“EL SIS­TE­MA CAM­BIA­RIO ES HO­RRI­BLE”

Ri­car­do Arria­zu ca­li­fi­ca de “ade­fe­sio” al ré­gi­men de ban­das que, ad­vier­te, “mal ma­ne­ja­do, pue­de afec­tar el re­sul­ta­do elec­to­ral”. La po­si­ble me­jora es­te año y la adic­ción al gas­to de los ar­gen­ti­nos.

Forbes (Argentina) - - CORE BUSINESS FINANZAS - POR FER­NAN­DO MEAÑOS

No hay tér­mi­nos me­dios en el diag­nós­ti­co de Ri­car­do Arria­zu, uno de los eco­no­mis­tas ar­gen­ti­nos de ma­yor pres­ti­gio a ni­vel in­ter­na­cio­nal. En su vi­sión, la Ar­gen­ti­na de­be in­cor­po­rar la dis­ci­pli­na a la ho­ra de gas­tar en for­ma de­fi­ni­ti­va a su me­nú po­lí­ti­co y eco­nó­mi­co si no quie­re vol­ver a las cri­sis re­cu­rren­tes, tan­to en el sec­tor pú­bli­co co­mo en el pri­va­do. Las res­tric­cio­nes fis­ca­les y mo­ne­ta­rias son una con­di­ción ne­ce­sa­ria pe­ro no su­fi­cien­te. Ha­ce fal­ta cu­rar­se de la adic­ción al gas­to pa­ra sa­lir ade­lan­te.

Arria­zu sa­cu­dió el cie­rre del pri­mer For­bes Mo­ney Sum­mit al cri­ti­car con du­re­za el me­ca­nis­mo cam­bia­rio ac­tual, acor­da­do en­tre el Go­bierno y el Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI): “El prin­ci­pal pro­ble­ma que te­ne­mos an­tes de las elec­cio­nes es que, a me­di­da que se acer­can, la gen­te va a que­rer pro­te­ger­se. Te­ne­mos un sis­te­ma cam­bia­rio ho­rri­ble y pe­li­gro

so, que fue im­pues­to por el FMI, y la Ar­gen­ti­na no tu­vo otra al­ter­na­ti­va que acep­tar­lo. Si no se ma­ne­ja bien, pue­de cau­sar pro­ble­mas y afec­tar el re­sul­ta­do de las elec­cio­nes”.

El eco­no­mis­ta es­ti­mó que es­te año “po­dría ser me­jor” que 2018 en ma­te­ria de ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca. Pe­ro pre­fie­re diag­nos­ti­car an­tes que pro­nos­ti­car, ya que ase­gu­ra no sa­ber “có­mo se va a com­por­tar la po­lí­ti­ca”. Más allá del ries­go elec­to­ral, ve la ame­na­za en el dó­lar. Y dis­pa­ra: “No vi en mi vi­da peor ade­fe­sio que es­tas ban­das cam­bia­rias. Un 30% de ban­da, con­ver­ti­da en una ta­sa en pe­sos, im­pli­ca que, si pa­so de la ban­da in­fe­rior a la su­pe­rior, ten­go un 30% de re­torno. Así, es im­po­si­ble pa­rar una co­rri­da con ta­sa de in­te­rés. Es­to es el di­se­ño de un ta­li­bán flo­ta­dor. Es una lo­cu­ra, no se pue­de in­ter­ve­nir. Te­ne­mos un swap de US$ 15.000 mi­llo­nes con Chi­na de adorno”. Y agre­ga: “No acep­tan que la Ar­gen­ti­na es un país que pien­sa en dó­la­res, que su uni­dad de cuen­ta es el dó­lar. Por lo tan­to, no es lo mis­mo que en otros paí­ses. Te­ne­mos re­ser­vas, pe­ro por ideo­lo­gía no nos de­jan usar­las. Es­te es el ma­yor pe­li­gro que te­ne­mos”.

