UN MAES­TRO DEL CAM­BIO

Car­los Ma­za­lan ce­le­bra 25 años de su con­sul­to­ra de co­mu­ni­ca­ción, que em­pe­zó a tra­ba­jar con clien­tes tec­no­ló­gi­cos an­tes de In­ter­net. Hoy tie­ne clien­tes co­mo Goo­gle, Net­flix, Syn­gen­ta, San Mi­guel y Ac­cor.

Forbes (Argentina) - - PLAY PING PONG -

Có­mo es que un li­cen­cia­do en sis­te­mas ter­mi­na li­de­ran­do una de las con­sul­to­ras de co­mu­ni­ca­ción más re­co­no­ci­das de la Ar­gen­ti­na? De chi­co, es­tu­dia­ba tea­tro y Sis­te­mas en la UTN, pe­ro de­jé la ac­tua­ción por­que pen­sé que te­nía me­nos fu­tu­ro ahí. Pa­sé por mu­chas em­pre­sas de tec­no­lo­gía y soft­wa­re. En pa­ra­le­lo, tra­ba­jé tam­bién en Ma­ne­jo de la In­for­ma­ción, una revis­ta es­ti­lo Com­pu Ma­ga­zi­ne pe­ro más cor­po­ra­ti­va. ¡Y ter­mi­né con­vir­tién­do­me en el di­rec­tor pe­rio­dís­ti­co de la pu­bli­ca­ción! Even­tual­men­te, Xe­rox, en 1994, vía Young & Ru­bi­cam, me con­tra­tó co­mo di­rec­tor de Pren­sa. Mi fun­ción era la de un mó­dem: mo­du­lar y de­mo­du­lar, o sea, pa­sar a co­lo­quial lo críp­ti­co. Era free­lan­ce y tra­ba­ja­ba des­de ca­sa. Ese año, tu­ve otros 14 clien­tes. Al si­guien­te, unos 30, y ya con­tra­té a dos per­so­nas pa­ra ayu­dar­me.

¿Ahí mar­cás el ini­cio de Ma­za­lan co­mo con­sul­to­ra?

Exac­to. Em­pe­za­mos ha­cien­do PR de em­pre­sas tec­no­ló­gi­cas pre era de In­ter­net. Apren­di­mos un mon­tón con ca­da clien­te: lan­za­mos In­ter­net con Star­tel, Win­dows 95 con Bill Ga­tes, y bau­ti­za­mos a Arnet. Al prin­ci­pio, se tra­ta­ba de co­mu­ni­car tec­no­lo­gía... y el de­ve­nir del tiem­po hi­zo que usá­ra­mos la tec­no­lo­gía pa­ra co­mu­ni­car. Hoy tam­bién te­ne­mos clien­tes de otras in­dus­trias co­mo agro, en­tre­te­ni­mien­to, tu­ris­mo, sa­lud. 25 años des­pués, son más de 500 clien­tes y 50 em­plea­dos con ofi­ci­nas en Bue­nos Ai­res, Cór­do­ba, Co­lom­bia, y part­ners en to­da La­ti­noa­mé­ri­ca y Eu­ro­pa. Y te­ne­mos tres gran­des pa­tas: re­la­cio­nes pú­bli­cas, mar­ke­ting y even­tos.

¿Cuál es el ma­yor cam­bio en la co­mu­ni­ca­ción?

Tra­ba­ja­mos con in­dus­trias que an­tes no co­mu­ni­ca­ban proac­ti­va­men­te y aho­ra sí. Es que en­tien­den que co­mu­ni­car ya no es una ba­ja­da de lí­nea, sino una con­ver­sa­ción. Y ya no hay una au­dien­cia, sino au­dien­cias. Hay ade­más mu­cho rui­do, así que la cla­ve es en­con­trar cuál es “la voz” den­tro de ese rui­do. Es­tá ge­nial que to­dos po­da­mos ex­pre­sar­nos, pe­ro no nos es­cu­cha­mos de­ma­sia­do. En­ton­ces, una em­pre­sa de­be te­ner dos co­sas esen­cia­les: ac­ti­tud de cam­bio per­ma­nen­te y ca­pa­ci­dad de es­cu­char. Siem­pre di­go que lo úni­co cons­tan­te es el cam­bio. Mi li­bro de ca­be­ce­ra siem­pre fue La ter­ce­ra ola de Al­vin Tof­fler, don­de él ha­bla de apren­der, des­apren­der y reapren­der. Lo úni­co cons­tan­te es el cam­bio y me en­can­ta.

Te­nés una fa­ce­ta de do­cen­te...

Sí, doy cla­ses en la Uni­ver­si­dad Si­glo 21 y en la UCA. Me gus­ta mu­cho. En el fon­do, al co­mu­ni­car te­mas de tec­no­lo­gía, es­ta­mos ha­cien­do do­cen­cia en to­dos los ám­bi­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.