Com­por­tar­se mal, ¿man­cha la obra de un ar­tis­ta?

Fortuna - - Su­ma­rio - Ian Bu­ru­ma

Chuck Clo­se es un ar­tis­ta nor­te­ame­ri­cano, fa­mo­so por pin­tar gran­des re­tra­tos. Víc­ti­ma de una pa­rá­li­sis se­ve­ra, Clo­se es­tá con­fi­na­do a una si­lla de rue­das. Ex mo­de­los lo han acu­sa­do de pe­dir­les que se des­vis­tie­ran y de uti­li­zar len­gua­je se­xual que las ha­cía sen­tir aco­sa­das. Es­te com­por­ta­mien­to lle­vó a la Na­tio­nal Ga­llery en Was­hing­ton a can­ce­lar una mues­tra pla­nea­da de la obra de Clo­se. Y la Uni­ver­si­dad de Seattle ha re­ti­ra­do un au­to­rre­tra­to del ar­tis­ta de un edi­fi­cio de la uni­ver­si­dad.

Si se tie­ne en cuen­ta el com­por­ta­mien­to del ar­tis­ta, gran­des co­lec­cio­nes pron­to que­da­rían se­ria­men­te re­du­ci­das. Rem­brandt mal­tra­ta­ba cruel­men­te a su aman­te, Pi­cas­so era bru­tal con sus es­po­sas, Caravaggio mi­ra­ba con lu­ju­ria a los mu­cha­chos jó­ve­nes y fue un ase­sino. Y es­tos son al­gu­nos ejem­plos.

¿Y qué de­cir de la li­te­ra­tu­ra? Cé­li­ne era un an­ti­se­mi­ta fe­roz. Wi­lliams S. Bu­rroughs le dis­pa­ró a su es­po­sa tur­ba­do por la em­bria­guez y Nor­man Mai­ler acu­chi­lló a la su­ya. ¿Y los di­rec­to­res de cine? De­je­mos de la­do el len­gua­je se­xual­men­te inapro­pia­do: Erich von Stroheim fil­ma­ba or­gías ma­si­vas pa­ra su pro­pio pla­cer per­so­nal. A Char­lie Cha­plin le gus­ta­ban las mu­je­res muy jó­ve­nes. Y des­pués es­tá Woody Allen, acu­sa­do pe­ro nun­ca in­cul­pa­do de abu­sar de su hi­ja adop­ti­va de sie­te años.

El crí­ti­co ci­ne­ma­to­grá­fi­co de The New York Ti­mes A. O. Scott es­cri­bió un ar­tícu­lo in­tere­san­te so­bre es­te te­ma. Él cre­ció ido­la­tran­do a Allen. Pa­ra un jo­ven es­tu­dio­so, Allen, el in­te­lec­tual an­sio­so que ter­mi­na que­dán­do­se con la chi­ca, era una suer­te de mo­de­lo de rol. Pe­ro aho­ra que co­no­ce­mos las acu­sa­cio­nes con­tra el co­me­dian­te y di­rec­tor ci­ne­ma­to­grá­fi­co, nos ve­mos obli­ga­dos, en la opi­nión de Scott, a re­con­si­de­rar el tra­ba­jo a la luz de eso. Pue­de ha­ber al­go si­nies­tro e in­mo­ral en las pe­lí­cu­las que de­be­ría­mos te­ner en cuen­ta.

En otras pa­la­bras, el mal com­por­ta­mien­to, o in­clu­si­ve el su­pues­to mal com­por­ta­mien­to, pue­de man­char una obra ar­tís­ti­ca, por­que el ar­tis­ta no se pue­de se­pa­rar de su ar­te. Es­ta es por lo me­nos una pro­pues­ta más in­tere­san­te que la no­ción de que el ar­te de­be­ría des­ca­li­fi­car­se sim­ple­men­te por­que no nos gus­ta la ma­ne­ra en que el ar­tis­ta se com­por­tó en pri­va­do. ¿Pe­ro aca­so es­tá bien?

Os­car Wil­de pro­nun­ció la cé­le­bre fra­se de que no hay li­bros mo­ra­les o in­mo­ra­les, só­lo li­bros bien es­cri­tos o mal es­cri­tos. Es­to es­tá abier­to a de­ba­te. To­das las for­mas de ex­pre­sión hu­ma­na, in­clu­si­ve el ar­te, tie­nen un com­po­nen­te mo­ral.

La de­pra­va­ción pue­de con­tri­buir a un mal ar­te. Es­ta pue­de ser una ra­zón por la que exis­ten tan po­cos ejem­plos de buen ar­te na­zi. El odio ra­cial era mo­ral­men­te cen­su­ra­ble de una ma­ne­ra que el idea­lis­mo co­mu­nis­ta, por ejem­plo, no lo era. Ser­gei Ei­sens­tein hi­zo pe­lí­cu­las de pro­pa­gan­da co­mu­nis­ta, que tam­bién son gran­des obras de ar­te. Las pe­lí­cu­las de pro­pa­gan­da na­zi de Le­ni Rie­fens­tahl eran téc­ni­ca­men­te des­lum­bran­tes; apar­te de eso, eran re­pul­si­vas.

Si li­mi­tá­ra­mos la ex­pre­sión ar­tís­ti­ca a su­je­tos que en ge­ne­ral son con­si­de­ra­dos so­cial­men­te res­pe­ta­bles, en­se­gui­da nos que­da­ría­mos con una cur­si­le­ría mo­ra­lis­ta.

