LA OFI­CI­NA FE­LIZ

Da­niel Cwi­ren­baum es fun­da­dor y pre­si­den­te de Gru­po (A)2, mar­ca lí­der en di­se­ño y pro­duc­ción de pro­duc­tos pa­ra es­pa­cios fun­cio­na­les. Có­mo una idea na­ci­da en Is­rael se trans­for­mó en una em­pre­sa ar­gen­ti­na con pro­yec­ción in­ter­na­cio­nal que fac­tu­ra $ 700 mi­llo

Forbes (Argentina) - - GRUPO (A)2 -

La his­to­ria de Da­niel Cwi­ren­baum es la de un em­pren­de­dor. Cuan­do chi­co, via­jó a Is­rael pa­ra es­tu­diar. Ahí se for­jó co­mo in­ge­nie­ro in­dus­trial. Y ahí, tam­bién, co­no­ció una suer­te de ar­chi­ve­ros pe­que­ños, por­tá­ti­les, fun­cio­na­les. “Fue ver­los y de­cir: es­to es un go­la­zo”, di­ce Cwi­ren­baum sen­ta­do en sus ofi­ci­nas de Ave­lla­ne­da. Era la épo­ca de la crea­ción del Mer­co­sur, en 1994. En Is­rael, es­tos ar­chi­ve­ros se fa­bri­ca­ban con mu­cho éxi­to y, por eso, se pro­pu­so pro­du­cir­los en Ar­gen­ti­na.

Em­pe­zó a im­por­tar­los y, por acá, mu­chos le su­ge­rían que eso no fun­cio­na­ría. El jo­ven Da­niel se de­pri­mió y es­tu­vo una se­ma­na atrin­che­ra­do, guardado, sin que­rer ha­blar con na­die. An­gus­tia­do, Cwi­ren­baum qui­so des­ha­cer­se de esa pri­me­ra im­por­ta­ción. Has­ta que, en el úl­ti­mo sus­pi­ro, asis­tió a una ex­po­si­ción jun­to a ese con­te­ne­dor. Sin más, fue mos­trán­do­se­lo a la gen­te y en­con­tran­do una reac­ción com­ple­ta­men­te po­si­ti­va: su pro­duc­to gus­ta­ba, y mu­cho.

“Esa fue la pau­ta de que no es­ta­ba equi­vo­ca­do”, ase­gu­ra Da­niel, pre­si­den­te de Gru­po (A)2, hoy con­ver­ti­do en un re­fe­ren­te ab­so­lu­to del di­se­ño, pro­duc­ción y co­mer­cia­li­za­ción de pro­duc­tos pa­ra la so­lu­ción de es­pa­cios fun­cio­na­les. Con el tiem­po, to­das las ofi­ci­nas ar­gen­ti­nas su­ma­ron es­ta no­ve­dad. En­tre­tan­to, for­mó A2 y fue me­tién­do­se en el ru­bro ca­da vez más. “Siem­pre con men­ta­li­dad in­dus­trial”, ase­gu­ra. Hoy lle­van 25 años tra­ba­jan­do de es­ta ma­ne­ra, po­si­cio­nán­do­se co­mo la mar­ca nú­me­ro uno del sec­tor y fac­tu­ran­do unos $ 700 mi­llo­nes por año. Ade­más, des­de ha­ce dos años for­ma­ron un gru­po eco­nó­mi­co jun­to con

Tek­nion (de Ca­na­dá), In­ters­tuhl (de Ale­ma­nia) y Ac­tiu (de Es­pa­ña). “So­mos la em­pre­sa más gran­de del ru­bro en la ac­tua­li­dad”, sen­ten­cia Cwi­ren­baum.

“Es­ta es una plan­ta de 30.000 me­tros y nos sir­vió pa­ra ex­pan­dir­nos. Acá tra­ba­jan unas 300 per­so­nas. Nos per­mi­tió cre­cer y con­cen­trar va­rias plan­tas en una so­la”, ex­pli­ca so­bre es­ta man­za­na de Ave­lla­ne­da don­de su­po fun­cio­nar la fá­bri­ca de Mas­llo­rens y lue­go la de Ja­guar. “In­ver­ti­mos US$ 2 mi­llo­nes en es­te edi­fi­cio, que es­ta­ba de­to­na­do”, co­men­ta. Por es­tos días, el Gru­po (A)2 po­see unas mo­der­nas má­qui­nas que in­yec­tan pie­zas de plás­ti­co de al­ta ca­li­dad y cons­tru­yen si­llas de to­do ti­po. Ahí, en un am­plio show­room, con­vi­ven cien­tos de pro­duc­tos de fa­bri­ca­ción na­cio­nal con si­llas de al­ta ga­ma in­ter­na­cio­nal.