Li­ga­do a la in­cer­ti­dum­bre cam­bia­ria y po­lí­ti­ca, Arria­zu brin­dó a For­bes Ar­gen­ti­na su ex­pli­ca­ción so­bre los in­do­ma­bles ín­di­ces in­fla­cio­na­rios: “Hay una ex­pli­ca­ción mo­ne­ta­ria pa­ra la in­fla­ción y se sa­be que, en el lar­go pla­zo, siem­pre la hay. Pe­ro, en el úl­ti­mo año, los pre­cios cre­cie­ron al do­ble de la ba­se mo­ne­ta­ria; en los úl­ti­mos cin­co me­ses, dos ve­ces y me­dia; y en los úl­ti­mos dos me­ses, va­rias ve­ces. En­ton­ces, si uno se li­mi­ta al fac­tor mo­ne­ta­rio, tie­ne pro­ble­mas pa­ra ex­pli­car la in­fla­ción en el cor­to pla­zo”.

Arria­zu con­cen­tra su ex­pli­ca­ción en los pre­cios re­la­ti­vos: “Mi ar­gu­men­to, que en reali­dad es de Ju­lio Oli­ve­ra, es que to­dos los sec­to­res bus­can me­jo­rar sus pre­cios re­la­ti­vos. En el ca­so ar­gen­tino, el asa­la­ria­do pre­ten­de no per­der fren­te al 2015 y el em­pre­sa­rio quie­re vol­ver al 2008”, de­ta­lla.

¿Al­can­za­rá el apre­tón mo­ne­ta­rio pa­ra ba­jar la in­fla­ción du­ran­te 2019?

No. Hay una com­bi­na­ción de fac­to­res. Mu­chos pre­cios es­tán atra­sa­dos. En las ta­ri­fas, el Go­bierno quie­re re­cu­pe­rar el ni­vel del 2001, que es el cos­to. Y la gen­te quie­re pa­gar el ni­vel de 2016, que es el 15% del cos­to. Si se su­man to­dos los re­cla­mos sec­to­ria­les, se vuel­ve im­po­si­ble. Lo que hay que ha­cer es po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria du­ra, po­lí­ti­ca cam­bia­ria es­ta­ble, y lue­go po­ner­se fir­me pa­ra cal­mar la es­truc­tu­ra de pre­cios re­la­ti­vos. Si se con­tie­nen y se lo­gra la es­ta­bi­li­dad mo­ne­ta­ria y cam­bia­ria, se pue­de cal­mar la in­fla­ción es­te año y vol­ver a un ni­vel cer­cano al 2% men­sual.

¿Por qué la Ar­gen­ti­na re­pi­te cí­cli­ca­men­te cri­sis co­mo la de 2018?

La Ar­gen­ti­na tie­ne una ten­den­cia a gas­tar de más. Siem­pre. Eso se re­fle­ja en la cuen­ta co­rrien­te de su ba­lan­za de pa­gos. Pa­ra gas­tar de más, al­guien me tie­ne que pres­tar. Y nos pres­tan por­que en el mun­do so­bra la pla­ta, por­que cam­bia­ron los tér­mi­nos del in­ter­cam­bio, por­que hay un nue­vo go­bierno o por­que so­mos ru­bios y de ojos azu­les, por lo que sea. Y no­so­tros, co­mo ton­tos, va­mos y gas­ta­mos otra vez de más. En ge­ne­ral, es el sec­tor pú­bli­co, pe­ro tam­bién lo ha­ce el sec­tor pri­va­do. Al ca­bo de dos o tres años, el acree­dor pien­sa que no le va­mos a pa­gar y nos de­ja de fi­nan­ciar. Y ahí apa­re­cen los so­bre­sal­tos cam­bia­rios, la re­ce­sión y otros pro­ble­mas. So­mos “gas­ta­do­res al­cohó­li­cos”.

¿Por qué se ge­ne­ró esa “adic­ción”?

