ALUM­NI DE LUJO

Pro­fe­sio­na­les ar­gen­ti­nos que cur­sa­ron un MBA en es­cue­las de ne­go­cios in­ter­na­cio­na­les top cuen­tan có­mo fue su ex­pe­rien­cia y en qué me­di­da cam­bió sus ca­rre­ras. ¿Va­le la pe­na la in­ver­sión de es­tu­diar en el ex­te­rior?

Forbes (Argentina) - - ESPECIAL EDUCACIÓN EJECUTIVA - POR MA­RÍA GA­BRIE­LA ENSINCK

Cur­sar un Mas­ter in Bu­si­ness Ad­mi­nis­tra­tion (MBA) es una de­ci­sión per­so­nal –y una in­ver­sión pro­fe­sio­nal– que se re­pa­ga con cre­ces. Ha­cer­lo en el ex­te­rior tie­ne el plus de su­mer­gir­se en un ámbito cul­tu­ral di­fe­ren­te, ga­nar am­pli­tud de pen­sa­mien­to, am­pliar las re­des de con­tac­tos

y afian­zar la fle­xi­bi­li­dad y las ha­bi­li­da­des mul­ti­cul­tu­ra­les, ca­da vez más ne­ce­sa­rias en un mun­do cam­bian­te. Eso es lo que pien­san los ar­gen­ti­nos que lo vi­vie­ron y, aho­ra, pue­den con­tar­lo. Con­tra to­dos los mi­tos, coin­ci­den en que la ex­pe­rien­cia va­le la pe­na y les cam­bió, si no la vi­da, al me­nos la ca­rre­ra y la mi­ra­da.

LON­DON BU­SI­NESS SCHOOL: DE LA ACA­DE­MIA A LOS NE­GO­CIOS GLO­BA­LES EL MBA FUE EL PUN­TA­PIÉ PA­RA FOR­MA­LI­ZAR SU CAM­BIO DE CA­RRE­RA PRO­FE­SIO­NAL. “LA ELEC­CIÓN

DE LA B-SCHOOL VINO POR­QUE ES UNA ES­CUE­LA DE NE­GO­CIOS CON UN BUEN BA­LAN­CE EN­TRE EL EN­FO­QUE ACA­DÉ­MI­CO, EM­PREN­DE­DOR Y DE FI­NAN­ZAS”.

Joa­quín Cohen (38), so­cio del gru­po Cohen de so­lu­cio­nes fi­nan­cie­ras, hi­zo su MBA en Lon­don Bu­si­ness School en­tre 2011 y 2013. “Ha­bía es­tu­dia­do Co­mu­ni­ca­ción So­cial, pe­ro a mi­tad de la ca­rre­ra ar­mé una star­tup y em­pe­cé a en­fo­car­me en los ne­go­cios. Des­pués tra­ba­jé en el gru­po fa­mi­liar, aten­dien­do clien­tes, y ne­ce­si­ta­ba for­ma­li­zar el cam­bio de ca­rre­ra. Es por eso que de­ci­dí ha­cer un MBA. La elec­ción de Lon­don Bu­si­ness School vino en par­te por re­co­men­da­ción fa­mi­liar y en par­te por­que es una es­cue­la de ne­go­cios con un buen ba­lan­ce en­tre el en­fo­que aca­dé­mi­co, em­pren­de­dor y de fi­nan­zas, su­ma­do a la ex­pe­rien­cia de vi­vir en Lon­dres, que es co­mo es­tar en una to­rre de Ba­bel con gen­te de to­do el mun­do”, cuen­ta.

“El pro­gra­ma es muy in­ten­si­vo, y hay cla­ses es­pec­ta­cu­la­res co­mo la de Fi­nan­cing the En­tre­pre­neu­rial Bu­si­ness (fi­nan­cian­do ne­go­cios em­pren­de­do­res) de John Mu­llins, que real­men­te te pre­pa­ra pa­ra to­mar de­ci­sio­nes a la ho­ra de fi­nan­ciar una start-up. Y no es so­lo teo­ría, sino que se tra­ba­ja so­bre ca­sos reales in­cu­ba­dos en la ace­le­ra­do­ra de la uni­ver­si­dad”, de­ta­lla.

“Otro plus de LBS es la gran di­ver­si­dad de los par­ti­ci­pan­tes. El 70% via­jan des­de otros paí­ses pa­ra cur­sar, tra­yen­do su cul­tu­ra, idio­ma y for­ma de pen­sar. To­do el tiem­po te to­pás con gen­te de pri­mer ni­vel, no so­lo tus pro­fe­so­res sino tam­bién tus com­pa­ñe­ros, con lo cual te lle­vás, ade­más de un back­ground aca­dé­mi­co im­por­tan­te, una red de con­tac­tos li­te­ral­men­te glo­bal”, afir­ma.

“Pien­so al MBA, más que co­mo un com­ple­men­to de la ca­rre­ra, co­mo una ma­ra­tón: hay que te­ner pa­cien­cia, tiem­po y ener­gía pa­ra com­ple­tar­lo. Si bien es una in­ver­sión gran­de, tan­to en di­ne­ro co­mo en es­fuer­zo per­so­nal, re­co­mien­do ha­cer­lo en el ex­te­rior ya que te da una pers­pec­ti­va real­men­te glo­bal de los ne­go­cios. Y, por otra par­te, no es al­go que ha­cés una vez y ya es­tá, sino que de por vi­da que­dás con una red de con­ten­ción y de con­tac­tos, a tra­vés de los clu­bes de Alum­ni, en los que se or­ga­ni­zan en­cuen­tros y múl­ti­ples ac­ti­vi­da­des”, des­ta­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.