LA NUE­VA ON­DA DE MI­CRO­SOFT

SE DE­CÍA QUE ERA CO­SA DEL PA­SA­DO, PE­RO HOY LA EM­PRE­SA FUN­DA­DA POR BILL GA­TES LA ES­TÁ ROM­PIEN­DO. EL SE­CRE­TO DEL CEO SAT­YA NA­DE­LLA: UN FOR­MA­TEO CUL­TU­RAL Y NU­BE, MU­CHA NU­BE.

Forbes (Argentina) - - RAN­KING - POR ALEX KON­RAD

Aprin­ci­pios de 2016, tras dos años al fren­te de Mi­cro­soft, el CEO Sat­ya Na­de­lla (51) pi­dió un con­se­jo a uno de sus nue­vos em­plea­dos, el co­fun­da­dor de una em­pre­sa de soft­wa­re pa­ra apps que Mi­cro­soft aca­ba­ba de com­prar. Na­de­lla es­ta­ba a pun­to de ce­rrar la ad­qui­si­ción de Lin­ke­din por un ré­cord de US$ 27.000 mi­llo­nes, pe­ro es­ta­ba in­tere­sa­do en otra co­sa: Git­hub. “¿Lo po­de­mos ha­cer?”, pre­gun­tó Na­de­lla. “¿Nos ga­na­mos la con­fian­za?”.

En ese en­ton­ces, la res­pues­ta era: “No”. Git­hub es co­mo el bar de mo­da en el mun­do del soft­wa­re, un si­tio don­de mi­llo­nes de pro­gra­ma­do­res se jun­tan a ha­blar de tra­ba­jo y a com­par­tir có­di­gos de pro­gra­ma­ción por fue­ra de las ba­rre­ras em­pre­sa­ria­les. Du­ran­te su apo­geo en los 90, Mi­cro­soft se ha­bía he­cho fa­ma de ser exac­ta­men­te lo con­tra­rio: una em­pre­sa de soft­wa­re her­mé­ti­ca y be­li­ge­ran­te con la que Git­hub no que­ría sa­ber na­da. Pe­ro, en ju­nio pa­sa­do, Git­hub hi­zo una ju­ga­da sor­pren­den­te: pre­fi­rió ser ad­qui­ri­da por Mi­cro­soft y no por Goo­gle. Fue otro lo­gro pa­ra Na­de­lla, que es­tá de­jan­do atrás el pa­sa­do re­cien­te de la em­pre­sa pa­ra vol­ver a las raí­ces de su co­fun­da­dor Bill Ga­tes. “Bill me so­lía de­cir: ‘Por ca­da dó­lar que ga­na­mos, tie­ne que ha­ber cin­co, diez dó­la­res afue­ra’”, cuen­ta Na­de­lla a For­bes US en su pri­me­ra en­tre­vis­ta en pro­fun­di­dad des­de la com­pra de Git­hub por US$ 7.500 mi­llo­nes.

Hoy, su mi­sión es re­cons­truir Mi­cro­soft la­dri­llo a la­dri­llo has­ta que eso pue­da pa­sar de nue­vo. Hay mues­tras de su pro­gre­so por to­dos la­dos. Des­de la crea­ción de un asis­ten­te de voz de Mi­cro­soft que pue­de in­te­grar­se con Ale­xa, de Ama­zon, has­ta la pro­fun­di­za­ción de su alian­za con Sam­sung y –lo más im­por­tan­te– su si­tua­ción fi­nan­cie­ra. Sus in­gre­sos, que hoy son de US$ 110.000 mi­llo­nes, es­tán cre­cien­do a ra­zón de dos dí­gi­tos por­cen­tua­les lue­go de años en caí­da. Es­to se de­be so­bre to­do a la cos­to­sa (y muy re­di­tua­ble) in­fra­es­truc­tu­ra de nu­be que la em­pre­sa creó en torno a Of­fi­ce y al ser­vi­cio Azu­re. Las ga­nan­cias ne­tas es­tán en US$ 16.600 mi­llo­nes, ca­da vez más gra­cias a Azu­re, que es­tá cre­cien­do al 91% anual con con­tra­tos a lar­go pla­zo que re­cién es­tán em

pe­zan­do a le­van­tar los nú­me­ros. A fi­nes de no­viem­bre de 2018, Mi­cro­soft lle­gó a ser la em­pre­sa más va­lio­sa del mun­do, eclip­san­do a Ama­zon y a Ap­ple. El con­sen­so en­tre los ana­lis­tas es que es­te año su ca­pi­ta­li­za­ción bur­sá­til lle­ga­rá a US$ 1 bi­llón. Gran par­te del cré­di­to se lo lle­va Na­de­lla, que es­tu­vo en Mi­cro­soft ca­si to­da su vi­da. En 2014, re­le­vó a Ste­ve Ball­mer y em­pe­zó a re­mo­de­lar. Se­gún cuen­ta es­te exin­ge­nie­ro, su idea fue que la em­pre­sa se fo­ca­li­za­ra en un con­cep­to sim­ple: el cre­ci­mien­to equi­ta­ti­vo. “Por fin, la gen­te se es­tá dan­do cuen­ta y di­ce: ‘No to­do gi­ra en torno al ex­ce­den­te que ga­nás. ¿Cuál es el es­ta­do del mun­do que nos ro­dea?”, di­ce. “Ahí es don­de sien­to que es­ta­mos dan­do lo me­jor”.