Par­te del pro­ble­ma ar­gen­tino es el ca­rác­ter ren­tís­ti­co, que vie­ne de la épo­ca de la co­lo­nia. To­da so­cie­dad tie­ne un con­tra­to en­tre la so­cie­dad y sus go­ber­nan­tes: qué me das, qué te doy. En la Ar­gen­ti­na, siem­pre es qué me das. Hay una ac­ti­tud de pe­dir sin la con­tra­par­ti­da de un es­fuer­zo o un sa­cri­fi­cio. Y ge­ne­ra las per­ma­nen­tes ines­ta­bi­li­da­des de la Ar­gen­ti­na. Lue­go es­tá la lu­cha por la dis­tri­bu­ción del in­gre­so.

¿Lo de­frau­dó la ges­tión eco­nó­mi­ca de Ma­cri?

Ya en 2015, yo se­ña­lé que el gra­dua­lis­mo no ha­bía fun­cio­na­do nun­ca y que, si lo uti­li­za­ban, iban a te­ner que apli­car un pro­gra­ma de shock en 2018. La ges­tión de Ma­cri tie­ne acier­tos, co­mo la eli­mi­na­ción del ce­po, las re­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les, el cam­bio de las ta­ri­fas. Su gran error es ha­ber que­ri­do gas­tar de más. Es el mis­mo error de to­dos. Es­pe­ra­ron que lle­ga­ra una llu­via de dó­la­res pa­ra fi­nan­ciar y se­guir gas­tan­do. Aho­ra, co­mo no hay más fi­nan­cia­mien­to, hay que ajus­tar. Y el ajus­te no lo ha­ce el Go­bierno ni el FMI, lo es­tá ha­cien­do el mer­ca­do.

¿Ha­bía mar­gen po­lí­ti­co en 2015 pa­ra arran­car un ajus­te fis­cal es­tric­to?

Ma­quia­ve­lo di­ce que las co­sas ma­las hay que ha­cer­las des­de el prin­ci­pio y que las no­ti­cias bue­nas hay que dar­las de a po­co. ¿Si hu­bie­ra ha­bi­do pro­ble­mas? Por su­pues­to que sí. La di­fe­ren­cia es que to­do eso hu­bie­ra pa­sa­do dos años an­tes.

¿Có­mo ve a Ro­ber­to La­vag­na co­mo can­di­da­to a pre­si­den­te?

Que un eco­no­mis­ta lle­gue a ser pre­si­den­te me pa­re­ce bien. Es al­go que en Ar­gen­ti­na no ocu­rrió aún y en otros paí­ses (Mé­xi­co, In­dia) es co­mún. Uno po­dría opi­nar a fa­vor de su ges­tión di­cien­do que tu­vo su­pe­rá­vits ge­me­los, pe­ro tam­bién es cier­to que an­tes Re­mes Le­ni­cov le li­cuó los pa­si­vos y los sa­la­rios: re­ci­bió el ajus­te he­cho. En un aná­li­sis de­ta­lla­do de su ges­tión, se pue­den en­con­trar pun­tos a fa­vor y pun­tos en con­tra, pe­ro no es mi fun­ción ha­cer­lo. Ade­más, aho­ra el pa­no­ra­ma es bien dis­tin­to.

“MA­CRI TIE­NE ACIER­TOS, CO­MO EL FIN DEL CE­PO, LAS RE­LA­CIO­NES IN­TER­NA­CIO­NA­LES, LAS TA­RI­FAS. SU GRAN ERROR ES HA­BER QUE­RI­DO GAS­TAR DE MÁS”.

Ri­car­do Arria­zu dio una Mas­ter­class en Mo­ney, el pri­mer For­bes Sum­mit del año. Allí di­jo que “la do­la­ri­za­ción de por­ta­fo­lios pue­de lle­var el ti­po de cam­bio a la ban­da su­pe­rior” de la zo­na de no in­ter­ven­ción y que “es im­po­si­ble fre­nar una co­rri­da cam­bia­ria so­lo su­bien­do la ta­sa de in­te­rés”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.