Al en­cuen­tro de la tie­rra del hie­lo y el fue­go

La is­la nór­di­ca ad­quie­re ca­da vez más re­le­van­cia tu­rís­ti­ca. Ade­más, se­rá el pri­mer ri­val de nues­tra Se­lec­ción en el Mun­dial de Ru­sia. En sus pai­sa­jes pre­do­mi­na una geo­gra­fía de gla­cia­res y vol­ca­nes.

Fortuna - - Su­ma­rio -

Is­lan­dia ad­quie­re ca­da vez re­le­van­cia tu­rís­ti­ca. Ade­más, se­rá el pri­mer ri­val de nues­tra Se­lec­ción en el Mun­dial de Ru­sia.

En las aguas del Océano Atlán­ti­co Nor­te, Is­lan­dia se con­sa­gra co­mo uno de los paí­ses más jó­ve­nes del con­ti­nen­te eu­ro­peo. Pe­se a que el co­mien­zo de su his­to­ria se re­mon­ta a fi­nes del si­glo IX, con un pri­mer asen­ta­mien­to en 874 li­de­ra­do por el ex­plo­ra­dor vi­kin­go In­gól­fur Ar­nar­son, la is­la re­cién lo­gró con­quis­tar su in­de­pen­den­cia de Di­na­mar­ca en 1914, y pro­cla­mar­se co­mo re­pú­bli­ca 34 años des­pués. Su es­ca­sa po­bla­ción y re­mo­ta ubi­ca­ción hi­cie­ron de Is­lan­dia un des­tino re­ti­ra­do de los cir­cui­tos tu­rís­ti­cos más fre­cuen­tes. En su te­rri­to­rio de 103.000 km2, se en­cuen­tran po­co más de 300.000

ha­bi­tan­tes, de los cua­les 2 de ca­da 3 se con­cen­tran en el área me­tro­po­li­ta­na de Rei­kia­vik.

Sin em­bar­go, en los úl­ti­mos años, la ex­plo­ta­ción de sus lo­ca­cio­nes na­tu­ra­les por par­te de la in­dus­tria au­dio­vi­sual, de la mano de se­ries co­mo Ga­mes of Th­ro­nes o pe­lí­cu­las co­mo Star Wars, ha pro­vo­ca­do la vi­si­ta de al­re­de­dor de 2 mi­llo­nes de per­so­nas, ci­fra que su­pera am­plia­men­te a la de los re­si­den­tes lo­ca­les.

Par­ti­cu­lar­men­te en la Ar­gen­ti­na, su pre­sen­cia co­men­zó a ganar re­le­van­cia lue­go de ha­ber si­do sor­tea­da co­mo la se­lec­ción que en­fren­ta­re­mos en el se­gun­do en­cuen­tro del Mun­dial de Fút­bol de Ru­sia en el pró­xi­mo ju­nio.

De es­ta ma­ne­ra, la fla­man­te ex­po­si­ción de es­ta is­la nór­di­ca in­vi­ta a de­ve­lar su ano­ni­ma­to pa­ra des­cu­brir su in­dó­mi­ta geo­gra­fía y acer­car­se a la cul­tu­ra de su pue­blo.

En la des­po­bla­da ex­ten­sión del te­rri­to­rio is­lan­dés se de­li­nea una to­po­gra­fía mon­ta­ño­sa, en la que pre­do­mi­nan gla­cia­res, cam­pos de la­va ne­gra y vol­ca­nes en ac­ti­vi­dad. Es es­ta es­truc­tu­ra geo­ló­gi­ca la cau­san­te de fe­nó­me­nos na­tu­ra­les co­mo géi­se­res, así co­mo la ge­ne­ra­ción de ener­gía geo­tér­mi­ca sub­te­rrá­nea.

Con­si­de­ra­da co­mo una de las na­cio­nes más sus­ten­ta­bles del mun­do, abas­te­ci­da ca­si por com­ple­to por ener­gía re­no­va­ble, el uso de re­cur­sos geo­tér­mi­cos se uti­li­za pa­ra ca­len­tar al 90% de los ho­ga­res y trans­mi­tir ca­lor a ca­si 200 pis­ci­nas al ai­re li­bre.

Es du­ran­te el pe­río­do que va de ma­yo a agos­to cuan­do los is­lan­de­ses pue­den dis­fru­tar de ex­ten­sas jor­na­das, en las que la luz solar es­tá pre­sen­te prác­ti­ca­men­te du­ran­te las 24 ho­ras del día, en con­tra­po­si­ción a la es­ca­sa ilu­mi­na­ción natural que re­ci­ben du­ran­te

el res­to del año. De to­das for­mas, el in­vierno tie­ne su atractivo, ya que es de sep­tiem­bre a abril cuan­do el cie­lo is­lan­dés re­ve­la uno de los fe­nó­me­nos lu­mi­no­sos más sor­pren­den­tes, las au­ro­ras bo­rea­les. Pro­duc­to de un flu­jo de par­tí­cu­las so­la­res que atra­vie­san el es­pa­cio, es­te acon­te­ci­mien­to se pue­de ver con ma­yor cla­ri­dad en es­tas

la­ti­tu­des, de­bi­do a la can­ti­dad de ho­ras de os­cu­ri­dad y la del­ga­dez que pre­sen­ta la zo­na ex­te­rior de la at­mós­fe­ra te­rres­tre en la zo­na.

