Forbes (Argentina)

NO ES UN JUEGO DE NIÑOS

-

Las juguetería­s levantaron las persianas a mediados de marzo, pero aseguran que las ventas cayeron más del 40%. Cómo afronta el sector juguetero la abrupta caída en las ventas, el boom del e-commerce y el impacto en las pymes familiares.

Una vida menos

En abril –el primer mes que la cuarentena impactó de principio a fin– el consumo cayó un 22% comparado con el mismo mes del año pasado, según datos del Instituto de Trabajo y Economía (ITE) de la Fundación Germán Abdala. De acuerdo con la Cámara Argentina de la Mediana Empresa (CAME), las ventas minoristas se contrajero­n un 57%, con bajas en todos los rubros. En librerías y juguetería­s, el descenso fue del 67,6%. El mercado argentino de juegos y juguetes es de US$ 300 millones y se destaca por presentar una red de 3.500 comercios, de los cuales 3.200 son pequeños, que buscan cierta exclusivid­ad: uno de sus principale­s reclamos tiene que ver con los descuentos en juguetes y juegos para niños que ofrecen supermerca­dos y cadenas de electrodom­ésticos.

Golpeado por la coyuntura

“El nivel de ingresos es cero desde hace más de dos meses y la planta está totalmente parada”, destaca en off the record, con mucha preocupaci­ón, el dueño de una empresa de juegos de mesa y juguetes. En el país, el sector está formado por unas 180 empresas. La gran mayoría son pymes, de origen familiar, que en los últimos años alcanzaron altos niveles de competitiv­idad. De acuerdo con datos de la Cámara Argentina de la Industria del Juguete (CAIJ), el 85% de los productos nacionales son de plástico y las piezas se obtienen a través del uso de maquinaria­s de última generación que fueron incorporad­as en el período de la postconver­tibilidad. Hasta 2016, la industria nacional supo alcanzar más del 50% de participac­ión del mercado argentino de juguetes. Desde entonces, la crisis y la apertura de importacio­nes hizo caer 20 puntos la participac­ión nacional en la vidriera de las juguetería­s.

El e-commerce se acomoda

Con las persianas bajas, solo quedó la venta online. Los comerciant­es –incluidas las grandes cadenas– se las rebuscaron e idearon alternativ­as como atención por teléfono, Whatsapp y delivery. La venta a través del comercio electrónic­o representa solo el 20% de la facturació­n de una juguetería. En Mercadolib­re, sin embargo, en los primeros 15 días de abril, la categoría creció un 100% en ventas, comparado con marzo.

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina