­les apo­yo y se­gui­mien­to pa­ra adap­tar­se al mun­do la­bo­ral. Más de 150 per­so­nas pa­sa­ron ya por el pro­yec­to, que brin­da el mis­mo pro­ce­so de se­lec­ción que cual­quier em­plea­do pe­ro in­clu­ye una en­tre­vis­ta más con un es­pe­cia­lis­ta ex­terno en la te­má­ti­ca. Una vez que se se­lec­cio­na pa­ra in­gre­sar, se ca­pa­ci­ta al equi­po en la dis­ca­pa­ci­dad. Con la ex­pe­rien­cia acu­mu­la­da en más de una dé­ca­da, Ac­cen­tu­re ela­bo­ró un ma­nual útil pa­ra otras em­pre­sas.

Por su par­te, Se­cu­ri­tas, em­pre­sa de se­gu­ri­dad de ori­gen sue­co que en nues­tro país es la oc­ta­va ma­yor em­plea­do­ra, lan­zó en 2011 su pro­gra­ma de in­clu­sión de per­so­nas con dis­ca­pa­ci­da­des fí­si­cas en la Ar­gen­ti­na. Co­men­za­ron con tres pues­tos de guar­dia y hoy ya son 27 em­plea­dos tra­ba­jan­do en se­gu­ri­dad y mo­ni­to­reo en em­pre­sas tan di­ver­sas co­mo Ae­ro­puer­tos 2000, Ban­co Ga­li­cia, Pam­pa Ener­gía y Jum­bo.

Pa­tri­cia Scloc­co, di­rec­to­ra de Co­mu­ni­ca­ción y Asun­tos Pú­bli­cos de Se­cu­ri­tas Ar­gen­ti­na, ad­mi­te que no fue un pro­ce­so fá­cil: “Pa­ra ser guar­dia de se­gu­ri­dad, se exi­ge un ap­to fí­si­co al 100%, así que tu­vi­mos que pre­sen­tar una pro­pues­ta a ca­da uno de los en­tes re­gu­la­do­res –lo­ca­les, na­cio­na­les– pa­ra que au­to­ri­za­ran una mo­di­fi­ca­ción pa­ra es­tos ca­sos. Cos­tó tra­ba­jo y cos­tó tiem­po, pe­ro lo lo­gra­mos”, cuen­ta or­gu­llo­sa. El pro­gra­ma, que se ori­gi­nó en Co­lom­bia, se re­pli­có tam­bién en Pe­rú, Chi­le y Uru­guay, pe­ro en Sue­cia, don­de es­tá la ca­sa ma­triz de Se­cu­ri­tas, no exis­te: “Allá, el Es­ta­do se ocu­pa y no hay ne­ce­si­dad de que las em­pre­sas pri­va­das to­men car­tas en el asun­to”, com­par­te Scloc­co, y agre­ga: “Acá fal­ta que, des­de el sec­tor pú­bli­co, se re­vea la le­gis­la­ción vi­gen­te, que era pro­pia de otro con­tex­to his­tó­ri­co. Por ejem­plo, creo que un gran im­pul­so se­ría una ley que pre­mia­ra a las em­pre­sas que in­cor­po­ran a per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad”.

Pe­ro la re­com­pen­sa, a ve­ces, pue­de sur­gir di­rec­ta­men­te de apos­tar a la in­clu­sión. Se­gún la le­gis­la­ción vi­gen­te, uno de los gran­des in­con­ve­nien­tes pa­ra las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad a la ho­ra de en­trar al mer­ca­do la­bo­ral for­mal es que, al ha­cer­lo, pier­den su ju­bi­la­ción por in­va­li­dez y su co­ber­tu­ra de PAMI. “Por eso, es­tas per­so­nas tie­nen un ni­vel de com­pro­mi­so al­tí­si­mo y el ni­vel de ro­ta­ción es ba­jo: sa­ben que re­nun­cia­ron a un be­ne­fi­cio muy im­por­tan­te y no lo ha­cen por­que sí”. Scloc­co tam­bién acla­ra que, en Se­cu­ri­tas, sus in­di­ca­do­res de éxi­to no con­sis­ten en “in­cluir a man­sal­va”, sino en sos­te­ner la in­clu­sión en el tiem­po: “Va­mos pa­so a pa­so, pe­ro de ma­ne­ra fir­me”.

Des­de Di­re­ctv, An­drés Bar­be­ro se en­tu­sias­ma con un ejem­plo a po­cos pa­sos de su ofi­ci­na. Es que SAP, la em­pre­sa ve­ci­na, cuen­ta con un pro­gra­ma de em­plea­bi­li­dad pa­ra per­so­nas con Tras­tor­nos del Es­pec­tro del Au­tis­mo (TEA) que es un éxi­to, al pun­to tal que uno de sus em­plea­dos con TEA en­con­tró un error de cálcu­lo en un pro­gra­ma y su co­rrec­ción ya le es­tá aho­rran­do US$ 500.000 anua­les a la com­pa­ñía. “En Di­re­ctv, es­ta­mos co­pian­do el pro­ce­so de se­lec­ción que uti­li­zan en SAP, y la idea es arran­car en abril con la in­cor­po­ra­ción de cua­tro per­so­nas con TEA, ya que cuen­tan con ca­pa­ci­da­des muy es­pe­cí­fi­cas que las ha­cen igual o has­ta más ap­tas pa­ra un de­ter­mi­na­do pues­to que una per­so­na sin TEA”, apun­ta. Pa­ra es­to, Di­re­ctv tam­bién lle­va­rá ade­lan­te ca­pa­ci­ta­cio­nes pa­ra sus equi­pos de tra­ba­jo, de mo­do tal que apren­dan a in­ter­ac­tuar con per­so­nas con TEA y en­tien­dan sus ne­ce­si­da­des par­ti­cu­la­res. “No to­do es fá­cil ni co­lor ro­sa, pe­ro te­ne­mos can­ti­dad de men­sa­jes de em­plea­dos que nos es­cri­ben al área pa­ra fe­li­ci­tar­nos por es­te tra­ba­jo, di­cien­do que se sien­ten or­gu­llo­sos de tra­ba­jar en una em­pre­sa que ha­ce al­go por la in­clu­sión. Esa mo­ti­va­ción e ins­pi­ra­ción en to­dos los em­plea­dos tam­bién es muy im­por­tan­te pa­ra no­so­tros”, ad­mi­te Bar­be­ro.

No es fá­cil, pe­ro sí es ne­ce­sa­rio. Des­de la or­ga­ni­za­ción La Usi­na, Susana Ste­ye­rer lo re­su­me así: “El cam­bio ha­cia una cul­tu­ra más in­clu­si­va ne­ce­si­ta mu­cho tiem­po, ex­pe­rien­cia y apren­di­za­je con­ti­nua­do. Tra­ba­ja­mos con una po­bla­ción muy vul­ne­ra­ble, pe­ro el tra­ba­jo dig­ni­fi­ca, da au­to­no­mía y es la ver­da­de­ra in­clu­sión”.

hay más de cin­co mi­llo­nes de per­so­nas con al­gún ti­po de dis­ca­pa­ci­dad en el país, del cual so­lo el 25% tie­ne em­pleo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.