Cre­ce el des­con­ten­to en­tre los mi­li­ta­res ve­ne­zo­la­nos.

Fortuna - - Su­ma­rio - Ro­sen­do Fra­ga

La po­si­bi­li­dad de que el ré­gi­men ve­ne­zo­lano cam­bie por me­dios de­mo­crá­ti­cos es­tá des­car­ta­da, con lo cual la in­su­rrec­ción ci­vil o mi­li­tar pa­sa a ser la úni­ca al­ter­na­ti­va po­si­ble pa­ra ha­cer­lo. Así lo plan­teó en la pri­me­ra se­ma­na de fe­bre­ro, an­tes de ini­ciar su gi­ra re­gio­nal, el en­ton­ces Se­cre­ta­rio de Es­ta­do de EE.UU., Rex Ti­ller­son.

En mar­zo se hi­zo evi­den­te la dis­con­for­mi­dad den­tro de las Fuer­zas Ar­ma­das ve­ne­zo­la­nas. El país tie­ne el ter­cer pre­su­pues­to de de­fen­sa de Amé­ri­ca del Sur, con 9.222 mi­llo­nes de dó­la­res, si­guien­do a Bra­sil que des­ti­na a de­fen­sa 22.893 y Co­lom­bia con 9.930. Las Fuer­zas Ar­ma­das ve­ne­zo­la­nas tie­nen un to­tal de 97.900 hom­bres. De ellos 9.000 son ofi­cia­les, 23.300 sub­ofi­cia­les y 66.700 de tro­pa. De es­tos efec­ti­vos, 66.000 per­te­ne­cen al Ejér­ci­to, 20.400 a la Ar­ma­da y 11.500 a la Fuer­za Aé­rea. La Guar­dia Re­pu­bli­ca­na es una po­li­cía mi­li­ta­ri­za­da, con­si­de­ra­da co­mo una cuar­ta fuer­za.

La ba­se de la or­ga­ni­za­ción del Ejér­ci­to son cin­co di­vi­sio­nes, ubi­ca­das en Ma­ra­cai­bo (I), San Cris­tó­bal (II), Ca­ra­cas (III), Ma­ra­cay (IV) y San Fer­nan­do de Apu­ra (V). El Ejér­ci­to tie­ne una can­ti­dad de ge­ne­ra­les inusual en tér­mi­nos glo­ba­les: 2.000. Gran par­te de ellos es­tán des­ple­ga­dos en la fun­ción pú­bli­ca. Más de la mi­tad de los in­te­gran­tes del ga­bi­ne­te son mi­li­ta­res, al igual que la con­duc­ción de la pe­tro­le­ra es­ta­tal (PDV­SA).

Cues­tio­nes crí­ti­cas co­mo la im­por­ta­ción de ali­men­tos es­tán en ma­nos de mi­li­ta­res. De es­ta gran can­ti­dad de ge­ne­ra­les, se es­ti­ma que 500 es­tán cum­plien­do fun­cio­nes re­le­van­tes den­tro del go­bierno y son la apo­ya­tu­ra más im­por­tan­te del pre­si­den­te Ni­co­lás Ma­du­ro.

Pe­ro a ello se agre­gan las “mi­li­cias”, in­te­gra­das por mi­li­tan­tes cha­vis­tas que han re­ci­bi­do ins­truc­ción mi­li­tar bá­si­ca y son va­rias de­ce­nas de mi­les, y los “co­lec­ti­vos”, que son ban­das pa­ra­po­li­cia­les que ac­túan vio­len­ta­men­te con­tra los opo­si­to­res.

En la pri­me­ra se­ma­na de mar­zo fue­ron de­te­ni­dos seis te­nien­tes co­ro­ne­les, un te­nien­te y dos sar­gen­tos, acu­sa­dos de cons­pi­rar con­tra el go­bierno. Las acu­sa­cio­nes fue­ron de “trai­ción a la Pa­tria” e “ins­ti­gar a la re­be­lión”. Dos de los te­nien­tes co­ro­ne­les co­man­da­ban ba­ta­llo­nes de Ca­ra­cas y San Cris­tó­bal, es­ta úl­ti­ma lo­ca­li­dad fron­te­ri­za de Co­lom­bia.

Es­to ocu­rrió una se­ma­na des­pués de que el 28 de fe­bre­ro, Ma­du­ro or­de­na­ra la ex­pul­sión y de­gra­da­ción de 24 mi­li­ta­res, en­tre los que es­tá el ge­ne­ral Raúl Ba­duel, que fue mi­nis­tro de De­fen­sa de Hu­go Chá­vez, con quien rom­pió ha­ce años.

En los días si­guien­tes, las de­ten­cio­nes al­can­za­ron a ge­ne­ra­les que es­tu­vie­ron muy cer­ca de Chá­vez. El mi­li­tar re­ti­ra­do Dios­da­do Ca­be­llo (com­pa­ñe­ro de Chá­vez y par­tí­ci­pe de su pri­mer in­ten­to de gol­pe) es el prin­ci­pal sos­tén de Ma­du­ro en las Fuer­zas Ar­ma­das y quien le ar­ti­cu­la su apo­yo. La fi­gu­ra más im­por­tan­te de

La dis­con­for­mi­dad mi­li­tar es fuer­te en los sub­ofi­cia­les y en la tro­pa, cu­yas fa­mi­lias su­fren las mis­mas res­tric­cio­nes ali­men­ti­cias y sa­ni­ta­rias que la ma­yo­ría de la po­bla­ción.

las Fuer­zas Ar­ma­das es el mi­nis­tro de De­fen­sa, ge­ne­ral Vla­di­mir Pa­drino Ló­pez, quien en ju­nio de 2017 dio se­ña­les de dis­con­for­mi­dad, pe­ro que des­pués se reali­neó fir­me­men­te con Ma­du­ro.