Puer­tas aden­tro, em­pe­zó a cam­biar la cul­tu­ra de lu­chas in­ter­nas y la ten­den­cia a tra­tar a la com­pe­ten­cia co­mo si es­tu­vie­ran “en gue­rra”, co­mo di­ce un exe­je­cu­ti­vo de Ora­cle. La ob­se­sión de Mi­cro­soft con Win­dows, la ga­lli­na de los hue­vos de oro, hi­zo que el boom de la nu­be (ejem­pli­fi­ca­do por Ama­zon Web Ser­vi­ces) y las em­pre­sas de soft­wa­re a pe­di­do co­mo Sa­les­for­ce los to­ma­ra por sor­pre­sa. Pa­ra acor­tar la enor­me ven­ta­ja que Ama­zon ha­bía ga­na­do en la nu­be (Ama­zon Web Ser­vi­ces va ca­mino a un in­gre­so anual de US$ 27.000 mi­llo­nes, a di­fe­ren­cia de unos US$ 10.000 mi­llo­nes de Azu­re y US$ 3.000 mi­llo­nes de Goo­gle), Mi­cro­soft re­cu­rrió a sus so­cios. Hoy re­par­te pre­mios pa­ra los re­pre­sen­tan­tes de Ven­tas que lo­gran que sus so­cios au­men­ten su ac­ti­vi­dad en la nu­be, y a las em­pre­sas que usan Azu­re les es­tán lle­gan­do ne­go­cios mi­llo­na­rios. “Sat­ya se dio cuen­ta de que es­te es un mun­do orien­ta­do a los ser­vi­cios”, di­ce Bob Mu­glia, que pa­só 23 años en Mi­cro­soft y hoy es CEO de la em­pre­sa de soft­wa­re Snow­fla­ke.

Star­bucks, cu­ya app pa­ra pe­di­dos es­tá ba­sa­da en Mi­cro­soft, man­dó una do­ce­na de in­ge­nie­ros al ex­clu­si­vo hac­kat­hon or­ga­ni­za­do por la em­pre­sa. Es otra idea de la era Na­de­lla. “Es una es­tra­te­gia dis­tin­ta a la de una em­pre­sa de soft­wa­re con­ven­cio­nal”, di­ce Ge­rri Mar­tin-flic­kin­ger, di­rec­to­ra de tec­no­lo­gía de Star­bucks.

Des­pués de com­prar Git­hub y tam­bién el pro­vee­dor de he­rra­mien­tas pa­ra apps Xa­ma­rin (por unos US$ 400 mi­llo­nes en 2016), una em­pre­sa del crea­dor de Mi­ne­craft (por US$ 2.500 mi­llo­nes en 2014) y Lin­ke­din, el equi­po de Na­de­lla tie­ne que evi­tar los ma­los há­bi­tos, co­mo los con­tra­tos lar­gos y res­tric­ti­vos. La in­te­gra­ción de es­tas nue­vas em­pre­sas a Mi­cro­soft –que, se­gún su his­to­ria, no es na­da fá­cil– pon­drá a prue­ba al CEO. Pa­ra en­fren­tar el desafío, él con­fía en la no­ción ge­ne­ral de que si los em­plea­dos, clien­tes y so­cios es­tán con­ten­tos, ayu­dan a Mi­cro­soft a cre­cer. “Un pro­duc­to exi­to­so es uno que ge­ne­ra más éxi­to en torno su­yo”, di­ce.

Pa­ra lo­grar­lo, ten­drá que apo­yar­se en nue­vos lí­de­res, co­mo Nat Fried­man, el co­fun­da­dor de Xa­ma­rin a quien Na­de­lla con­sul­tó en 2016 res­pec­to de Git­hub y a quien lue­go lla­mó pa­ra que se hi­cie­ra car­go de la em­pre­sa una vez con­cre­ta­da la com­pra. Fried­man, cu­yo tra­ba­jo aho­ra con­sis­te en evan­ge­li­zar a los 31 mi­llo­nes de desa­rro­lla­do­res de Git­hub, lo ex­pli­ca di­cien­do que “la gen­te le es­tá dan­do a Mi­cro­soft el be­ne­fi­cio de la du­da”.

Na­de­lla es­tá vol­vien­do a una lec­ción cla­ve de Bill Ga­tes: “Por ca­da dó­lar que ga­na­mos, tie­ne que ha­ber otros cin­co o diez dó­la­res afue­ra”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.