¿Có­mo ves hoy el ne­go­cio y ha­cia dón­de va a fu­tu­ro?

Hu­bo un fuer­te gol­pe de ti­món a lo cor­po­ra­ti­vo, que lle­va un tra­to muy di­fe­ren­te del re­tail, por el pro­ce­so de fi­de­li­za­ción. Aho­ra, el 80% de nues­tra fac­tu­ra­ción es­tá da­da por el 20% de los clien­tes. Por eso, lle­va­mos a gru­pos de clien­tes a fe­rias de Chica­go y Ale­ma­nia. No so­lo le ge­ne­ra­mos al clien­te una ex­pe­rien­cia que tie­ne que ver con el pro­duc­to fi­nal, sino que le com­par­ti­mos có­mo se ha­ce el pro­duc­to. Y aque­llo su­pera las ex­pec­ta­ti­vas. Lo ve­mos en sus ca­ras. Ge­ne­ra al­go di­fí­cil de ex­pli­car. El 95% de lo que ven­de­mos es pro­duc­to de ori­gen na­cio­nal.

¿Cuá­les son los pro­duc­tos “ve­det­te”?

Es­ta­mos en cons­tan­te desa­rro­llo. Lan­za­mos al mer­ca­do en­tre dos y tres lí­neas de pro­duc­to de di­se­ño pro­pio por año. Pe­ro, hoy, el 60% de las ven­tas son de si­llas. Fa­bri­ca­mos unas 20.000 por mes y nues­tros pro­duc­tos es­tán he­chos con la pre­mi­sa de que sean eco­ló­gi­cos. Por eso, por ejem­plo, pa­ra ha­cer ren­dir las si­llas, ofre­ce­mos un re­ta­pi­za­do gra­tis en dos años.

¿Cuál es el ma­yor desafío de la com­pa­ñía?

Que­re­mos se­guir ge­ne­ran­do di­se­ños y pro­duc­tos con los que enamo­rar a los clien­tes. En cuan­to a la er­gono

mía, sa­be­mos que pa­sa­mos un ter­cio de nues­tras vi­das en nues­tros tra­ba­jos. Por eso, es­ta­mos al tan­to de to­das las nue­vas ten­den­cias pa­ra ha­cer de esa ex­pe­rien­cia al­go mu­cho me­jor. Ade­más, aun­que 2018 no fue el me­jor año pa­ra el país, se­gui­mos in­vir­tien­do. En tiem­pos de tor­men­ta, al­gu­nos cons­tru­yen re­fu­gios y, en cam­bio, otros cons­trui­mos mo­li­nos.

¿Y cuá­les son las ten­den­cias a ni­vel glo­bal a las que es­tán aten­tos?

Se es­tá tra­ba­jan­do en la Cer­ti­fi­ca­ción WELL, con fo­co en que la per­so­na sien­ta bie­nes­tar, es­té a gus­to y có­mo­da en el tra­ba­jo. Son dis­po­si­ti­vos que me­jo­ran la vi­da en la ofi­ci­na, co­mo el sen­sor Ac­tiu Next, que mi­de la ca­li­dad del am­bien­te, el so­ni­do, la hu­me­dad, la tem­pe­ra­tu­ra y la luz. Es un win-win en­tre em­pre­sa y tra­ba­ja­dor. Co­mo se­gui­mos las ten­den­cias mun­dia­les, te­ne­mos me­sas mo­to­ri­za­das en al­tu­ra. To­do va ha­cia el an­ti­se­den­ta­ris­mo, por eso te­ne­mos es­tas me­sas que se le­van­tan pa­ra pa­sar más tiem­po pa­ra­do. Hoy lle­va­mos seis ho­ras sen­ta­dos y dos pa­ra­dos y la ten­den­cia es ha­cia dos ho­ras sen­ta­dos y seis pa­ra­dos. Tra­ba­jar con es­tas mar­cas te per­mi­te es­tar siem­pre a la van­guar­dia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.