El 13 de mar­zo, el go­bierno ve­ne­zo­lano in­for­mó la de­ten­ción del ge­ne­ral Mi­guel Ro­drí­guez To­rres, por par­ti­ci­par de “con­ju­ras y com­plots” con­tra la “uni­dad mo­no­lí­ti­ca” de las Fuer­zas Ar­ma­das. Du­ran­te el go­bierno de Chá­vez, fue je­fe del Ser­vi­cio Bo­li­va­riano de In­te­li­gen­cia (SE­BIN), que aho­ra lo de­tu­vo. Acom­pa­ñó a Chá­vez en el in­ten­to de gol­pe de 1992 y tam­bién fue mi­nis­tro de In­te­rior y Jus­ti­cia has­ta oc­tu­bre de 2014. A ór­de­nes de Chá­vez, re­pri­mió las pro­tes­tas opo­si­to­ras que tu­vie­ron lu­gar en 2014. Fue de­te­ni­do por un ge­ne­ral de Bri­ga­da y un gru­po de agen­tes que se mos­tra­ron muy ner­vio­sos cuan­do lo es­po­sa­ron. En ese mo­men­to, pre­si­día un ac­to de su “Mo­vi­mien­to Am­plio Desafío de To­dos” en un ho­tel de Ca­ra­cas. Otro ge­ne­ral, Oli­ver Al­ca­lá, se su­mó a los crí­ti­cos en los úl­ti­mos días.

La dis­con­for­mi­dad mi­li­tar es fuer­te en los sub­ofi­cia­les y en la tro­pa, cu­yas fa­mi­lias su­fren las mis­mas res­tric­cio­nes ali­men­ti­cias y sa­ni­ta­rias que la ma­yo­ría de la po­bla­ción. Días atrás, se di­fun­die­ron fo­tos de sol­da­dos de uni­for­me re­vi­san­do la ba­su­ra en bus­ca de ali­men­tos. En los man­dos in­ter­me­dios, que es­tán al man­do di­rec­to de las tro­pas, cre­ce el des­con­ten­to.

En es­te mar­co, el mi­nis­tro de De­fen­sa lla­mó a la uni­dad de las Fuer­zas Ar­ma­das pa­ra evi­tar un gol­pe que, en su opi­nión, po­dría lle­var a una gue­rra ci­vil, y anun­ció un plan ali­men­ta­rio y sa­ni­ta­rio pa­ra el per­so­nal mi­li­tar.

Una in­su­rrec­ción mi­li­tar ve­ne­zo­la­na plan­tea múl­ti­ples in­te­rro­gan­tes, da­da la po­si­bi­li­dad de en­fren­ta­mien­tos e in­clu­so de una anar­quía mi­li­tar, co­mo lo plan­teó el ge­ne­ral Pa­drino Ló­pez. La in­fluen­cia cu­ba­na es im­por­tan­te en los ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia ve­ne­zo­la­nos, a los que han or­ga­ni­za­do y su­per­vi­sa­do. Pe­ro es me­nor en las uni­da­des mi­li­ta­res. Si una in­su­rrec­ción to­ma cuer­po, es po­si­ble que se pro­duz­can en­fren­ta­mien­tos en­tre re­bel­des y lea­les de con­se­cuen­cias im­pre­vi­si­bles. La par­ti­ci­pa­ción de las “mi­li­cias” cha­vis­tas y los “co­lec­ti­vos” pue­den com­pli­car la si­tua­ción, po­nien­do el país al bor­de de la gue­rra ci­vil. En ca­so que los re­bel­des lo­gren im­po­ner­se y to­mar la ca­pi­tal, bus­ca­rán im­po­ner un go­bierno de tran­si­ción, pro­ba­ble­men­te “cí­vi­co-mi­li­tar”. Pe­ro no se­rá fá­cil es­ta­bi­li­zar la si­tua­ción, en el país que tie­ne hoy el re­cord de ho­mi­ci­dios por ha­bi­tan­te del mun­do. Ade­más, un es­ta­lli­do vio­len­to en Ve­ne­zue­la pue­de “de­rra­mar” vio­len­cia y re­fu­gia­dos ha­cia los paí­ses li­mí­tro­fes, co­mo Co­lom­bia y Bra­sil. La ne­ce­si­dad de que ac­túe una “Fuer­za Mul­ti­na­cio­nal de Paz” pa­ra es­ta­bi­li­zar la si­tua­ción no pue­de des­car­tar­se y re­que­ri­ría un es­fuer­zo mi­li­tar im­por­tan­te por par­te de los paí­ses de la re­gión y EE.UU.

Una con­se­cuen­cia de la caí­da del pre­si­den­te Pe­dro Pa­blo Kuczyns­ki en Pe­rú es que la po­si­ción “du­ra” con­tra Ve­ne­zue­la, que iba a ser li­de­ra­da él en la Cum­bre de las Amé­ri­cas que se rea­li­za en Li­ma con to­dos los pre­si­den­tes del con­ti­nen­te, en la se­gun­da se­ma­na de es­te mes, crea un va­cío que pue­de fa­vo­re­cer a Ma­du­ro en el cor­to pla­zo.

La par­ti­ci­pa­ción de las “mi­li­cias” y de los “co­lec­ti­vos” cha­vis­tas pue­den com­pli­car la si­tua­ción, po­nien­do el país al bor­de de la gue­rra ci­vil.

Ro­sen­do Fra­ga*

KUCZYNS­KI. La re­nun­cia del pre­si­den­te pe­ruano pue­de be­ne­fi­ciar a Ma­du­ro en el cor­to pla­zo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.