Las extremas con­di­cio­nes cli­má­ti­cas y de luz tam­bién im­pac­tan en las tra­di­cio­nes cu­li­na­rias lo­ca­les, don­de fru­tas y ver­du­ras ca­re­cen

de gran par­ti­ci­pa­ción pa­ra de­jar el pro­ta­go­nis­mo a in­gre­dien­tes ori­gi­na­rios, co­mo el cor­de­ro y el pes­ca­do, ca­te­go­ría en la que so­bre­sa­len es­pe­cies co­mo ba­ca­lao, aba­de­jo, lan­gos­ta y cor­vi­na, pre­sen­tes en las aguas del mar no­rue­go.

Con sus po­ten­tes ríos, ne­va­das la­de­ras y ver­des ex­pla­na­das, com­bi­na­dos a una ca­pi­tal co­mo Rei­kia­vik don­de es po­si­ble ab­sor­ber la cul­tu­ra lo­cal, Is­lan­dia da la bien­ve­ni­da a los tu­ris­tas que quie­ran ex­plo­rar los se­cre­tos de uno de los re­co­rri­dos más exó­ti­cos del con­ti­nen­te eu­ro­peo.

CO­MO EN LAS SE­RIES. Rei­kia­vik al­ber­ga a dos ter­cios de la po­bla­ción to­tal del país. Con su es­truc­tu­ra en pun­ta y su mo­nu­men­tal ta­ma­ño, la igle­sia lu­te­ra­na Hall­gríms­kirk­ja es uno de los edi­fi­cios más dis­tin­ti­vos de la ciu­dad.

● Dor­mir ba­jo las es­tre­llas. Al es­te de Is­lan­dia, cer­ca de la his­tó­ri­ca ciu­dad de Reyk­holt, Buu­ble in­vi­ta a sus hués­pe­des a su­mer­gir­se en la na­tu­ra­le­za con cin­co es­truc­tu­ras en for­ma de bur­bu­jas trans­pa­ren­tes que ofre­cen una ubi­ca­ción ideal pa­ra ad­mi­rar el cie­lo du­ran­te la épo­ca de au­ro­ra bo­real. Com­ple­ta­men­te acon­di­cio­na­da pa­ra pa­sar el in­vierno, la pro­pues­ta se po­si­cio­na co­mo una al­ter­na­ti­va no­ve­do­sa al cam­ping tra­di­cio­nal.

● Zam­bu­llir­se en las aguas de la La­gu­na Azul. Crea­da en 1976, du­ran­te la cons­truc­ción de una plan­ta de ener­gía geo­tér­mi­ca, las aguas de la La­gu­na Azul son ri­cas en si­li­cio y azu­fre, ele­men­tos que pro­vo­can su co­lo­ra­ción dis­tin­ti­va. Los vi­si­tan­tes pue­den rea­li­zar dis­tin­tas ac­ti­vi­da­des, co­mo ma­sa­jes den­tro del agua o tra­ta­mien­tos re­la­jan­tes. En con­tras­te con la os­cu­ri­dad de las montañas que la ro­dean y con una tem­pe­ra­tu­ra pro­me­dio de 39°C, la la­gu­na es po­pu­lar por sus cua­li­da­des pa­ra la re­cu­pe­ra­ción de per­so­nas con en­fer­me­da­des der­ma­to­ló­gi­cas.

● Aden­trar­se en los gla­cia­res en Sví­na­fells­jö­kull. La in­men­si­dad de los gla­cia­res is­lan­de­ses es una de las ca­rac­te­rís­ti­cas pro­pias del pai­sa­je lo­cal. Frag­men­to del gran gla­ciar Vat­na­jo­kull y es­ce­na­rio de la re­co­no­ci­da se­rie Ga­mes of Th­ro­nes, Sví­na­fells­jö­kul in­vi­ta a los vi­si­tan­tes a ca­mi­nar so­bre su su­per­fi­cie y ac­ce­der a una vis­ta en pri­mer plano de sus in­con­ta­bles lí­neas y grie­tas, pro­vo­ca­das por los pe­que­ños rom­pi­mien­tos de sus ca­pas de hie­lo.

● Pro­bar los clá­si­cos is­lan­de­ses en Ma­tur og Dryk­kur. El chef Gís­li Matt­hías Auðuns­son re­ver­sio­na re­ce­tas de la co­ci­na is­lan­de­sa en es­te res­tau­ran­te ubi­ca­do en el an­ti­guo puer­to de Rei­kia­vik. Ba­jo el des­crip­ti­vo nom­bre de “Co­mi­da y Be­bi­da”, ex­pre­sa las ba­ses de la gas­tro­no­mía tra­di­cio­nal, ela­bo­ra­da con re­cur­sos na­tu­ra­les, y la com­bi­na con nue­vos in­gre­dien­tes. En un am­bien­te aco­ge­dor, los co­men­sa­les pue­den op­tar por es­pe­cia­li­da­des co­mo la ca­be­za de ba­ca­lao u otras op­cio­nes de pes­ca­do o cor­de­ro.

● En­con­trar­se con la his­to­ria en el Va­lle del Río Þjór­sá. Pro­duc­to del des­hie­lo del gla­ciar Hofs­jok y con una lon­gi­tud de 230 me­tros, el río Þjór­sá es uno de los afluen­tes más lar­gos de Is­lan­dia. A su al­re­de­dor, un va­lle arra­sa­do por la erup­ción del mon­te He­kla en 1104 vuel­ve a flo­re­cer y crea un pai­sa­je de cas­ca­das y ve­ge­ta­ción, don­de se en­cuen­tran cons­truc­cio­nes de la épo­ca vi­kin­ga.

ATRACTIVO. Cons­trui­da en­tre montañas en 1923, Sel­ja­va­lla­laug es la pis­ci­na geo­tér­mi­ca al ai­re li­bre más an­ti­gua del país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.