Tam­bién es cier­to que el ar­te pue­de tras­cen­der el com­por­ta­mien­to pri­va­do del ar­tis­ta. Un es­cri­tor, un ci­neas­ta o un pin­tor que se com­por­ta mal con su es­po­sa o aman­te pue­de pro­du­cir ar­te que es pro­fun­da­men­te em­pá­ti­co con las mu­je­res. Del mis­mo mo­do, per­so­nas que se com­por­tan de for­ma to­tal­men­te co­rrec­ta pue­den rom­per to­do ti­po de ta­búes so­cia­les en su ar­te. Pa­ra juz­gar el com­po­nen­te mo­ral de la ex­pre­sión ar­tís­ti­ca, en­ton­ces, no de­be­mos mi­rar a la per­so­na que la hi­zo sino al tra­ba­jo en sí.

El año pa­sa­do, una pe­ti­ción on­li­ne con 8.000 fir­mas le so­li­ci­tó al Mu­seo Me­tro­po­li­tano de Ar­te en Nue­va York re­ti­rar una fa­mo­sa pin­tu­ra de Balt­hus, que mues­tra a una jo­ven ado­les­cen­te sen­ta­da en una si­lla y en la que se pue­de ver un es­bo­zo de su ro­pa in­te­rior. Ver es­to co­mo una for­ma de por­no­gra­fía in­fan­til, o “la co­si­fi­ca­ción de los ni­ños”, co­mo hi­cie­ron los fir­man­tes, pa­re­ce su­ma­men­te du­do­so. A Balt­hus lo con­mo­vía la en­so­ña­ción de las jó­ve­nes en la cús­pi­de de la adul­tez. Pe­ro aún si Balt­hus, en su vi­da pri­va­da, se sin­tie­ra atraí­do por las jo­ven­ci­tas, no hay na­da en la pin­tu­ra que su­gie­ra una de­pra­va­ción mo­ral o un abu­so.

Lo mis­mo pue­de de­cir­se de las pe­lí­cu­las de Allen, sea cual fue­re la ver­dad so­bre sus su­pues­tas fe­cho­rías. No es nin­gún se­cre­to que Allen en­cuen­tra a las mu­je­res jó­ve­nes atrac­ti­vas; su es­po­sa ac­tual ni si­quie­ra te­nía 20 años cuan­do co­men­zó una re­la­ción con ella. Su mu­jer tam­bién era la hi­ja adop­ti­va del so­cio de Allen en aquel mo­men­to. Una de las pe­lí­cu­las más co­no­ci­das y más exi­to­sas de Allen, “Man­hat­tan”, es­tre­na­da en 1979, cuan­do él te­nía cua­ren­ta y tan­tos años, mos­tra­ba la re­la­ción en­tre un hom­bre de me­dia­na edad (Allen) y una jo­ven, pro­ta­go­ni­za­da por Ma­riel He­ming­way, que en el mo­men­to de la fil­ma­ción te­nía 16 años.

Es­tas re­la­cio­nes no eran con­ven­cio­na­les. A al­gu­nos les pue­den pa­re­cer es­pe­luz­nan­tes. Pe­ro no es lo mis­mo que abu­sar de un me­nor. Tam­po­co hay na­da en “Man­hat­tan”, o en cual­quier otra pe­lí­cu­la de Allen, que re­ve­le al­gún in­te­rés en abu­sar de ni­ños jó­ve­nes. Es­to se­ría así aún si to­do lo que se di­ce del di­rec­tor fue­ra ver­dad.

Una vez más, la mo­ra­li­dad no es irre­le­van­te. Es di­fí­cil ima­gi­nar ad­mi­rar ar­te que abra­za el abu­so in­fan­til, el odio ra­cial o la tor­tu­ra (aun­que es­to pa­re­ce con­mo­ver mu­cho me­nos a la gen­te que el con­te­ni­do se­xual). Pe­ro de la mis­ma ma­ne­ra en que no de­be­ría­mos con­de­nar una obra de ar­te por el com­por­ta­mien­to pri­va­do del ar­tis­ta, tam­bién de­be­ría­mos ser cui­da­do­sos a la ho­ra de apli­car nor­mas de res­pe­ta­bi­li­dad so­cial a la ex­pre­sión ar­tís­ti­ca. Cier­to ar­te es­tá des­ti­na­do a pro­vo­car, trans­gre­dir y em­pu­jar los lí­mi­tes. La gen­te pue­de ha­cer co­sas en obras de la ima­gi­na­ción que nun­ca ha­ría en la vi­da real.

Así de­be­ría ser. Si li­mi­tá­ra­mos la ex­pre­sión ar­tís­ti­ca a su­je­tos que en ge­ne­ral son con­si­de­ra­dos so­cial­men­te res­pe­ta­bles, en­se­gui­da nos que­da­ría­mos con una cur­si­le­ría mo­ra­lis­ta, jus­ta­men­te el ti­po de co­sas que a los go­ber­nan­tes de es­ta­dos au­to­ri­ta­rios les gus­ta pro­mo­ver en pú­bli­co, al mis­mo tiem­po que ha­cen co­sas que son mu­cho peo­res de lo que a la ma­yo­ría de los ar­tis­tas les gus­ta­ría pen­sar.

Que­da cla­ro que la mo­ra­li­dad no es irre­le­van­te. Es di­fí­cil ima­gi­nar ad­mi­rar ar­te que abra­za el abu­so in­fan­til, el odio ra­cial o la tor­tu­ra.

Ian Buruma*

WOODY ALLEN. Ni en Man­hat­tan ni en ni­gu­na otra de sus obras se re­ve­la al­gún in­te­rés en abu­sar de ni­ños.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.